Análisis del Motorola One Vision: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 7,5 de 10

Motorola ha presentado su nueva apuesta en la gama media con un smartphone que pretende destacar en varios aspectos como la cámara o el diseño. La batuta del nuevo Motorola One Vision es cosa de Android One, por lo que hará las delicias de los amantes de un sistema puro y sin añadidos.

Estamos ante un modelo que supone la segunda apuesta de Motorola en el terreno de Android One, tras el estreno del primer Motorola One el año pasado. Esta vez, el terminal hace gala de varias tecnologías inéditas en la marca como una pantalla agujereada en la que se aloja su cámara frontal, o la apuesta por un formato panorámico de 21:9, que ya han adoptado otros fabricantes como Sony en los nuevos Xperia.  Vamos a conocer en detalle este nuevo Motorola One Vision y a contaros nuestras impresiones después de haber pasado un tiempo con el terminal.

Pantalla completa del Motorola One Vision

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Software
  6. Cámaras
  7. Conclusión

Diseño

Lo primero que llama la atención al poner las manos sobre el terminal es el formato de su pantalla.  Se percibe algo más “estirado” en comparación a formatos más clásicos, pero también estiliza el dispositivo y hacer que sea más fácil llegar con el pulgar de un lateral al otro del dispositivo con facilidad. El Motorola One Vision tiene ese toque “Premium” que tan bien saben hacer los peleones de la gama media. El tacto es muy agradable y la trasera cuenta con un acabado en cristal, y un degradado de color.

Nuestra unidad de testeo era color azul y se apreciaba más claro en los laterales traseros que por el centro. Así mismo, la luz juega con este degradado, haciendo que lo veamos de forma distinta dependiendo de cómo incidan los rayos en él dispositivo. En la parte derecha del One Vision encontramos todos los botones físicos, de encendido y de volumen. Al estar situados en el mismo lateral y para ayudar a diferenciarlos, Motorola ha creado un tacto diferente y más rugoso para el botón de encendido, y listo para el volumen. Esto que parece un detalle sin importancia ayuda enormemente.

Trasera-Motorola-One-Vision-1

 

El lateral izquierdo ha sido reservado para la bandeja de la tarjeta SIM, que también permite introducir una tarjeta microSD para ampliar la memoria interna del dispositivo. En la parte superior del dispositivo, Motorola ha situado el jack de 3.5 para auriculares, mientras que en la parte encontramos el micrófono, el puerto USB Tipo-C y el altavoz. Aunque la trasera del terminal es de crista, Motorola afirma que cuenta con protección Gorilla Glass. Las cámaras traseras se sitúan en disposición vertical con el flash LED justo debajo y una serigrafía que recuerda al usuario los 48 megapixels del sensor principal. Muy curioso el logo de Motorola, integrado en el sensor de huella dactilar, ya que en la parte delantera, ya no se puede leer el nombre de la marca, tal y como ocurría en el Motorola One anterior. En resumen estamos ante un diseño totalmente Premium y muy agradable al tacto, que permite el manejo a una mano sin problemas.

Frontal-Motorola-One-Vision

Pantalla

Como hemos visto más arriba estamos ante uno de los principales sellos de identidad del Motorola One Vision. Estamos ante un panel LCD de 6.3 pulgadas con resolución FullHD+ (2520 x 1080 píxeles) y una relación de aspecto de 21:9. El verdadero sentido de este formato está en todo el contenido multimedia creado en 21:9 y lo que está por venir. No obstante, si vemos vídeos no compatibles con este formato, tendremos espacio sin aprovechar a ambos lados de la pantalla. Lo bueno viene cuando reproducimos contenido en 21:9, que ya está disponible en servicios como Netflix, HBO, Amazon Video o Youtube. La diferencia es notable y la experiencia multimedia puede llegar a superar a los formatos más tradicionales como los 18:9.

OneVision no 21:9

Vídeo en formato no adaptado

OneVision 21:9

Vídeo en formato 21:9

La pantalla cuenta con un brillo correcto y bien gestionado por Google cuando lo tenemos en modo automático. La pantalla muestra colores vivos y nada saturados. El brillo al máximo es más que suficiente para ver la pantalla incluso con la luz directa del sol incidiendo sobre el panel.

En las diferentes pruebas de testeo de pantalla no hemos descubierto pixels muertos ni colores que saturen en exceso. También hemos apreciado un notable bajo consumo de la pantalla, lo que sin duda agradece la batería del dispositivo y se traduce en una mayor autonomía.

