Análisis del OPPO Reno Z: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 8 de 10

La apuesta por tener una presencia adecuada con sus ventas a nivel mundial por parte de OPPO incluye también la llegada de modelos que son parte de la gama media. Pero, siempre, mostrando un  buen hacer en la elección del hardware (ojo que este modelo llega con sorpresa en su interior) y, además, con un diseño que siempre es atractivo. Y esto es justo el objetivo del OPPO Reno Z, que ya hemos probado.

Vamos a comenzar hablando del sistema operativo que ofrece el terminal, que se basa en Android Pie. Esto lo decimos debido a que el fork que llega instalado Color OS 6, tiene cambios bastante significativos respecto al desarrollo de Google. Ya hemos hablado en MovilZona de este desarrollo en otros modelos de la compañía, y las sensaciones son las mismas: es un trabajo muy completo, que no ofrece problemas de funcionamiento -todo lo contrario- pero que necesita un tiempo de adaptación si se llega de otros fabricantes. No es complicado, pero la cantidad de bloatware es alta, y lo cierto es que cumple. Eso sí, la carga en el consumo de recursos es mejorable.

Sin más pasamos a indicar las sensaciones que nos ha dejado este OPPO Reno Z una vez que lo hemos probado durante un tiempo y, lo cierto, es que las sensaciones son bastante buenas ya lo anunciamos.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Cámaras
  6. Conclusión

Diseño

En nuestra opinión este es uno de los puntos fuertes del teléfono, sin duda alguna. Se sigue la senda marcada por el resto de la gama Oppo Reno y, por ello, encontrarás un terminal con unas líneas suaves, acabado en metal y cristal y con detalles que son atractivos, como por ejemplo que la pantalla parece que está  posada encima de la carcasa (no fundida con ella). Y, esto, le da un aspecto distinto y llamativo. Acabado en metal y cristal, la parte trasera ofrece diferentes tonalidades de colores en el modelo que hemos probado y lo cierto es que se tiene bastante cómodo en la mano, algo en lo que ayuda que sólo pesa 186 gramos y que el grosor se queda en 9,1 milímetros -no es mucho, ya que hay una buena razón para ello-.

Imagen trasera de Oppo Reno Z

Bien en la ergonomía, la distribución del peso es un acierto y una ligera curvatura lateral se agradece en lo referente al agarre, hay que decir que las huellas se quedan marcadas pero no es un desastre en este modelo. La distribución de los elementos físicos es la habitual, así por ejemplo el botón de encendido está en la parte derecha y se accede a él de forma cómoda. El de volumen está en la izquierda y, para nuestro gusto, esta algo bajo lo que hace que se tenga que forzar un poco para dar uso al de bajada. Por lo demás, pocas sorpresas en los bordes, ya que en la zona superior no hay nada y en la inferior hay un altavoz (el sonido estéreo es potente y bien definido, pero sufre un poco con los bajos) y el puerto USB tipo C. Ah, y no falta la toma de auriculares, bien por OPPO.

En el frontal destaca que el notch utilizado es tipo gota de agua, lo que permite un buen aprovechamiento y el aspecto es llamativo. La zona trasera tiene el sensor, que no sobresale nada de la carcasa (no pienses que tendrás problemas con esto, ya que hay un pequeño elemento metálico con forma de bola que evita desperfectos aquí) y, aparte de esto, no hay nada que rompa el diseño. ¿Y el lector de huellas? Pues en la pantalla utilizando tecnología óptica. Esto es positivo por lo moderno que hace que parezca el OPPO Reno Z, y el funcionamiento no es malo. No es el más rápido que hemos probado, pero es eficiente y cumple sin problemas (mejora un poco las prestaciones de la gama R17 en la forma).

Bola trasera del Oppo Reno Z

El caso, es que este modelo es muy atractivo y llamativo, y además se maneja perfectamente con una mano… pese a las dimensiones de su pantalla de la que hablaremos a continuación. Por lo tanto, está claro que el OPPO Reno Ztiene en el diseño uno de sus puntos fuertes. Pero no es el único.

Pantalla

No se han andado con «tonterías» en OPPOo con este componente. Saben lo que funciona y así lo aplican. El componente elegido es un panel AMOLED de 6,4 pulgadas que ofrece una resolución Full HD+ por lo que supera los 400 ppp de densidad de píxeles. ¿Esto qué significa? Pues que la definición es muy buena, con buenos bordes sin dispersión del píxel y que encaja perfectamente tanto para ver contenidos multimedia como al leer texto en Chrome. Un detalle más: es compatible con HDR.

