Honor 8 Pro

Análisis del Honor 8 Pro

Valoración: 8 de 10

sello de Movilzona 8Hemos tenido la posibilidad de probar el nuevo Honor 8 Pro, uno de los modelos más interesantes que han llegado al mercado últimamente por lo sorprendente de su conjunto y, además, por ser el primer intento real de esta marca por atacar el segmento más potente del mercado. Para ello se ha contado con un hardware ya conocido, pero no por ello menos efectivo. Esto es lo que nos ha parecido este phablet.

La verdad es que no muchas veces se puede decir que un nuevo dispositivo sorprende, y para bien, a la hora de conocer lo que ofrece. Y el Honor 8 Pro es uno de los que ha conseguido esto, por lo que teníamos bastantes ganas de probarlo y conocer si en el día a día responde igual de bien que a la hora de revisar los componentes que conforman el terminal (tanto interiores como exteriores). Por cierto, que el sistema operativo que acompaña al smartphone es el adecuado en los tiempos que corren, ya que hablamos de Android Nougat con personalización EMUI 5.1, que ya hemos probado en MovilZona antes en modelos como por ejemplo el Huawei P10 y que nos ha dejado unas buenas sensaciones –aunque cierta mejora todavía es necesaria ya que existe bloatware y el consumo de recursos se puede optimizar-.

Imagen trasera del Honor 8 Pro

A continuación, dejamos las opiniones y sensaciones que hemos obtenido en el análisis del Honor 8 Pro, un modelo que resulta sobre el papel bastante completo y que ofrece un aspecto que, en cierta parte heredado del propio Honor 8, es bastante llamativo y diferente a lo que generalmente se ve en el mercado –y que le confiere una personalidad propia respecto a los modelos que Huawei tiene en el mercado en la actualidad-.

Diseño

Como ya hemos indicado antes, el diseño que hemos visto en el análisis del Honor 8 Pro recuerda, y bastante, al modelo de gama media que el año pasado se lanzó con bastante acierto al mercado (también se aprecia un parecido importante con algunas versiones de los iPhone, aunque la parte trasera sí que es bastante distinta). El caso, es que hablamos de un terminal tipo unibody, por lo que nada de acceder a la batería y en el que no falta el metal para competir de tú a tú en la gama alta.

Tanto las esquinas como los laterales son bastante redondeados, lo que en un principio se puede pensar que esto es así de forma exclusiva para darle un aspecto más interesante… pero, lo cierto, es que cuando se utiliza el Honor 8 Pro, se comprueba que esto también favorece al agarre, por lo que hablamos de una ergonomía bastante buena. Eso sí, este dispositivo no es precisamente el más ligero del mercado, ya que pesa 184 gramos –que no es un desastre para su tamaño de pantalla- y, eso sí, buen trabajo el realizado en el grosor, donde hablamos de siete milímetros y, como veremos, esto es bastante positivo teniendo en cuenta parte de su hardware y más que buena disipación.

Puerto USB del Honor 8 Pro

Antes hemos mencionado que la parte posterior es diferencial con los modelos similares en lo que tiene que ver con las líneas. Esto lo decimos por la doble cámara existente –que no sobresale absolutamente nada de la carcasa, por lo que su integración es excelente- y, además, este es el lugar en el que está el lector de huellas… algo más pequeño de lo que nos hubiera gustado. El caso, es que este funciona muy bien al responder, y no le falta el reconocimiento de gestos ya habitual en los modelos de esta marca. En definitiva, en el análisis del Honor 8 Pro mantenemos una opinión que tenemos desde ya hace un tiempo: Huawei, actualmente, hace los mejores lectores de huellas… pero, ¿cuál es la razón para esa reducción de tamaño? No está claro, ya que espacio hay, y de sobra.

Los botones hardware están los dos en la parte derecha, con una respuesta excelente y un lugar bastante acertado incluso para las dimensiones de la pantalla del terminal. Por cierto, el propio de encendido tiene un tacto distinto, para que no exista error alguno al utilizarlos. En la parte baja hay un puerto USB tipo C y, además, un altavoz mono que ofrece un sonido decente, pero sin grandes alardes a la hora de hablar de la definición y, tampoco, la potencia –ofreciendo compatibilidad con DTS-. Eso sí, nada que sea algo insalvable.

Imagen del lateral del Honor 8 Pro

Sin que le falte emisor de infrarrojos en la parte superior, en lo que tiene que ver con el diseño en el análisis del Honor 8 Pro hemos descubierto un modelo más que solvente, con un aspecto atractivo y perfectamente acabado –incluso la torsión es muy buena-. Evoluciona adecuadamente desde el Honor 8 y, lo cierto, es que estéticamente es un terminal algo diferente que por ello queda bien en la mano.

