Análisis del TCL 10L: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 6,5 de 10

Sello Movilzona 7Hemos tenido en nuestras manos el smartphone TCL 10L y al darle uso como dispositivo principal, hemos obtenido unos resultados que demuestran de lo que es posible este modelo que tiene un precio bastante asequible (menos de 250 euros) y al que no le falta detalle alguno para tener un hardware completo.

Una de las cosas que se deben conocer de este modelo es que el sistema operativo que utiliza es Android 10, por lo que está perfectamente actualizado y esto es positivo. No le falta una capa de personalización propia llamada TCL UI, que tiene algunas virtudes como por ejemplo ofrecer una aplicación cámara más completa de la que incluye por defecto el sistema operativo de Google. Pero, bien es cierto que en las pruebas que hemos realizado hemos comprobado que tiene algunos detalles por pulir. Un ejemplo es que consume algunos recursos de más y que, en ocasiones, hay que realizar más acciones de las esperadas para acceder a un apartado concreto de los Ajustes.

Imagen frontal del TCL 10L

Con una buena gestión de la memoria, eso hay que reconocerlo, estéticamente este trabajo está bastante bien y hay que destacar que permite la navegación por gestos que tan positiva resulta al dar uso al sistema operativo de la compañía de Mountain View. En definitiva, un trabajo bastante correcto y con margen de mejora.

Diseño de este smartphone

Estéticamente este es un terminal correcto, con un peso por debajo de los 200 gramos y que está bien acabado ya que todo se integra de una forma convincente, como por ejemplo los botones del lateral derecho que son pequeños pero accesibles, y mantienen las líneas del terminal (en la parte derecha está la ranura para las tarjetas y un botón adicional para acceder al asistente de Google, que lo cierto es que resulta útil en muchos casos. Este, por cierto, es configurable y se llama Smart Key).

Trasera del TCL 10L

Con un color brillante en la zona trasera, que es todo un imán para las huellas (incluso de forma excesiva habría que decir), ¡donde hay una cámara con cuatro sensores colocados en horizontal que le hace ser diferente a otros modelos del mercado. Hay que indicar que en este lugar es donde está ubicado el lector de huellas que tiene forma de cuadrado y al que se accede con comodidad. Su funcionamiento es realmente bueno, siendo mejor la velocidad que la fiabilidad, ya que en ocasiones en condiciones no óptimas -manos mojadas, por ejemplo- alguna vez hubo que repetir el proceso de pulsado-.

Con un puerto USB tipo C en la zona inferir que es donde están los elementos de sonido que son cumplidos y que, eso sí, tiene más potencia de la esperada, la toma de auriculares que tiene el TCL 10L está en el borde superior… lo que resulta algo extraño a que no es lo habitual. Pero en lo que tiene que ver con la usabilidad, esta es perfecta.

Una pantalla de bastantes quilates

Este es uno de los mejores componentes que tiene el terminal, ya que el panel IPS de 6,53 pulgadas se comporta de una forma realmente buena con los contenidos y, por cierto, ofrece compatibilidad con HDR lo que es un buen detalle para los contenidos de servos en la nube. Además, cabe destacar que se incluye protección Gorilla Glass 3, lo que es una gran noticia y en el uso hemos comprobado que es efectivo esto.

La resolución del TCL 10L es Full HD+, con una densidad de píxeles de 395 ppp, lo que sirve como nos quedó claro al utilizar el navegador Chrome, ya que la definición de letras e imágenes es bastante buena. Hay que destacar que el brillo es potente, en nuestras pruebas comprobamos que se supera sin muchos problemas los 400 nits de ser necesario, algo que se agradece bastante en exteriores. El uso de la opción automática de este parámetro es adecuado, pero sería conveniente que se consiguiera acelerar, algo que con una actualización se puede corregir, pero no hablamos de un fallo grave.

Imagen pantalla del TCL 10L

Los marcos están bastante conseguidos, en especial los laterales (el inferior es algo más prominente, pero no evita que se supere el 80% del aprovechamiento frontal… algo en lo que tiene bastante que ver que no hay notch y sí un agujero en la zona superior izquierda que está bien dimensionado y al que no le falta su pequeño marco adicional que, entre otras cosas, evita fugas de luz. Buena decisión.  El caso, es que esta pantalla que permite doble toque para ser activado, ofrece una experiencia visual bastante buena y, por lo tanto, supera con nota la prueba.

Rendimiento, sin grandes fallos

E procesador de ocho núcleos que integra el TCL 10L es un Snapdragon 665, un viejo conocido con tecnología de fabricación de 11 nanómetros y que tiene como mejor “core” un Kryo 260 Gold que trabaja a 2 GHz. Este se acompaña con 6 GB de RAM y, por lo tanto, la combinación es bastante adecuada para que el sistema operativo Android no tenga sensación de lentitud generalizada y para que se obtenga una mala experiencia de uso.

