BQ Aquaris C: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7En ocasiones se hace complicado encontrar un terminal de gama de entrada, modelos que son los que buscan aquellos que no necesitan de unas grandes prestaciones pero que no están dispuestos a renunciar a una usabilidad completa. Dentro del segmento del que hablamos está el BQ Aquaris C, un dispositivo que es muy solvente y que dispone de opciones que son bastante interesantes y que le hacen destacar frente a la competencia del mercado.

El sistema operativo que utiliza este terminal es Android Oreo (8.1), que llega prácticamente sin modificaciones que entorpezcan su uso (hay excepciones, que se agradecen como por ejemplo la aplicación cámara) y, lo cierto, es que se desenvuelve con fluidez a la hora de acceder a los diferentes apartados del desarrollo integrado. El caso, es que como era de esperar, y debido a que hablamos de un dispositivo de gama de entrada no, llega con Android Pie, pero podrás utilizar todas las aplicaciones habituales -como por ejemplo Chrome o WhatsApp- sin problema de compatibilidad y sin que, además, los recursos que ofrece el BQ Aquaris C se consuman en exceso.

Trasera del teléfono BQ Aquaris C

A continuación, dejamos todas las opiniones y experiencias que nos ha dejado el BQ Aquaris C una vez que los hemos utilizado durante un tiempo. Además, también podrás ver los resultados en las pruebas de rendimiento y, como no, la calidad de las fotos que se consiguen con este equipo de gama de entrada que actualmente tiene un precio de 149,90 euros.

DiseñoPantallaHardwareAutonomíaCámarasConclusión

Diseño

Nada de sorpresas en este apartado, ya que el diseño es muy reconocible ya que tiene las líneas habituales que son ya características de la compañía española. Así, los laterales y las esquinas son bastante curvadas para, de esta forma, ofrecer un buen agarre (algo en lo que ayuda la pantalla como veremos más adelante). En lo referente a los acabados, el predominante en la parte trasera es plástico mate -policarbonato-, al que se le quedan las huellas marcadas algo más de lo que nos hubiera gustado, pero no es un desastre y está muy lejos de lo que ofrecen los dispositivos con cristal en este lugar.

Con unas dimensiones contenidas como se puede ver en la ficha del BQ Aquaris C (el grosor se queda en 8,3 milímetros) y el peso es de sólo 150 gramos, en la parte posterior del terminal se incluye el lector de huellas que funciona muy bien y no hemos encontrado problemas ni de eficiencia ni de velocidad. Por cierto, que uno de los elementos diferenciales de este smartphone es que es posible dar uso a detección facial, que es solvente pero que en condiciones oscuras sufre un poco. El caso, es que esto es poco habitual en la gama de entrada y se agradece el esfuerzo realizado por integrarlo.

Puerto USB del BQ Aquaris C

Los laterales no tienen grande novedades, ya que en la parte derecha están los botones propios de encendido y control de volumen (con excelente resistencia a la presión, pero que bailan un poco más de lo deseable) y en la izquierda está la bandeja para las tarjetas que se manipula con facilidad y no cuesta nada abrirla con el punzón incluido en la caja. En la zona superior está el micrófono y nada más, mientras que en la inferior hay buenas noticias: existe una toma de auriculares, buen detalle este; el altavoz del BQ Aquaris C -que es más potente de lo esperado pero del que no se debe esperar una calidad más que adecuada); y, además, hay un puerto USB tipo C que también es diferencial respecto a la competencia, ya que en este rango de precio lo normal es encontrar micro USB. Un buen detalle este que aporta facilidad de uso y opciones avanzadas.

En el frontal se aprecia un buen aprovechamiento, aparte de existir el logotipo de la compañía en la parte inferior, el tacto de la pantalla es bastante bueno. En definitiva, un buen diseño el que ofrece el BQ Aquaris C, con más cosas positivas que negativas valorando lo que cuesta y, la verdad, es que convence plenamente.

Repaso en vídeo del BQ Aquaris C

A continuación, dejamos el repaso en vídeo del smartphone del que hablamos en un análisis por parte del compañero José Morales de Android Ayuda. En él, se puede ver todo lo que ofrece este terminal:

Pantalla

De nuevo estamos en un apartado en el que hay más luces que sombras. Lo primero es indicar que el panel IPS que llega con el BQ Aquaris C es de 5,45 pulgadas, unas dimensiones respetables que al ofrecer una ratio de 18:9, algo ya muy extendido, permite un agarre cómodo sin que existan problemas muy evidentes a la hora de encajar las aplicaciones que se muestran -además, aquí las huellas no se quedan muy marcadas-. La resolución es HD+, lo que hace que la densidad de píxeles sea de 295 ppp. Una lástima que no se superen los trescientos, pero en general nos ha parecido que cumple en lo referente a la definición.

