OnePlus 5

Análisis del OnePlus 5

Valoración: 8 de 10

sello de Movilzona 8Levantar una gran expectación tiene cosas muy buenas, y algunas que no lo son tanto. Las primeras son que hay tantas ganas de conocer y tener el dispositivo en cuestión que la compra es casi impulsiva, por poner un ejemplo. Pero está el lado algo más oscuro, que no es otro que cumplir con lo que se espera. Y, esto, no siempre es posible. Vamos a indicar si el OnePlus 5 tiene más de lo primero o, quizá, de lo segundo.

Estamos en un momento de la compañía OnePlus en el que se tiene que dar un salto de madurez necesario, más allá de las fanfarrias que se dejan en mensajes en Twitter y de vestirse con el traje de “soy diferente y nuevo”. Eso ya ha pasado, llevamos algunas generaciones de smartphones de este fabricante, y llega el momento de ponerse serio y demostrar que desea y puede ir más allá: ser una respuesta solvente, real y segura frente a los fabricantes tradicionales. Es decir que, si habláramos de fútbol, es tiempo de que el canterano pase a ser algo más que ese chico que llega desde abajo y al que se le perdona todo. ¿Ha dado ese salto la compañía China con el OnePlus 5? Pues no hay una respuesta concreta, pero en cierta medida se nos ha quedado un regusto agridulce al probar el terminal.

Imagen trasera del OnePlus 5

Os indicamos las sensaciones que nos han quedado al probar el OnePlus 5, así como los resultados obtenidos en las pruebas de rendimiento y calidad de su cámara. Este análisis va a ser incremental, y vamos a ir añadiendo más información con el paso del tiempo según vayamos probando de forma detallada el dispositivo para no dejarnos nada en el tintero. Vamos a ello.

Diseño del OnePlus 5

Es indudable que el OnePlus 5 es bonito y que se intenta dar un salto en el aspecto que ofrece. En materiales poco o nada ya que objetar, ya que el metal (aluminio anodizado) está presente, por lo que su presencia y sensación en la mano es bastante buena. Ligero -153 gramos y bastante fino, ya el grosor se queda en 7,3 milímetros, los laterales son más curvados que anteriores generaciones y, esto, en lo que tiene que ver con la ergonomía es positivo… exceptuando en el OnePlus 5 que el teléfono se escurre, y mucho. La primera vez que lo agarramos casi nos llevamos un buen susto. El acabado debería ser algo diferente para que esto no pase, pero no es desastroso.

El aspecto frontal es continuista y claramente se tiene la sensación de estar ante un teléfono de la firma China, lo que se consigue entre otras cosas por el botón Home de la parte baja –que se ve escoltado por otros dos táctiles iluminados de control del sistema operativo-, que está bien ubicado y que es el lugar elegido para el lector de huellas. Este es muy rápido y eficaz, y capaz de “despertar” al OnePlus 5 con sólo utilizarlo. Mejor que el incluido en el OnePlus 3T. Eso sí, los marcos de la pantalla no pueden competir ni de lejos con los que ofrecen modelos como el Galaxy S8 o el mismo Mi Mix, no llega a ese nivel.

Imagen frontal del OnePlus 5

En los laterales están los botones hardware de encendido a la derecha y de volumen a la izquierda (no sabemos si será nuestra unidad, pero este no encaja bien y se desplaza verticalmente un poco, sorprendente la verdad). Aquí también está ubicado el de seguridad de tres posiciones ya habitual de la compañía. La parte superior está completamente limpia, y nos ha gustado por ello, mientras que en la baja está el puerto USB tipo C, un altavoz que ofrece un sonido que cumple sin más, y, también la toma de auriculares. Y, esto es una buena noticia, ya que se demuestra que es posible mantenerlo todavía pese a que el smartphone de turno no tenga un gran grosor. Otros deberían aprender.

Puerto USB del OnePlus 5

La parte trasera es muy limpia y sólo se rompe por la presencia del doble sensor de la cámara, el flash y el logotipo de la compañía. Minimalista… y una copia muy evidente lo que se puede encontrar en el iPhone 7 Plus de Apple. Si se pone uno al uno del otro, la verdad es que claramente se ve que muy pocas diferencias existen. Una buena noticia aquí: las huellas no quedan especialmente marcadas.

En definitiva, el OnePlus 5 es un modelo bonito, que no desentona del todo en la gama alta pero que por un lado tiene claras opciones que se ven en otros modelos y, al menos aquí, hay que decir que no se ha dado el salto evolutivo necesario para competir con los modelos de las compañías más tradicionales, ya que por ejemplo el LG G6 es más diferencial y, otros, incluso más. Y es que trabajar en un diseño completamente diferencial necesita de una inversión mucho más fuerte, y esto es algo que al menos en este smartphone no ha llegado todavía.

