Análisis del Xiaomi Mi Mix 3 5G: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 8 de 10


Poco a poco van apareciendo más smartphones que ofrecen compatibilidad con redes 5G, lo que permite que los usuarios estén preparados para aprovechar el despliegue de esta opción que tiene la intención de cambiar la vida de las personas tal y como la conocemos ahora. Hemos probado el
Xiaomi Mi Mix 3 5G, el primero de esta firma que analizamos y que es bastante completo.

No hay novedades o diferencias en el Xiaomi Mi Mix 3 5G respecto al modelo que no incluye la conectividad que le hace ser atractivo, ya que se incluye MIUI 10 basado en Android Pie. Por lo tanto, se cumple bien debido a que el funcionamiento del desarrollo integrado es efectivo y no muy pesado en el consumo de recursos. Eso sí, la capa que incluye es bastante intrusiva, con una buena cantidad de aplicaciones adicionales que puede que no se utilicen (bloatware) pero que algunas de ellas merecen la pena, como la propia de la gestión de la cámara. Según vayamos recorriendo los diferentes apartados, mencionaremos de forma concreta si hay algo que destacar en lo que tiene que ver con el software.

Sin más, pasamos a mostrar todas las sensaciones e impresiones que nos ha dejado el Xiaomi Mi Mix 3 5G, un teléfono que no tiene fisuras y que, lo cierto, creemos que es una buena apuesta para competir en el incipiente segmento del mercado que da soporte a 5G.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Cámaras
  6. Conclusión

Diseño

El continuismo es la característica principal que hay que destacar en este apartado, ya que las grandes novedades que llegan en el smartphone que hemos probado están en su interior y no en el exterior. El caso, es que hablamos de un terminal con marco de aluminio de gran resistencia (serie 7000) y que se combina con cerámica en la carcasa trasera que tiene cierta curvatura. No es cristal, pero las huellas se quedan bastante marcadas de todas formas. Lo que sí es evidente es que el aspecto del Xiaomi Mi Mix 3 5G es atractivo y no desentona aunque ha pasado el tiempo.

Imagen trasera del Xiaomi Mi Mix 3 5G

La ergonomía es bastante buena, aquí se agradece la curvatura lateral que permite un agarre más cómodo y sin que se resbale mucho de la mano el smartphone, pero el peso del dispositivo ha aumentado un poco, ya que se pasa a los 225 gramos… seis más que el modelo sin conectividad 5G. Y, por lo tanto, hablamos de un terminal que no es precisamente ligero en nuestra opinión esto se hace notar con las largas sesiones de juego, por poner un ejemplo. Eso sí, el grosor permanece inalterable: 8,5 milímetros.

Los elementos hardware que están en el exterior del Xiaomi Mi Mix 3 5G son los habituales: botones de volumen y encendido en la parte derecha; puerto de conexión USB tipo C en la parte inferior; y no hay rastro de toma de auriculares. Por cierto, en la parte izquierda se incluye un botón que ejecuta el asistente de Google, algo que es bastante útil pero lo cierto es que muy necesario no es ya que la respuesta de este a la vez es excelente. En la zona trasera destaca el lector de huellas, el que poco hay que decir ya que funciona de forma excelente y el lugar elegido es bastante cómodo para darle uso. Seguimos defiendo esta ubicación por cuestiones de ergonomía.

Cámara frontal del Xiaomi Mi Mix 3 5G

Es importante comentar que el sistema deslizante para que aparezca la cámara frontal, que no ocupa lugar en la pantalla lo que son buenas noticias, es efectivo. Creemos que no es lo más cómodo posible ya que en ocasiones hay que presionar algo más de lo necesario, pero funciona bastante bien y no hay queja alguna ya que en el tiempo que hemos probado el smartphone no hemos encontrado fallos graves ni muestra de degradación. Un elemento, sin duda, que le hace ser diferente (ojo que en alguna vez al sacarlo del bolsillo abrimos este elemento por error, y esto fue así en varias ocasiones).

El caso es que el Xiaomi Mi Mix 3 5G es un smartphone atractivo, de eso no hay duda, y que no llega a desentonar en el mercado actual pese a que no hay grandes cambios respecto al original en este modelo. Cumple perfectamente aquí el dispositivo.

