bq Aquaris X Pro

Análisis del bq Aquaris X Pro

Valoración: 7,5 de 10

Ya hemos probado el BQ Aquaris X Pro, la mayor apuesta en la gama media de la compañía española en este año 2017 (al menos, por el momento). Y, lo cierto, es que estamos ante un modelo que se puede considerar todoterreno y que, además, en algunos apartados destaca por encima del resto. Esto es lo que nos ha parecido este smartphone.

La verdad es que el salto evolutivo que se detecta en esta nueva generación del fabricante es importante, algo que ya pudimos apreciar en el BQ Aquaris X, siendo este modelo que ahora analizamos un terminal superior en muchos de sus apartados. El caso, es que este modelo que no supera los 400 euros, está pensado para ser una solución algo más que solvente en el mercado y, por lo tanto, esa es la expectativa con la que iniciamos el análisis. Y, como se verá, se cumple.

Imagen trasera del BQ Aquaris X

Por cierto, que el sistema operativo es Android 7.1.1 sin apenas modificaciones. Esto es muy positivo, ya que la experiencia de uso es realmente buena y hace que se exprima al máximo el hardware del BQ Aquaris X Pro. Prácticamente, la experiencia de uso es la misma que la que se consigue con un terminal de Google. Esto, es positivo. Aparte, se demuestra que la compañía apuesta por estar lo más actualizada posible.

Un detalle: existen algunas modificaciones en lo que llega dentro del teléfono –pero el bloatware es casi inexistente-, como por ejemplo la aplicación Cámara como se verá, y esto no es malo ya que la que ofrece Google por defecto tiene bastantes carencias en apartados avanzados a nuestro juicio.

Diseño del BQ Aquaris X Pro

Se sigue avanzando, sin estridencias, en el aspecto que ofrecen los terminales de esta compañía. Cada vez son más atractivos y adecuados, y tanto el llamar la atención como el ofrecer una buena ergonomía es algo que se tiene en cuenta –y, en el BQ Aquaris X Pro, se cumple perfectamente-. Para poder competir, no falta el uso de metal para aportar un acabado Premium.

En la trasera está la cámara en la parte superior izquierda (un lugar correcto, pero que si no se tiene cuidado se puede tapar el sensor en alguna ocasión). Aquí es donde también está el lector de huellas –más centrado- con un acabado redondeado metálico en la parte exterior que es muy rápido y que se distingue perfectamente del resto de la carcasa al estar algo hundido. Ergonomía muy buena en este caso, y funcionamiento mucho más que correcto. Bien, la verdad y, por cierto, el modelo que analizamos es el blanco y no detectamos que las huellas se queden especialmente marcadas.

USB del BQ Aquaris X

En el frontal del BQ Aquaris X Pro están los botones táctiles iluminados en la parte baja que no hace que se abuse en exceso de los marcos. El central cumple las funciones de Home, y los otros dos son los de control de Android que, por cierto, no tiene icono alguno (acostumbrarse a ellos no es algo complejo, pero hay que hacerlo). Poco más que contar aquí, excepto que hay un pequeño marco negro que acompaña a la pantalla.

En los laterales sin sorpresas, los botones hardware en la derecha, con un buen recorrido y con un acceso muy cómodo, y en la izquierda está la bandeja para las tarjetas. Nada nuevo, pero si reconocible. En la parte baja está el puerto USB tipo C -bien esta inclusión que le hacen sacar ventaja a otros gama media-, Y, además, está el altavoz que ofrece el BQ Aquaris X Pro. Este es potente, no hay duda, pero la definición puede ser mejor (sin que sea del todo mala). Por cierto, este teléfono mantiene el puerto de auriculares, aunque no se incluyen unos con el dispositivo, lo que también es un acierto, y eso que el grosor del terminal baja a los 7,8 milímetros y el peso se queda en 158 gramos.

Lateral del BQ Aquaris X

El manejo en el día a día de este teléfono nos ha parecido cómodo y, por lo tanto, hay que decir que se ha acertado tanto con las formas como con las dimensiones del BQ Aquaris X Pro. Es un smartphone atractivo, sin ser el más bonito del mercado y ni disruptor por líneas diferentes o estructura poco vista, pero cumple perfectamente y si lo dejas encima de la mesa no desentona, ni mucho menos.

Botones del BQ Aquaris X

Pantalla

No se da el salto con el BQ Aquaris X Pro a la resolución QHD, algo que es lógico ya que recordamos que este smartphone es de gama media, y por ello se cumple perfectamente en al compararlo con la competencia existente en su rango de precio. El caso, es que la pantalla es de 5,2 pulgadas, una buena medida que ofrece ergonomía de uso, y que al ser Full HD su calidad, se consiguen 423 ppp de densidad de píxeles. Más que suficiente para que la definición como comprobamos sea muy buena tanto en textos como al reproducir vídeos.