Uso del smartphone TCL 10L

En los días que lo probamos conseguimos una buena respuesta en general pero, en ocasiones, la capa de personalicen no hacía perfectamente su trabajo, algo que con ue actualicen lanzada para el terminal se corrige en parte. Por cierto, los juegos no van mal gracias a la GPU Adreno 610, y en títulos como Asphalt conseguimos disfrutar al máximo sin que aparezca apenas el «lag». Eso sí, nada de locura.

Dejamos continuación los resultados en las pruebas de rendimiento que solemos utilizar en MovilZona para conocer el desempeño de los smartphones. Son los siguientes para el TCL 10L:

Algunas de las conclusiones son que el trabajo con un núcleo de este smartphone es bastante bueno, con una agilidad que es destacable y, por lo tanto, en tareas poco exigentes se nota una fluidez excelente. Por el contrario, el almacenamiento es tipo eMMC, y esto se deja notar en el uso de datos (en especial en la escritura), algo que se debe tener en cuenta.

En lo que tiene que ver con la conectividad, no encontramos problema con Bluetooth, que es versión 5.0, y tampoco con WiFi, donde por mucho uso que le dimos la estabilidad es alta y, por lo tanto, se disfruta de Internet sin muchas restricciones lo que siempre es adecuado para los que consumen muchos contenidos desde, por ejemplo YouTube. Por cierto, este es un 4G, y hace bien su trabajo.

Autonomía, muy completa

Lo cierto es que esta fue una de las sorpresas más agradables que tiene el TCL 10L. Con una carga de 4.000 mAh, que está bien para las dimensiones que tiene el terminal, nos llevamos la grata noticia de conseguir más de un día de uso habitual donde el acceso a Internet fue intenso y no dejamos de estar con la pantalla encendida en muchas ocasiones. Esto habla muy bien en lo que tiene que ver con la gestión del consumo, donde hay que decir que la capa sobre Android sí que trabaja bien y que los componentes no abusan del consumo. Así, no fue de extrañar que, con la pantalla encendida de forma constante y un brillo a mitad de su capacidad, se puedan superar las 10 horas de uso. La verdad que muy bien.

Este modelo no incluye ni carga rápida ni, tampoco inalámbrica. Lo primero es algo que se debe tener en cuenta ya que para completar un proceso al 100%, desde cero se necesita un poco más de dos horas… un tiempo considerable. Eso sí, de calor, nada de nada en ningún momento.

Cuatro sensores para hacer fotos

Está claro que numéricamente lo que ofrece este modelo es más que suficiente sobre el papel para cumplir, y hay que destacar entre todos los componentes integrados en este apartado el de 48 megapíxeles (F:1.8) y al que no le falta PDAF. El resto son un elemento de 8 MPx para el angular (F:2.2) y un par de 2 Mpx con apertura F:2.4, uno para la profundidad y el otro para el trabajo en macro. No está mal.

Cámara del TCL 10L

Hay que decir que con una buena luminosidad se consiguen unas fotos que están bastante bien, con un rango dinámico correcto y que no tiene partes que quedan con poca definición. Hay que indicar que el modo HDR se comporta bien, pero es poco intenso en lo que tiene que ver con la representación de los colores, lo contrario que ocurre con el macro donde la percepción es la de obtener resultados más saturados de lo deseable.

Foto en automático con el TCL 10L

Con poca luz las cosas bajan de nivel, y se nota algo de grano en general y una pérdida de realismo, que no es muy significativa pero que salta a la vista. Una pena que no se incluya un modo propio para este caso. Con los retratos, el comportamiento es correcto ya que perfila de forma decente, pero con algunos problemas en tomas especialmente complejas.

Foto noche con el TCL 10L

Estos son algunos ejemplos de lo que se puede conseguir con el TCL 10L al dar uso a su cámara trasera y, también a la frontal que es de 16 megapíxeles.

La aplicación integrada es sencilla, pero muy superior a la que por defecto ofrece Android. Incluye modos de trabajo que son útiles, como por ejemplo el Macro, y el uso de gestos está presente. Convincente y sin problemas.

Por cierto, que las grabaciones que se pueden hacer con la cámara principal del terminal llegan a ser 4K a 30 FPS, donde el dispositivo se calienta bastante. Lo mejor, incluso por los resultados obtenidos (donde es obvio que no hay estabilización óptica, aunque esto no evita conseguir unos resultados aceptables), es utilizar 1080p que llega 120 FPS.

Conclusión

Un smartphone bastante completo y que tiene detalles positivos como por ejemplo una pantalla de una gran calidad y que la autonomía es bastante amplia (que no cuenta con carga rápida, lo que es sorprendente). No desentona en el rendimiento, y no se compra mal con los juegos.

Con un desempeño solvente en la fotografía y compatible con HDR, lo cierto es que por 250 euros es un terminal internaste y que no desentona en el mercado. Hay que tenerlo en cuenta.

Puntuación del smartphone TCL 10L