Análisis del Samsung Galaxy S10 Plus: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 9,5 de 10

De todos los modelos que hace poco Samsung presentó para la gama alta de producto, el Samsung Galaxy S10 Plus posiblemente es de los que mayor atractivo ofrece. Hablamos de la versión que tiene un mayor tamaño de pantalla de todos los que se ponen a la venta en breve y nosotros ya hemos comenzado a probarlo y tenemos las primeras conclusiones de uso.

Este modelo incluye varias novedades que son importantes y que, además, le hacen ser el más atractivo de los tres terminales que componen en este momento la gama Galaxy S10. Así, es posible encontrar desde nuevas opciones en lo que tiene que ver con el diseño y, también, en lo referente al hardware. Por cierto, este análisis llega como un trabajo vivo, ya que iremos probando las diferentes opciones que ofrece el Samsung Galaxy S10 Plus de forma continuada ya que seguimos analizando todo lo que es capaz de ofrecer el smartphone.

Imagen trasera Samsung Galaxy S10 Plus

A continuación, dejamos las opiniones y resultados en las pruebas que hemos obtenido con el Samsung Galaxy S10 Plus, un modelo que sin duda alguna se coloca entre los mejores que jamás se han lanzado al mercado con sistema operativo Android.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Cámaras
  6. Conclusión

Diseño

No existe una ruptura en lo que tiene que  ver con el aspecto visual que ofrece el Samsung Galaxy S10 Plus. Por lo tanto, hablamos de un teléfono reconocible en el momento de verlo y que, además, mantiene el uso del aluminio y cristal como materiales de fabricación (existe una variante que utiliza cerámica, pero esta no es la que hemos probado). Algo que nos ha gustado mucho de este terminal es que pese a contar con una pantalla más grande y batería de mayor carga, la compañía coreana ha conseguido reducir el peso del dispositivo -175 gramos- comparado con el Galaxy S9 Plus (y, también, que el Galaxy Note 9). Esto habla del buen trabajo de diseño que se ha realizado. Por cierto, lo mismo ocurre con el grosor, que en el modelo que hemos probado es de sólo 7,8 milímetros.

Frontal del Samsung Galaxy S10 Plus

En lo que tiene que ver con el manejo del dispositivo, hay que decir que la ergonomía es bastante buena pese a ser un modelo que no es precisamente pequeño. El peso está muy bien distribuido y el agarre es bastante seguro para evitar que se resbale con facilidad. Los bordes finos y redondeados favorecen a conseguir una buena sensación en la mano, y al utilizar el Samsung Galaxy S10 Plus durante largos periodos de uso no sufrimos especial cansancio, -algo que se agradece con los juegos-.

Aquí tienes los fondos de pantalla del Samsung Galaxy S10 para tu móvil

En lo que tiene que ver con los botones laterales hay que decir que estos se integran perfectamente en la carcasa, con una resistencia a la presión adecuada y sin holgura alguna. Quizá, el de encendido debería estar un poco más centrado, para que el acceso fuera más cómodo. Pero, en general todo está donde debe (un buen detalle es que el elemento para iniciar Bixby permite ser configurado con total libertad para que realice otras funciones). Por cierto, que en la carcasa trasera sólo está el elemento de la cámara, que es horizontal y, por ello y pese a que sobresale un poco, no hace que el Samsung Galaxy S10 Plus baile al dejarlo encima de la mesa -como todo terminal acabado en cristal, en este caso con protección Gorilla Glass 6, las huellas se quedan bastante marcadas… siendo esto más evidente en el modelo que hemos probado que es oscuro-.

El lector de huellas abandona la parte trasera del terminal, y ahora se integra en la pantalla en la zona baja de esta (una mayor libertad en este caso no hubiera estado de más). El caso es que el funcionamiento es simplemente excelente, con una respuesta que es realmente buena -por rápida y eficiente-, y al utilizar tecnología de ultrasonidos se consiguen varias mejoras frente  a la competencia. Una de ellas es que la seguridad es mayor ya que reconoce elementos en tres dimensiones por lo que es más complicado que se engañe al accesorio; y, además, es posible utilizarlo incluso con la pantalla apagada -y,esto, es algo que hemos comprobado que resulta de gran utilidad-. No le falta reconocimiento facial al Samsung Galaxy S10 Plus, que no funciona del todo mal pero que no utiliza tecnología 3D, por lo que hemos detectado algunos pequeños problemas en situaciones oscuras, especialmente si se utilizan gafas como es mi caso.

