LG X Cam

Análisis del LG X Cam

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7No todos los teléfonos con cámara dual tienen que ser de gama alta. Un ejemplo es el que hemos visto en el análisis del LG X cam, un modelo que dispone de dos sensores en su elemento trasero y que tiene algunas virtudes que le hacen ser un modelo interesante. Te contamos las impresiones que nos ha dejado y lo que se puede esperar de él en la actualidad.

La verdad es que en líneas generales este modelo no desentona, y por ello se debe pensar en él como un smartphone de gama media que llega para ser una solución solvente en el día a día pero sin buscar el máximo rendimiento posible. Y dentro del segmento que hemos indicado, en algunos momentos se sitúa en la opción Premium y, en otros, no tanto. Es decir que balancea según el apartado al que nos referiremos.

Imagen trasera del LG X cam

Sin más, pasamos a indicar todo lo que hemos visto en el análisis del LG X cam y, por lo tanto, a explicar lo que se consigue con este terminal que llega con sistema operativo Android y que lo cierto es que nos ha dejado un sabor de boca bastante bueno en líneas generales, en especial por su aspecto y ergonomía.

Diseño

Lo cierto es que la compañía coreana no se ha vuelto loca a la hora de buscar un diseño muy diferenciado (y que, en ocasiones, esto hace que no sea especialmente útil). Lo primero que llama la atención en el análisis del LG X cam es que este es un modelo muy plano, que permite un agarre muy bueno y que le hace ser cómodo en la mano… a la vez que atractivo. Eso sí, la carcasa trasera es de plástico, esto se debe tener en cuenta y, por lo tanto, el metal se ha dejado para otras ocasiones.

Algo que llama la atención al ver por primera vez el terminal es el módulo en el que encajan las dos cámara traseras y el flash. Aunque este sobresale un poco -nada alarmante- lo cierto es que dotan de personalidad al dispositivo y no queda nada mal. En los laterales del teléfono están los  botones de volumen (izquierda) y encendido (derecha), por lo que nada de posicionarlos detrás.

Puerto USB del LG X cam

En la parte baja están situados los puertos de auriculares y el microUSB, por lo que nada de tipo C en este modelo. Y, como ya es habitual, las tarjetas que se pueden dar uso están en una bandeja que se esconde en uno de los laterales encajando a la perfección y demostrando un buen acabado en líneas generales. La verdad es que en el análisis del LG X cam descubrimos un modelo atractivo, más de lo esperado, y que tiene una buena elegancia pese a su fabricación.

Por cierto, antes de saltar a otros apartados, hay que mencionar que el altavoz está en la esquina inferior izquierda, lo que hace que se obture con suma facilidad. No nos ha gustado esta ubicación y se tenía que buscar una solución mejor. Eso sí, el sonido es bastante correcto.

Imagen lateral del LG X cam

Pantalla

El panel integrado en este modelo es de 5,2 pulgadas y tipo IPS. Nada que sea especialmente sorprendente, la verdad. El caso es que estamos ante un componente con calidad Full HD, lo que permite que se supere sin el más mínimo problema los 400 ppp de densidad de píxeles. Es decir, que sobre el papel la pantalla que hemos visto en el análisis del LG X cam debe cumplir sobradamente. Y, lo cierto, es que así es.

Pantalla del LG X cam

La representación de los colores es bastante buena, aunque tiende un poco al frío (pero no es muy evidente esto). En lo que tiene que ver con el brillo, este cumple, pero quizá algo más de capacidad aquí le haría ser un modelo más cumplidor en exteriores. Con una buena respuesta y definición muy conseguida, estamos ante un panel de notable, no hay duda.

Muy bien resueltos los ángulos de visión como hemos comprobado en el análisis del LG X cam, los marcos no son nada excesivos y se ha hecho un buen trabajo con ellos. No le faltan opciones adicionales propias de LG, como el poder encender el terminal con un doble toque de la pantalla. El caso, es que aquí hemos descubierto un terminal que está por encima de la media en muchos casos, y esto es positivo y adecuado para un modelo que tiene en la fotografía uno de sus grandes alicientes.

Rendimiento

La apuesta del hardware principal que hemos descubierto en el análisis del LG X cam es adecuada, sin grandes estridencias. Se ha elegido un procesador de MediaTek de ocho núcleos (MT6753) que en su interior dispone de una Mali-T720MP3. Se acompaña con 2 GB de RAM y, por lo tanto, no se tiene problemas en utilizar las aplicaciones actuales. Eso sí, está más que claro que no se busca el ofrecer el máximo rendimiento… pero sin renunciar a la fluidez.

