Análisis del Xiaomi Mi 9T Pro: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 8 de 10

sello de Movilzona 8La compañía Xiaomi da una vuelta de tuerca más a su gama Mi 9, que es la más llamativa dentro de su catálogo de producto (al menos sobre el papel). El caso, es que ya hemos probado el nuevo modelo que forma parte de esta gama de producto y que tiene por nombre Xiaomi Mi 9T Pro. Este es una evolución, bastante acertada, de un modelo que no hace mucho está a la venta en España.

No hay grandes novedades en el software que presente este smartphone, ya que se mantiene el uso de MIUI (en este caso la décima versión) que corre por encima de Android Pie. Los que están acostumbrados al trabajo de la compañía asiática comprobarán que todo es lo que ya conocían y habitual, los que prueben este desarrollo por primera vez, descubrirán que estamos ante un trabajo bastante agresivo en lo que al cambio estético que ofrece y, además, intrusivo ya que se incluyen muchas aplicaciones que se pueden considerar duplicadas. Otras, como por ejemplo la de gestión del estado del terminal, son todo un acierto. El caso, es que no hay muchas cosas que contar por nuevas más que es todo continuista y que, eso sí, no afecta en exceso al funcionamiento del smartphone.

Comenzamos a indicar las impresiones que nos ha dejado el Xiaomi Mi 9T Pro en los diferentes apartados que creemos que son importantes y que se deben tener en cuenta a la hora de valorar a este dispositivo.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Cámaras
  6. Conclusión

Diseño

No hay grandes cambios en este modelo respecto al Xiaomi Mi 9T Pro, un dispositivo que en su momento ya nos gustó bastante y que, lo cierto es que, mantiene la buena tendencia en el diseño que últimamente ofrece esta compañía. Un detalle importante: hay acabados en gradiente, que muestran aspecto diferente según incide la luz, pero en nuestro caso al probar un modelo muy oscuro no pudimos comprobar cómo queda esto. Eso sí, lo que sí se agradece es que el terminal llega con Gorilla Glass 5 tanto en la parte frontal como en la trasera, lo que es positivo ya que hablamos de un dispositivo acabado en metal y cristal.

Imagen frontal del Xiaomi Mi 9T Pro

Las dimensiones son bastante buenas para ser un modelo con pantalla por encima de las seis pulgadas como se puede ver en la ficha completa del Xiaomi Mi 9T Pro, y hay que destacar que el peso es de apenas 190 gramos, lo que permite que el uso de forma continuada sea bueno (algo en lo que también afecta de forma positiva una ergonomía bien cuidada). En lo referente a la parte frontal, hay que destacar que no incluye notch alguno ni agujero para la cámara, lo que se debe a que este se esconde en un elemento retráctil que funciona bastante bien y que incluye detalles llamativos como el iluminarse al ser activada -en velocidad de despliegue esta es correcta, y el ruido casi inapreciable-. 

Imagen trasera del Xiaomi Mi 9T Pro

El caso es que el Xiaomi Mi 9T Pro es un modelo completamente simétrico y que, además, aprovecha de forma muy eficiente el frontal, ya que se sitúa por encima del 90%. Nada de sorpresas en los laterales donde los botones hardware son correctos (con un buen recorrido, pero con una resistencia a la presión algo blanda para nuestro gusto). Por cierto, a este teléfono no le falta un puerto USB tipo C y una útil toma de auriculares que seguro que más de uno agradece.

Marcos pantalla Xiaomi Mi 9T Pro

En la parte trasera tampoco hay nada que destaque en especial, ya que el sensor de la cámara está centrado lo que evita el habitual baile al colocar un terminal que tiene un elemento de este tipo que sobresale -como es el caso-. Hay que indicar que el módulo es curioso, ya que se compone de un sensor por separado y dos juntos, pero esto no impide que trabajen todo a la vez. Nada de lector de huellas, ya que el utilizado está en la pantalla. Es correcto esto, no es el más rápido que hemos probado, pero sí que cumple sin muchos problemas. Eso sí, en alguna ocasión la respuesta no fue excesivamente buena ya que fallaba, en especial si no se tiene el dedo completamente seco (por poner un ejemplo). No le falta al smartphone el uso de detección facial que, no funciona nada mal todo sea dicho… pero para darle uso hay que esperar que la cámara se abra por completo.