Lector de huellas Samsung Galaxy S10 Plus

El Samsung Galaxy S10 Plus incluye sonido estéreo ya que en la parte inferior incluye un altavoz y, el segundo, está justo en el marco superior de la pantalla, que sirve tanto para las llamadas como al reproducir música. La calidad que ofrece en líneas generales el terminal es buena, con unos bajos que nos han gustado, pero especialmente destaca el dispositivo con los medios lo que le permite conseguir una buena experiencia sonora incluso con los juegos… se nota la mano de AKG aquí. No es el mejor del mercado, pero cumple bien y la potencia que permite es más que suficiente para convencer a cualquiera. Un par de detalles: el primero es que se ofrece compatibilidad con Dolby Atmos y, el segundo, que se integra un ecualizador… algo que es positivo y que, además, es completamente personalizable.

Como ya es habitual en la gama alta de la compañía coreana, la protección frente al agua y polvo está presente (concretamente es IP68 y al probarla todo ha funcionado de forma adecuada, sin problemas). El puerto de conexión por cables es USB tipo C, versión 3.1, y para sorpresa de muchos el Samsung Galaxy S10 Plus incluye toma de auriculares, lo que es positivo y cuestiona lo que hacen otras compañías.

Puerto USB del Samsung Galaxy S10 Plus

En líneas generales, en lo que tiene que ver con el diseño hay que decir que el Samsung Galaxy S10 Plus evoluciona de forma adecuada, ya que es un modelo que gana en atractivo y que consigue ser más cómodo que su predecesor, y esto es siempre positivo. Por lo tanto, hay que decir que la compañía avance en el buen camino, ya que incluso su aspecto frontal es de lo más llamativo gracias a la reducción de marcos que se ha conseguido y a una simetría mayor que en generaciones anteriores.

Pantalla

En este apartado hay novedades, y son importantes. La primera a comentar es que se pasa a utilizar un panel tipo Dynamic AMOLED, un salto necesario para entre otras cosas que el Samsung Galaxy S10 Plus sea un terminal compatible con HDR10+ (el primero del mercado y esto permite conseguir un 100% de volumen de color DCI-P3). Este salto significa un mayor contraste y gestión de los colores, y lo cierto es que al ver vídeos se nota bastante esto. Además, no hay que dejar de comentar que la pantalla ofrece hasta 1.200 nits, algo que es impresionante y que se nota mucho en exteriores y al mostrar colores oscuros, para bien claro. Eso sí, los ángulos de visión podrían ser un poco mejores, ya que en algunos casos se aprecia algo de tendencia al azul antes de lo esperado.

Otra de las novedades aquí del Samsung Galaxy S10 Plus es que la pantalla es tipo Infinity-O -no es el primero de la forma que vemos con este tipo de componente-, con un agujero doble en la parte superior derecha. Las dimensiones son comedidas y no queda mal (incluso la respuesta táctil en ese lugar es buena, y no resta una gran cantidad de espacio de visión). Una buena solución que evita el notch y que, por cierto, es posible ocultar por software. La experiencia al ver vídeos y ejecutar acciones es buena, sin molestar en exceso… pero hay que tener en cuenta que los desarrollos que no son de Samsung pueden estar sin optimizar al respecto. Un buen detalle del uso de esta solución es que el aprovechamiento frontal de la pantalla supera el 90%, y esto junto al ratio de pantalla de 19:9 se deja notar de forma positiva.

La calidad de imagen en líneas generales, según lo que hemos visto, es excelente. Con una definición muy alta en todo tipo de situaciones (que dejan notar los 526 ppp de densidad de píxeles en las 6,4 pulgadas del panel que tiene resolución QHD+). Los negros son espectaculares y los blancos están bien definidos. De las opciones de color que ofrece el Samsung Galaxy S10 Plus, viene activada la Natural por defecto, y lo cierto es que es la que mejor le sienta al terminal. Evidentemente, no le falta la función Always-on Display, con varias opciones a la hora de mostrar información. Además, existen añadidos como un mayor control de luz azul -mejorada por defecto- y una ejecución a pantalla completa de las aplicaciones no optimizada que es mucho más eficiente.