Ya hemos indicado que el notch utilizado es tipo gota de agua y, por ello, y gracias a unos marcos bien dimensionados (incluso el inferior) se supera el 85% de aprovechamiento frontal. Esto permite que se tenga una excelente sensación de amplitud. Por cierto, que a la pantalla del OPPO Reno Z no le falta protección Gorilla Glass 5, lo que da un plus de seguridad -y en el día a día hemos comprobado que es eficiente incluso al llevarlo en el bolsillo del pantalón-. 

Hay que destacar que en el sistema operativo se incluye una buena cantidad de opciones para gestionar lo que se ve en el panel del smartphone, por lo que es posible desde ajustar los colores que se ven hasta «jugar» con opciones del texto. No es lo más completo que hemos visto, pero cubre las necesidades sin problema.

En lo que tiene que ver con la calidad de imagen, hay que decir que se cumple bien. La definición de los colores es buena, sin caer en extremos que le hagan ser un modelo que no muestra imágenes reales. El ángulo de visión es correcto, con cierta tendencia al gris si se abusa, y el brillo cumple. Aquí hay que decir que en exteriores el OPPO Reno Z sufre un poco, sin ser un drama, y que es curioso como el máximo que ofrece de forma manual no siempre es el mismo que se alcanza en la configuración automática. El caso, es que la pantalla del smartphone se ve bastante bien, y cuando menos es un notable, especialmente si se tiene en cuenta que estamos ante un teléfono que cuesta menos de 400 euros.

Calidad pantalla Oppo Reno Z

Hardware

Aquí encontramos una de las sorpresas de este OPPO Reno Z. La compañía asiática ha recurrido a MediaTek como suministrador de su procesador, y ha elegido el denominado Helio P90. hacía tiempo que no probamos un terminal con un SoC de este fabricante. El caso es que hablamos de un chip que incluye ocho núcleos (los dos más potentes son Cortex-A75 y trabajan a 2,2 GHz) y, en lo que tiene que ver con la GPU, la que se integra es una PowerVR GM9446.

Nuevo Oppo Reno Z: Oppo lanza en España el Reno más económico

A este componente hay que añadirle una RAM de 4 GB, que hay que decir que no responde mal, y un almacenamiento de 128 gigas que, en este caso, el trabajo de lectura es realmente bueno pero no tanto el de escritura, donde en ocasiones sufre un poco. 

Con todo esto, hay que decir que el OPPO Reno Z responde muy bien con las aplicaciones, con una solvencia alta y no está lejos de la gama Snapdragon 6xx de última generación. No llega al nivel de la 7xx, pero lo cierto es que para el día a día cumple perfectamente (incluidos con los juegos, aunque hay que decir que en algunos momentos con la máxima exigencia vimos algún tirón más de lo esperado). Un ejemplo de lo que permite el teléfono lo puedes ver en los resultados en las pruebas:

Nada falla en la conectividad, donde su antena Dual Band ofrece una muy buena cobertura… Realmente buena. Sin problemas de funcionamiento con Bluetooth, donde con los coches o accesorios, la sincronización no nos falló nunca. Al OPPO Reno Z no le falta NFC, y esto es positivo para los pagos móviles. Por cierto, da igual el uso que se le dé, ya que la temperatura que no es un problema en este smartphone, algo en lo que influye bastante la buena eficiencia del procesador utilizado. 

Cumplidor, por lo tanto el OPPO Reno Z. No destaca en exceso pero sí que se encuentra en lo que se debe esperar de un modelo por su precio. Eso sí, habrá que estar atento a las actualizaciones que ofrecerá en el futuro la compañía… ya que con MediaTek se ha tenido algunos problemas con esto (pero parecen cosa del pasado).

Imagen trasera del Oppo Reno Z

Autonomía

Como siempre, bien OPPO. El comportamiento de sus terminales en este apartado lo tiene muy bien controlado y es raro encontrar un smartphone de la firma que no sea bueno y aproveche bien el hardware. Y esto es justo lo que hace el OPPO Reno Z, ya que saca partido a los 4.035 mAh de su batería (y, esta es una de las razones para que el grosor del dispositivo supere los 9 milímetros). Pero hay que diferenciar en el uso habitual y en el que se da con la pantalla siempre encendida. En el primero de los casos hemos conseguido superar un día y algo más sin muchos problemas… pero, en segunda medición, parece que hay cosas que no trabajan como deberían -el panel- y esto abusa de consumo y hace que no se superen las siete horas… y esperábamos algo más con su amperaje. Una actualización podría corregir esto y que el terminal fuera más balanceado.