El Xiaomi Mi 9T Pro llega con un sonido correcto, más potente de lo esperado pero que no define especialmente bien con los altos y que “timbrea” en los bajos. Por suerte el dispositivo no es de los más sucios que hemos probado en lo referente a los restos de las huellas. Antes de finalizar, y dejando claro que el teléfono es bastante atractivo y que tiene detalles llamativos hay que indicar que no ofrece compatibilidad con IP68, algo que no es precisamente una sorpresa en un smartphone de esta compañía.

Pantalla

Aquí más continuismo respecto al modelo desde el que evoluciona este Xiaomi Mi 9T Pro. Así, el panel de 6,39 pulgadas que utiliza el smartphones es tipo AMOLED con resolución Full HD+ (2.340 x 1.080), por lo que tiene una densidad de píxeles por encima de los 400 ppp. Tiene un ratio de 19.5:9. Como hemos dicho el aprovechamiento es excelente ya que alcanza el 91,9% y esto significa que los marcos -incluidos el superior y el inferior- son muy pequeños. No hemos detectado ningún tipo de fuga en el modelo que hemos probado, por lo que el acabado es bastante bueno.

La representación de los colores nos ha parecido bastante correcta, con cierta tendencia al azul en algunos momentos y con detalles de sobresaturado. Por suerte, existe una herramienta software que permite gestionar esto y, por lo tanto, todo es posible dejarlo perfectamente afinado. Bien en la respuesta a la hora de ajustar el brillo de forma automática -mejora respecto a su predecesor-, hay que decir que la potencia en este apartado que indica la firma es de 600 nits, una buena marca, pero conseguirlos no es muy sencillo… pero superar los cuatrocientos sí, y esto permite un buen uso en exteriores. Un detalle más: excelente en lo que tiene que ver con los ángulos de visión, algo en lo que favorece a nuestro juicio que el acabado del panel es redondeado en los bordes.

Sin problemas en la respuesta hay que destacar el excelente contraste de la pantalla, se sitúa en 60000:1 y esto se hace notar a la hora de consumir contenido multimedia, y el funcionamiento táctil es bueno, sin problemas en esquinas o bordes. No le faltan algunas funciones que son útiles y ya habituales en los modelos de Xiaomi, como por ejemplo el uso de pantalla Always-On. En definitiva, se cumple perfectamente en este apartado, pero sin grandes alardes.

Panel del Xiaomi Mi 9T Pro en uso

Hardware

Aquí hemos encontrado una de las grandes novedades del Xiaomi Mi 9T Pro, que no es otra que su procesador. Se deja atrás el Snapdragon 730 que monta el modelo sin sufijo para dar uso a lo más potente que ofrece Qualcomm en la actualidad: el Snapdragon 855. Este componente, de ocho núcleos que trabaja a una frecuencia máxima de 2,84 GHz (todos son Kryo 485) es muy superior en capacidad y, esto, se deja notar en el uso del terminal. Va muy sobrado con todo, y sin que esto sea un problema ni energético ni de temperatura (ya que el sistema de refrigeración de grafito que tiene ocho capas se ha mostrado muy efectivo).

¿Hay avance con los juegos? Pues lo cierto es que sí, ya que la GPU utilizada es una Adreno 640 que se muestra muy capaz con todo tipo de desarrollos. Así, en las pruebas que hemos realizado con títulos como Asphalt o con PUBG las sensaciones son siempre de fluidez máxima y los retardos brilla por su ausencia. Aquí se agradece el uso de tecnología Game Turbo 2.0, que siempre permite sacar un poco más de partido al hardware que se utiliza sin comprometer la estabilidad.