Hardware

En lo que tiene que ver con el hardware, hay un salto evolutivo que viene a dar continuidad a lo que generalmente ofrece la compañía con cada nuevo modelo de gama alta. Así, por ejemplo, el procesador que llega al Samsung Galaxy S10 Plus que se vende en Europa es el Exynos 9820, un modelo de ocho núcleos (dos de ellos los potentes Mongoose 4 que trabajan a 2,7 GHz) y que integra una GPU Mali-G76 MP12. Este componente utiliza tecnología de fabricación de ocho nanómetros -no alcanza los 7 nm que ofrecen SoC como el Kirin 980- y dispone de un chip NPU que mejora tanto el trabajo fotográfico como el propio del rendimiento adaptando acciones y optimizando el consumo.

Uso del Samsung Galaxy S10 Plus

En lo que tiene que ver con la memoria, las elecciones son 8 GB de RAM, un paso evolutivo lógico y que iguala lo que ofrece el Galaxy Note 9, y el almacenamiento es de 128 gigas, que se puede ampliar mediante el uso de tarjetas microSD de hasta 512 GB. Componentes en ambos casos más que suficientes para que no se tengan problemas y que encajan con la gama alta de producto. El caso es que la experiencia de uso que hemos obtenido al utilizar el Samsung Galaxy S10 Plus es excelente, con una fluidez fantástica y sin retardos o lag al ejecutar varias aplicaciones al mismo tiempo. La verdad, es que la interfaz One UI 1.1 que es la utilizada trabaja bien a la hora de aprovechar al máximo el hardware.

Estos son algunos de los resultados obtenidos en las pruebas de rendimiento con el Samsung Galaxy S10 Plus, a destacar el buen comportamiento del almacenamiento y, también, que los juegos se ejecutan de forma brillante (con cierta subida de temperatura que sin ser molesta sí que se nota, pese al uso de un sistema de refrigeración denominado Vapor Chamber Cooling):

En lo que tiene que ver con la conectividad, todas las opciones que se pueden encontrar están incluidas en el Samsung Galaxy S10 Plus. Al probar Bluetooth, todo funciona de forma adecuada tanto con accesorios como con las radios de los coches. Además la conexión de datos literalmente vuela a la hora de descargar información de Internet, sin detectar además problemas de cobertura. El realizar pagos móviles con NFC, es fiable y no encontramos fallo alguno.

Hay que destacar que el Samsung Galaxy S10 Plus es compatible con WiFi 6 (802.11 ax), que si bien no hemos notado mejora muy significativa en la transferencia de datos en los routers habituales -lo que puede cambiar en un futuro-, sí que la estabilidad nos parece mucho mejor y el rango de conexión aumenta de forma notable, siendo esto ideal para las viviendas de más de una planta. Un buen avance que permite una mejor experiencia de uso.

En definitiva, el Samsung Galaxy S10 Plus es un terminal de gama alta de pura cepa, que ofrece un rendimiento alto y que no hemos encontrado fallos a destacar, ya que todo se ejecuta con una gran fluidez y sin sobresaltos. Claramente estamos ante un modelo que es de lo mejor que hay en capacidad, y es por lo tanto lo que esperábamos de un modelo destinado a competir con los mejores.

Autonomía

Pese a la reducción del grosor y el peso del Samsung Galaxy S10 Plus, este terminal incluye una batería de 4.100 mAh, que es incluso mayor que la ofrecida por el Galaxy Note 9. Esto, junto al buen trabajo que hace el hardware, -a destacar lo poco que consume el panel Dynamic AMOLED que es menos exigente que el Super AMOLED, y que el software no funciona mal del todo en este apartado-, permite que conseguir un día y medio de uso sin el más mínimo problema (incluso si este es un poco intensivo y con un brillo alto). Con la pantalla siempre encendida hemos obtenido resultados superiores a las diez horas sin problemas, incluso llegamos a picos de trece. Excelentes resultados, no hay duda.

En lo que tiene que ver con la recarga rápida, el cargador compatible se incluye con el Samsung Galaxy S10 Plus, hay que decir que esta ofrece una potencia de hasta 15 W -la misma que la inalámbrica-, por lo que cumple con cualquier expectativa. El caso, es que conseguir algo más del 55% en 30 minutos es viable, pero hemos destacado ciertas variaciones en los procesos ya que en algunas ocasiones nos quedamos entre el 50 y 53% (pero esto fue algo puntual).

