Samsung Galaxy S9 Plus

Análisis del Samsung Galaxy S9 Plus

Valoración: 9,5 de 10

Ya hemos tenido en nuestras manos el Samsung Galaxy S9+, el nuevo terminal de gama alta de la firma coreana y con el que se da un paso consistente a la hora de avanzar en opciones que ofrece respecto al modelo al que sustituye en el mercado. Con novedades en todos los apartados esenciales que componen el smartphone, os vamos a desgranar lo que nos ha parecido una vez que le hemos dado uso durante un tiempo.

Con el nuevo Samsung Galaxy S9+ se apuntalan muchas de las bases que han dado solidez a la gama Galaxy S de la compañía, y se ha avanzado en otras donde era posible aprovechar la tecnología que la empresa dispone. Con una clara vocación premium, el dispositivo es una amalgama de funcionalidades donde hay que destacar dos elementos de nivel: su cámara principal o trasera y un procesador que ha superado las expectativas que teníamos.

Para que podáis navegar mejor por este análisis, a continuación podéis entrar en cada uno de sus apartados:

  1. Aspecto del Galaxy S9+: muy atractivo
  2. Pantalla integrada en el Samsung Galaxy S9+
  3. Hardware y rendimiento
  4. Completo videoanálisis del Galaxy S9+
  5. Opciones adicionales importantes
  6. Funcionamiento y calidad de las cámaras, la gran novedad
  7. Grabación de vídeo con el Samsung Galaxy S9+
  8. Conclusión y opinión del Galaxy S9+

 

Imagen diseño trasero del Samsung Galaxy S9+

Como hemos apuntado el modelo que hemos probado en este caso es el Samsung Galaxy S9+, que es el más grande y potente de los dos que fueron anunciados en el Mobile World Congress 2018 que se ha celebrado en Barcelona y donde no hay duda que este terminal se ha convertido en una de las grandes estrellas del evento. Os contamos las impresiones que nos ha dejado el dispositivo y los avances que incluye respecto al Galaxy S8+, su predecesor.

Aspecto del Samsung Galaxy S9+: muy atractivo

Estéticamente el Samsung Galaxy S9+ es un modelo que llega con ciertas novedades, pero con un aire continuista que, a nuestro juicio, no es para nada un problema ya que la anterior generación de gama alta de los coreanos era la más atractiva del mercado. El caso, es que el terminal mantiene su acabado en aluminio (AL700, de gran resistencia pero a la vez muy ligero) y cristal, lo que le otorga un aspecto premium muy claro y, además, altamente reconocible.

Parece que Samsung sigue la cadencia Tick-Tock, que no es otra cosa que lanzar una novedad rompedora en una generación (Tick) y, en la siguiente, depurar lo que se piensa que no ha funcionado de la mejor forma posible (Tock). Y esto lo hace de forma excelente el fabricante, ya que las novedades que se incluyen en el Samsung Galaxy S9+ son acertadas. El ejemplo más claro de lo que decimos es el cambio de ubicación del lector de huellas, que ahora está más centrado y en un lugar mucho más lógico por ergonómico.

La colocación exacta es justo debajo de los sensores de la cámara trasera, ofrece una pequeña hendidura para identificarlo, y hemos comprobado que es mucho más accesible su uso (aunque, quizá, podía ser un poco más grande el sensor, todo hay que decirlo). El caso, es que ahora con una mano se accede perfectamente a este elemento que, además, ofrece una respuesta excelente al utilizarlo con un reconocimiento instantáneo. De lo mejor que hemos visto. Sin duda, un acierto total por parte de la compañía lo implementado.

En lo que tiene que ver con el aspecto frontal, sigue destacando especialmente en el Samsung Galaxy S9+ lo reducido de los marcos de la pantalla (se supera el 84% de este lugar) y la curvatura que tiene el panel, que sigue siendo muy cómodo de agarrar por este motivo y por el uso de un ratio de este componente de 18.5:9. En los laterales los botones hardware repiten ubicación: parte derecha el de encendido y, en la izquierda, los propios de control de volumen y el que ejecuta el asistente Bixby -todos ellos con una buena resistencia a la presión y acabado-.

