Samsung Gear 2

Análisis a fondo del Samsung Gear 2

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7Los smartwatch han dejado de ser unos dispositivos que prometían ser una opción interesante para ser utilizado como complemento y ya son una realidad. Tanto es así, que diferentes compañías ya están presentes en el mercado con productos y, entre ellas, Samsung tiene “brillo” propio, ya que fue de las primeras en apostar de forma decidida por este segmento. Y, un claro ejemplo, es este modelo que hemos analizado, el Samsung Gear 2.

Después de una primera prueba con el Galaxy Gear, que utilizaba sistema operativo Android (algo que ya no es así), la nueva versión integra Tizen, un desarrollo en el que la propia compañía coreana lidera y que es el eje diferencial respecto a otros modelos que hay en el mercado, como por ejemplo los que se han decantado por Android Wear, del que curiosamente el propio fabricante tiene un modelo.

Vista frontal del Samsung Gear 2

Aparte, otro apartado diferencial de este Samsung Gear 2, que no es de la partida en el modelo denominado Neo –que es más básico en opciones-, es integrar de una forma mucho más adecuada la cámara y, adicionalmente, un emisor de infrarrojos. Aparte, que el diseño evoluciona del ya conocido primer smartwatch de Samsung, por lo que existe una línea evolutiva clara y que le otorga a esta gama de producto de una personalidad propia.

El caso es que hay novedades que son interesantes en este Samsung Gear 2 y que le hacen ser un mejor producto que el modelo al que viene a sustituir y que permiten vislumbrar lo que pueden dar de sí los smartwatch de esta compañía, que la verdad llama la atención y pueden convertir en unos accesorios muy útiles y extendidos a poco que se mantenga el desarrollo. Eso sí, por ahora, el hacer llamadas de forma independiente no está presente en este modelo, lo que veremos si es una realidad en el que se espera en un futuro cercano y que se llamará Gear Solo.

Pulsera incluida en el Samsung Gear 2

Diseño y manejo

Como hemos indicado este modelo se mantiene parecido al del Galaxy Gear, por lo que se mantiene esa apariencia de reloj que este ya ofrecía. Parte de la carcasa es metálica, lo que le otorga un aspecto serio y llamativo, ofreciendo plástico en lugares donde, por ejemplo, el sudor es habitual y, de esta forma, se asegura una mayor durabilidad.

Lateral del smartwatch Samsung Gear 2

Eso sí, hay detalles que se han variado de forma acertada. Un ejemplo es que ahora la correa no tiene una funcionalidad tan determinante ya que, por ejemplo, en ella no se encuentra la cámara integrada. De esta forma, es posible cambiarla y decantarse por diferentes modelos, como por ejemplo los de cuero o los que son totalmente metálicos. Hay que decir que la que se suministra es de plástico con remates del mismo color que la carcasa metálica.

Aparte, otro añadido importante es la inclusión de un botón físico de acceso directo que permite encender el Samsung Gear 2 rápidamente y, como no, volver a la pantalla principal de este. Por cierto, que la doble pulsación es configurable, permitiendo abrir una aplicación de esta forma, ideal para por ejemplo acceder a la que se utiliza con la práctica deportiva. Un buen añadido.

Remate pulsera Samsung Gear 2

Cabe destacar que ya no se utiliza un adaptador en forma de camisa completa para recargar el dispositivo, ahora un pequeño adaptador plástico se debe colocar en el lugar donde están los contactos y aquí está el puerto microUSB, el caso es que el uso de este es más cómodo y sencillo. Por lo tanto, se puede decir que se ha evolucionado mucho y bien en el diseño de este smartwatch, donde Samsung ha corregido algunos de los detalles que menos gustaron del Galaxy Gear.

En cuanto al uso, este es cómodo incluso para personas que no tienen muñecas muy grandes, por lo que hay que decir que la ergonomía está bien cuidada. No cansa y hay detalles que son muy adecuados, como el que se encienda cuando se hace el giro habitual de la muñeca para mirar la pantalla del smartwatch (lo que es configurable) y se incluye compatibilidad con el estándar IP67, por lo que el Samsung Gear 2 resiste el agua y polvo -no para nadar con él, pero sí que soporta la lluvia o una ducha rápida-.

Samsung Gear 2 en mano de usaurio

En cuanto al peso, este es reducido ya que apenas alcanza los 68 gramos, lo que permite que apenas se note que se lleva puesto. Las dimensiones sitúan su grosor en un máximo de 10 milímetros, lo que es indicativo del buen trabajo realizado por la compañía en su miniaturización.

Pantalla y rendimiento

La elección de la pantalla es la que se podría esperar, ya que el panel es tipo SuperAMOLED, que fabrica la propia Samsung. Las dimensiones de este componente son de 1,63 pulgadas, y sorprende lo bien que se ajusta al uso de la función táctil que incluye. Eso sí, en ocasiones se queda algo pequeña (pero es lógico, ya que una mayor sería excesivo para llevarla en la muñeca).

Detalle pantalla Samsung Gear 2

La respuesta es perfecta, incluso los movimientos verticales y horizontales que tienen funcionalidad, como por ejemplo el volver atrás. En lo referente a la calidad, hay que decir que las imágenes que se muestran, a todo color gracias al uso de Tizen, son muy buenas, con una destacable definición y sin que los ángulos de visión sean reducidos. Es decir, que cumple a la perfección (quizá, el único fallo es que en ocasiones si el Sol es muy intenso, hay que abusar del brillo).