A destacar que el Samsung Galaxy S10 Plus incluye una tecnología denominada Reverse Wireless, que permite cargar otros dispositivos compatibles con el estándar Qi con sólo acercarlo. La potencia es de 9 W, y al probarlo con diferentes dispositivos lo cierto es que no funciona nada mal… pero hay cierta lentitud entendible y cierto punto de calor generado que se debe mencionar. Esta es una funcionalidad útil y que, lo cierto, es que es una buena solución gracias a los 4.100 mAh de la batería (en especial para cargar, por ejemplo, auriculares).

Software

Novedades importantes llegan en el Samsung Galaxy S10 Plus en lo que tiene que ver con la personalización que incluye la compañías coreana. La nueva versión integrada se llama One UI -basado en Android Pie- y, lo cierto, es que ofrece mejoras de lo más interesantes (más allá de, por ejemplo, poder configurar de forma personalizada el botón para ejecutar Bixby). Estéticamente el nuevo desarrollo recuerda a los anteriores trabajos de la compañía, pero hay variaciones que le hacen ser más cómodo de utilizar. Un ejemplo es que los deslizadores en los Ajustes están más en los bordes para tener un mejor acceso e, incluso, la barra de brillo es más fácil de manipular al estar algo más baja al desplegar los accesos rápidos. Por lo tanto, se avanza bastante en el uso con solo una mano del smartphone, pese a sus dimensiones.

Un cierto la nueva fuente, algo más grande y clara, que se combina perfectamente con los nuevos iconos para que el aspecto sea más atractivo a la vez que limpio. Y, la verdad, es que se consigue el objetivo de avanzar en este apartado del Samsung Galaxy S10 Plus. Muy interesante la gestión de las notificaciones con sistema de burbujas que al utilizarlas abre de forma directa la aplicación correspondiente en una nueva ventana, optimizando la gestión de los mensajes -esto se activa en los ajustes, no llega por defecto, y los gesto son la mejor forma de manipular esta posibilidad.

La aplicación de la Inteligencia Artificial en One UI con el paso del tiempo se convierte en evidente. Al dar uso al dispositivo este va optimizando las tareas así como el dejar en segundo plano los desarrollos que son de acceso habitual. El caso, es que la ganancia no es tremenda, pero sí que se tiene una sensación de adaptabilidad que en versiones anteriores de los terminales de gama alta de la forma no habíamos notado.

Al Samsung Galaxy S10 Plus no le falta el habitual paquete de aplicaciones de Microsoft que llegan instaladas por defecto, con opciones como OneDrive (con un excelente regalo de 100 GB) o la versión móvil de Office. Aparte de esto, el bloatware no es muy numerosos, lo que son buenas noticias -y el incluido es útil-. Y, como no, llegan una buena cantidad de opciones en el smartphone para configurarlo de forma personalizada, como por ejemplo un nuevo Modo oscuro que invierte la combinación de colores; gran cantidad de gestos; muchas posibilidades a la hora de configurar la pantalla; e, incluso, una Carpeta segura donde guardar información encriptada.

Cámaras

Cinco son los sensores que se incluyen en el Samsung Galaxy S10 Plus, lo que significa un salto realmente importante para la compañía en busca de aumentar la calidad fotográfica con este terminal que hemos probado. Estos son los elementos integrados:

Cámara trasera:

  • Principal: 12 megapíxeles con apertura variable  F:1.5 a 2.4. Ofrece opciones como 26 mm, Dual Pixel; OIS y PDAF. Es prácticamente el mismo sensor que en el Galaxy S9
  • Telefoto: 12 Mpx con focal F:2.4 (54 mm). Dispone de estabilización óptica y permite adquirir información para el desenfoque y el zoom 2x
  • Gran angular: esta es la novedad incluida en el Samsung Galaxy S10 Plus y es un elemento de 16 Mpx con apertura F:2.2 (16 mm). Alcanza hasta los 123 grados, una marca excelente

Cámara delantera:

  • Principal: 10 megapíxeles con focal F:1.9 (26 mm). Dispone de PDAF y Dual Pixel, que es primera vez que llega a un sensor en la cámara para hacer selfies
  • Segundo elemento: 8 Mpx con apertura F.2.2 que ayuda a conseguir más información en las escenas y mejora el desenfoque

Cámara trasera del Samsung Galaxy S10 Plus

Con todo esto, la experiencia que nos deja el Samsung Galaxy S10 Plus al hacer fotos es excelente, de lo mejor que hemos probado hasta la fecha. Con buena luz la definición es muy alta, sin problemas con el rango dinámico y tampoco apreciamos aberraciones con el balance de blancos (que funciona realmente bien). La luminosidad intensa se gestiona de forma muy eficiente, y también se trabaja de forma eficiente con la artificial -aunque aparece, de vez en cuando, un efecto brillo en la pantalla que puede sorprender-.