Botones del Samsung Galaxy S9+

Con esquinas redondeadas que le dan un buen aspecto y bordes suaves, lo cierto es que el acabado del Samsung Galaxy S9+ es magnífico. Un par de detalles: en la parte superior del terminal sólo se encuentra la bandeja para las tarjetas SIM, mientras que en la inferior hay tres elementos: un altavoz; el puerto USB tipo C (versión 3.1); y la toma de auriculares. Y, esto último, nos parece una excelente noticia ya que mantenerlo es todo un acierto ya que hay espacio para ello y no añade limitación alguna a la hora de utilizar unos cascos. Tiempo habrá para eliminarlo llegado el caso.

PuertoUSB del Samsung Galaxy S9+

En la parte posterior está el mencionado lector de huellas, el doble sensor de la cámara del que hablamos más adelante de forma específica y, también, el lector de ritmo cardíaco a la derecha de los elementos antes mencionados y que no ofrece una accesibilidad muy mala. No le falta una ligera curvatura lateral que hace que se tenga en la mano un dispositivo equilibrado y que simétrico, lo que siempre consigue un efecto visual llamativo.

Las huellas se quedan marcadas en la parte trasera al incluir cristal (protegido con Gorilla Glass 5 como ocurre con el panel frontal), pero algo menos que en la generación anterior a nuestro juicio. Al Samsung Galaxy S9+ no le falta protección frente al agua y polvo, compatible con el estándar IP68. Aquí no hay mucha novedad -tampoco lo demanda el mercado-, pero no es menos cierto que se agradece que se mantenga esta opción y hemos comprobado que su eficacia es total.

Curiosamente, hay un aumento de grosor en el Samsung Galaxy S9+ frente al modelo al que sustituye en el mercado, ya que se asciende a los 8,5 milímetros (por los anteriores 8,1 mm), pero se mantiene como uno de los mejores de la gama alta actual. Además, su peso se aumenta en algo más de diez gramos -pero esto no afecta a su usabilidad como hemos comprobado ya que la distribución de este es adecuada-. Un detalle adicional es que el acabado de los marcos es más oscuro, lo que hace que los sensores aquí ubicados apenas se vean y, también, que no se note diferencia visible con la pantalla al estar apagado, lo que proporciona una sensación de continuidad interesante.

En definitiva, el Samsung Galaxy S9+ es un más que digno sucesor del Galaxy S8+, que corrige algunos detalles que se podían mejorar con acierto y que, eso sí, se mantiene como uno de los smartphones más atractivos y mejor acabados que se han fabricado hasta la fecha. Sin duda, es de lo más diferencial que se puede comprar.

Pantalla integrada en el Samsung Galaxy S9+

Este componente, a primera vista, es muy parecido al que se incluyen en el Galaxy S8+. Las dimensiones se mantienen en las 6,2 pulgadas con una resolución de 2.906 x 1.440 (529 ppp es la densidad de píxeles que ofrece) en su panel SuperAMOLED de ratio 18.5:9 que consigue que el Samsung Galaxy S9+ sea un modelo más estrecho, por lo que se agarra mejor.

Pantalla integrada en el Samsung Galaxy S9+

Ya hemos hablado del excelente aprovechamiento frontal que ofrece, lo que se debe especialmente a unos marcos casi inexistentes que son de lo mejor que hay en el mercado. No le falta a este componente protección Gorilla Glass 5, como al cristal trasero, y compatibilidad con HDR10, lo que asegura una calidad visual realmente buena a la hora de ver fotografías y películas. Y, lo cierto, es que el Samsung Galaxy S9+ integra un panel que se ve a las mil maravillas con una definición y contraste excelente. La sobresaturación de los colores no es excesiva y no hemos detectado tendencias de ningún tipo, esto se acompaña con un brillo muy potente que permite una experiencia visual en exteriores sin fisura alguna donde el ajuste automático del contraste –una de sus novedades- hace muy bien su trabajo.

Lo cierto es que se mantiene la alta calidad ya vista en el Galaxy S8+, lo que ya es bastante. Pero, eso sí, la sensación que tenemos es de estar ante un panel algo más brillante y definiendo, lo que es mucho ya que el componente del antecesor ya ofrecía un nivel de lo mejor que se había visto jamás. Es decir, es mejor. Comparado con la competencia, creemos que estamos ante el smartphone que ofrece la pantalla de mayor calidad que actualmente se puede comprar, independientemente del tipo de panel utilizado.