Estos son algunos resultados que hemos obtenido con el Xiaomi Mi 9T Pro, donde se ve bastante claro que el terminal es potente:

La memoria no llega con grandes avances, ya que el modelo que hemos analizado incluye 6 GB de RAM y 128 gigas de almacenamiento (nada de poder ampliar mediante el uso de tarjetas microSD). En su funcionamiento, en el primero de los casos hay que decir que no decepciona, pero un punto más de velocidad no hubiera estado de más para aprovechar la gran “musculatura” del procesador. Eso sí, el almacenamiento es tipo UFS 2.1, lo que significa que es muy rápido… algo que se nota especialmente al leer información y, esto, le da una gran soltura a la ejecución de todo tipo de aplicaciones y, como no, al sistema operativo.

No hemos detectado problemas al dar uso a redes WiFi, donde la cobertura como la rapidez de la transferencia de datos es la esperada (sin detectar momentos de bajada de rendimiento y, además, con muchas opciones de uso que optimizan su funcionamiento) y, además, el Xiaomi Mi 9T Pro incluye Bluetooth 5.0, lo que es positivo y al probar esta opción en coches y accesorios no encontramos problemas. Por cierto, no le falta al dispositivo chip NFC, lo que permite realizar pagos móviles algo que funciona perfectamente como hemos podido comprobar.

En definitiva, uno de los grandes cambios que llegan en el Xiaomi Mi 9T Pro es todo un acierto, ya que el funcionamiento y, sin ser el modelo más potente del mercado, lo cierto es que se codea con los mejores. Por lo tanto, es una excelente opción para los que desean hacerse con un smartphone que ofrezca una larga durabilidad. Nos ha gustado, esa es la verdad.

Autonomía

Como ocurre con el modelo anterior de esta gama de producto, los resultados que obtuvimos con el Xiaomi Mi 9T Pro son realmente buenos. No influye para nada el uso de un procesador más potente, ya que la litografía que utiliza esta está optimizada, por lo que incluso creemos que es superior este modelo al anterior. El caso, es que llegar a un día y medio de uso es habitual e, incluso, si no se es muy exigente un poco más. Llega a los niveles de los últimos modelos de OnePlus, y eso son buenas noticias para un smartphone que llega con una batería de 4.000 mAh. Con la pantalla siempre encendida obtuvimos unos resultados muy dispares, lo que nos pareció curioso, pero superar las ocho horas no es complicado. Quizá, en este caso, una optimización de software corrija esto.

En lo que tiene que ver con la gestión de la batería no hay sorpresas en el Xiaomi Mi 9T Pro, ya que MIUI ofrece lo de siempre: mucha agresividad, lo que tiene cosas buenas y malas, pero lo cierto es que favorecen a la autonomía. En lo que tiene que ver con la carga rápida (nada de inalámbrica, por cierto), hay que decir que este smartphone admite potencia de hasta 27 W, pero en la caja se incluye uno de dieciocho. El caso, es que con el suministrado se consigue hasta un 60% de rellenado en más o menos media hora… con un accesorio que suministra el máximo, el porcentaje sube entre un 5% y 7%. Y, siempre sin graves problemas de temperatura.

