Análisis del Honor 8X: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 8 de 10

sello de Movilzona 8Este teléfono de Honor mantiene la esencia de los productos que esta marca ofrece en el mercado: opciones interesantes con un precio contenido, algo que le ha llevado a ganarse una buena reputación. El caso, es que en el Honor 8X todo esto está presente, pero hay algo que destaca por encima de todo: la pantalla de este dispositivo, es grande y hace que sea el eje central del smartphone del que hablamos.

En lo que tiene que ver con el sistema operativo, el Honor 8X llega con Android Oreo (8.1) al que no le falta EMUI, como es habitual en todos los terminales que de una u otra forma están bajo el paraguas de Huawei. Este desarrollo tiene virtudes y defectos, pero lo que sí es evidente es que le falta un paso todavía para colocarse entre los mejores del mercado. Bien es cierto que ofrece una gran cantidad de opciones y posibilidades, incluso alguno puede sentirse apabullado, pero en muchos casos son excesivas. El caso es que esto no hipoteca al terminal, ni mucho menos, y el funcionamiento no tiene fisuras en estabilidad y fiabilidad.

Imagen tarsera Honor 8X

A continuación, dejamos todas las opiniones que nos ha dejado el Honor 8X una vez que lo hemos podido analizar y, también, podrás ver ejemplos de lo que es capaz de hacer en el apartado de la fotografía y los resultados que se obtienen con este terminal en las pruebas de rendimiento.

DiseñoPantallaHardwareAutonomíaCámarasConclusión

Diseño

Es innegable que el Honor 8X es un terminal atractivo. La combinación de metal y cristal está bien pensada e implementada, por lo que hablamos de un smartphone que es realmente atractivo. Bien es cierto que es un dispositivo que es bastante grande, algo que se debe a su pantalla (160,4 x 76,6 x 7,8 milímetros), pero sorprendentemente su peso es muy contenido ya que se queda en 175 gramos.

Precio del Honor 8X en España: ya disponible en la tienda online de Honor

Se puede decir que el aspecto del Honor 8X es premium, y estéticamente está un escalón por encima de la gama media de producto. Además, utiliza muchas de las opciones que se han convertido en norma entre los mejores del mercado, como por ejemplo la inclusión de un notch en la parte trasera que está dimensionado (y que es posible ocultar mediante las opciones que se incluyen en el propio sistema operativo). Por cierto, que la simetría es alta, lo que hace que el dispositivo sea atractivo a primera vista.

Imagen frontal Honor 8X

La parte frontal del teléfono está bien estructurada, y convence cómo se integra en la carcasa. A destacar que no hay ningún elemento que rompa las líneas en este lugar, algo que no ocurre en la parte trasera como es lógico. En esta, es donde se incluye el lector de huellas que es efectivo y rápido, y en las pruebas se ha comportado de forma excelente. En la parte posterior hay un doble acabado estético: a la derecha está el “normal” que es brillante, y a la izquierda está uno mate (y que solo ocupa un tercio del espacio del Honor 8X) y es donde se ubican tanto la cámara trasera -que es algo prominente, pero sin ser excesivo esto- y el logotipo de la compañía.

Con una buena ergonomía pese a lo grande de la pantalla, y aunque algunos necesitarán de las dos manos para manejar el Honor 8X con soltura, en el lado derecho están todos los botones hardware que mantienen el diseño y que no están nada mal ubicados para tener un buen acceso. En la parte izquierda está sólo la bandeja para las tarjetas (el terminal es tipo Dual SIM). En la parte baja es donde hay otros elementos importantes: una toma de auriculares, lo que es una buena noticia; el altavoz que permite un sonido correcto pero que tiene algunas carencias en especial con los medios y bajos -y algo más de potencia no le vendría nada mal-; y, como no, el puerto de recarga que es microUSB, algo inesperado en los tiempos que corren la verdad.

Acabado del teléfono Honor 8X

En definitiva, estéticamente el Honor 8X es un teléfono de lo más atractivo y es de lo mejor que se puede encontrar por el precio que tiene. Tiene algunos detalles a mejorar, pero lo cierto es que cumple sobradamente. Las huellas, como en todos los modelos acabados en cristal, se quedan marcadas con facilidad.

