Sony Xperia X Compact

Análisis del Sony Xperia X Compact

Valoración: 7,5 de 10

Sello Movilzona 7No son muchos los fabricantes, en especial los que utilizan sistema operativo Android, que apuestan por pantallas por debajo de las 5 pulgadas. Uno de ellos es Sony, que desde hace un tiempo dispone de una gama de producto que compite con el iPhone de apple por las mencionadas dimensiones del panel y que ya tiene un nuevo integrante: el Sony Xperia X Compact.

Hasta la fecha estos dispositivos ofrecían un hardware que básicamente es un calco del que se integraban en los modelos con pantallas más grandes, y siempre hablando de la gama alta de producto, pero en esta ocasión no es así y se ha intentado que tenga personalidad propia. Por cierto, que el precio que tiene este modelo en la página de la compañía japonesa es de 449 euros, por lo que es el que tomamos como referencia en el análisis del Sony Xperia X Compact.

Foto frontal del Sony Xperia X Comapct

El caso es que es una buena noticia que existan terminales que buscan ser una opción diferente a la habitual del mercado, y en el análisis del Sony Xperia X Compact hemos descubierto que esto es así en este modelo, especialmente por su combinación de componentes pero, en especial, por sus dimensiones y correspondiente ergonomía. La verdad, es que la manipulación con una mano es casi sorprendente, después de estar ya acostumbrados a que los paneles sean mucho más grandes que lo que se incluye en el dispositivo.

Diseño

Lo primero que salta a la vista nada más ver el terminal es que el modelo es pequeño, lo que llama la atención y recuerda a modelos de hace unos años -todos ellos con una manipulación con una mano realmente cómoda y adecuada-. Además, el dispositivo está algo “rellenito”, ya que su grosor está por encima de los 9 milímetros. Así pues, se puede decir que en el análisis del Sony Xperia X Compact hemos visto un smartphone compacto, por lo que hace gala a su nombre.

Acabado en plástico, nada de metal en este modelo, el aspecto es atractivo con un brillo intenso en la carcasa que hace destacar al dispositivo. Evidentemente la primera impresión no es especialmente Premium, pero lo cierto es que no es feo el terminal y el peso se queda en sólo 135 gramos, por lo que llevar el teléfono en el bolsillo de la camisa o el pantalón es muy cómodo. Un detalle adicional es que como hemos visto en el análisis del Sony Xperia X Compact el reparto del peso es equilibrado, lo que favorece a la manipulación habitual y habla bien del trabajo realizado en su diseño.

Iagen carcasa del Sony Xperia X Compact

Un aspecto que se debe conocer del nuevo modelo que hemos probado es que resulta minimalista en su estructura y aspecto. Con líneas que recuerdan al diseño OmniBalance (eso sí, el gran botón de encendido es historia), las líneas son rectas en los laterales con marcadas curvas en estos, lo que favorece el agarre -que, por cierto, no resbala nada en el uso habitual-.  En la parte trasera todo es muy recto, y sólo aparece la cámara que no sobresale nada de la carcasa, lo que es positivo. En el frontal sólo comentar que los marcos son correctos en los laterales, pero algo elevados en la parte superior e inferior, lo que se debe a que en este lugar están los altavoces estéreo -de buena calidad, sí, pero que distorsionan algo al subir mucho el volumen lo que comprobamos en el análisis del Sony Xperia X Compact-.

En el lateral izquierdo sólo está la ranura para las tarjetas SIM y microSD, que tiene una tapa de protección que permite una integración adecuada con el diseño (ojo al abrir esta se reinicia el dispositivo de forma automática). En el derecho está el botón de encendido con su lector de huellas integrado -que, de nuevo, creemos que es un lugar excepcional para el uso de este, que no incluye el activar el terminal de forma directa, pero que funciona de forma fantástica tanto en eficiencia como en rapidez-. Además, está el de control de volumen que está por debajo de este y que hay que acostumbrarse a utilizarlo. Adicionalmente, existe un tercero que sirve para activar la cámara y como botón de disparo de esta.

Lateral del Sony Xperia X Compact

En la parte superior del dispositivo está la toma de auriculares de 3,5 milímetros, un acierto en nuestra opción el mantenerlo, y en la baja el puerto USB tipo C que cumple perfectamente con su función y que acelera la recarga de la batería.