No le falta carga rápida al OPPO Reno Z (nada de inalámbrica) y es tipo VOOC 3.0, propietaria de la firma. Esto le permite utilizar hasta 20 W en los procesos sin problemas de temperatura, y lo cierto es que hemos llegado al 50% en media hora de rellenado de la batería… una buena marca y todo ello sin peligro. Excelente aquí y sin reducción de la velocidad de carga en ningún tramo, algo que no ocurre con otras tecnologías.

Cámaras

Llama la atención que en este modelo no se incluyen tres sensores en su cámara principal, y que el OPPO Reno Z se queda en “sólo” dos. Esto le hace ofrecer una sensación de no estar a la última, pero lo que importa es el resultado de las fotos que se hacen… que se lo digan a los Pixel de Google, ¿verdad?

El caso es que el smartphone cuenta con un sensor principal de 48 megapíxeles con una apertura de F:1.7 y al que no le faltan opciones como PDAF. Se acompaña con un segundo elemento de 5 MPX que tiene por objetivo conseguir información adicional de la profundidad y que tiene un focal F:2.4. Una combinación que ya hemos visto antes. Por cierto, que la cámara para los selfies es de 32 megapíxeles nada menos (F:2.0).

Cámara trasera del Oppo Reno Z

Los resultados que se consiguen con la cámara del OPPO Reno Z son en general solventes, sin ser espectaculares, si que hay un buen balanceado de la luz que se adquiere y hay poco ruido en las tomas (en especial cuando la luminosidad es buena, si esto no es así, el dispositivo sufre un poco y tiende a pastelear las fotos para corregir algunos fallos de información). Su rango dinámico es cumplidor, lo mismo que el balance de blancos, y no es un smartphone que sea especialmente lento a la hora de hacer fotografías.

Algunos ejemplos de lo que se puede conseguir con el OPPO Reno Z son los siguientes:

En lo que tiene que ver con el zoom 2X que permite, hay que decir que se comporta bastante bien en líneas generales, pero en escenas complicadas se tiende a corregir detalles que hacen que se pierda algo de realismo. En lo referente al desenfoque, hay que decir que el efecto bokeh es bastante bueno, mejor de lo esperado, y por lo tanto aquí sí que destaca el smartphone -esencial para esto instalar una actualización que ya existe para el terminal-. 

El modo noche es un buen detalle, que no se comporta mal con las luces artificiales, pero no está al nivel de la gama alta… pero no es la pretensión. ¿Efectivo? Bastante, y un ejemplo se puede ver a continuación:

En lo que tiene que ver con la aplicación cámara, la incluida es bastante correcta, con muchas opciones a las que se accede de forma adecuada (curioso el uso de menús, tan poco habituales ya pero que permiten una interfaz limpia). Gran cantidad de efectos, Modos y stickers… lo cierto es que no hay necesidad de dar uso a una de terceros.

A continuación dejamos los vídeos que hemos grabado con el OPPO Reno Z, tanto a Full HD como a 4K, y lo cierto es que están bien pero la ausencia de estabilización óptica se hace notar.

Conclusión

Convence este OPPO Reno Z, un teléfono que no tiene grandes fallos y que, donde destaca especialmente, es en su pantalla y diseño donde ofrece un buen repertorio. No desentona en el rendimiento, y eso que el procesador de MediaTek es una sorpresa encontrarlo en su interior. Cumplidor, no hay duda.

Imagen frontal del Oppo Reno Z

La autonomía no es mala, pero sí mejorable, y Color OS se mantiene como una personalización (fork) que todavía puede optimizarse más y que no incluya tanto bloatware. El caso, es que este teléfono es un modelo que por 349 euros ofrece lo que se espera de él y, por lo tanto, es convincente. No dejes de revisarlo si buscas un terminal de gama media… seguro que al verlo estarás tentado de comprarlo.

Lo mejor

  • Pantalla, de muy buena calidad
  • Diseño atractivo
  • Buena relación calidad/precio

Lo peor

  • Color OS es un fork algo complicado
  • No se puede ampliar el almacenamiento
  • La autonomía con la pantalla siempre encendida podría ser algo mejor

Puntuación del Oppo Reno Z