Imagen superior del Honor 8 Pro

Pantalla

Existe aquí un salto importante para la marca, ya que hablamos de un panel tipo LTPS IPS de 5,7 pulgadas que tiene una resolución QHD, por lo que se consigue alcanzar los 515 ppp. Así, la definición está fuera de toda duda a la hora de revisar los bordes de lo que se ve y, además, es importante indicar que el Honor 8 Pro es compatible con la realidad virtual debido a lo indicado (incluso, en la caja se incluyen unas gafas de cartón tipo CardBoard para poder darle uso desde el primer momento junto con la aplicación Jaunt VR… pero no es compatible con Daydream de Google).

La calidad del panel es muy buena, con colores bastante vivos –algo tendentes al frío y que puede llegar a sobresaturar algunas tonalidades- y un brillo potente que se ajusta bastante bien en automático, pero sin excederse (alcanza los 560 nits). El caso es que se ve todo bastante bien y la experiencia visual que obtuvimos en el análisis del Honor 8 Pro nos convenció bastante, pero no supera a los paneles AMOLED de mayor calidad como los utilizados en los Galaxy de gama alta. Por cierto, los ángulos de visión nos han gustado mucho y, en exteriores, no se ve nada mal el panel que incluye protección Gorilla Glass 3… que no es, ni mucho menos, la versión más actual.

Pantalla del teléfono Honor 8 Pro

Los marcos laterales del panel están bien dimensionados, lo que permite un aprovechamiento del frontal por encima del 73%. No es el Xiaomi Mi MIX, ciertamente, pero está muy bien acabado aquí el Honor 8 Pro. El caso, es que en nuestra opinión la pantalla de este dispositivo es la mejor que hemos visto en un modelo de la marca, y esto ya es decir bastante debido a que no hablamos de una que generalmente no ofrezca calidad en sus paneles. Eso sí, veremos cómo afecta el uso de calidad 2K a la hora de revisar el consumo en general del smartphone.

Rendimiento

La elección de los dos componentes esenciales del Honor 8 Pro es un acierto. En primer lugar, el procesador es un Kirin 960 y, por lo tanto, ya hemos comprobado en otros modelos como el Mate 9 su capacidad (aunque, este, no tiene que mostrar tantos puntos por pulgada como el smartphone del que hablamos). Este es un SoC de ocho núcleos con un “juego” de cuatro compatible con Cortex-A73 que trabajan a una frecuencia máxima de 2,4 GHz. Es decir, potencia tiene de sobra. La gráfica, por cierto, es una Mali-G71 que, en las pruebas realizadas, muestra una capacidad con los juegos en tres dimensiones simplemente excelente. Es decir, que en el análisis del Honor 8 Pro hemos visto un smartphone sobrado.

Resultados en Basemark del Honor 8 Pro

A esto hay que sumarle 6 GB de RAM, que es una cantidad importante y que asegura que no se tiene problema alguno con todo tipo de trabajos con muchos datos por mover y, evidentemente, la multitarea se mostró rápida y fluida –en lo que ayuda bastante un sistema de desfragmentación y compresión avanzado-. El almacenamiento, por su parte, es de 64 GB y no aumenta los tiempos de lectura en exceso, que no está mal y es ampliable. Aciertos por casi todos los sitios por ahora.

En la experiencia de uso, a lo indicado se le suma que EMUI 5.1 está optimizada –ya hemos indicado antes que pude y debe mejorar-, pero el caso es que no hemos padecido retardo alguno o malos intercambios entre las aplicaciones abiertas. Todo se ejecuta con tal velocidad que se tiene la sensación con el Honor 8 Pro de siempre tener mucho más de lo que ofrece.

Estos son los resultados que hemos obtenido en las pruebas de rendimiento que habitualmente damos uso en MovilZona, donde se ve que no hay resquicio en la potencia… especialmente con los juegos:

Llegamos al apartado de la autonomía y, lo cierto, es que las perspectivas no pueden ser mejores ya que en el análisis del Honor 8 Pro lo primero que descubrimos es que, en un cuerpo de 7 milímetros de grosor, hay una batería con carga de 4.000 mAh. Esto, según nuestras pruebas, y debido al hardware existente permite el uso normal del terminal durante dos días. Si es muy intensivo, este tiempo puede bajar a uno. El caso, es que se nota que la pantalla QHD está ahí, pero no de forma excesiva y nos ha convencido lo que hemos encontrado. Además, si se mantiene la pantalla encendida se puede llegar a las ocho horas sin problemas y más de cinco con el brillo siempre al máximo. Muy bien, no hay duda.

