Honor 7X

Análisis del Honor 7X

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7La gama media es un segmento del mercado bastante complicado, ya que son muchas las firmas que apuestan por tener una presencia relevante en ella. Una de las que se maneja realmente bien aquí es Honor, que ya tiene un historial de dispositivos que han conseguido hacerse un hueco predominante en ella. En este caso hemos probado el Honor 7X, un terminal que ha sido anunciado hace poco y que tiene cosas bastante positivas -y otras no tanto-. Os lo contamos todo.

El nuevo terminal llega con sistema operativo Android, como es habitual y no le falta la personalización EMUI habitual en los dispositivos que llegan con el paraguas de Huawei con la marca Honor. La versión del desarrollo de Google es Nougat, lo que no es precisamente la mejor de las noticias ya que estamos ya en un momento del año 2017 donde lo exigible es que sea Oreo la que se integra (habrá actualización, eso sí). El funcionamiento del software es adecuado, sin fallos especialmente evidentes y con todas las opciones que habitualmente ofrece la personalización que hemos indicado, que es concretamente la versión 5.1.

Logotipo del Honor 7X

A continuación enumeramos las opiniones y resultados que hemos obtenido al dar uso al Honor 7X durante un tiempo continuado y, como no, también mostraremos la capacidad que ofrece el terminal en apartados tan importantes como la autonomía o la calidad de las fotografías https://www.movilzona.es/honor/que se consiguen en este dispositivo.

Diseño del Honor 7X

Estéticamente este modelo muestra unas líneas que claramente recuerdan a modelos anteriores de la compañía, como por ejemplo alguno de los que tienen el sufijo Pro en su nombre. Acabado en aluminio anodizado y sin presencia del cristal en la parte trasera (lo que hace que no se dejen las huellas muy marcadas), al revisar el Honor 7X queda claro que la calidad en la fabricación está presente.

Con un frontal bastante limpio, y aprovechado ya que los marcos son bastante reducidos pues se utiliza la denominada pantalla FullView, estéticamente el Honor 7X es un smartphone atractivo, que no desentona y que cuenta con un lector de huellas en la parte trasera. El funcionamiento de este es excelente, con una gran ubicación que acompaña a la buena ergonomía en general del dispositivo (lo que tiene mucho que ver con el uso  de un panel con ratio 18:9). Eso sí, el accesorio integrado es algo más pequeño de lo deseable, y puede que en ocasiones no se localice con total comodidad.

Imagen frontal del Honor 7X

Los laterales redondeados permiten un buen agarre que, además, aporta seguridad ya que no se tiene nunca la sensación de que el Honor 7X sea resbaladizo. Los botones de control de volumen y encendido están en el lateral derecho, con una resistencia a la presión adecuada pero que bailan un poco, lo que no es el mejor de los detalles. En la izquierda está sólo la ranura para las tarjetas, que se integra perfectamente con el diseño del teléfono. En la parte superior del Honor 7X sólo está el micrófono de cancelación de ruidos, por lo que nada rompe el diseño, y en la parte baja está la toma de auriculares (buena noticia su inclusión) y el puerto de recarga que, sorprendentemente, es microUSB cuando lo normal es esperar Tipo C. Aquí pasa lo mismo que con Android Nougat, pero no hay actualización alguna que solucione esto. De todas formas su precio ajustado es una explicación para que esto sea así.

Con un buen manejo y manipulación, en la parte trasera destaca lo prominente de los dos sensores incluidos, algo que en otros modelos de la firma no ocurre, pero esto, ni hemos detectado que sea peligroso ni problemático. En definitiva, un smartphone correcto en general en lo que tiene que ver con el diseño, con algunos detalles mejorables, pero que cumple y queda atractivo a la mano -a la par que cómodo-.

Uso del lector de huellas en el Honor 7X

Pantalla del Honor 7X

Uno de los apartados más atractivos que ofrece este terminal es su pantalla, ya que como hemos indicado antes, ofrece un aprovechamiento frontal de lo más interesante para tratarse de un modelo que pertenece a la gama media. Concretamente, el porcentaje de la parte frontal que se ocupa por el panel IPS de 5,93 pulgadas alcanza el 77%, que no llega a los nivles de los modelos “top” como puede ser el Galaxy S8, pero que está bastante bien y dota al Honor 7X de un aspecto bastante atractivo.