El panel es tipo IPS con acabado 2.5D, lo que favorece a un aspecto llamativo en la integración de pantalla y carcasa. Con protección Dinorex, que no llega a ofrecer una resistencia como Gorilla Glass, pero que es eficiente en líneas generales, nos ha gustado bastante la intensidad del brillo –lo que se agradece en exteriores ya que alcanza los 650 nits- y la implementación de Quantum Color+ en el BQ Aquaris X Pro, que hace que los colores sean vivos y llamativos… pero, quizá, ligeramente tendidos a la calidez.  

Pantalla del BQ Aquaris X

Los marcos no son desproporcionados, pero tampoco son los de menores dimensiones que hemos visto hasta la fecha (pero, para nada, son un desastre). Su respuesta táctil es excelente y el ángulo de visión nos ha gustado mucho ya que tarda mucho en aparecer la tendencia al verde habitual al aumentar los grados desde los que se visualiza la pantalla. Por cierto: la protección oleofóbica es buena, ya que las huellas no son un problema muy grave en el cristal del BQ Aquaris X Pero, algo que sí ocurre con mucha de su competencia.

En definitiva, una pantalla de calidad, que es de notable alto, y que permite ver películas y disfrutar de todo tipo de contenidos de una forma mucho más que correcta. No es perfecta, pero lo cierto es que nos ha gustado y creemos superior a la que se integra en su hermano menor (por unas razones u otras, pero en especial por la representación de los colores y un brillo mejor trabajado). Un buen trabajo el realizado y no se tiene en ningún momento sensación de decepción… y sin olvidar que la resolución del panel es “amiga” de la autonomía.

Rendimiento del BQ Aquaris X Pro

Evidentemente este modelo no está pensado para competir con los dispositivos de gama alta que hay en el mercado, pero sí que tiene la intención de situarse por encima de la media de su segmento, aunque sea un poco y, por lo tanto, que la experiencia de uso al utilizar el BQ Aquaris X Pro sea más que solvente. Y, lo cierto, es que el smartphone lo consigue.

Test Basemark BQ Aquaris X

El procesador elegido para el BQ Aquaris X Pro es un Snapdragon 626 (14 nanómetros) que ofrece un buen equilibro en lo que tiene que ver con el rendimiento y el consumo (y no detectamos problemas de calor alguno, aunque su temperatura sube al realizar la recarga rápida como es normal). Este es un SoC de ocho núcleos compatible con arquitectura de 64 bits y que trabaja a una frecuencia de 2,2 GHz. En el interior de este elemento hay una GPU Adreno 506 a la que ayuda una RAM de 4 GB. Esto, sobre el papel ya apunta muy buenas maneras, algo que se confirmó en los test de rendimiento:

Lo cierto es que la sensación que se tiene es muy buena, ayuda bastante que el sistema operativo no tenga apenas modificaciones sustanciales del desarrollo que lanza Google, y la experiencia de uso es similar a la que se obtiene con muchos de los teléfonos de gama alta anunciados en el año 2016. Por lo tanto, es posible ejecutar todo tipo de aplicaciones con gran fluidez y, los juegos -sea el que sea-, se ejecutan de una forma adecuada (con pequeños tirones muy puntuales, que aparecen cuando hay muchos triángulos en pantalla… pero títulos como Pokémon Go o Last Day on Earth: Survival funcionan a la perfección).

Con una excelente cobertura en lo que tiene que ver con las conexiones inalámbricas (y sin problemas con Bluetooth o NFC), cabe destacar que el BQ Aquaris X Pro ofrece un mínimo de 64 GB de almacenamiento -hay versión de 128 “gigas”-, que es ampliable y que, sin ser un modelo que llegue al nivel ofrecido por aquellos que utilizan tecnología UFS 2.1, sí que responde para que este apartado no sea un problema precisamente. El caso, es que en el día a día este teléfono nos demostró mucho más que solvencia y que es un modelo tan capaz como para ser utilizado por muchos usuarios que son exigentes.

Lector huellas BQ Aquaris X

En lo que tiene que ver con la autonomía, hay que decir que la batería integrada, que ofrece recarga rápida Quick Charge 3.0, tiene una carga de 3.100 mAh. No es reemplazable, pero lo cierto es que con ella y los componentes integrados que no son muy exigentes y tiene en el ahorro energético una de sus virtudes, hemos conseguido un día y medio de uso con el BQ Aquaris X Pro sin problema alguno. Incluso, con la pantalla encendida de forma constante superar las siete horas es algo completamente posible de forma habitual.

