Nokia 6

Análisis del Nokia 6

Valoración: 6,5 de 10

Sello de puntuación 6A la espera de probar el Nokia 8 hemos analizado el último modelo que HMD Global ha puesto en el mercado utilizando la marca de la conocida compañía finlandesa. Hablamos del Nokia 6, un modelo que sobre el papel es el mejor de los tres primeros que ya están a la venta en España pero que, a nuestro juicio, no da el salto para convertirse en uno de los mejores que existen en la gama media, que entendemos que es el hábitat en el que hay que ubicar a este smartphone.

Lo cierto es que el Nokia 6 nos deja un poco sorprendidos respecto a la elección de hardware… ya que en algunos apartados cumple con las expectativas, pero en otros se queda corto. Eso si, estéticamente mantiene una continuidad a lo que ya vimos en el Nokia 3 y Nokia 5, modelos que ya hemos probado y que llegan, como en el caso del smartphone que nos ocupa, con sistema operativo Android Nougat (7.1.1) sin que apenas existan modificaciones, por lo que se puede considerar como “puro”.

Imagen frontal del Nokia 6

Sin más, pasamos a indicar las sensaciones y opiniones que nos ha dejado el Nokia 6 al probarlo durante un tiempo como equipo principal y, por cierto, su precio es de 249 euros en el momento de analizarlo, y se debe valorar (para bien o para mal) lo que indicamos con el coste que tiene el dispositivo en las tiendas.

Diseño del Nokia 6

El Nokia 6 es continuista respecto a los otros dos modelos que ha fabricado HMD Global, por lo que tiene un cierto aroma a los Lumia que no hace muchos años la compañía finlandesa ponía en el mercado. Evidentemente, hay evolución, pero recordar los modelos con Windows es algo casi irremediable. Eso sí, la presencia del metal como material de fabricación es mayor que en sus dos hermanos de gama de producto, lo que aporta un aspecto mucho más actual y llamativo. Por cierto, estamos ante un modelo tipo unibody, por lo que nada de acceder a la batería.

En la mano, el Nokia 6 nos parece un modelo sobrio y eficaz, aunque hay matizaciones que es importante comentar y conocer. Así, por ejemplo, el dispositivo nos parece algo más grande de lo esperado –teniendo en cuenta a la competencia- y, especialmente creemos que más pesado de lo que nos hubiera gustado. Alcanza los 169 gramos y, en ocasiones, se deja notar cuando se habla por teléfono durante bastante tiempo. Eso sí, los laterales ofrecen un acabado bastante atractivo y de calidad, con unos botones muy accesibles y de gran acabado y con un biselado en los bordes que aporta atractivo.

Esquina del Nokia 6

El frontal no tiene sorpresas, no llama la atención por aprovecharlo excepcionalmente pero sí que incluye acabado 2.5D, lo que deja una integración de panel y lateral bastante correcta. Los marcos superior e inferior nos parecen excesivos, y sería posible darles un mejor aprovechamiento. Y es curioso en lo que tiene que ver con el de la parte baja, ya que en este se incluye el lector de huellas (que es eficiente y no hemos tenido especiales problemas al darle uso ni en velocidad ni en reconocimiento), y al tener una forma rectangular alargada permite reducir las dimensiones… pero no se ha hecho. Y, esto, haría que se pudiera utilizar un sensor biométrico más cuadrado, que hubiera sido mejor en lo que se refiere a la ergonomía. La solución elegida, a nuestro juicio, no es la mejor… pero, eso sí, relativamente eficaz. Por cierto, aquí existen botones táctiles de control de Android, que se iluminan y están bien ubicados.

Lector de huellas del Nokia 6

La parte trasera sólo está “rota” por el sensor de la cámara y el flash, colocados en la parte central en un elemento que sobresale de la carcasa. Esta es, en nuestro caso, de color negro con acabado mate… y las huellas se quedan bastante marcadas (la protección oleofóbica no es la mejor). Eso sí, el agarre que ofrece es bueno y no se tienen malas sensaciones a la hora de manipular el Nokia 6. En lo que se refiere a la resistencia, no hemos tenido especiales problemas al manipularlo de forma habitual, por lo que se comporta y reafirma la sensación de robustez inicial.

