Sony Xperia X

Análisis a fondo del Sony Xperia X

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7Hemos probado el primero de los modelos que componen la nueva gama de producto de Sony, que fue anunciada en el transcurso del Mobile World Congress. En el caso que nos ocupa hablamos del modelo que la da nombre y que está orientado a la gama potente del mercado actual de dispositivos Android. Es decir, que hay que exigirle un poco más en las pruebas ya que su acabado y precio así lo sugieren. Hablamos del Sony Xperia X.

Este es un modelo que, a primera vista demuestra que la compañía japonesa mantiene la búsqueda de ofrecer una calidad en este Sony Xperia X (y sus dos compañeros de viaje el Xperia XA y el Xperia X Performance). Los acabados son llamativos y, siempre, sin perder las líneas que desde hace ya un tiempo son habituales en los teléfonos y phablet del fabricante (desde la llegada de la gama Xperia Z). Por lo tanto, hablamos de un modelo continuista pero que, en esta ocasión, se posiciona muy bien en la gama potente de producto.

Imagen frontal del Sony Xperia X

Un detalle que se debe tener en cuenta es que el Sony Xperia X no ofrece compatibilidad frente al agua y polvo, algo que se queda para el modelo Performance más avanzado. Esto para muchos puede ser un hándicap ya que esta compañía fue la que introdujo esta posibilidad en los teléfonos (incluso,  la gama propia Aqua ofrecía esto…veremos si hay una variante en el futuro con esta opción). El caso, es que esto es algo que se debe conocer, pero no es un problema grave al compararlo con la competencia ya que la inmensa mayoría no son compatibles con estándar IP Alguno, un ejemplo es el Motorola Moto G4 Plus.

Diseño

Como hemos indicado antes, las señas de identidad propias de los terminales móviles de Sony se mantiene, ya que el diseño OmniBalance está presente. Es cierto que estéticamente se aprecia que el Sony Xperia X es un modelo con menos ángulos que, por ejemplo el Z5, pero a primera vista este teléfono es completamente reconocible. Un detalle que nos ha gustado bastante es que en la parte trasera de la carcasa, que no es extraíble, se incluye una protección oleofóbica mejorada, por lo que se corrige una de las cuestiones que menos gustaban de los modelos de este fabricante: que las huellas se quedan muy marcadas en el cristal que cubre este lugar. Ahora, esto no es así y es todo un acierto.

El material de fabricación del Sony Xperia X es el metal, por lo que su aspecto de calidad es realmente bueno, muy bueno. En el lado derecho del terminal se encuentran los botones de volumen, resistentes y muy estables, y el de encendido. Este esconde el lector de huellas que ofrece un comportamiento espectacular. Rápido, sencillo de manipular y muy eficiente es uno de los mejores del mercado que hemos probado, por delante de algunos como por ejemplo el del Motorola Moto G4 Plus o los de Xiaomi. Para terminar de comentar lo que hay en el mencionado lateral, debemos indicar que el botón físico para el uso de la cámara está aquí (ya hablaremos de él posteriormente).

Esquinas del Sony Xperia X

Para no desviarnos del lector de huellas, hay que decir que el lugar elegido para su implementación permite un uso muy cómodo con sólo una mano. Y este, es uno de los detalles que más nos han gustado del Sony Xperia X: manipular con una mano este elemento o cualquier otro del teléfono  (la pantalla por ejemplo, que es de cinco pulgadas y por ello no necesita de la dos), es posible y además muy cómodo. Excelente ergonomía que se ve potenciada por lo redondeado de los acabados de esquinas y bordes.

En el lado izquierdo del Sony Xperia X está la ranura para el uso de las tarjetas en una misma bandeja con tapa, la SIM y la microSD (si, la opción de ampliar el almacenamiento interno, que puede ser de 32 o 64 GB). Aquí, nada más es lo que se va a encontrar. En la parte superior está el micrófono de reducción de ruido ambiente y la toma de auriculares, mientras que en la parte baja el micrófono y el puerto microUSB -nada de Tipo C en este modelo-. Es decir, muy minimalista y sin estridencias.

Puerto USB del Sony Xperia X

Para finalizar, en la parte frontal hay que destacar que la integración de la pantalla y la carcasa es muy buena, con un acabado curvo 2.5D. Aquí de nuevo destacar que la protección incluida hace que no se queden muchas marcas de las huellas, lo que es de agradecer. Resumiendo: el Sony Xperia X es un modelo muy atractivo que destaca en la gama de producto avanzada en este apartado, incluye algunas opciones llamativas como su lector de huellas (pero otras se echan de menos, como la falta de compatibilidad con el estándar de protección frente al agua y polvo que alguno podría esperar que fuera de la partida).