Pantalla

De nuevo continuismo. No hay variación en el componente que se integra en el Xiaomi Mi Mix 3 5G: un panel AMOLED con 6,39 pulgadas y resolución Full HD+. No le faltan buenos detalles como el uso de Gorilla Glass 5, lo que nos ha permitido comprobar que la seguridad en el día a día es elevada, y la densidad de píxeles alcanza los 403 ppp (lo que significa una definición que está realmente bien). Importante indicar: el ratio es de 19.5:9.

No hay notch alguno en la pantalla, lo que permite tener enfrente un smartphone completamente simètrico y esto siempre nos gusta. Como los marcos no son especialmente grandes, se supera el 85% de aprovechamiento sin el más mínimo problema. En lo que tiene que ver con la calidad de imagen hay que decir que no hemos detectado grandes problemas en la representación de los colores… quizá una ligera tendencia a enfriar estos, algo que se puede corregir sin problemas mediante las opciones software que se incluyen en MIUI y que son bastante numerosas (no le falta la pantalla activa, por poner un ejemplo).

En lo referente a los ángulos de visión, hay grandes noticias: no se aprecian aberraciones pese a forzarlo mucho (y esto es así incluso con los grises, que es un color complicado en este apartado). No le falta al Xiaomi Mi Mix 3 5G soporte HDR y, lo cierto es que nos ha convencido el panel integrado, pero sin una clara evolución. Eso sí, al disfrutar de contenidos multimedia ofrece una buena experiencia ya que el efecto estela no está para nada presente.

Uso de la pantalla del Xiaomi Mi Mix 3 5G

Hardware

La primera de las grandes novedades que ofrece el Xiaomi Mi Mix 3 5G es que este modelo integra un procesador Snapdragon 855, que es más actual para la gama alta y tiene sentido que esté en su interior. Evidentemente hay mayor rendimiento que en el modelo que no ofrece 5G y, además, esto se deja notar de forma muy clara tanto con aplicaciones como el navegador como en los juegos, donde hemos comprobado que la fluidez es excelente, incluso con títulos como PUBG (donde no ha sufrido nada) y, todo esto, con un gran control de la temperatura.

Imagen del flash del Xiaomi Mi Mix 3 5G

El modelo que hemos probado es de 6 GB de RAM y 128 de almacenamiento, que son opciones más que suficientes para que no se desentone al trabajar con todo tipo de software. Importante indicar que la RAm es algo lenta en la lectura, comparada con otros modelos del mercado, pero por contra el almacenamiento dá resultados que están realmente bien y esto incide de forma positiva en la experiencia de uso.

Algunos ejemplos de los resultados que obtuvimos con el Xiaomi Mi Mix 3 5G en las pruebas de rendimiento son los siguientes:

En el apartado de sonido no hay mucho que destacar, ya que este es adecuado dando uso al altavoz que hay en la zona inferior del terminal. Bien es cierto que con los bajos tiene problemas de distorsión, pero no son alarmantes. Es decir, que no desentona pero para nada es de lo mejor que hemos probado. Sin problemas de conectividad, ninguno hay que decir, como por ejemplo el el uso perfecto de NFC.

Llega el momento de hablar del 5G. De cobertura no está mal una vez que te encuentras en las restringidas zonas donde esta se encuentra disponible, y las velocidades son las esperadas (había altas fluctuaciones, pero es más debido a la cobertura que al Xiaomi Mi Mix 3 5G). Así, por ejemplo, está un poco por debajo de lo que hemos probado con el Galaxy S10 5G, pero lo cierto es que no funciona mal. Además, la buena noticia es que pese a la búsqueda intensa, no hay subida de temperatura al trabajar, lo que son buenas noticias.