Pantalla

Es el componente esencial del Honor 8X, ya que a simple vista destaca frente a cualquier otro. La razón para que esto sea así es, especialmente, las dimensiones que tiene el panel IPS que se integra. Este es de 6,5 pulgadas, muy cerca de lo que se considera un tablet, pero gracias a la reducción de los marcos que ofrece este dispositivo su aspecto es atractivo y hay que considerarlo un Todo Pantalla, ya que este elemento ocupa el 84,4% de la parte frontal.

La resolución es tipo Full HD+, y el ratio de la pantalla del Honor 8X es de 19.5:9 gracias al uso del notch que antes hemos mencionado. La definición de lo que se muestra en el panel es bastante buena, al menos a nosotros nos encaja perfectamente en su gama de producto y al leer textos la experiencia es satisfactoria. Y esto es así sin que se superen los 400 ppp de densidad de píxeles. El caso, es que no defrauda a la hora de representar imágenes.

Los colores que se muestran en el panel del dispositivo son adecuados, con una ligera tendencia a caer en tonos cálidos en la configuración por defecto (por suerte, existe una amplia cantidad de opciones para calibrar el componente con tres tipos de temperaturas). En lo que tiene que ver con el brillo, el Honor 8X se comporta como se espera, con una intensidad suficiente en todo tipo de situaciones (sin alardes a la hora de sobrepasar los 400 nits) y permite un uso en exteriores adecuado. Por cierto, que la opción de ajuste automático no funciona mal, pero tiene cierta lentitud en lugares con poca luz. Eso sí, los ángulos de visión nos han gustado mucho, y aquí destaca el equipo.

Notch en la pantalla del Honor 8X

Con una respuesta táctil perfecta, la pantalla del Honor 8X es competente y destaca en apartados como el aprovechamiento frontal o por ofrecer una definición superior a la que esperábamos. Con los juegos, se consigue una experiencia inmersiva debido al panel que nos ha gustado.

Análisis en vídeo del Honor 8X

Hardware

Aquí el Honor 8X demuestra que este modelo es un gama media de pura cepa. El procesador elegido para el terminal es un Kirin 710, de fabricación propia de Huawei. En el interior de este componente existen ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2,2 GHz (con arquitectura Cortex-A73 y tecnología de fabricación de 12 nanómetros). En lo que tiene que ver con la RAM, nosotros hemos probado la versión de 4 GB, que es ya habitual en su segmento del mercado -e, incluso, alguno de gama alta todavía integra esta cantidad-.

Lector de huellas integrado en el Honor 8X

El desempeño que hemos comprobado que ofrece el Honor 8X es bastante bueno, siempre comparado con su segmento del mercado. En operaciones habituales como navegar por Internet o gestionar mensajes de correo o similares todo funciona de maravilla. Se consigue una buena experiencia de uso también con varias aplicaciones abiertas ( si se abusa lo ideal es proceder a cerrar alguna, ya que EMUI pude tener alguna dificultad al gestionar esto). Con los juegos la experiencia es adecuada, pero sin grandes alardes en la fluidez. Así, con Asphalt comprobamos que la GPU Mali-G51 MP4 sufre un poco. El control de temperatura nos ha gustado bastante, y este es un muy buen detalle.

Dejamos ahora los resultados obtenidos con el Honor 8X en las pruebas de rendimiento que utilizamos en MovilZona:

La conectividad es correcta, ya que por ejemplo al utilizar WiFi -que es Dual Band- todo funciona como debe y la velocidad y estabilidad es adecuada (con Bluetooth, versión 4.2, ocurre lo mismo). En la ficha técnica del Honor 8X se aprecia que este modelo tiene alguna ausencia, pero que no es importante. En los datos hemos comprobado que el acceso a 4G es adecuado, y no está nada mal la cobertura que ofrece con los diferentes operadores.

No le falta al Honor 8X la opción de dar uso a reconocimiento facial. Este no es tipo 3D, como es lógico por su precio, y si bien la configuración es sencilla y la rapidez destacable… algunas veces esta herramienta falla en su cometido, por lo que se debe dar un paso en fiabilidad. Ciertamente es útil la inclusión de esta opción, todo hay que decirlo. Un detalle importante a comentar es que el almacenamiento nos ha sorprendido gratamente, ya que tanto la lectura como la escritura son mejores de lo que pensábamos que el terminal ofrecería.

SIM en el Honor 8X

El Honor 8X ha demostrado ser un modelo de gama media competente, de eso no hay duda, y que no defrauda en el día a día. La mayoría de los usuarios con este modelo tendrán más que suficiente. Es decir, que responde, pero con ligeras carencias.