Autonomía del BQ Aquaris X

La velocidad de la recarga es adecuada, cumpliendo con el estándar y, generalmente, se puede llegar a rellenar el 60% de la batería en una media hora. Por lo tanto, a poco que se tenga a mano un enchufe, se puede solventar el problema de quedarse sin carga en la batería. Por cierto, el cargador incluido es compatible con Quick Charge 3.0, un buen detalle. Responde bien el BQ Aquaris X Pro.

Cámara, toda una sorpresa

Antes de comenzar a dar la opinión que nos ha dejado el BQ Aquaris X Pro en lo que tiene que ver con la calidad de las fotografías que hace, lo primero es indicar el hardware que ofrece en lo que tiene que ver con la cámara. Y, lo cierto, es que la apuesta es de lo más interesante y competente sobre el papel: el sensor es un Samsung S5K2L7SX de 12 megapíxeles y  1.4 µm –al que le suene este componente, hay que decir que no se equivoca, ya que es el mismo que ha utilizado la compañía coreana en algunos de sus modelos de gama alta-. Por cierto, que incorpora tecnología Dual Pixel, lo que le permite ofrecer una mejor calidad.

Cámara trasera del BQ Aquaris X

La apertura de este componente es de F:1.8 con 6 lentes Largan y sin estabilización óptica (algo que se incorpora mediante software en los vídeos, de lo que hablaremos más adelante). Eso sí, no le falta PDAF y posibilidades como HDR o el uso de RAW. Si a esto se le suma una excelente integración en la carcasa y una velocidad a la hora de realizar su trabajo la cámara del BQ Aquaris X Pro – en lo que ayuda una aplicación reconocible en la interfaz, pero completamente rediseñada por “dentro”, que aporta rapidez de disparo, muchas opciones y un diseño bien estructurado-. Lo cierto, es que condimentos para hacer buenas fotos no faltan.

A continuación, dejamos algunos ejemplos de fotografías que hemos realizado con este teléfono para que se vea exactamente de lo que es capaz:

La calidad de las fotos que se hacen con el BQ Aquaris X Pro es muy buena. Cuando la luminosidad es adecuada, se consigue igualar lo que ofrece un modelo de gama alta sin duda alguna. Sólo cuando la luz no es la mejor posible, se pierde algo más de definición y hay un efecto en el que los colores se notan algo más apagados (pastel). Sin duda, este apartado es el diferencial de este dispositivo y la satisfacción será realmente alta.

Por cierto, el modo HDR+, nos ha gustado mucho ya que va un poco más allá que el normal HDR; con un paso de luminoso a oscuro mayor y, por lo tanto, la ayuda que se recibe al hacer fotos es superior. Un añadido excelente. El caso, es que el trabajo de brillo y rango dinámico que se consigue con este terminal es destacable, y posiblemente de lo mejor en su rango de precio.

En lo que tiene que ver con los selfies, donde hay un sensor Samsung S5K4H8YX de 8 Mpx ayudado por un flash dedicado, con apertura F:2.0 y en este caso tres lentes, hay que decir que nos ha convencido el BQ Aquaris X Pro, aunque no llega al nivel que ofrece el elemento trasero. Suficiente en la grabación, que asciende a una resolución de 1080p, es convincente y responde a las necesidades que se pueden tener –aunque con poca luz sufre un poco y el angular podría ser algo más amplio-.

En lo que tiene que ver con la grabación de vídeo, los resultados son realmente buenos, ya que aparte de ofrecer una calidad de hasta 4K, lo que no está nada mal, comprobamos lo rápido que es capaz de enfocar la cámara principal del BQ Aquaris X Pro. Y, además, que la estabilización por software (denominada Vidhance y que llega desactivada y hay que proceder a mover el deslizador correspondiente en los Ajustes), es mucho más efectiva de lo que podíamos esperar. Lo cierto, es que nos ha sorprendido mucho, y gratamente, este smartphone en este apartado.

Conclusión

Los que busquen un termal completo, que no tenga especiales fisuras pueden tener en este BQ Aquaris X Pro un modelo más que adecuado para ellos. Pero es que, además, tiene detalles tan destacables como una cámara de muy buena calidad y una autonomía que está por encima de lo esperado. Puede con todo tipo de aplicaciones sin problemas, y apartados como el almacenamiento están muy bien pensados.

El diseño debería ser más novedoso, ya que es muy continuista, pero esto no empaña una buena ergonomía y detalles de calidad. No se debe olvidar que incluye de base Android 7.1.1, por lo que está muy avanzado en su sistema operativo que llega casi sin modificaciones. La verdad, es que este BQ Aquaris X Pro es un modelo altamente convincente.

Lo mejor

  • Cámara de buena calidad
  • Amplia autonomía
  • Rendimiento más que correcto

Lo peor

  • Diseño poco innovador
  • Sonido mejorable

Puntuación del BQ Aquaris X

EUR 342,71 EUR


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

Sin opiniones