bq Aquaris X

Análisis del bq Aquaris X

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7La gama media tiene un nuevo inquilino, y lo cierto es que no es uno que pase desapercibido. El modelo del que hablamos es el BQ Aquaris X, un terminal que llega como una apuesta importante para la compañía española y, por ello, se han utilizado una serie de componentes que le hacen no desentonar absolutamente en nada. Este es el análisis del BQ Aquaris X.

La verdad es que el avance de BQ en el mercado se mantiene constante, y ahora mismo ofrece los condimentos necesarios en su gama de producto para ser una opción a tener en cuenta por los usuarios que buscan un dispositivo móvil completo y que ofrece una versión Android actualizada y que permite una experiencia de uso básicamente pura con el sistema operativo de Google. Así pues, estamos ante un teléfono que utiliza Nougat (7.1.1, por lo que es de los primeros del mercado fuera de la gama Pixel en ofrecer esta posibilidad). Por lo tanto, hay que comenzar felicitando al fabricante por adaptarse rápido en su implementación.

Imagen frontal del BQ Aquaris

En lo que tiene que ver con las opciones que ofrece el BQ Aquaris X en lo que tiene que ver con el software, hay que decir que nos ha gustado bastante este dispositivo, ya que no incluye apenas bloatware y excepto pequeñas modificaciones útiles –como por ejemplo las mejoras en la aplicación Cámara-, se puede estar seguro que se aprovecha al máximo el hardware y, por lo tanto, no se limita su uso.

Sin más, pasamos a indicar lo que nos ha parecido el BQ Aquaris X, un terminal de gama media que tiene un precio de 279,90 euros y que llega para conseguir su correspondiente cuota de mercado y mostrar los avances que se han conseguido en esta compañía española que apuesta por los terminales con sistema operativo Android.

Diseño

El acabado metálico está presente en el BQ Aquaris X. En nuestro caso hemos probado el modelo de color negro que, por cierto, tiene una buena protección oleofóbica ya que las huellas no se quedan muy marcadas pese a tener un acabado en mate (que es atractivo, por cierto). El lector de huellas del teléfono está en su parte trasera- acabada en policarbonato- en una posición de excelente ergonomía y que se detecta con gran facilidad ya que está un poco hundido respecto a la carcasa –que no es posible retirar-. En cuanto al uso, hay que decir que sin ser el accesorio integrado más rápido que hemos visto, cumple perfectamente con lo que se puede y debe esperar de él.

Antes de continuar, hay que mencionar que el terminal llega en una caja llamativa, pequeña, pero con todo lo necesario en su interior y, al contrario que otros muchos fabricantes, se ha elegido una colocación en vertical con un espacio bien dimensionado y que, lo cierto, da una sensación de calidad bastante acertada. Luego, BQ Aquaris X no desentona en la mano, ya que queda bastante bien y se manipula con facilidad. En cuanto a los botones laterales, hay que decir que los dos incluidos están en la parte derecha y el recorrido y resistencia a la presión son buenos –quizá, nos hubiera gustado que el acabado de uno de ellos fuera distinto al tacto, para que reconocerlos sea mucho más sencillo y rápido-.

Imagens parte trasera del BQ Aquaris X

Con un peso de 153 gramos y grosor de 7,9 milímetros, dar uso de forma continuada al BQ Aquaris X es algo que no molesta para nada y, aquí, hay que decir que el disponer de unos laterales con acabado curvado –se agradece en este caso la inclusión de una pantalla 2.5D-, hace que la ergonomía del teléfono sea más que buena –y, por ello, el manejo con sólo una mano es posible y satisfactorio-. Un detalle hablando del panel: los marcos frontales no son excesivos, ni por grandes ni por extremadamente pequeños… cumplen, sin más y no desentonan en el momento actual.

En el lado izquierdo está sólo la ranura para las tarjetas, donde se colocan tanto la SIM como la microSD, y el sistema que utiliza es el clásico de bandeja que se extrae mediante el uso de un “pincho”. En la parte superior están un micro de ambiente y el puerto de auriculares, que no se pierde siendo esto un acierto. Enlazamos en lo que tiene que ver con el sonido, ya que en la parte inferior es donde se ubica el altavoz, que no es precisamente el mejor lugar ya que se obtura con facilidad. En cuanto a la calidad, hay que decir que esta es bastante convincente y que no será algo que le haga perder opciones en el mercado.

Imagen lateral del BQ Aquaris X

Siguiendo en la parte inferior, hay que comentar que está en este lugar el puerto USB tipo C, por lo que se da uso a esta interfaz de conexión y, por ello, no hay absolutamente nada que achacar aquí. En la carcasa trasera, que no da acceso a la batería, hay que destacar que el flash es tipo vertical, lo que le hace algo diferente a otros modelos y que no falta el logotipo de la compañía.