Botones del Sony Xperia X

Rendimiento

Como hemos indicado más de una vez en este análisis, el Sony Xperia X es un modelo que está orientado a la gama potente de producto y, por ello, así hay que valorar lo que ofrece en este apartado. Por lo que hay que desterrar de forma automática el compararlo con los Galaxy S7 o el LG G5, por poner un ejemplo.

Los componentes esenciales para valorar el rendimiento de un terminal Android son el procesador (y su GPU) junto a la RAM. El hardware que es de la partida es el siguiente: el procesador es un Snapdragon 650 que funciona a una frecuencia máxima de 1,8 GHz. Este componente es de seis núcleos, por lo que sigue la senda del 808 de la generación anterior de Qualcomm, pero los dos “cores” más potentes utilizan arquitectura Cortex-A72, por lo que es bastante capaz con los trabajos pesados. Eso sí, la tarjeta gráfica es una Adreno 510, que no está mal pero que sufre algo con los títulos más exigentes, por lo que aquí queda lejos de lo que el mencionado 808 ofrecía.

Grafico de rendmiento Sony Xperia X frente a Motorola Moto G4 Plus

La RAM, por su parte, es de 3 GB. Una cantidad adecuada para la gama destacada de producto. Esta es más que suficiente para la ejecución de trabajos en condiciones de multitarea y, también, para que Android Marshmallow (con capa de personalización Xperia UI) no funcione con lentitud -aunque hay algo de “lag” al abrir aplicaciones exigentes, todo hay que decirlo). El caso es que aquí el Sony Xperia X se muestra suficiente, sin más.

Los resultados en las pruebas habituales que realizamos en MovilZona son los que mostramos a continuación y demuestran de lo que es capaz el terminal:

Las sensaciones al utilizar el Sony Xperia X, en el día a día, son bastante adecuadas. La fluidez es bastante elevada, con una sensación de solvencia grande al utilizar todo tipo de aplicaciones. Nos ha gustado mucho lo bien que se comporta a la hora de retocar imágenes, algo que por la RAM no esperábamos, pero lo cierto es que con aplicaciones como la propia de la Cámara se nota un pequeño retardo en la ejecución, pero no creemos que se debe al del hardware precisamente. En resumidas cuentas, el teléfono funciona muy bien, y creemos que es superior al Motorola Moto G4 Plus en este apartado.

En lo que se refiere a la autonomía, hay que decir que el Sony Xperia X cumple bien, pero sin destacar. La batería de 2.620 mAh se muestra suficiente para el hardware al que da de “comer”, y además ofrece recarga rápida de Qualcomm (en su versión 2.0), lo que siempre es de agradecer. Conseguir un día de uso intenso es posible, pero no se puede estirar mucho más si no se da uso al Modo Stamina que se incluye en la interfaz de Sony -que puede limitar el rendimiento-. En lo que se refiere al comportamiento con la pantalla encendida, los tiempos que ha conseguido se sitúan entorno a las cinco horas y media.

Pantalla

La pantalla que se incluye en el teléfono es de 5 pulgadas, una medida que es la perfecta para muchos que son de los que buscan utilizar su terminal con sólo una mano (y, así, poder gestionar todo mientras se toma un café, por poner un ejemplo). La resolución es Full HD (1080p), que encaja perfectamente en el segmento del mercado al que está dirigido el dispositivo. El caso, es que hablamos de un panel TRILUMINOS que tiene una densidad de píxeles de 441 ppp, que está bastante bien y que dispone de protección frente a golpes y rayaduras.

Teléfono Sony Xperia X

Los marcos que tiene el Sony Xperia X son grandes en la parte superior e inferior, algo que ya es habitual en los modelos de esta compañía -y que permite el uso de dos altavoces estéreo que ofrecen una muy buena potencia y definición- y, por su diseño, esto no cambia. Bien es cierto que se podría aprovechar algo más para reducir las dimensiones del teléfono (con un grosor de sólo 7,9 milímetros y un peso de 153 gramos), pero no es algo que sea grave. Los laterales sí son bastante pequeños, el caso es que el frontal está ocupado por el panel en un 69,6 %, lo que es mejorable claro.