Autonomía

Una de las grandes novedades que hay en el Xiaomi Mi Mix 3 5G, aparte de la conectividad, es la carga de la batería que ofrece: aumenta en 600 mAh hasta llegar a los 3.800. Este es un excelente detalle, que quizá debido al peso y a las dimensiones del smartphone incluso podría ser mucho mayor, pero hay ganancia y, esto se hace notar. El caso es que en el uso habitual hemos superado el día y medio de uso sin muchos problemas, lo que quiere decir que el equilibrio conseguido entre hardware y software es bueno. En especial hay que destacar que la pantalla no abusa de la energía pese a superar en ocasiones los 400 nits al trabajar. En las pruebas con el panel siempre encendido, cabe destacar que superar las siete horas de uso es habitual incluso con todo al máximo, y si se baja a 200 nits, se logran más de 11 horas. Una marca excelente y no hay color frente al modelo anterior.

Nada que objetar en lo que tiene que ver con el resumen, ya que se cumple con los 18 W que permite como fuente de entrada. Así, en nuestras pruebas la media de llenado es de un 40% en media hora desde el vaciado completo. El caso, es que aquí encontramos uno de los mayores avances que hay en el Xiaomi Mi Mix 3 5G dejando de lado la conectividad de datos.

Cámaras

Volvemos a la repetición del hardware, ya que las dos cámaras ofrecen los mismos sensores que se incluyen en la variante sin conectividad 5G. Es decir, que la principal es de 12 + 12 megapíxeles (donde no falta Dual Pixel y estabilización óptica, siendo el segundo elemento para la telefoto); y, en lo referente a la que hace selfies, la elección se mantiene en 24 + 2 MPx (siendo el segundo de menor resolución para adquirir información de la profundidad). Buenas opciones, pero no da un salto cualitativo que le hagan competir con otros modelos de gama alta.

Cámara trasera del Xiaomi Mi Mix 3 5G

Algunos ejemplos de lo que es posible hacer con el Xiaomi Mi Mix 3 5G a la hora de tomar fotos son los siguientes:

Lo cierto es que los colores ofrecen una buena representación, con un rango dinámico adecuado, y al dar uso al zoom 2X la pérdida no es muy apreciable sin que se incluya mucho ruido. Pero lo lleva el Xiaomi Mi Mix 3 5G con el balance de blancos, donde hay momentos donde sufre más de lo esperado pero sin llegar a mostrar aberraciones. El caso es que se cumple, pero no es un modelo tipo. 

Bien con el desenfoque, hemos detectado resultados no muy buenos si la luz es compleja. El Modo Noche es correcto pero con las luces artificiales le hacen tener problemas con los destellos, donde en ocasiones hay brillos que no son realistas (en muchos casos la ayuda de la IA corrige esto). Eso sí, lo que nos ha gustado bastante es lo efectivo que es el activar el HDR, algo que se debe tener muy en cuenta.

La aplicación cámara no ha sufrido grandes transformaciones, con un uso cómodo por gestos y con una alta cantidad de posibilidades en forma de Modos y filtros. Eso sí, nos da la sensación que su trabajo los realiza algo más rápido que en el modelo que no es 5G, y esto es un tanto a favor de Xiaomi.

Este es un ejemplo de las opciones de grabación que ofrece el Xiaomi Mi Mix 3 5G, donde no falta la posibilidad de llegar a calidad 4K con la cámara integrada en la parte trasera:

Conclusión

Una actualización correcta, sin grandes alardes ya que donde es posible dar continuidad la compañía asiática no ha dudado en hacerlo. Pero en apartados que son claves, como el procesador o la batería, se ha presionado para ofrecer un modelo que es atractivo más allá de la compatibilidad 5G que, todo hay que decirlo, no desentona cuando se está en un lugar con cobertura.

Bien construido y con buenos detalles, se nota que es un modelo que no ofrece avances en apartados que ahora son claves, como el sensor de huellas en el frontal, pero que es totalmente válido para darle uso con todo tipo de aplicaciones y quedar satisfecho con lo que se consigue por los 599 euros que cuesta el smartphone.

Lo mejor

  • Buena autonomía en general
  • Rendimiento adecuado
  • Funciona bien con redes 5G, sin altas temperaturas de funcionamiento

Lo peor

  • Diseño continuista
  • Se nota el paso del tiempo en la cámara

Puntuación del teléfono Xiaomi Mi Mix 3 5G