Lenovo Moto G5

Análisis del Lenovo Moto G5

Valoración: 6,5 de 10

Sello de puntuación 6Ya hemos podido comprobar lo que ofrece el nuevo Moto G, el modelo que está destinado a ser una referencia en la gama media de producto y que, lo cierto, ha evolucionado de una forma adecuada en unos apartados y sorprende en otros. Te contamos las impresiones que hemos obtenido en el análisis del Moto G5.

Algo que se mantiene imperturbable en este modelo desde la llegada del primero que compone su gama de producto es que el sistema formativo que utiliza llega sin apenas modificaciones del que ofrece Android de Google. Esto por un lado, asegura que el hardware integrado se exprima debidamente y, por otra, que en un principio las actualizaciones llegan con una rapidez más que adecuada. Cierto es que se incluyen algunas aplicaciones propias de la compañía, pero en este caso no son nada intrusivas. Por poner un ejemplo: las mejoras incluidas en la que gestiona la cámara son de agradecer. Por cierto, que el Moto G5 llega con Nougat, como no puede ser de otra forma en el momento en el que estamos.

Imagen posterior del Moto G5

A continuación, dejamos las sensaciones y resultados obtenidos en el análisis del Moto G5 que, hemos de recordar, fue anunciado en el Mobile World Congress y tiene como reto mantenerse como el modelo de referencia para los usuarios a la hora de elegir un terminal de gama media que les permita realizar todo tipo de trabajos sin el más mínimo problema (y sin ser especialmente caro).

Diseño

Aquí ya hay novedades, ya que el nuevo Moto G5 es más pequeño que su antecesor. Esto se debe a que la pantalla tiene una diagonal menor y, por lo tanto, el uso con una mano está perfectamente contemplado y es posible como hemos podido comprobar. Aparte, el aspecto que tiene el terminal en la mano es llamativo, ya que la carcasa trasera es de metal lo que le hace avanzar y no desentonar con parte de su competencia. Eso sí, los excesivos marcos frontales recuerdan a dispositivos de hace un tiempo, y no mantienen la buena sensación.

Curiosamente el Moto G5 es un terminal que permite retirar la parte trasera y, así, acceder a la batería –que es intercambiable– y utilizar las diferentes tarjetas (SIM o microSD) de una forma bastante cómoda –algo que no se puede decir que sea igual al desmontar la carcasa, que cuesta un poco la verdad.

Botones laterales Moto G5

El grosor es de 9,5 milímetros, por lo que hay rango de mejora en esta apartado, y la habitual curvatura de la parte posterior desaparece para ser esta completamente plana, lo que personalmente creemos que hace que se pierda algo de ergonomía… pero se gana en un mejor aspecto estético y hace que no “baile” al estar apoyado en una mesa. Un buen detalle es que el Moto G5 es resistente a salpicaduras, lo que la hace diferencial con parte de su competencia.

Los laterales son redondeados y permiten un agarre cómodo, en el derecho están los botones de volumen y encendido que ofrecen una resistencia justa a la presión y que son sencillos en lo referente al acceso (el segundo, tiene una serigrafía, por lo que diferenciarlo es sencillo). La parte izquierda, está completamente limpia, lo que a más de uno puede sorprender. El Moto G5 cuenta con toma de auriculares en la parte superior y puerto… microUSB, nada de tipo C, en el inferior. Esto, en nuestra opinión, no es un buen detalle todo hay que decirlo.

Esquina del Moto G5

En el análisis del Moto G5 hemos comprobado que el lector de huellas integrado, en la parte frontal en el lugar que suele estar el botón Home, funciona bastante bien. Es rápido y eficaz, pero no llega a los niveles de los utilizados por Huawei –pero está muy cerca-. Hay un detalle a comentar, como ocurre con los Meizu en este lugar se pueden utilizar gestos, como mover el dedo a la izquierda o la derecha para ir atrás o abrir el menú de Tareas. Un añadido interesante que, poco a poco, va siendo incluido por diferentes fabricantes.

Puerto USB del Moto G5

Pantalla

Como hemos indicado la pantalla del Moto G5 es menor que la de su antecesor ya que se pasa de las 5,5 a las 5 pulgadas. La resolución es Full HD con un panel IPS y, por lo tanto, se superan los 400 ppp de densidad de píxeles – concretamente cuatrocientos cuarenta y tres-. Es decir que no hay nada que objetar a la definición y precisión a la hora de mostrar detalles en, por ejemplo, las letras. El fabricante indica que se tiene protección frente a posibles golpes y ralladuras, pero no es Gorilla Glass (al probarlo no hemos detectado problemas aquí).

Pantalla del Moto G5

Con un brillo que nos ha gustado bastante –lo que se agradece en exteriores-, hay que decir que el panel es gama media puro y duro. Cierto amarilleo de los blancos está presente, así como unos colores que no son todo lo vibrantes que es posible ver en el mercado. Pero, para competir en su segmento del mercado, va sobrado el Moto G5 y para ver películas y jugar no falla-.

Con una excelente respuesta táctil, los marcos que tiene en el frontal no son precisamente un detalle muy positivo y esto le hace perder algo de “feeling” en lo que tiene que ver con el aspecto –la ocupación está por debajo del 70%-. Es decir, una pantalla correcta, sin grandes alardes, que responde pero que no destaca. Por cierto, que el sensor automático de ambiente para gestionar el brillo no funciona nada mal.