Hardware

El Motorola One Vision tiene el honor de ser el primer smartphone del mercado en estrenar el nuevo procesador Exynos 9610 de Samsung. Este chip de ocho núcleos con arquitectura ARM ha sido fabricado en un proceso de 10nm, con cuatro núcleos corriendo a una velocidad de reloj de 2,3 Ghz y otros cuatro a  1,7 Ghz. El terminal llega con una única variante de 4 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno, de los cuales algo más de 10 son ocupados por el sistema operativo.

El procesador ha mostrado un buen desempeño y no hemos tenido tirones ni problemas ejecutando multitareas o los últimos juegos del mercado, por lo que el chip gráfico Mali-G72 MP3 ha respondido conforme a las expectativas. Hay que tener en cuenta que se trata de un móvil con un fuerte carácter multimedia y jugón, y en un rango de precio muy juvenil, por lo que son aspectos en los que no podía fallar. A continuación podréis ver el desempeño del One Vision en los diferentes benchmarks y pruebas de estrés a las que le hemos sometido.

En el apartado conectividad no hemos encontrado pega. La velocidad en la conectividad a redes Wi-Fi o la transferencia mediante Bluetooth 5.0 han sido perfectas. También hemos probado la música con los auriculares incluidos por Motorola, ya que recordemos que el terminal es compatible con tecnología Dolby, que nos permite adaptar el audio desde música hasta películas con diferentes modos predeterminados para todo tipo de contenido. El sensor de huellas funciona de forma rápida y precisa y además cuenta con conectividad NFC, por lo que en este sentido no podemos pedirle más en este rango de precio.

En general nos ha dejado buenas sensaciones el rendimiento del terminal, que no se ha inmutado en multitarea, juegos, navegación pesada con muchas pestañas abiertas o vídeos multimedia a gran calidad. Tenemos que tener en cuenta que estamos ante un chip enfocado a la gama media, pero ha llegado a este Motorola One Vision con un trabajo de optimización envidiable. Es muy posible que Android One ayude a su fluidez, al no tener que cargar con los procesos de alguna capa de personalización que podría restarle ligereza.

Autonomía

No es el terminal más fino ni ligero del mercado, pero Motorola no ha escatimado al incorporar una batería de 3.500 mAh que rinde de sobra para terminar el día. Si el usuario hace un uso medio podrá conseguir 6 horas de pantalla encendida sin problema. La buena gestión de la energía de Android 9 Pie y del chip Exynos se nota, ya que cuando el terminal está en reposo consigue reducir considerablemente el uso de apps en segundo plano, por lo que la autonomía se ve beneficiada.

Motorola ha hecho mucho hincapié en que el One Vision cuenta con la denominada tecnología TurboPower, que según datos de la firma permite conseguir 7 horas de uso con solo 15 minutos de carga. Esto no sería posible si la compañía no hubiese incluido el cargador rápido en el paquete de venta. Se trata de un adaptador con carga de 15W que nos permite alcanzar aproximadamente el 60% de la carga en una media hora enchufado. En las pruebas que hemos hecho, se puede apreciar la velocidad de la carga, consiguiendo picos de carga de 3.060 mA.

Software

En este apartado tenemos que aplaudir a Motorola, ya que Android One nos ofrece un Android puro, tal y como lo concibe Google y que no cuenta con bloatware (salvo una aplicación de Motorola) ni añadidos extraños. El terminal está basado en Android 9 Pie y la firma asegura tres años de actualizaciones. De esta forma el usuario encontrará una interfaz y unos menús muy limpios, además de contar con multitud de fondos de pantalla originales de Google, sin que hayan sido sustituidos por los del fabricante.

Cabe destacar que nada más encender el terminal y conectarlo a la red, éste nos avisó que había una actualización disponible, que incluye el parche de seguridad de Android de mayo de 2019, y mejoras en la cámara y el desbloqueo facial. El terminal cuenta con 128 GB de memoria interna, de los cuales unos 115 GB están a disposición del usuario, ya que Android ya se lleva 12 GB por el camino.

Cámaras

El Motorola One Vision llega con el claro objetivo de hacerse un hueco en la gama media económica con cámaras que están más que a la altura y que bien pudiéramos encontrar en smartphones de mayor precio. En este sentido podemos destacar, que permite realizar fotografías en formato 21:9 y que Motorola ha añadido un impresionante modo de Vision Nocturna que captura luz allá donde nuestro ojo no llega, y lo hemos comprobado. El terminal cuenta con la siguiente configuración de cámaras:

  • Trasera: Dual de 48 megapixels + 5 megapixels con apertura f/1.7 y Flash LED
  • Delantera: 25 megapixels con apertura f/2.0.