Cámaras

En este apartado de nuevo hay novedades. Estas tienen que ver con el sensor principal, ya que el utilizado por el Xiaomi Mi 9T Pro es un Sony IMX586 (en vez del 582). Eso sí, no hay cambios en el número de elementos que componen la cámara principal del smartphone. Son los siguientes:

  • Sensor principal de 48 megapíxeles con apertura F:1.75; enfoque por láser; tecnología Super Pixel 4 en 1; PDAF; y, además, lente 6P
  • Sensor para telefoto de 8 MPx con focal F:2.4 y zoom óptico de 2X
  • Sensor para gran angular de 13 megapíxeles con apertura focal de F:2.4 y 124,8 grados

Cámara del Xiaomi Mi 9T Pro

En general los resultados son buenos con la cámara principal del Xiaomi Mi 9T Pro, ya que se comporta bastante bien con buena luz, con un decente rango dinámico, y no hemos encontrado grandes fallos en el enfoque en general. El balance de blancos cumple, pero en ocasiones tiene dificultades que es posible corregir en parte con el HDR, pero no siempre se consigue del todo. Un detalle: es posible hacer fotos con resolución de 12 MPx, que es la «estándar» y a 48 Mpx, que es la máxima (se incluye un modo para esta). En ambos casos se juega bien con la luminosidad, pero cuando esta no es buena se aprecia más grano la segunda opción… mientras que si esto no es así la definición es mayor.

El trabajo con el zoom 2X es bastante bueno, y lo cierto es que no se pierde excesiva calidad, incluso en tomas algo complicadas. Por otro lado, en el gran angular todo ha ido bastante bien, pero en algunas fotos -especialmente las que tienen poca luz- apreciamos algunas distorsiones en los extremos de la toma, pero esto es algo que no es especialmente perceptible.

Estos son algunos ejemplos de lo que es posible al hacer fotos con el Xiaomi Mi 9T Pro:

No se comporta mal el Xiaomi Mi 9T Pro en las tomas por la noche, ya que el modo que incluye ayuda, casi tanto como el uso de IA, que no le falta al smartphone y que no reconoce nada mal las escenas. En lo que tiene que ver con el efecto bokeh, hay que decir que aquí se aprecia que se tiene problemas en algunos momentos en tomas con fondos complicados, pero en general se cumple y se perfila bastante bien.

La aplicación cumple, ya que no hay grandes cambios en lo que ya es habitual en los dispositivos de Xiaomi. Gestos, muchos modos y opciones de configuración es lo que se encuentra, y esto es de agradecer ya que se controla todo con bastante sencillez sin que se añada mucho tiempo de procesamiento (algo en lo que ayuda, evidentemente, que el procesador sea un Snapdragon 855).

Finalmente, hay que destacar que el Xiaomi Mi 9T Pro graba bien, pero su estabilización no es perfecta. No ofrece resultados inservibles y en general se cumple, pero con poca luz sí que el enfoque es algo lento y menos preciso de lo deseable. Eso sí, este nuevo modelo es capaz de grabar a una calidad de 4K a 60 cuadros por segundo.

Conclusión

Las novedades que se incluyen en el Xiaomi Mi 9T Pro son de agradecer, ya que este modelo se coloca como parte de la gama alta de producto. No está entre los “top” pero sí que deja atrás a la media sin problema alguno. Su rendimiento es muy bueno, con una capacidad muy alta en todo tipo de situaciones, lo que se debe especialmente al Snapdragon 855 que integra. La pantalla es bastante buena, y esto se deja notar… así como la autonomía, que convencerá incluso a los más exigentes.

Diseño del Xiaomi Mi 9T Pro

La cámara, siendo buena, tiene algunos elementos de mejora como por ejemplo al grabar o con tomas donde la luz es muy intensa. Además, es interesante comentar que el sistema retráctil integrado funciona sin problemas, y esto no es precisamente un hándicap. Con un buen diseño y sin muchas fisuras, este Xiaomi Mi 9T Pro es un smartphone notable con un precio atractivo: se puede comprar desde 399 euros.

Lo mejor

  • Ofrece un gran rendimiento
  • La autonomía es muy amplia y con una recarga rápida efectiva
  • El sistema retráctil funciona bien

Lo peor

  • La cámara puede ofrecer mejores resultados
  • El lector de huellas es algo lento
  • MIUI es una personalización de Android muy agresiva

Puntuación final del Xiaomi Mi 9T Pro