Rendimiento

Es muy raro ver que un fabricante toma riesgos a la hora de elegir el hardware en un modelo de gama media, y este caso no es una excepción. El procesador es un SoC de ocho núcleos Snapdragon 430 que funciona a una frecuencia máxima de 1,4 GHz (Cortex-A53) y la GPU una Adreno 505. A esto se le suman 2 o 3 G de RAM, ya que son las variantes que se encuentran en el Moto G5. Es decir, que no le falta potencia para la ejecución de tareas habituales, incluso algunos juegos exigentes no van mal, pero no estamos ante un modelo que sea “top”. Pero, lo cierto, es que no es su intención.

Resultado Basemark con el Moto G5

Las sensaciones en el análisis del Moto G5 son buenas, con una fluidez sobrada y sin que se tengan grandes retardos a la hora de ejecutar aplicaciones. Es decir, que convence en el día a día… aunque, cuando se exige mucho –incluso en multitarea- se nota que es un gama media como no puede ser de otra forma-.

Estos son los resultados obtenidos en los benchmark que habitualmente utilizamos en MovilZona:

El almacenamiento es rápido, pero sin locuras, es de 16 o 32 GB ampliables mediante el uso de tarjetas microSD de hasta 256 “gigas”. Aparte en la conectividad en el análisis del Moto G5 hemos visto un modelo bastante competente en lo que tiene que ver con la conectividad –bien con el WiFi y positiva la inclusión de radio FM-, y en el sonido sin queja alguna tanto en la posición del altavoz como en la calidad en líneas generales.

Finalmente, hay que comentar que la autonomía del Moto G5, los 2.800 mAh se muestran suficientes para pasar el día sin tener que realizar recarga alguna. Esto demuestra que se ha optimizado bien el consumo energético y que tanto hardware como software ponen su grano de arena para que no se desentone. Por cierto, no le falta recarga rápida, pero no es la más veloz que hemos visto… pero es innegable que esta ayuda, y mucho, y puede ser un factor de elección.

Con la pantalla encendida de forma constante y un uso habitual hemos conseguido pasar de las cinco horas sin problemas, por lo que también se comporta bien aquí. Por cierto, y debido a que es digno de mención, repetimos que la batería del Moto G5 es posible cambiarla de forma manual.

Cámara

La cámara principal del Moto G5 es de 13 megapíxeles con apertura F:2.0 y PDAF. Es decir, que sobre el papel estamos ante un modelo que no debe desentonar en exceso, aunque la compañía ha indicado que el foco en este apartado se ha hecho con el Moto G5 Plus que ya analizaremos. El caso, es que a grandes rasgos el modelo que hemos probado sigue lo habitual en la gama media: bien con luminosidad correcta, con bajos de calidad cuando esta no está presente.

Cámara del Moto G5

Hay que decir de forma más concreta que las fotografías son bastante definidas si no hay poca luz (donde aparece ruido) y que el rango dinámico, sin ser una barbaridad cumple… pero no evita que en ciertas ocasiones se quemen los lugares más luminosos. Evidentemente no es que se hagan malas fotos, pero lo cierto es que con competencia fuerte en la gama media en la actualidad es posible que se sufra en las comparativas. De todas formas, el usuario medio quedará convencido de lo que consigue. El flash, por su parte, cumple.

Estos son unos ejemplos de lo que es posible conseguir con este modelo como hemos comprobado en el análisis del Moto G5:

La aplicación de gestión de la cámara es completa, y los añadidos que se ofrecen, así como los Modos, hacen que se pueda tener una mejor experiencia al hacer fotos y conseguir unos mejores resultados -o, al menos, más personalizados-. Y, todo esto, sin añadir complicación al uso.

La cámara para los selfies es de 5 Mpx (F:2.2) y tiene un angular bastante amplio, pero no se deben esperar milagros, aunque sí tomas correctas. En lo que tiene que ver con las grabaciones, la calidad máxima que permite el terminal es de 1080p, y los vídeos son mejor de lo esperado ya que quedan bastante bien y con un sonido más que correcto.

Conclusión

Este es un modelo que resulta bastante cumplidor y que aquellos que buscan un terminal correcto en el día a día con un software que le permite conseguir una experiencia Android pura siempre deben tenerlo en cuenta. Buen rendimiento, autonomía mejor de lo esperado y metal como acabado en la trasera. Sin duda, un modelo que no desentona en la gama media y que le permite seguir siendo una referencia… aunque la competencia aprieta, y mucho.

Carcasa trasera del Moto G5

Tiene detalles a mejorar, como por ejemplo su pantalla y el sonido, que no es especialmente llamativo. La cámara responde, sin más y sufre con poca luz. Eso sí, la falta de USB tipo C no se entiende muy bien, pero el conjunto de opciones que hemos descubierto en el análisis del Moto G5 –como por ejemplo su lector de huellas frontal- nos ha convencido.

Lo mejor

  • Rendimiento adecuado
  • Sistema operativo sin apenas añadidos
  • Autonomía solvente

Lo peor

  • Utiliza microUSB
  • Sonido mejorable
  • Marcos de la pantalla muy grandes

Puntuación análisis del Moto G5


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.