Algunos detalles interesantes de este componente es que es posible elegir diferentes opciones de configuración de los colores. Sin llegar a las opciones de control de la temperatura del color de otros modelos, lo cierto es que hay bastantes posibilidades para encontrar la que se ajusta a cada momento, pero nosotros creemos que las más recomendables son: Adaptive display (ya que su ajuste automático es bastante correcto) y Foto AMOLED.

Importante comentar que, por fin, Samsung ha incluido la opción de que la interfaz de usuario se vea de forma apaisada al girar el dispositivo (y esto es así incluso al ver el escritorio). Y lo interesante de esto es que es completamente configurable en el apartado Pantalla de los Ajustes. Aquí también se puede cambiar la resolución del panel entre HD, Full HD y WQHD, lo que permite al usuario tener un control total de este componente y, llegado el caso, reducir el consumo que este tiene -que, eso sí, no es especialmente abusivo a la máxima calidad, todo hay que decirlo-.

En definitiva, la pantalla del Samsung Galaxy S9+ hay que catalogarla de excelente. No ofrece grandes cambios y mejoras, pero esto no es necesario ya que se parte de una base que ya ofrece una calidad superior. Por lo tanto, se cumple sobradamente con lo que se espera de un panel de un dispositivo que aspira a lo máximo.

Hardware y rendimiento del Samsung Galaxy S9+

Los componentes integrados en el terminal, como se ve en la ficha del Samsung Galaxy S9+, son realmente potentes como corresponde a un modelo de gama alta. La cantidad de RAM es de 6 GB, por lo que se mantiene la mejor de las opciones que existían del Galaxy S8+. Además, en el almacenamiento hay novedades, ya que será posible elegir entre tres posibilidades: 64, 128 y 256 gigas, siendo esta última opción la que es novedad (aparte, es posible dar uso a tarjetas microSD de hasta 400 GB para ampliar esta característica). Aquí, lo cierto, es que hay cierto continuismo.

Prueba Basemark del Samsung Galaxy S9+

Te preguntarás, entonces, ¿Dónde está la gran novedad del Samsung Galaxy S9+? Pues en el procesador. El SoC que toca en España es el Exynos 9810 octa (tecnología de fabricación de 10 nanómetros), un modelo con arquitectura Mongoose M3 que tiene ocho núcleos en su interior que trabajan a una frecuencia máxima de 2,7 GHz. La GPU que acompaña a este componente es una Mali-G72 MP18. Al utilizar el smartphone con diferentes tipos de aplicaciones los resultados son excepcionales. La solvencia con la que mueve el software más exigente es tremenda, incluidos juegos de la saga Asphalt. Ni que decir tiene que no hemos detectado retardo alguno en las ejecuciones e, incluso, la gestión de la cámara se realiza con gran fluidez.

Dónde comprar el Samsung Galaxy S9 y S9+ más barato: comparativa de precios en Yoigo, Vodafone y Orange

A continuación, dejamos los resultados obtenidos con el Samsung Galaxy S9+ en los test de rendimiento, donde destacamos los obtenidos en las pruebas gráficas y propias del procesador, y tampoco están nada mal los conseguidos al medir la rapidez del almacenamiento interno:

No le falta de nada en la conectividad al terminal, con opciones tan efectivas como WiFi Dual Band (ojo que la cobertura es amplísima sin perder velocidad); la versión Bluetooth es la 5.0; dispone de NFC; y el para el posicionamiento ofrece la siguiente compatibilidad: GPS, GLONASS, Galileo y BDS. De todo. Un detalle a comentar importante es que pese a no verse en el frontal del Samsung Galaxy S9+ se incluye una buena cantidad de sensores que, como indicaremos posteriormente, tiene funciones importantes. Son los siguientes (de izquierda a derecha): SVCLED; emisor iris; proximidad y luz; emisor de proximidad; cámara frontal; y detección de iris. Por cierto, que este modelo ofrece compatibilidad con Cat.18 al acceder a redes LTE, y hemos comprobado que es realmente eficiente al hacer uso de estas y utilizar VoLTE.

Comparativa de velocidad entre el Samsung Galaxy S9+ y el iPhone X

Es importante comentar que, aparte del excelente rendimiento que ofrece el Samsung Galaxy S9+ que nos ha parecido netamente superior al Galaxy S8+ y casi cualquier otro modelo Android del mercado, en Samsung se ha dado el paso de incluir sonido estéreo en este modelo (una demanda por parte De los usuarios desde hace tiempo). Buena elección, más si cabe debido a que se cuenta con la ayuda de AKG -como ocurre con los auriculares que se incluyen con el smartphone- y dispone de compatibilidad con Dolby Atmos. Uno de los altavoces está ubicado en la parte inferior del teléfono y, el otro, integrado en el frontal en el mismo lugar en el que está el propio de las llamadas.