Lateral del OnePlus 5

Rendimiento del OnePlus 5

Aquí estamos ante un modelo que ofrece potencia a raudales. Es así. Para ello se ha elegido un procesador Snapdragon 835 con su correspondiente Adreno 540 y, en lo que tiene que ver con la RAM hay dos posibilidades: 6 u 8 GB. Se mire por donde se mire, mucho músculo e, incluso, en lo que tiene que ver con la memoria se consigue ser diferente a otros muchos. Otra discusión su utilidad, pero que esté ahí siempre es una buena noticia.

test Basemark OnePlus 5

El almacenamiento es tipo USF 2.1, por lo que la rapidez a la hora de leer y escribir datos es grande y no detectamos cuello de botella alguno. Las opciones en espacio son de 64 o 128 GB, dependiendo de la RAM elegida. Esto nos ha gustado bastante, pero una pena que no sea posible utilizar tarjetas microSD –pero lo cierto es que no es el único del mercado que es así-. Al utilizar el OnePlus 5 tuvimos una buena sensación en líneas generales, con un desempeño que claramente va sobrado y que puede con casi todo –ojo, que con los juegos más potentes en alguna ocasión apreciamos un pequeño bajón de frames, pero es muy puntual esto-.

No se calienta mucho el OnePlus 5, lo que es una buena noticia, y al revisar esto recordamos que Carl Pei dijo que era una de las cosas que se habían cuidado mucho en el terminal, y han cumplido. Pero, para conseguir esta buena disipación, se han tenido que abandonar otras opciones, como por ejemplo la completa ausencia de protección frente al agua y polvo (se diga lo que se diga, oficialmente no dispone el teléfono de ninguna). Y, en los tiempos que corren y costando lo que cuesta… alguno debería tener sí o sí. Y, esto, es algo que le hace perder enteros frente a la competencia.

Estos son los resultados que obtuvimos con el OnePlus 5 en las pruebas de rendimiento que habitualmente utilizamos en MovilZona. Son muy buenas, pero ya no son una sorpresa ya que no están muy lejos de las que conseguimos con el Xiaomi Mi 6 o el propio Sony Xperia XZ Premium. Por lo tanto, se comporta muy bien el terminal, pero no consiguió un efecto “wow”:

No queremos dejar de comentar que este modelo es muy completo en lo que tiene que ver con la conectividad, no le falta NFC, WiFi (que se comporta especialmente bien) y, la compatibilidad con Bluetooth 5.0 es una excelente noticia. Bien equipado, a fin de cuentas.

Llega el momento de hablar de la autonomía. Y, aquí, lo primero que hay que decir es que la carga de la batería es de 3.300 mAh, lo que no está mal, pero tampoco destaca especialmente. Los resultados que conseguimos con este modelo son dispares, muy dispares. En ocasiones se comporta de una forma excelente y, en otras, hay bajones carros que repercuten en el tiempo de uso. Y, esto se debe a que, cuando hay muchas aplicaciones abiertas, algunas se exceden en su consumo, y se deja notar. Algo a solucionar –una actualización será suficiente, nosotros hemos utilizado la última disponible- y que le resta puntos por el momento frente a sus rivales. Eso sí, conseguir un día de uso normal es algo posible en la mayoría de los casos.

Un buen detalle que la recarga rápida que ofrece el OnePlus 5 es de las mejores que hemos probado, un rellenado del 60% se consigue en 30 y esto es todo un salvavidas. Dash Charge se demuestra muy efectiva, pero tiene el inconveniente que sólo se puede aprovechar con accesorios originales de la compañía China, lo que es una limitación.

Pantalla del OnePlus 5, inmovilismo

Algunos pueden pensar que no dar el salto a QHD es un error en los tiempos que corren. Pero, lo cierto, es que esto no tiene que ser así por fuerza. Quedarse en 1080p como ocurre en el panel AMOLED de 5,5 pulgadas del OnePlus 5 tiene cosas buenas como, por ejemplo, la poca influencia negativa que tiene en lo que tiene que ver con la autonomía. Es cierto que pierde algo de glamour, pero no es algo insalvable ya que la densidad de píxeles es lo suficientemente alta para que la definición sea buena: 401 ppp.

Pantalla del OnePlus 5

Lo que no nos ha convencido es que este componente es prácticamente el mismo que el incluido en el OnePlus 3T. Este es de calidad, ofrece un brillo consistente y representación de los colores notable, pero no se detecta salto evolutivo alguno, y esto no es algo positivo en la gama alta de producto, ni mucho menos. Eso sí, la protección Gorila Glass 5 es realmente efectiva, y al probar el smartphone nos quedó claro que la resistencia del panel es excelente.