Pantalla del Honor 7X

El tipo de pantalla la firma China la ha denominado como FullView, y apunta a ser parte de una buena cantidad de modelos de aquí en adelante de su portfolio. El caso, es que la resolución del componente (que ofrece una respuesta perfecta) es Full HD+, o lo que es lo mismo: 2.160 x 1.080, lo que permite que se alcancen los 407 ppp de densidad de píxeles. En nuestra opinión, más que suficientes ya que se ajusta bastante bien al ratio 18:9 del panel (al más puro estilo Huawei Mate 10) y no se tiene la sensación de disponer de una resolución insuficiente, ni mucho menos. Además, esto favorece a ofrecer una buena autonomía, algo de lo que hablaremos más adelante.

La experiencia visual es bastante buena, con unos colores bien balanceados -se pueden configurar por software en los Ajustes- y, además, el brillo al contrario de otros paneles IPS es bastante potente, lo que hemos comprobado que se agradece en exteriores. La saturación es correcta, pero no se alcanza el efecto “wow” de los paneles AMOLED. El caso, es que nadie se sentirá decepcionado por lo que ofrece el Honor 7X en este apartado, ya que no hay tendencias extrañas al hacia el azul, por poner un ejemplo.

A comentar que se ha trabajado de forma adecuada en el ajuste de las aplicaciones al ratio de la pantalla del terminal. Mediante un elemento que aparece en esta se puede conseguir de forma muy sencilla que todos los desarrollos -al menos los más habituales de uso- ocupen todo el panel y sin que aparezcan bandas de color negro en ningún espacio. Esto es de agradecer y permite explotar al máximo el ratio 18:9, en especial con los juegos o al utilizar la pantalla partida y navegar por Internet ya que se puede ver más contenido en vertical.

El ángulo de visión es correcto, sin grandes alardes pero sin faltas muy evidentes, y la integración con la carcasa del Honor 7X es muy atractiva y de calidad, ya que se utiliza acabado 2.5D, lo que siempre da un aspecto llamativo (no le falta, por cierto, protección Gorilla Glass, lo que permite tener cierta seguridad ante posibles desperfectos).

En definitiva, el Honor 7X incluye un panel de buena calidad en lo que tiene que ver con la visualización, y el uso del ratio 18:9 es una gran opción, ya que está muy bien resuelto el que se adapten las aplicaciones. Por cierto, que la simetría de todos los marcos, incluido el superior e inferior, hace que la experiencia de uso sea muy buena e intuitiva.

Hardware del Honor 7X

Aquí claramente es donde mejor se aprecia que el smartphone es un modelo de gama media que llega para competir en otra liga que no es la “top”, pero que permite que la inmensa mayoría de los usuarios encuentren lo que necesitan para realizar todo tipo de trabajos con el Honor 7X. El caso, es que el elegido es un procesador Kirin 659 de fabricación propia que tiene en su interior ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2,36 GHz (con arquitectura Cortex-A53 todos ellos). La GPU es una Mali-T830 MP2 que se muestra solvente con la mayoría de los juegos y, en nuestras pruebas, no hemos detectado retardo alguno con títulos muy exigentes como Asphalt 8: Airborne o NOVA Legacy.

Resultado en Basemark del Honor 7X

La memoria llega en diferentes opciones, como se pude ver en la ficha técnica del Honor 7X, pero en nuestro caso el modelo que hemos probado llega con una combinación de 4 GB de RAM y 64 de almacenamiento. La primera opción asegura que no hay problema a la hora de ejecutar desarrollos de todo tipo -y con una gran cantidad de ellos abiertos-. Cumple perfectamente y coloca al dispositivo en la parte alta de los modelos de gama media. El espacio para guardar datos es una grata sorpresa, ya que es muy amplio y, además, en los test de rendimiento se ha mostrado solvente tanto en lectura como en escritura, lo que tiene como consecuencia directa que las aplicaciones se abran con fluidez, por poner un ejemplo. Por cierto, que es posible ampliar este apartado con el uso de tarjetas microSD de hasta 256 gigas (utilizando la segunda ranura de la bandeja para las SIM).

La experiencia de uso ha sido muy buena, mejor de lo esperado ya que en un principio se pueden tener dudas con el procesador, pero este demuestra que es más que solvente en todo tipo de condiciones y que permite que el sistema operativo Android Nougat (lo ideal hubiera sido que llegara con Oreo, todo hay que decirlo) no muestra problema alguno al funcionar. Convence el Honor 7X siempre comparado con los modelos de su segmento del mercado, evidentemente.

Estos son algunos de los resultados que obtuvimos con el Honor 7X en las pruebas de rendimiento habituales que damos uso en MovilZona:

La conectividad es completa, sin que falte lo básico como WiFi (que cumple en lo que tiene que ver con la cobertura) y Bluetooth 4.1, pero hay algunos detalles que no nos han convencido aquí. Uno es la ausencia del chip NFC, que para algunos puede ser un tema menor, pero que impide el uso de los pagos móviles y puede convertirse un un problemilla en el futuro. Aparte, y esto lo entendemos menos, el uso de puerto microUSB y no Tipo C, no es algo nada positivo, ya en estas fechas el segundo es ya el estándar por defecto y no debería faltar en el Honor 7X.