En definitiva, el diseño fue lo primero que revisamos en el análisis del Sony Xperia X Compact y, lo cierto, no hay mucho que destacar como diferencial con el resto de la gama de producto, pero el teléfono no es feo y cumple en lo referente a la ergonomía. Eso sí, alguno puede pensar que el plástico ya no es un acierto como material de fabricación. Por cierto, que el utilizado es resistente y torsiona perfectamente -una lástima que este modelo no disponga de protección frente al agua y polvo, ya que Sony fue la primera en ofrecer esta opción en su gama Xperia Z-.

Líneas del Sony Xperia X Compact

Pantalla

Ya hemos indicado que las dimensiones de este componente 4,6 pulgadas, son uno de los factores que le hacen diferente. Manejable como pocos, la respuesta que ofrece el panel IPS que se integra es excelente (en este se incluye protección frente a rayaduras) y utiliza tecnología TRILUMINOS acompañada de X-Reality Engine. Esto asegura una buena representación de colores y una definición más que adecuada.

Con un brillo potente que se agradece (530 lúmenes) y que en exteriores el panel se muestra competente, la resolución y aumenta la idea de los “coqueteos” con la gama media de producto ya que es de 720p. Esto deja una densidad de píxeles de 319 ppp. Es decir, más que suficiente para que bordes y todo tipo de representaciones cromáticas no desentonen… y, además, el consumo se ve beneficiado.

Pantalla del Sony Xperia X Compact

Alguno puede tener la tentación de criticar duramente al terminal por este motivo, pero la verdad es que si se compara con el iPhone 7, que comparte un tamaño de pantalla similar, la densidad de píxeles es similar (326 ppp en el modelo de Apple). Y, lo cierto, es que la calidad e imagen que comprobamos que se ofrece en el análisis del Sony Xperia X Compact es bastante buena.

Unos detalles adicionales a comentar es que existen opciones avanzadas de configuración este modelo, como por ejemplo el activar el terminal con dos toques en el panel o el ser compatible con el uso de guantes.

El caso es que teniendo en cuenta las dimensiones del dispositivo, quizá se podría aprovechar algo más para que el panel fuera algo más grande sin alcanzar las 5 pulgadas, pero el comportamiento detectado en el análisis del Sony Xperia X Compact en lo que se refiere a la pantalla es bueno, mucho más que correcto pero sin llegar a ser “top”, pero esto es algo que creemos que no se pretende. Por cierto, “jugar” con los colores está presente en los Ajustes del sistema operativo.

Rendimiento

Pues aquí los “coqueteos” con la gama media se confirman y queda claro que este modelo tiene mucho de este segmento. Un ejemplo es que la RAM es de 3 GB, que es una buena cantidad y que asegura fluidez, pero que no le permite estar entre los mejores. Pero si hay algo definitivo es que el procesador, un Snapdragon 650 no es lo mejor que ofrece Qualcomm. Es decir, que en el análisis del Sony Xperia X Compact comprobamos que ya no se integran en este dispositivo los componentes más potentes. Se busca el equilibrio y solvencia. Y, lo cierto es que se consigue.

Resutado en Basemark del Sony Xperia X Compact

El caso es que el SoC, de ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 1,8 GHz (compatible con arquitectura Cortex-A72), permite que la ejecución de aplicaciones sea muy buena y se tenga una experiencia de uso notable (tanto con aplicaciones poco exigentes como con las propias de retoque de imágenes, por poner un ejemplo). Eso sí, claramente está un punto por debajo de lo que los Snapdragon 821 permiten. Un ejemplo son los resultados en los benchmarks:

Por cierto con los juegos en 3D, la GPU Adreno 510 se comporta bastante bien, sin excesivo sufrimiento a la hora de generar triángulos. Eso sí, en este tipo de uso detectamos cierto calentamiento que se deja notar…. Pero no es excesivo ni molesto. Otro detalle a comentar es que en ocasiones se detecta algo de retardo en la ejecución de aplicaciones complejas, como la propia de la Cámara, pero este se debe a personalización del software no al hardware.

En lo que se refiere a la autonomía, lo primero que hay que decir es que la carga de la batería es realmente buena para las dimensiones que tiene el terminal. Así pues, en el análisis del Sony Xperia X Compact los 2.700 mAh se muestran más que suficientes (dejando muy lejos los 1.960 del iPhone 7, por ejemplo). Además, como el hardware no es muy exigente y está bien balanceado, lo cierto es que llegar a casi dos días de uso es completamente posible… si no se da una utilización intensiva. Con la pantalla encendida de forma constante conseguir más de seis hora no es precisamente una quimera. Por cierto, la compatibilidad con recarga rápida Quick Charge 3.0 es de la partida, por lo que siempre obtuvimos más del 55% de recarga en 30 minutos.