La integración en el chasis es buena, con acabado 2.5D, y esto hace que sea atractiva a la vista (que como indicamos al principio del análisis, los marcos no son la mejor de las características de la pantalla del OnePlus 5). Excelente en la respuesta táctil, no hemos detectado fallos al ejecutar animaciones, lo cierto es que aquí hay que decir que el terminal responde, pero no avanza. Y, consecuentemente, creemos que hay mejores posibilidades en el mercado por parte de otros fabricantes –que, eso sí, están en dispositivos más caros-.

OnePlus 5 otro modelo con cámara dual

Pues sí, de un tiempo a esta parte son ya muchas las compañías que se decantan por incluir en la cámara principal dos sensores para que trabajen en paralelo para que se puedan realizar acciones avanzadas, como por ejemplo zoom o fotos con efecto bokeh Y este el caso del OnePlus 5 que puede hacer ambas cosas. Los elementos son de 16 megapíxeles (F:1.7) y de 20 Mpx (F:2.6), siendo este último el que se utiliza de ayuda. Además, no le falta PDAF al OnePlus 5 y, estabilización… pero no óptica, sino electrónica. Un buen conjunto, al menos sobre el papel.

Cámara del OnePlus 5

Los resultados que obtuvimos con el OnePlus 5, al utilizarlo con fotografía normal, fueron bastante buenos con iluminación adecuada, con un rango dinámico bastante aceptable y una definición que no está nada mal. Nos gustó bastante, eso sí con poca luz y pese a la apertura antes mencionada, se nota una pérdida de calidad e, incluso, aparece ruido evidente. Así, no llega a los niveles ofrecidos por los mejores modelos que hemos probado este año, como por ejemplo el Galaxy S8, el LG G6 y, sin duda, el Sony Xperia XZ Premium. Por lo tanto, no se ha dado el salto completo, pero hay un avance evidente desde el OnePlus 3T.

Al dar uso a las opciones propias con los dos señores, la ejecución es correcta, pero tiene algunos “peros” que hay que comentar. El zoom 2x es bastante bueno, pero no es óptico por completo y, a partir de 1.6x se utiliza software para alcanzar el objetivo y, esto, en tomas con mucha luz, se deja notar. En lo que tiene que ver con los retratos y su efecto de desenfoque, no funciona mal, pero cuando la toma es compleja por existir muchos elementos en la imagen o por la luz, no realiza del todo bien su trabajo y difumina más de lo debido lo que hay detrás. Aun así, son opciones interesantes y de agradecer.

Lo que sí nos ha gustado, y mucho, es la cámara frontal de 16 megapíxeles (F2.0), esta trabaja de forma excelente con poca luz y su angular es amplísimo, es de las mejores que hemos probado hasta la fecha. Las grabaciones son correctas y se llega a calidad 4K –sin que falte cámara lenta-, pero es evidente que no hay estabilización óptica por mucho que se utilice otra ya que no se aprecia la calidad debida e, incluso, modelos como BQ Aquaris X Pro son mejores.

Para finalizar, hay que indicar que la aplicación es bastante buena, con todas las opciones disponibles colocadas de forma accesible, como por ejemplo el Modo Profesional y no le falta la inclusión de gestos. Por cierto, la rapidez con la que funciona es destacable y no ralentiza el buen hacer de la cámara del OnePlus 5.

Conclusión

Estamos ante un teléfono atractivo y que tiene apartados en los que es realmente llamativo, como por ejemplo en el rendimiento. Aquí es de lo mejor que hemos probado, pero no es discrepar por los resultados ya que otros modelos con Snapdragon 835 están muy cerca de él, como el Xiaomi Mi 6, por ejemplo. Avanza desde el modelo al que sustituye, pero lo cierto es que esperamos algo más debido a que este creemos que debería ser el modelo de confirmación de que OnePlus ha madurado, y que va a por todas. Y no lo hace del todo.

Hay detalles a mejorar, como la pantalla poco evolucionada o la ausencia de cualquier tipo de protección frente al agua. En la gama alta, esto no es precisamente algo positivo. Bien en el software que es poco intrusivo y que permite una experiencia pura de Android, el diseño no nos ha impactado y la cámara es buena, pero no está entre las “top” pese a la colaboración de DoX en esta apartado del OnePlus 5.

Lo mejor

  • Buen rendimiento
  • Software de calidad
  • La cámara muestra avance

Lo peor

  • Pantalla poco evolucionada
  • Autonomía mejorable
  • No tiene protección frente al agua

Puntuación del OnePlus 5

 


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

Sin opiniones