El resultado es un sonido potente, bien definido -muy bien en las gamas medias-y que supera a cualquier otro modelo de gama alta de la compañía. Pero, eso sí, hay pasos a dar todavía ya que hay otras soluciones que son todavía algo mejores, y la mejora es evidente y clara… incluso, se consigue cierta localización, lo que es positivo en los juegos o películas.

Unboxing del Samsung Galaxy S9+ en su nuevo color Lilac Purple

La batería que se incluye en el Samsung Galaxy S9+ es de 3.500 mAh, por lo que no hay aumento de amperaje respecto a modelo al que sustituye en el mercado. Y, lo cierto, es que hemos obtenido una experiencia de uso similar a la del Galaxy S8+ ya que conseguir una hora de uso es siempre posible si el uso es normal. Con la pantalla encendida lo que se consigue depende de la resolución que se utilice en el panel (HD, Full HD o QHD) pero, en todos los casos, superar las seis horas o más es completamente posible.

Como es habitual desde hace algunas generaciones en los modelos de gama alta de la firma, existe compatibilidad con recarga inalámbrica y rápida. Aquí la gran novedad es que se aporta potencia de 15 vatios, por lo que la rapidez es grande. Conseguir el 60% en media hora se consigue sin problemas. Y, eso, que la tecnología utilizada es Quick Charge 2.0.

Completo videoanálisis del Samsung Galaxy S9+

Si deseas ver un buen análisis en vídeo del Samsung Galaxy S9+, te recomendamos el que han realizado en Android Ayuda. En él podrás ver en vivo y en directo cómo es el nuevo terminal tanto en los apartados del diseño como en los propios del hardware. Puedes acceder a el siguiente enlace que proporcionamos:

Opciones adicionales importantes del Samsung Galaxy S9+

Con el Samsung Galaxy S9+ llega el asistente Bixby que ofrece mejoras interesantes, como por ejemplo el uso de la Realidad Aumentada (AR) para conseguir información del lugar en el que se está y los objetos existentes. Lo cierto es que el funcionamiento es bastante efectivo y se mantiene el buen hacer que ya se pudo ver en el Galaxy S8+. Pero, eso sí, por el momento no reconoce voz en español, por lo que su uso es algo limitado en nuestro país. Pero, para acciones como encontrar lugares o acceder a información de una marca u objeto, su funcionamiento es bueno. Por cierto, se mantiene el botón propio para abrir el mencionado asistente (ubicado en la parte izquierda).

El Samsung Galaxy S9 cuenta con soporte para Project Treble

Otra de las mejoras que se incluyen con el Samsung Galaxy S9+ es el avance en el apartado del acceso mediante reconocimiento facial, que ahora se ha fusionado con el propio del iris para ser más efectivo. El nombre que le ha dado la compañía a la funcionalidad es Escaneo inteligente, y una vez que se configuran las dos posibilidades, lo cierto es que la respuesta a la hora de darle uso es rápida y la eficiencia alta. En condiciones de poca luz en ocasiones le he costado un poco, pero la verdad es que una vez que nos acostumbramos a su uso resulta de lo más conveniente como añadido al lector de huellas.

Y hablando de este componente, es importante indicar que con el Samsung Galaxy S9+ se incluye lo que se denomina Carpeta segura (que aprovecha las opciones propias de la plataforma Knox encriptando su contenido). El caso, es que es posible, utilizar el sensor biométrico comentado con la particularidad de poder hacer uso de un dedo diferente para acceder. Eso nos ha parecido una gran idea ya que aumenta las posibilidades y, también, la seguridad.

En lo que tiene que ver con el sistema operativo, este smartphone llega con Android Oreoescasos recursos que consume como el casi inexistente bloatware. Aparte, el encaje de las herramientas Edge que aprovechan los laterales curvados es cada vez mejor, y las opciones Smart Select –que permiten por ejemplo crear un GIF de forma directa o capturar un rectángulo- nos parece muy interesante.