En cuanto al uso, hay que decir que el Samsung Gear 2 se mueve con gran soltura, ya que Tizen “corre” sin problemas con los componentes que se incluyen en el terminal. A saber: procesador de 1 GHz, 512 MB de RAM y, en lo referente al espacio de almacenamiento, este es de 4G. En todos los casos, hay mejoras claras respecto al modelo anterior (desataca la última característica, que permite almacenar incluso archivos de música para así no tender que depender del teléfono para poder escuchar música).

Botón en carcasa del Samsung Gear 2

Y es que esto último es su mayor fallo: su compatibilidad se restringe a teléfono de Samsung, y que tengan instalado Android KitKat, por lo que hay limitaciones lo que reduce su mercado potencial. Esperemos que la compañía decida aumentar las opciones de uso, como por ejemplo las que ofrece Android Wear.

En cuanto a la experiencia de uso, hay que decir que todo se ejecuta con rapidez en el Samsung Gear 2, lo que es indicativo que el fabricante y, por lo tanto, quien se compre este modelo acabará satisfecho de su funcionamiento, ya que es convincente y no se aprecian parones (lag) en ningún momento. En cuanto a la combinación con el teléfono que se tiene, que se realiza mediante Bluetooth LE, esta es perfecta y una vez sincronizado el smartwatch, no se deben hacer más que activar la conectividad o apagarla según se necesite.

Para finalizar en este apartado, hay que decir que la autonomía que proporciona su batería de 300 mAh es suficiente, ya que aguanta los cuatro días si no se le exige mucho al Samsung Gear 2. En caso de ser estar constantemente utilizando el smartwatch, los dos días completos no faltarán nunca. Es decir, que no es la mejor del mundo, eso está claro… pero tampoco es un desastre.

Segundo lateral del Samsung Gear 2

Uso y funcionalidades

Lo cierto es que utilizar el Samsung Gear 2 es muy sencillo y, gracias a que el sistema operativo Tizen es muy parecido al aspecto que ofrecía el modelo anterior con Android, todo es intuitivo y aparece con una interfaz clara y llena de iconos, lo que es un acierto.

Con este smartwatch es posible conocer las notificaciones que llegan al terminal, como por ejemplo las de WhatsApp y el correo (con cierta cantidad de información, lo que es muy útil, no sólo si hay un mensaje nuevo –para esto hay que tocar la pantalla del terminal) e, incluso, se pueden responder a las llamadas y hacerlas gracias a su micrófono y altavoz. Aparte, se incluye S Voice, lo que permite ejecutar acciones con comandos de voz, lo que resulta útil claro… pero nada de dictados, esto no es posible.

Sensor ritmo cardiaco Samsung Gear 2 y conectores de recarga

Aparte, hay que decir que se incluyen una buena cantidad de accesorios, como por ejemplo el sensor de ritmo cardiaco que permite utilizar el Samsung Gear 2 como si fuera un pulsómetro y, además, también es posible gracias a WatchOn controlar a modo de mando a distancia un televisor. Lo cierto, es que la cantidad de opciones son muchas, lo que es un buen detalle que permite aumentar el atractivo del smartwatch. Aparte, hay que decir que es posible descargar aplicaciones adicionales de una tienda específica que tiene Samsung –que se ejecuta directamente con la aplicación de gestión Gear Manager, que es la que permite configurar todos los detalles del smartwatch desde el teléfono-, con posibilidades como eBay o Runtastic, de que el número sea grande y las creaciones útiles, depende en gran medida el “triunfo” del Samsung Gear 2 y, también, la implementación de Tizen.

Cámara del Samsung Gear 2

Hay que decir que el dispositivo integra una cámara de 2 megapíxeles justo en la parte superior de la “esfera”. Esta ofrece la posibilidad de tomar fotos de una calidad correcta, sólo eso. Además posibilita grabar vídeos de hasta 15 segundos, como el que dejamos a continuación. Esto resulta interesante, pero lo cierto es que la utilidad no va más allá de una simple curiosidad o captura de momento puntal.

Conclusión

Sin duda alguna, la evolución del Samsung Gear 2 es clara, y para bien. Hace mucho más que el modelo anterior de esta compañía y, además, más rápido. Se ha mejorado el diseño sin perder funcionalidades, todo lo contrario. Esto lo decimos ya que se incluye un sensor de ritmo cardiaco o por una mayor cantidad de memoria de almacenamiento. Por cierto, su precio se sitúa en los 299 euros.

Samsung Gear 2 puesto en muñeca

Cierto es que la autonomía no es la mejor, algo que se puede considerar como mejorable, y que la cámara incluida no ofrece una definición superior, ni mucho menos. Pero lo cierto que como accesorio para realizar diferentes gestiones es más que correcto y, la verdad, es que es un buen paso evolutivo que reafirmar el buen posicionamiento de Samsung en este segmento del mercado. Eso sí, de la evolución de Tizen depende mucho su futuro y, también, que su compatibilidad sea mayor que la que ofrece en estos momentos.

A favor:

  • Pantalla de gran calidad
  • Incluye sensor de ritmo cardiaco
  • Diseño atractivo

En contra:

  • Cámara de ajustada calidad
  • Su restringida compatibilidad

Fotos de producto:

Puntuación final del Samsung Gear 2


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

Sin opiniones