Resultado autonomía el Sony Xperia X Compact

Muy bien aquí el dispositivo, que está entre lo mejor que hemos probado hasta la fecha (y no le faltan modos de ahorro de energía eficientes, y que se manipulan con sencillez). En definitiva, en el análisis del Sony Xperia X Compact comprobamos que este terminal es lo suficientemente potente para el día a día y no decepciona, ofreciendo una autonomía muy respetable y sin dar problemas de funcionamiento. Muy bien, por lo tanto… pero siendo un gama media, no alta -y no se debe olvidar su precio de casi 450 euros-.

Cámara

No hay mucho que objetar en lo ofrecido por este modelo en el apartado que tratamos, ya que en el análisis del Sony Xperia X Compact descubrimos que el terminal incluye un sensor de 23 megapíxeles (ojo con el tamaño del máximo de su resolución) tipo Exmor con apertura de F:2.0 con ayuda al enfoque por láser y con PDAF -es decir, una IMX300-. Eso sí, nada de estabilización óptica, algo que en ocasiones se echa de menos y lo hemos podido comprobar.

Cámara del Sony Xperia X Compact

Curiosamente por defecto y de forma recomendada en el terminal se indica que se utilice la resolución de 8 Mpx, por lo que hay que cambiar de forma manual hasta llegar a los 23 (4:3) o a las 20 (16:9), que es el tope que se permite. El caso es que con luminosidad adecuada los resultados son muy buenos, sin ruido y con una representación de los colores más que adecuada (el rango dinámico nos gustó mucho). Eso sí, de nuevo el procesado de las imágenes para que sean visibles por los dispositivos es algo que se debe mejorar en este modelo, ya que en ocasiones descubrimos algunos bordes quemados al enfocar a espacios luminosos -esto al realizar zoom de la imagen en cuestión-. Por cierto, que la rapidez al realizar una toma es de lo más destacable, y por lo tanto de lo mejor que hemos visto.

En condiciones de poca luz, la verdad es que hay una reducción de calidad -como es lógico-, pero no tan pronunciada como en otros modelos que hemos probado, como por ejemplo los de Xiaomi. El caso, es que evidentemente hay una presencia de algo más de grano… pero no es algo determinante. Por cierto, el flash es muy potente, un acierto de la compañía que comprobamos en el análisis del Sony Xperia X Compact.

La aplicación cámara es sencilla de utilizar, no nos convence la forma de enfocar en ocasiones en automático (que, por cierto, detecta las escenas sin fallo). No hay que buscar el poder hacer fotos en RAW, algo que a buen seguro en el futuro será de la partida. El Modo Manual, que está disponible, es sencillo y sin estridencias.

En los vídeos que se graban los resultados obtenidos son muy buenos, con un autoenfoque rápido y preciso, sin que se noten distorsiones muy claras y esto habla bien del ajuste digital que se hace de la imagen. El sonido acompaña y, por lo tanto, lo que se consigue a Full HD es más que correcto.

Conclusión

Este terminal es un modelo necesario, ya que permite a los usuarios Android que no gustan de pantallas grandes tener su opción en el mercado. En esta ocasión, y como descubrimos en el análisis del Sony Xperia X Compact, la tendencia de este modelo es la de estar más cerca de la gama media que de la alta, siempre hablamos del universo del sistema operativo de Google. Si se compara con el iPhone 7, lo cierto es que por hardware no está muy lejos, ni mucho menos. Muy bien en la autonomía, cumple en casi todos los apartados.

Se podría exprimir un poco más la cámara de este modelo, eso está claro, y es más “gordito” de lo que cabría esperar -el plástico, una sorpresa-. Pero la verdad es que responde en rendimiento y no desentona en opciones avanzadas, como por ejemplo al utilizar el lector de huellas o en lo referente a la conectividad. La pantalla es buena, pero para jugar a nuestro modo de ver se queda algo escasa por dimensiones, algo que no es un fallo, pero se debe comentar.

Lo mejor

  • Amplia autonomía
  • Rendimiento adecuado
  • Incluye USB tipo C

Lo peor

  • Capa sobre Android algo pesada
  • Es algo grueso
  • La cámara podría dar algo más de sí

Puntuación del Sony Xperia X Comapct


Valoraciones



Los campos con * son obligatorios.