En definitiva, un teléfono el Nokia 6 correcto en el diseño, con opciones que son positivas, como por ejemplo su acabado, pero otras mejorables, como por ejemplo los marcos -en especial en el que está el lector de huellas-. Cumple, de eso no hay duda, y los que buscan un modelo con aguante, en este smartphone puede encontrar una opción sin tener que recurrir a los rugerizados. Ojo, y no es un tema menor, el puerto de carga del terminal es microUSB, por lo que no se da el salto a Tipo C y, evidentemente, le hace perder posiciones frente a la competencia directa… y da cierta sensación de no ser lo más actual posible.

Imagen trasera del Nokia 6

Pantalla del Nokia 6

La elección, sobre el papel, es adecuada y HMD Global acierta en ofrecer un panel IPS de 5,5 pulgadas con resolución Full HD (403 ppp de densidad de píxeles). Es el estándar ahora mismo en lo que tiene que ver con la gama media y utilizar otra opción para el modelo más potente a la venta ahora mismo con la marca Nokia hubiera sido un error. Además, este componente tiene protección Gorilla Glass 3, lo que siempre es un punto positivo y que permite que no se tengan especiales problemas de desperfectos en la pantalla.

pantalla del Nokia 6

La calidad de imagen es bastante buena, con una definición de los colores más que respetable (pero sin llegar a la intensidad de los paneles AMOLED claro). Pero el caso es que al dar uso a la pantalla del Nokia 6, descubrimos un modelo que aquí sí que cumple, y bastante bien… incluso en unos ángulos de visión muy buenos. Quizá, en exteriores sufre un poco más de lo esperado con luz directa, y eso que tiene un brillo de 450 nits. Pero, el caso, es que fotografías, textos y vídeos se ven bien, y nada de ver grano o imperfecciones.

Por cierto, que hay que mencionar la respuesta táctil. En un primer momento puede parecer que esta no está perfectamente depurada, pero no es así y esta es perfecta realmente. La sensación es debida a que al dar uso al panel en ocasiones hay retardo en la ejecución de las acciones (no alarmante) y, en realidad, esto se debe al software como indicaremos más adelante ya que, incluso, esto ocurre al pulsar los botones táctiles. No es dramático, ya lo decimos y tiene arreglo, pero la sensación está ahí.

Rendimiento ofrecido

En este apartado encontramos uno de los detalles que nos sorprendieron más del Nokia 6, ya que el procesador es un Snapdragon 430, un modelo de ocho núcleos (compatible con Cortex-A53) y que trabaja a una frecuencia máxima de 1,4 GHz. Para la gama media actual, no es la mejor elección, ya que lo ideal sería un modelo de Qualcomm de la gama 6XX, no este. Eso sí, la RAM del modelo que hemos analizado es de 3 GB -hay una variante de cuatro-, lo que le hace diferenciarse del Nokia 5. Si a esto se le suma una GPU Adreno 505 y 32 gigas de almacenamiento ampliables, tenemos el corazón del terminal perfectamente dibujado.

Detalle frontal Nokia 6

El resultado es un modelo correcto, que no funciona mal con aplicaciones no muy exigentes y que, para muchos, es una solución más que buena. Eso sí, con los juegos más potentes (con gráficos en tres dimensiones) o en los que se retocan imágenes, hay muestras claras de que el procesador sufre, y mucho en ocasiones. No es que funcione mal, ni mucho menos, pero le falta un poco para estar al nivel de los modelos con los que compite. Para ser un modelo que busca diferenciarse de entre los que tiene a la la venta Nokia, se espera un poco más.

Bien en lo que tiene que ver con la conectividad, la cobertura 4G y WiFi es muy buena (y no le falta NFC), estos son los resultados que hemos obtenido con el Nokia 6 en las pruebas habituales que utilizamos en MovilZona:

El sistema operativo que se incluye en el smartphone llega con un excelente detalle: es Android Nougat puro, por lo que no se cometen excesos de personalización ni de bloatware. Lo que muchos buscan. Pero, lo cierto, es que no creemos que esté perfectamente optimizado el software con el hardware integrado, y esto hace que se aprecien ciertos retardos (como los antes comentados) e, incluso, en algunos casos al abrir aplicaciones hay tiempos de carga mayores de lo habitual. Esto tiene solución, claro, pero lo cierto es que se podría exprimir mejor los componentes que se integran. Es decir, que ocurre lo mismo que con el Nokia 3 y Nokia 5.

Resultado en Basemark del Nokia 6

La batería integrada en el Nokia 6 es de 3.000 mAh, por lo que se mantiene en el estándar, y como la pantalla es Full HD y el procesador no muy exigente (para bien en este caso), hemos conseguido llegar a un día de uso sin el más mínimo problema… pero, quizá, un poco más por lo antes mencionado sería lo ideal –con la pantalla siempre encendida, superar las cinco horas es siempre posible-. Pero, lo cierto, es que nadie tendrá queja alguna del terminal aquí y se comporta de forma bastante correcta.