Un modelo atractivo, que da un paso interesante y positivo en lo que tiene que ver con el diseño -y que en la parte frontal incluye botones táctiles que sirven para el control del sistema operativo, aunque no están identificados dos de ellos más que por un punto… pero esto es algo que no es problemático, ya que en muy poco tiempo se tiene claro para qué sirve cada uno de ellos y, por cierto, que no quitan mucho espacio en el marco inferior y, esto, es muy positivo-. En definitiva, que nos ha gustado bastante por su diseño el BQ Aquaris X y, además, hemos descubierto un modelo que aguanta el día a día sin problema alguno en lo que tiene que ver con su durabilidad.

Puerto USB del BQ Aquaris X

Pantalla

El BQ Aquaris X cumple sobradamente en este apartado. Evidentemente estamos ante un modelo de gama media, por lo que no se deben esperar resoluciones de vértigo y, esto, no quiere decir que no se tenga una buena calidad de imagen en el panel de 5,2 pulgadas tipo IPS LTPS con Quantum Dots+ que se integra en el teléfono (que, en parte, es el culpable del buen agarre con una mano que ofrece el terminal) y que dispone de acabado 2.5D que le permite integrarse como un guante con los laterales.

En lo que tiene que ver con el hardware puro y duro, hay que decir que en la pantalla del BQ Aquaris X se utiliza protección Dinorex, que sin llegar a los niveles de Gorilla Glass, al menos en nuestra opinión, sí que es más que adecuado su comportamiento y al llevar el teléfono en el bolsillo no se produjo ningún desperfecto por rozaduras en el componente. En cuanto a la resolución, estamos ante un elemento Full HD, que supera los 400 ppp (concretamente 423) y que esto ya deja claro que no hay problema alguno en lo que tiene que ver con la definición. En nuestro caso, al ver películas y revisar textos todo se ve con la precisión adecuada para tener una experiencia visual satisfactoria.

Panel del BQ Aquaris X

La calidad de los colores es muy buena, con una representación fiable e intensa, sin caer en evidentes tendencias frías o cálidas. El brillo, que alcanza los 650 nits es potente y, además, en modo automático se regula bastante bien, lo que demuestra que la combinación de software y sensores es muy válida. Eso sí, en exteriores no es el mejor modelo que hemos visto, y en algunos momentos no hemos tenido la mejor experiencia de uso posible. Por cierto, se agradece, y mucho, el tratamiento antihuellas, que es efectivo.

Con una respuesta táctil excelente, y una relación de aspecto de 16:9, nada de experimentos como en el Samsung Galaxy S8 o el LG G6, lo cierto es que en este apartado cumple perfectamente el BQ Aquaris X, aunque no sea el modelo de gama media más destacable por su pantalla del mercado (por ejemplo, nos gustó algo más el nuevo Samsung Galaxy A5). El caso, es que visualizar la pantalla de este teléfono no está nada mal.

Rendimiento

No hay nada mejor que se pueda decir de un terminal móvil en lo que tiene que ver en su comportamiento con aplicaciones y ejecución de hardware, que las expectativas que se tienen se han superado, al menos a nuestro juicio. Y, esto, es precisamente lo que ocurre con el BQ Aquaris X. Por lo tanto, nos hemos llevado una grata sorpresa con el teléfono.

Resultado Basemark del BQ Aquaris X

Parte de que esto sea así se debe a un software prácticamente puro, por lo que la ejecución de Android Nougat 7.1.1 es de lo más conveniente, y no hay personalización alguna que lastre a los componentes. Todo un acierto y, repetimos, esto se deja notar. En cuanto al hardware principal del BQ Aquaris X las elecciones son las siguientes: procesador Qualcomm Snapdragon 626 de ocho núcleos que utiliza una frecuencia máxima de 2,2 GHz y que su tecnología de fabricación es de 14 nanómetros. A esto, hay que sumar una RAM de 3 GB. Nada espectacular, pero sí muy completo.

La experiencia de uso es muy buena, ya que todo funciona realmente bien y, por ello, está claro que la compañía española ha pensado de forma adecuada en el hardware necesario para que todo funcione con una experiencia de uso que, excepto en apartados puntuales, funciona como si de un gama alta se tratase. Esto es así con la rapidez a la hora de utilizar la cámara y, también, con los juegos (la Adreno sigue siendo la GPU que más nos gusta en MovilZona, y en el caso que nos ocupa la 506 claramente es más que suficiente).