Autonomía

El amperaje que tiene la batería que se integra en el dispositivo es de 3.750 mAh, una cantidad que no está mal pero que teniendo en cuenta las dimensiones que ofrece el equipo se espera un poco más. El caso, es que en el uso habitual comprobamos que llegar a un día y medio de uso es completamente posible, lo que son buenas noticias y habla bien de la combinación hardware/software del Honor 8X. Con la pantalla siempre encendida, y gracias a que el panel no es especialmente “tragón”, los tiempos siempre superan las diez horas si no se abusa del procesador -con un brillo medio de un máximo de 400 nits-. Es decir, que cumple perfectamente el terminal.

Al Honor 8X no le falta carga rápida, tipo SuperCharge una tecnología propia de Huawei y el procesador de Kirin. Cumple con su función ya que es posible rellenar desde cero hasta un 50% en media hora. Es decir, que no desentona y la utilidad está asegurada (y, además, sin problemas de temperatura). Lo peor de todo es volver a ver por ahí el puerto microUSB para realizar las recargas y, como es lógico por el precio del terminal, nada de opción inalámbrica.

Cámaras

Para no perder el paso en la gama media, el Honor 8X llega con dos sensores en su cámara principal, que son de 20 + 2 megapíxeles (siendo este último el encargado de adquirir datos de la profundidad para el efecto bokeh). Este componente tiene PDAF lo que se agradece a la hora de enfocar, y la apertura del elemento principal es F:1.8. Es decir unas características adecuadas a las que no le falta el uso de Inteligencia Artificial, una ayuda que no viene nada mal en este teléfono. Por cierto, que el sensor para los selfies es de 16 Mpx con focal F:2.0.

Cámara trasera del Honor 8X

La calidad de las tomas es correcta en líneas generales. Mucho mejor cuando la luz es buena ya que se consiguen tomas con buena definición y colores que convencen -el rango dinámico se muestra muy bien trabajado y, lo cierto, es que la inmensa mayoría de los usuarios quedarán contentos-. Cuando la luminosidad no es buena, se nota el habitual bajón de la gama media a la hora de hacer fotos. No es brutal, pero si es cierto que hay una presencia de ruido evidente y en ocasiones puede costar dar con una buena precisión, pero hay que destacar que el flash es bastante potente y sirve de bastante ayuda.

Unos ejemplos de lo que es posible conseguir con el Honor 8X son las siguientes fotografías donde pusimos a prueba al terminal en diferentes situaciones:

Hay que mencionar que los retratos con desenfoque son correctos, pero en ocasiones se pierde el borde de definición. El caso es que creemos que no se comporta mal, pero bien es cierto que hemos visto mejores modelos. Lo que sí que nos ha gustado mucho es la aplicación que se integra, muy completa y con opciones de gran ayuda como en Modo Profesional. Los gestos están presentes y, la verdad, es que es rápido tener claro como sacar partido de la cámara del Honor 8X.

Las grabaciones que se realizan con el Honor 8X son de una calidad máxima de 1080p, y no están del todo mal pero es cierto que por la noche sufre un poco más de lo esperado. El sonido se adquiere con bastante potencia, y aquí pese a la falta de estabilización hay que indicar que el autoenfoque va bastante bien.

Conclusión

En conjunto el Honor 8X es un dispositivo que nos ha convencido, y bastante. Su diseño es realmente atractivo, y ofrece opciones que le hacen destacar en la gama media de producto. Un ejemplo es su pantalla, que es grande y de buena calidad. Además, la autonomía se comporta realmente bien en el smartphone, por lo que es un buen compañero de viaje. Por cierto, muy bien el rendimiento del almacenamiento.

Diseño trasera Honor 8X

Evidentemente, en un modelo que tiene un precio muy ajustado, hay detalles en los que se ha tenido que bajar el listón, como por ejemplo que se incluya puerto microUSB o la ausencia de NFC. El caso, es que el Honor 8X es un terminal que es una posibilidad muy buena para los que gustan de pantallas grandes y que no se quieren perder nada a la hora de disfrutar de un smarphone.

Lo mejor

  • Diseño muy atractivo
  • Pantalla grande y de calidad
  • Buena relación calidad/precio

Lo peor

  • Puerto de carga tipo microUSB
  • La cámara baja de calidad con baja luminosidad
Consultar

 

Puntuación final Honor 8X