Un detalle: en la recarga… nada del adjetivo rápido, este no se debe utilizar. En nuestra experiencia de uso, comprobamos que rellenar la batería antes mencionada siempre necesita de algo más de dos horas, por lo que esto es algo que se debe tener en cuenta. Esta es otra ausencia a considerar, no determinante, pero sí importante (y, el problema, es que ya son varios los modelos de gama media que incluye esta tecnología y hubiera sido otra ventaja de elegir un modelo Snapdragon 6xx). Si te preguntas por la temperatura, nosotros no detectamos nada que se saliera de lo normal incluso en los momentos de máxima exigencia.

Cámara del Nokia 6

Primero vamos a indicar el hardware que incluye en este apartado el terminal. La cámara principal es de 16 megapíxeles con apertura F:2.0 y PDAF. En el caso del elemento frontal, la elección es un sensor de 8 Mpx con la misma apertura y que, para hacer selfies, dispone de un angular de 84 grados. Sobre el papel, poco o nada que envidar a los dispositivos de gama media actuales… pero, al hacer fotos, la cosa cambia de forma clara.

Cámara principal del Nokia 6

Los resultados que obtuvimos no fueron precisamente los mejores que se podían esperar, con una falta de detalle evidente y una gestión de la luz que no es adecuada. No se aprecia mucho ruido, es cierto, pero no gestiona bien las tonalidades y esto se debe en parte a un rango dinámico que no es bueno y un balance de blancos que no hace su trabajo de la mejor forma posible. Y, esto, es así incluso en tomas con una correcta luminosidad.

Incluso, el postprocesado da la sección que “mete” mano más de lo debido y hace que los colores tiendan a ser más cálidos de lo esperado. Curioso que en las fotos con objetos cercanos se comporte mejor que con los paisajes. Por la noche el flash es correcto, pero si hay luces encendidas hace que un tono anaranjado aparezca si no se tiene cuidado al realizar la fotografía. El modo HDR para corregir tomas con tonalidades muy distantes, es algo lento, pero nos ha parecido eficaz.

Ejemplo Zoom con el Nokia 6

Estos son algunos ejemplos de lo que hemos conseguido con la cámara principal del Nokia 6 (la delantera, comparativamente, nos ha parecido mejor):

A la hora de grabar, hay que decir que la calidad máxima con cualquiera de los sensores integrados es de 1080p, bajando a 720p si se desea dar uso a la cámara lenta. Aquí se aprecia que el autoenfoque es rápido, bastante por cierto, pero con el detalle ocurre como con las fotografías, no es el mejor posible.

Antes de finalizar este apartado, hay que decir que la aplicación incluida, es sencilla y no tiene opciones avanzadas, lo que para algunos puede ser una ausencia a tener en cuenta. Es algo lenta a la hora de darle uso, algo que incluso se nota al activar el flash o el modo HDR, pero tiene la virtud de ser muy sencilla de aprender a usar. Por cierto, no ofrece la mejor estabilidad, ya que al activar el Nokia 6 si se tiene este desarrollo abierto, se producen algunos fallos que lo cierran de forma automática.

Conclusión

Un teléfono con luces y sombras este Nokia 6. En algunos casos, como el procesador y su cámara, no llega a la gama media y parece más un modelo de entrada. Y, esto, es algo que los exigentes pueden notar. Además, se debe optimizar el sistema operativo Android, ya que no está lo suficientemente pulida la versión que se utiliza en estos momentos.

Eso sí, tiene aciertos, como por ejemplo una pantalla que nos ha gustados bastante y que su diseño, cuando menos, es sobrio y llamativo. Además, la conectividad está bien resuelta y esto siempre es positivo. Lo cierto es que esperábamos un poco más del Nokia 6 que, si ser un modelo de mala calidad, sí que da la sensación de estar algo anticuado… y, eso, que acaba de llegar como quien dice (y, opciones como el uso de microUSB no hace más que reafirmar lo que decimos).

Lo mejor

  • Pantalla de buena calidad
  • Diseño interesante

Lo peor

  • Rendimiento ajustado
  • Excesivamente pesado
  • No incluye puerto USB tipo C
  • Cámara de poca calidad

Puntuación del Nokia 6


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.