Estos son los resultados que hemos obtenido en las pruebas habituales que utilizamos en MovilZona y, siempre, sin que el calor sea un problema:

A la hora de utilizar las conexiones inalámbricas hay que decir que hemos tenido una buena respuesta en estabilidad y cobertura (por cierto, gran noticia el uso de NFC y el excelente comportamiento del GPS), lo que siempre se tiene que comentar y el almacenamiento interno es de 32 GB ampliables (con 24 libres). Por cierto, que aquí sí que detectamos cierta lentitud en ocasiones al trabajar en la lectura, algo que no afecta de forma crítica pero que se debe tener en cuenta.

Pero si hay algo que nos ha gustado, y mucho en el BQ Aquaris X es la autonomía. Esta ha sido una de las grandes sorpresas del terminal, ya que hemos conseguido marcas que nos han impresionado. Así, por ejemplo, llegar a los dos días de uso habitual es más que posible, y superar las seis horas siempre con la pantalla encendida algo que es muy habitual –y sin recurrir a los modos de ahorro-. Lo cierto, es que el hardware bien dimensionado y su batería de 3.100 mAh son todo un acierto.

Aparte, hay que comentar que dispone de recarga rápida el terminal (Qucik Charge 3.0)y esto también se agradece. Por lo tanto, estamos ante uno de los modelos de gama media que mejor se comporta en lo referente a la autonomía de todos los que hemos analizado hasta la fecha, y esto es decir bastante. Un paso adelante con el BQ Aquaris X espectacular.

Cámara

El elemento principal que se ha integrado en el BQ Aquaris X es un sensor Sony IMX298 de 16 megapíxeles. Este tiene una apertura F:2.0, PDAF y 6 lentes Largan. Es decir que sobre el papel se cumple con la gama media y no se ha arriesgado, ya que el componente elegido ya lo ha utilizado en otros modelos la propia compañía y en la competencia, está disponible en terminales como el OnePlus 3. Por cierto, que se incluye una estabilización de vídeo – de calidad máxima 4K- denominada Vidhance que nos ha sorprendido por su eficacia.

Cámara trasera del BQ Aquaris X

En lo que tiene que ver con los resultados obtenidos, tenemos que decir que en condiciones lumínicas adecuadas la definición es bastante buena, con un rango dinámico adecuado que le hace cumplir y no quemar en exceso la luz intensa. No está nada mal. Cuando todo está más oscuro, los resultados cambian un poco, y sin llegar a ser malos, sí que se aprecia que se “mete” ruido, aunque se dé uso a la opción HDR+. En líneas generales, no está mal en este apartado el BQ Aquaris X y evidentemente avanza, pero no alcanza los niveles mostrados en la autonomía. Por cierto, en ocasiones y de forma puntual al hacer una foto no se encuentra bien el punto de enfoque y se debe disparar de nuevo.

Estos son algunos ejemplos de lo que hemos conseguido con la cámara del BQ Aquaris X:

La grabación creemos que es superior en calidad a lo que se consigue con la cámara, y lo cierto es que tanto a 4K, como a Full HD e, incluso, a cámara lenta (120 cuadros por segundo), nos ha gustado bastante lo que se consigue con el BQ Aquaris X. Sin duda, la estabilización antes mencionada que combina una detección de lo que se graba combinado con los sensores, resulta bastante efectiva.

Finalmente, hay que comentar que la aplicación Cámara es una de las pocas modificaciones que se incluye respecto al sistema operativo Android. Y es todo un acierto, ya que se incluye desde un Modo avanzado que es de gran ayuda hasta un apartado específico en el que es posible crear un Time Lapse o acceder a la cámara lenta.

Conclusión

Esperábamos buenas cosas en el BQ Aquaris X, y lo cierto es que ha cumplido de forma sobrada el terminal. Incluso, en apartados como en la autonomía un buen rendimiento, sin olvidar que no le falta de nada en lo que tiene que ver con accesorios integrados propios de la gama media, como puede ser el lector de huellas o la conectividad NFC. Por ello, ha sido una grata sorpresa el teléfono de BQ.

La pantalla se ve bastante bien, el diseño es convincente pese al uso de policarbonato en vez del metal (la verdad, es que su aspecto es atractivo). La cámara puede mejorar un poco, todo hay que decirlo, pero no hemos encontrado fallos importantes en el BQ Aquaris X y, por ello, se convierte en una de las opciones que destacan en la gama media de producto en estos momentos.

Lo mejor

  • Excelente autonomía
  • Diseño atractivo
  • Incluye Android 7.1.1

Lo peor

  • Su cámara es buena, pero alguna vez falla al hacer las fotos
  • Sonido mejorable en calidad, no en potencia
  • Lectura de datos algo lenta en ocasiones

Puntuación del BQ Aquaris X


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

Sin opiniones