Cómo usar el Samsung Galaxy S9 en modo horizontal siempre

Por  cierto con este modelo llega la nueva versión del accesorio DeX Pad, que permite un uso más profesional y eficiente (ya comentaremos su efectividad al probarlo) y, también, la herramienta Smart Things que centraliza en el Samsung Galaxy S9+ la gestión de otros dispositivos de la compañía, como por ejemplo televisores, altavoces independientes y aires acondicionados -siempre que estos ofrezcan conectividad-.

Cámaras Samsung Galaxy S9+, la gran novedad

Si lo que hemos comentado hasta ahora no es suficiente novedad, en lo que tiene que ver con la fotografía es donde más y mejores cosas llegan en el Samsung Galaxy S9+. Para empezar, este modelo incluye dos sensores en su cámara principal, lo que ya le hace ser radicalmente diferente al Galaxy S8+(y parecerse, por lo tanto, al Note 8). Los elementos que integra son los siguientes:

  • Primer sensor: de 12 megapíxeles con apertura F:1.5 tipo Dual Pixel. Otras opciones que ofrece son 24 mm y 1,4 micrones, por lo que hablamos de un componente de gran calidad.
  • Segundo sensor: de 12 megapíxeles con focal de F:2.4. Este elemento ofrece 54 mm y 1 micrones, y no le falta autoenfoque.

Cámara trasera del Samsung Galaxy S9+

Por lo tanto, hablamos de una combinación realmente importante, que dispone de estabilización óptica, PDAF y flash tipo LED. Con estos componentes del Samsung Galaxy S9+ se puede dar uso a zoom 2X óptico; elegir la apertura a utilizar (tanto de forma automática como manual,mediante un proceso mecánico); dar uso al Modo retrato -con desenfoque gradual en vivo-; y que permite seleccionar HDR automático.

¿Y qué es lo que se consigue con todo esto? Pues algo tan sencillo como unas fotos excepcionales en todo tipo de situaciones, pero sin duda alguna las que se realizan por la noche o poca luz son impresionantes comparadas con la generación anterior de la propia compañía y, también, con el resto de smartphones del mercado. A día de hoy, aquí no hay quien le tosa al Samsung Galaxy S9+.

Samsung Galaxy S9+: primeras impresiones y opinión

Las imágenes que se consiguen ofrecen un balance de blancos muy bueno, con un rango dinámico amplísimo y un trabajo con la luz que no habíamos visto antes. Además, el poder utilizar un focal diferente según sea el caso permite ajustar mejor cuando hay poca luminosidad o cuando ésta es excesiva, por lo que se evitan aberraciones de todo tipo y, también, que los blancos se vean quemados. Además, el uso del Zoom 2X es realmente bueno, con una mínima pérdida y una sencillez de uso muy grande: sólo hay que pulsar en el icono correspondiente en la pantalla.

Por cierto, la aplicación es realmente buena y completa. Sencilla de utilizar ya que reconoce gestos (esto, en ocasiones puede jugar una mala pasada ya que la pantalla es tan precisa que reconoce cualquier ligero toque), la verdad es que en pocos minutos se maneja con fluidez. El caso, es que se nota mejoras en algunas distribuciones de elementos y una velocidad de trabajo y proceso mayor. Sin duda, otro acierto de Samsung.

Estos son más ejemplos de lo que hemos conseguido con el Samsung Galaxy S9+ a la hora de hacer fotos, y se comprueba que la calidad de este modelo es altísima:

Comparativa de fotos hechas por la noche: Samsung Galaxy S9+ frente al Google Pixel 2 XL

Hay detalles a comentar de forma particular. Un ejemplo es el uso de b>Multi-Frame Noise Reduction. Esta tecnología permite capturar doce tomas sucesivas (avanzando desde las tres del Note 8) que se combinan sin pérdida de tiempo para ofrecer el mejor resultado posible en la definición -también reduce el ruido en un 30% respecto al Galaxy S8+-. Y, lo cierto, es que funciona perfectamente y es inocua para el usuario.

Fotos reales hechas con la cámara del Samsung Galaxy S9+

El Modo retrato está presente y funciona realmente bien. Es posible elegir el desenfoque cuando se hace la foto o posteriormente (ya que se adquiere toda la información) y, además, en esta ocasión es posible incluso añadir de forma sencilla con Live Focus efectos adicionales en el fondo –por defecto se incluyen diez-. La precisión al reconocer los objetos es muy alta, y no desentona frente a la competencia. ¿El mejor del mercado? Aquí es complejo decirlo, ya que hay modelos como el Google Pixel 2 XL que son realmente buenos en este cometido.