Estos son algunos ejemplos de lo que hemos obtenido al utilizar la cámara del Samsung Galaxy S10 Plus que claramente demuestra que es un acierto el uso de tres sensores:

Algunos detalles a comentar de forma concreta y que son interesantes son, por ejemplo, el buen comportamiento en lo que tiene que ver con el angular en todas las situaciones (incluido el vídeo). Los 123 grados se agradecen mucho y permiten captar escenas de forma avanzada. Eso sí, ofrecer sólo zoom 2x es algo que puede pesarle frente a la competencia, y para un gama alta actual se queda algo escaso. Adicionalmente hay que destacar la rapidez tanto al enfocar como al obtener la toma, aquí el Samsung Galaxy S10 Plus es el mejor del mercado sin duda alguna.

El uso de la IA está presente para reconocer escenas, algo que se consigue con una buena fiabilidad. Un ejemplo es detectar que se está por la noche, sin que exista un modo específico para ello. Hay que decir que el comportamiento con poca luz del Samsung Galaxy S10 Plus es muy bueno, ya que la luz que se adquiere es adecuada para los sensores que utiliza y, además el flash es realmente potente. Se cumple.

El desenfoque en las fotos, tanto con la cámara trasera como con la delantera, es bastante bueno. Perfila bien los bordes incluso con fondos complejos. Aunque bien es cierto que en lugares con luz intensa hemos detectado algunos problemas pero que, por otra parte, son lógicos. Buen detalle que se pueda establecer tanto el grado de efecto bokeh, algo que no es nuevo pero que se ha mejorado, y que se incluyan algunos efectos adicionales.

La aplicación es muy buena, con un rápido acceso a todos los elementos que se pueden utilizar, como por ejemplo los emojis AR Emoji o el acceder a Bixby Visión desde la interfaz, y los controles del Modo Pro se ejecutan muy bien. Los gestos son eficientes, pero es una pena que el uso del HDR no esté en la cinta superior del desarrollo para que el usuario tenga posibilidad de gestionar de forma personal (lo mismo con la IA). El caso, es que hablamos de un trabajo que es de lo mejor que existe.

En lo que tiene que ver con las grabaciones, el comportamiento del Samsung Galaxy S10 Plus es excelente. Rápido enfoque y sin problemas de temperatura incluso a 4K, tiene algunos ligeros problemas con la luz artificial por la noche. Pero el comportamiento es muy bueno, incluso la sensibilidad que ofrece el micrófono.. A destacar de forma especial la estabilización, que parte de la óptica, se incluye un sistema por software que utiliza las partes exteriores adquiridas con el sensor de gran angular para mejora los resultados. Y, esto, se nota para bien.

Grabación a cámara lenta con el Samsung Galaxy S10 Plus

Conclusión

No estamos ante un terminal disruptor, pero sí que ofrece avances importantes respecto a su predecesor y que se notan en el día a día. Uno de ellos es, por ejemplo, su excelente autonomía que se acompaña con la carga reversible. El rendimiento es muy bueno en todos los ámbitos e, incluso, se incluye  un modo concreto para jugar con el Samsung Galaxy S10 Plus (que resulta bastante efectivo). Con un muy buen diseño, la pantalla con agujero queda bien y, o que es más importante, se ve mejor.

Imagen frontal del Samsung Galaxy S10 Plus

Muy buena calidad fotográfica, la llegada del sensor para el gran angular es todo un acierto. En todo tipo de situaciones se comporta bien destacando la estabilización que ofrece el Samsung Galaxy S10 Plus. El control de temperatura podría ser mejor, eso es cierto, y los botones laterales no ofrecen la máxima ergonomía pero son accesibles. El caso, es que estamos ante uno de esos terminales que hay que considerar como sobresaliente y que mejora en todos los apartados… aunque no ofrezca una tecnología disruptiva en su interior.

Lo mejor

  • Gran autonomía
  • Pantalla de gran calidad
  • Calidad fotográfica muy alta, los dos sensores efectivos para selfie
  • Rendimiento excelente en todo tipo de situaciones

Lo peor

  • La cámara sólo ofrece zoom 2X
  • Se podría mejorar el control de la temperatura

Puntuación del Samsung Galaxy S10