Diseño del teléfono Motorola One Vision

Motorola ha querido incluir la tecnología Quad Píxel, que es cuatro veces más sensible a la luz y que combina cuatro píxeles en un gran píxel de 1,6 µm, para que el sensor de 48 MP captura imágenes muy nítidas de 12 MP con brillo y reduciendo el ruido de fondo. Se agradece también la inclusión de la estabilización óptica de imagen (OIS) que reduce el desenfoque cuando queremos sacar alguna foto en movimiento, hay viento o incluso cuando hay poca luz.

La interfaz de la cámara es sencilla, pero cuenta con los elementos suficientes para conseguir buenos resultados en todas las condiciones. Durante nuestras pruebas hemos querido tantear todos ellos. Nos ha quedado buen sabor de boca con el denominado “Color Selectivo” que es una especie de filtro “splash” en tiempo real. Es decir, el usuario podrá elegir, cuanto toma la fotografía, qué color quiere mantener, mientras que el resto de la foto se tornará en blanco y negro. No faltan los modos más clásicos como el panorámico o retrato.

Aunque estos modos predefinidos consiguen resultados satisfactorios para la mayoría, el usuario tiene  a su disposición un Modo Manual, que bien usado permite conseguir mejores resultados, ya que podremos jugar con el enfoque, cambios en la apertura, la ISO y más. Al tomar fotografías, apreciamos que la máxima calidad disponible (48 megapixels) consigue fotografías en formato 4:3, tendremos que bajar la resolución de 36 megapixels para que las capturas se tomen en 16:9.

OneVision foto

En la siguiente galería podréis ver algunas fotos sacadas con el Motorola One Vision, en el que ponemos a prueba alguno de sus modos, como el desenfoque o el color selectivo. Cabe destacar que la fotografía que veréis de “Stitch” se ha realizado en una habitación prácticamente a oscuras. Aún así la lente consiguió captar la luz suficiente para lograr un resultado sorprendente. Todas las imágenes de noche han sido realizadas en condiciones de luz muy bajas, para poner en duros aprietos al sensor, que ha salido airoso en la gran mayoría de las instantáneas.

A continuación tenéis alguna captura en condiciones de baja luminosidad. En dos de las fotografías hemos utilizado el modo automático de noche. Mientras que en las otras dos, se ha utilizado el nuevo Modo de Visión Nocturna, que nos ha sorprendido al captar una imágenes claras cuando nosotros apenas éramos capaces de ver nada.

En el apartado del vídeo, el Moto One Vision ofrece varias opciones, incluyendo grabación en 4K a 30 fps y FullHD a 60 fps. También cuenta con un modo de cámara lenta que le permite grabar a 120 fps si estamos en resolución FullHD o a 240 fps si bajamos la resolución hasta HD 720p. A continuación tenéis alguna muestra de los resultados obtenidos en vídeo.

Prueba de vídeo en 4K

Prueba cámara lenta FullHD a 120 fps

Prueba de vídeo HD a 240 fps

Conclusión

Ante un mercado tan saturado en el rango de los smartphones de menos de 400 euros, Motorola se ha sacado de la manga un equipo más que interesante por los 299 euros que cuesta. No defrauda en los elementos clave para el usuario como la cámara, el rendimiento y la batería. Por otra parte, y aunque no es justo exigir mucho más a un terminal de este rango de precio, pudiéramos haber visto como la guinda perfecta a este paste, la inclusión tecnología de carga inalámbrica o unos marcos algo más ajustados.

Motorola One Vision frontal trasera

Por otra parte, el formato 21:9, aunque ofrece una experiencia multimedia más realista y respecta la grabación original de muchos contenidos, hace que en ocasiones sobre mucho espacio en los laterales, cuando consumimos contenido no adaptado.

Mención a parte merece la inclusión del modo de Visión Nocturna, prácticamente inédito en este rango de precio, y que supone un aliciente a la compra muy potente, ya que presume de una característica que encontramos en terminales de mucho mayor precio. Por último, nos encanta poder disfrutar de un Android Puro y sin añadidos innecesarios.

Lo mejor

  • El Modo Visión Nocturna
  • Buena autonomía
  • Experiencia pura de Android

Lo peor

  • El formato 21:9 está por explotar
  • Los marcos pudieran haberse apurado más