Tampoco al Samsung Galaxy S9+ le falta la opción de crear emojis dando uso a la Realidad aumentada (AR). Utilizando la cámara frontal del Samsung Galaxy S9+ (que es de buena calidad y que tiene una resolución de 8 megapíxeles y focal F:1.7 con HDR y autoenfoque), se reconoce la cara del usuario.

Posteriormente, y mediante procesos internos donde entra en juego la inteligencia artificial -y aprovechando hasta 100 tipos de opciones faciales almacenadas- se realiza un modelado que finaliza con una imagen en tres dimensiones similar a la de los dibujos animados que incluso muestra expresiones faciales. ¿Su efectividad? Pues no hemos encontrado graves problemas… pero no lo uses con gafas, ya que esto hace que pierda precisión.

Grabación de vídeo con el Samsung Galaxy S9+

Hemos dado un apartado específico a esta funcionalidad de la cámara debido a una nueva opción que llega con el Samsung Galaxy S9+. De forma normal es posible utilizar el terminal para grabar vídeos con calidad 4K con gran definición y estabilidad. Los resultados son excelentes, como ocurre con las fotos y, lo cierto es que no se le puede pedir mucho más al terminal… ¿o sí?

Pues eso han debido pensar en Samsung, ya que se ha incluido la opción de grabar a Super cámara lenta alcanzando a lo que ofrece Sony en algunos de sus Xperia: 960 cuadros por segundo a calidad 720p –para conseguir esto, se incluye memoria intermedia en la cámara para almacenar la información necesaria-. Para hacerse una idea de la potencia ofrecida, es la siguiente: convertir 0,2 segundos de acción normal en seis a cámara lenta.

Existe un útil modo automático que al encuadrar el elemento que se desea capturar al pulsar el botón grabar si se detecta movimiento se realiza el proceso de cámara lenta. Pero, además, también se dispone de un modo manual que permite tener todo el control al usuario, que dispone de un segundo botón para realizar la activación. En los dos casos, el funcionamiento es muy bueno.

Una vez que se tiene el vídeo, es posible editar este con opciones tan interesantes como el crear un GIF con la grabación o ajustar el espacio que se desea ver en Super cámara lenta.

Conclusión y opinión del Galaxy S9+

Este Samsung Galaxy S9+ es el mejor terminal de la compañía coreana que hemos visto, superando cualquier otro que hayamos probado hasta la fecha. Las mejoras son importantes, tanto en apartados como la cámara como en la capacidad de proceso y, por lo tanto, el resultado es que estamos ante el smartphone más recomendable del mercado en estos momentos. Incluso, su diseño mejora con correcciones necesarias, por lo que se ha realizado un proceso de avance completo.

Muy necesario y positiva la llegada del sonido estéreo, sin que por ello se pierdan opciones como la protección frente al agua y polvo, y la pantalla continúa siendo una delicia al representar colores y mostrar vídeos. Bien en la autonomía, aunque hubiera sido recomendable avanzar en la compatibilidad con Quick Charge, la verdad es que el Samsung Galaxy S9+ tiene muy pocas fisuras en general.

Imagen frontal del Samsung Galaxy S9+

Y, no queremos acabar sin dejar una cosa clara: a la espera de conocer lo que ofrece la competencia en este 2018, el Samsung Galaxy S9+ pone muy difícil que se pueda superar en lo que tiene que ver con la fotografía. Sin duda alguna el salto cualitativo es muy grande, y casi inesperado. Excelente el trabajo realizado.

Lo mejor

  • Excelente diseño
  • Gran rendimiento general
  • Llegada del sonido estéreo
  • La calidad fotográfica es inigualable

Lo peor

  • La compatibilidad Quick Charge es sólo con la versión 2.0
  • Ligero aumento de las dimensiones y el peso

Puntuación del Samsung Galaxy S9+

Continúa leyendo

Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

1 opinión
  1. Pedro 0
    08 Mar, 18 23:42
    8/10 Pedro

    Por fin smartphones económicos con sistema Android fluido, lo que no se es porque no lo hacen en todos. Yo de momento he visto un terminal con imagen similar al Iphone X que llevara este sistema, Blackview A30, parece que tiene buena pinta ¿que os parece?