Puerto USB del Honor 7X

La autonomía es un apartado que nos ha convencido plenamente. La carga de la batería es de 3.340 mAh, lo que significa que se ha aprovechado bien el espacio que ofrece en su  interior el Honor 7X. No le falta recarga rápida propietaria al terminal (5V / 2A), pero nada de inalámbrica como es lógico pensar debido al precio que tiene el dispositivo.

Autonomía del Honor 7X

Los tiempos de uso sin recarga llegan al día y medio sin el mayor problema si no se abusa del uso de la pantalla, llegando hasta las ocho horas habitualmente si se hace esto con el brillo a media intensidad. Son buenas marcas, la verdad, y no hay mucho que criticar al Honor 7X aquí, sino todo lo contrario. Sin problemas de temperatura en general, ni cargando el terminal en particular, lo cierto es que cumple a la perfección en la autonomía este phablet que así demuestra que la combinación de procesador y pantalla, en lo que tiene que ver con la eficiencia, es adecuada.

Cámaras del Honor 7X

Otro de los detalles atractivos del terminal es que la cámara principal llega con dos sensores, no al nivel de modelos como el propio Honor 9, eso es cierto, pero no deja de ser una opción que le da un toque diferente y permite explotar algo más al dispositivo a la hora de realizar tomas. El hardware son sensores de 16 y 2 megapíxeles, que cuentan con PDAF que en líneas generales se comportan de una forma bastante eficiente.

Cámara del Honor 7X

El lo que podríamos denominar fotografía tradicional, donde se da uso al elemento de 16 Mpx, los resultados que se obtienen nos han convencido bastante, ya que el rango dinámico es bueno y por ello los colores se representan con naturalidad. Cuando las condiciones lumínicas no son las mejores hemos descubierto un elemento que no se comporta nada mal y que no baja radicalmente de calidad. Por tanto, este es un modelo que compite muy bien en la gama media de producto. Además, la velocidad de enfoque es destacable, en lo que tiene mucho que ver el uso del segundo sensor. Quizá, lo que menos nos ha gustado es el balance de blancos, que sufre ante luz muy intensa.

El Honor 7X incluye Modo retrato, que se comporta de una forma adecuada sin llegar a ser excelente. No se observarán aberraciones muy evidentes, pero en algún momento hemos tenido algún problema a la hora de que se definan los bordes del objeto en cuestión. Pero, lo cierto, es que junto con el Modo belleza, son añadidos que dan un plus a este terminal que es de agradecer.

Estos son algunos ejemplos de lo que es capaz el Honor 7X a la hora de hacer fotos:

La aplicación, como es habitual en los modelos de Honor, es muy completa y con gran cantidad de opciones disponibles. Se manipula con facilidad y, lo cierto, es que en menos de tres minutos se utiliza con soltura y se sabe perfectamente cómo dar uso a todos los controles y los filtros y Modos disponibles. Nos ha gustado mucho.

A la hora de grabar vídeos, se agradece bastante la rapidez en el enfoque que permite el Honor 7X, pero la falta de estabilizado se hace notar. De todas formas, las grabaciones a 1080p, que es la máxima calidad que permite este terminal, son bastante buenas y en líneas generales los resultados son bastante convincentes sin detectar problema de fluidez ni que afecte al funcionamiento del phablet (incluso, no hace que aumente la temperatura de forma desproporcionada).

Conclusión

Teniendo en cuenta que este modelo es parte de la gama media de producto, lo cierto es que está bien pensado y en apartados como el rendimiento y la autonomía convence. Tiene algunas faltas, como el no disponer de USB tipo C o que no incluya NFC, pero en líneas generales se comporta y ofrece lo que la inmensa mayoría necesita.

Su diseño, que recuerda bastante a algunos modelos de Apple, es atractivo y la ausencia de cristal en la parte trasera no es precisamente un fallo a nuestro juicio. Con unas cámaras que son buenas y una pantalla FullView de calidad y que tiene pocos marcos, este modelo con una memoria muy destacable tienes sus opciones para ser una posibilidad de compra estas navidades por 299 euros.

Lo mejor

  • Muy buena autonomía
  • Medidas muy bien dimensionadas
  • Buen comportamiento de las cámaras

Lo peor

  • Utiliza puerto microUSB
  • No llega con Android Oreo

Puntuación Honor 7X