Resultado Autonomía con el Honor 8 Pro

El Honor 8 Pro dispone de carga rápida, y es de las mejores. El fabricante habla de un 100% desde cero en más o menos una hora y cincuenta minutos. En nuestras pruebas, conseguimos bajar a 1:46 y, nunca, superamos 1:48. Si tenemos en cuenta que hablamos de un amperaje muy alto, se pone al nivel del Mate 9 el Honor 8 Pro… como era de esperar debido al hardware integrado y el cargador suministrado.

Cámara

El Honor 8 Pro es uno más de los terminales que llega con cámara doble en la parte posterior, estando esta muy bien integrada en la carcasa ya que no sobresale absolutamente nada en este lugar –lo que le hace ofrecer un buen aspecto- y se acompaña con un flash Dual LED de doble tono. Los sensores, por cierto, son dos Sony IMX286 de 12 megapíxeles, uno trabajando con las imágenes en blanco y negro (el más exterior) y, el otro, con las RGB (el que está más centrado) –realizándose la unión de las dos tomas antes de mostrarla al usuario-. En ambos casos, la apertura es F:2.2 optimizada al trabajar los dos elementos en conjunto y se incluye PDAF, para ayudar en lo posible a conseguir las mejores fotografías.

Cámara trasera del Honor 8 Pro

Los resultados obtenidos son bastante buenos, con unas fotografías ricas en detalles y que no trabajan mal con luces intensas, lo que habla bien de su saturación y también nos quedó claro que el rango dinámico es bastante amplio. Con un trabajo más rápido que el ofrecido por el honor 8, hay que decir que los dos sensores -que son los mismos que se incluyen en el Mate 9- sufren un poco con las situaciones de poca luz, pero lo cierto es que en líneas generales nos ha convencido bastante todo lo que hace el Honor 8 Pro en lo que tiene que ver con la fotografía (incluso, se “mete” menos grano cuando se varía el ISO recomendado por el propio terminal, aunque detectamos más tonos apagados).

Estos son algunos ejemplos de lo que es capaz de hacer el Honor 8 Pro en las situaciones habituales:

La aplicación cámara es muy completa, con opciones avanzadas como el Modo Pro –que ya está disponible para cualquier operación que se desee hacer con las cámaras del Honor 8 Pro- y, además, con posibilidad de realizar tomas con efecto bokeh de forma directa y no faltan una buena cantidad de filtros. Por cierto, si se pulsa dos veces el botón de bajar volumen, se realiza una foto automáticamente –con muy poco retardo una habilidad esta llamativa y que nos ha gustado-.

En lo que tiene que ver con la grabación de vídeo, hay que decir que es posible llegar a 4K en la calidad, lo que es un buen detalle. Nos ha convencido bastante aquí el Honor 8 Pro, ya que es rápido al enfocar y más estable de lo esperado. Un detalle, eso sí: los resultados utilizan el códec H.265, lo que reduce el espacio que ocupa el archivo final perdiendo menos calidad en la compresión… Pero, y siempre hay uno, no hay mucho software por el momento que ofrezca opciones de edición, algo que cambiará poco a poco.

Conclusión

Nos ha gustado este Honor 8 Pro, un modelo que llega a niveles de los mejores del mercado en algunos apartados, como por ejemplo en su rendimiento y pantalla, y se muestra bastante diferenciador en otros, como por su autonomía, que es excelente. Además, su diseño es atractivo y mantiene lo iniciado el año pasado por el fabricante. En conjunto, un buen modelo, no hay duda.

La cámara no se pone al nivel de los más destacados del mercado, pero no desentona (y hay que tener en cuenta que hablamos de un smartphone que cuesta unos cientos de euros menos). Llega con Nougat, lo que le hace estar bien actualizado, pero EMUI necesita avanzar pese a que últimamente ha mejorado de forma palpable. Una lástima que, por ejemplo, no ofrezca protección frente al agua y polvo, lo que le haría ser de lo mejor que hemos visto en mucho tiempo en lo que tiene que ver a la relación calidad/precio.

Lo mejor

  • Gran autonomía
  • Muy buen rendimiento en general
  • Dispone de 6 GB de RAM

Lo peor

  • No ofrece protección frente al agua y   polvo
  • Lector de huellas algo pequeño
  • La cámara se resiente algo con poca luz

Puntuación del Honor 8 Pro


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.