La calidad de las imágenes es realmente buena, los colores se representan con un realismo excelente (algo que se consigue en parte por el uso de la tecnología X-Reality Engine). Además, el brillo es bastante potente, llegando a las 700 candelas, por lo que en exteriores no se sufre mucho en condiciones de alta luminosidad. Con un buen ángulo de visión y excelente respuesta, lo único que nos ha convencido menos es una ligera tendencia a que los colores sean algo más cálidos de lo esperado. Un buen componente la pantalla del Sony Xperia X.

Cámara

Como es habitual, en lo que se refiere a las fotos lo que ofrece Sony en sus terminales es siempre, como mínimo, bastante bueno (no en vano, son muchos los que utilizan sus sensores). Y el Sony Xperia X no es una excepción. La cámara principal es de 23 megapíxeles Exmor y autoenfoque híbrido -predictivo-, con una apertura F:2.0 y un tamaño de sensor de 1/23 pulgadas). En lo que se refiere a la frontal, hablamos de un elemento de 13 Mpx con la misma apertura y que también es capaz de grabar a 1080p sin problemas.

Cámara del Sony Xperia X

Como es habitual la posición del sensor trasero está en la parte superior izquierda, y apenas sobresale de la carcasa (pero lo poco que lo hace incluye un anillo de protección metálico). Al lado está el flash, que es potente y útil. Y, como hemos indicado en el apartado del diseño, se incluye un botón hardware que al presionarlo ejecuta la aplicación de control -que consume bastante energía, la verdad- y que también permite “disparar”. Por cierto, se incluye el uso de gestos a la hora de gestionar opciones, como por ejemplo el arrastrar en diagonal para cambiar entre las dos cámaras y hacer lo propio hacia abajo para ir de un Modo a otro, muy útil estas posibilidades.

Aplicaión de la cámara del Sony Xperia X

En lo que se refiere a la calidad de las fotos que se hacen con el Sony Xperia X, hay que decir que esta es bastante buena. El sensor trabaja bien en la mayoría de las condiciones, incluso con poca luz, donde no aparecen aberraciones muy evidentes. Con un amplio rango dinámico, la saturación es adecuada y los colores y brillo bastante realistas. Pero, siempre hay un pero, en ocasiones si hay mucha luz las fotos resultantes tienden a estar sobreexpuestas, algo que se debe valorar. El caso, es que los resultados son buenos, y le hace ser un modelo bastante llamativo por ello.

Zoom con la cámara Sony Xperia X

El autoenfoque predictivo funciona realmente bien, y la elección de los Modos a utilizar en cada situación en automático apenas falla. Al realizar zoom se detecta la aparición de algo de ruido, pero es algo de lo más normal. En líneas generales, la velocidad de trabajo es buena, con un enfoque rápido, pero el proceso posterior lleva algo más de tiempo. Por cierto, más que recomendable que se juegue con la resolución de la cámara en la configuración, ya que no siempre se aprovecha el máximo.

Aquí dejamos varios ejemplos en diferentes condiciones conseguidos con el Sony Xperia X y su sensor de 23 megapíxeles:

Calidad de 8 megapíxeles (por defecto)

Calidad de 20 megapíxeles

A la hora de grabar, los resultados se benefician claramente de la buena estabilización que tiene el sensor. Además, se muestra de nuevo que el autoenfoque es muy bueno así como la grabación de sonido. Un ejemplo de lo que se consigue es el siguiente vídeo:

Conclusión

Un muy buen teléfono el Sony Xperia X. Con un aspecto atractivo y con opciones muy interesantes, como por ejemplo su excelente lector de huellas y una cámara principal bastante competente. Además, la pantalla es de calidad y no le falta Android Marshmallow. Lo cierto es que hablamos de un modelo que puede ser una muy buena opción de compra, aunque tiene un precio algo elevado para el segmento del mercado al que va dirigido.

Tiene algunos detalles que no son tan positivos, como por ejemplo que con los juegos en tres dimensiones sufre más de lo previsto o la ausencia de protección frente al agua y polvo (emblema de muchos modelos de este fabricante), pero no empaña que este es un modelo compacto, bien pensado y ejecutado. ¿Mejor que otros del mercado? Si en muchos apartados, pero hay que estar dispuesto a realizar un desembolso de 629 euros, que no es poco.

Lo mejor

  • Excelente manejo con una mano
  • Cámara de buena calidad
  • Lector de huellas rápido y preciso

Lo peor

  • Algo lento con los juegos en 3D
  • La aplicación Cámara es muy exigente
  • Precio elevado

Puntuación del Sony Xperia X

 


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.