Resultado Basemark LG X cam

La experiencia de uso es bastante buena, no hemos tenido problemas de estabilidad con Android Marshmallow, lo cierto, es que incluso los juegos no funcionan nada mal. Es correcto todo, pero en ocasiones sí que detectamos que se sufre al dar uso a desarrollos muy exigentes gráficamente. Es normal, pero esto no quita para que la satisfacción sea bastante buena.

Estos son los resultados obtenidos en las pruebas de rendimiento que habitualmente utilizamos en MovilZona, donde se ve claramente que estamos ante un modelo de gama media:

Por cierto, en el análisis del LG X cam encontramos dos apartados que son destacables: el primero es una conectividad muy bien resuelta (no falta NFC y 4G). Además, la antena WiFi es especialmente potente, algo que es positivo en los tiempos que corren. El segundo apartado es el uso de la interfaz LG UX 5.0, que es algo pesada para el hardware incluido, pero sin apenas bloatware.

En lo que tiene que ver con la autonomía, la batería que se integra es de 2.520 mAh y, lo cierto, es que en un principio está bien dimensionada teniendo en cuenta que estamos ante un smartphone que tiene un grosor de sólo 6,9 milímetros. El caso es que con un uso habitual se puede conseguir el día de uso, pero no siempre es así ya que falta algo de amperaje. No es decepcionante el terminal, pero lo cierto es que para nada destaca. Un ejemplo es que con la pantalla encendida superar las cuatro horas y cuarto es una quimera.

Cámara

No hay duda que lo primero que llama la atención de este modelo es que tiene doble cámara en su parte trasera, concretamente con sensores de 13 y 5 megapíxeles (apertura F:2.0). Esto permite que se pueda jugar con el desenfoque de forma interesante -incluso con el angular, ya que el segundo elemento indicado permite 120 grados- y hace que se tengan más opciones de lo habitual… pero, si hablamos de la calidad pura y dura, lo cierto es que se puede esperar algo más de este modelo.

Cámara tarsera del LG X cam

Tiene opciones positivas, como el poder pasar de uso de un sensor a otro con gran facilidad y aprovechar para, incluso, ejecutar fotos con opciones como ojo de pez, pero lo cierto es que no es mucho más lo que se consigue con la inclusión de la doble cámara. La calidad de las tomas, en general, es buena sin que se aprecie ruido y con un rango dinámico más que correcto que evita malas saturaciones y que posibilita una representación de la luminosidad buena. Eso sí, cuando la toma es algo oscura, perdemos más definición de la esperada, pero no es tan notable como en otros modelos de gama media.

Estos son algunos ejemplos de lo que es capaz de hacer este modelo como hemos comprobado en el análisis del LG X cam:

Sin nada que destacar de la aplicación que controla la cámara, ya que no es precisamente la más completa del mercado (tampoco la peor, todo hay que decirlo), el elemento frontal de 8 Mpx permite tomar unos selfies de una calidad que nos has gustado, y mucho, lo cierto, es que rinde a gran altura.

En el apartado de la grabación, la calidad máxima es Full HD y lo cierto es que está bastante bien, incluso confirmó que el enfoque que descubrimos en el análisis del LG X cam es muy rápido. Nada que objetar aquí.

Conclusión

Un modelo correcto que no desentona especialmente en nada, pero que tampoco destaca mucho frente a sus rivales. Nos ha gustado la posibilidad de jugar con la cámara trasera de doble sensor, y que su diseño es bastante llamativo y atractivo. Además, esperábamos un rendimiento más pobre por sus 2 GB de RAM, pero lo cierto es que nos ha convencido.

La autonomía es un problema en ocasiones, lo que es así en especial por la búsqueda de ser muy fino y ligero (no supera los 120 gramos) y sin duda alguna el altavoz no debería está ubicado en el sitio elegido por el fabricante. El caso es que en el análisis del LG X cam hemos descubierto un terminal que tiene su potencial pero que no se debe esperar de él que ofrezca posibilidades especialmente potentes.

Lo mejor

  • Cámara interesante
  • Diseño atractivo
  • Rendimiento mejor del esperado

Lo peor

  • Autonomía mejorable
  • Interfaz de usuario algo pesada
  • La colocación del altavoz es mala

Puntuación del LG X cam


Valoraciones



Los campos con * son obligatorios.

Sin valoraciones