Pantalla integrada en el BQ Aquaris C

Con una respuesta táctil que no tiene problema alguno en toda la superficie de la pantalla y con unos marcos bastantes reducidos -pero sin ser espectaculares-, hay que decir que nos ha gustado bastante el brillo que ofrece (450 nits de máximo). Además, la gestión automática de este es bastante efectiva, y nos ha sorprendido gratamente por la rapidez con la que se ajusta. Los ángulos de visión no son tan buenos, ya que sufre en exceso con los grises, especialmente cuando la luz ambiente es alta. Los colores están bien representados, con cierta tendencia a ser algo cálidos, pero es prácticamente inapreciable esto y por ello los contenidos multimedia se ven muy bien en general.

El acabado 2.5D del panel del BQ Aquaris C hace que este componente esté perfectamente integrado en la carcasa, y hemos encontrado un elemento bastante resistente en el día a día, ya que al llevar el teléfono en el bolsillo no hemos sufrido desperfectos importantes. Buen tanto este, la verdad. En definitiva, hemos encontrado un panel del nivel que se espera e, incluso, un punto superior, por lo que sin destacar en exceso este terminal cumple perfectamente (de nuevo, ya van dos de dos).

Hardware

Aquí es donde más claro queda que estamos ante un terminal de gama de entrada, pero eso no quiere decir que no existan buenas noticias en los componentes integrados. El hardware principal permite una experiencia de uso correcta con las diferentes aplicaciones, pero se sufre con las más exigentes donde hemos detectado algunos momento de retardo (lag), como por ejemplo con los juegos más potentes y, también, con trabajos de retoque de imagen. De todas formas, dar uso en el día a día al BQ Aquaris C es algo que permite disfrutar de una buena fluidez.

Ficha técnica del BQ Aquaris C

No se pude esperar más del procesador Snapdragon 425 de cuatro núcleos (a 1,4 GHz) y los 2 GB de RAM integrados. Es decir, que se sabe sacar el partido adecuado por parte de BQ al mezclarlo con el software, por lo que no hay nada que reprochar al fabricante: con lo que se tiene se consigue un buen comportamiento. Por cierto, el almacenamiento es de 16 GB -con mejores resultados en lectura que en escritura, como era de prever, y 9,4 gigas libres-, algo lógico con su precio. Eso sí, no le falta opción de poder ampliarlo mediante el uso de tarjetas microSD.

Estos son los resultados que hemos obtenido en las pruebas de rendimiento que habitualmente utilizamos en MovilZona:

Donde hay noticias positivas, y bastante es en lo que tiene que ver con la conectividad. En el BQ Aquaris C se incluye todo lo necesario para que este terminal sea de los más completos de su gama. Un ejemplo es que no le falta NFC para realizar pagos móviles, así como con WiFi Dual Band (que en 5 GH funciona especialmente bien, todo hay que decirlo). Con chip Bluetooth 4.2 -muy interesante el uso de tecnología Qualcomm aptX, que permite una buena calidad de sonido al utilizar auriculares compatibles con esta interfaz de conexión inalámbrica-, al dispositivo no le falta acceso a redes 4G que nos ha convencido en su funcionamiento.

Trasera con lector del BQ Aquaris C

El caso, es que el BQ Aquaris C está en la línea de lo que se puede esperar de él y, por ello, no decepciona. Cierto es que no es el modelo más potente del mercado y hay alguno de gama de entrada que le puede esperar, pero las amplias opciones en la conectividad hacen que esto se pueda olvidar.

Autonomía

Generalmente la compañía BQ ofrece terminales que ofrecen un buen comportamiento en este apartado, algo que no ocurre del todo con este modelo. La batería integrada tiene un amperaje de 3.000 mAh, lo que en principio es más que suficiente para el uso habitual. Lo cierto es que en general sí que es posible conseguir un día de uso normal, excepto si se abusa del brillo de la pantalla. En este caso, es muy complicado mantener esto y lo normal es recurrir al cargador antes de que acabe el día. El caso es que se cumple sí, exceptuando en el caso indicado y en las pruebas  que hemos realizado con el brillo a media potencia es posible conseguir más de siete horas con el panel sin apagar.

Una buena noticia en el BQ Aquaris C es que es compatible con carga rápida Quick Charge 3.0, lo que permite que en media hora se tenga el 50% de la batería rellenada. Además, no hemos detectado problema alguno de sobrecalentamiento y, por lo tanto, hay que decir que este modelo no tiene nada que envidiar a la gama media. El caso, es que los problemas que hemos comentado es posible que se puedan corregir por software, habrá que estar atento para conocer si esto es así.

Cámaras

El hardware que incluye este terminal en este apartado es el siguiente: el elemento principal que hay en la parte trasera es un sensor de 13 megapíxeles con apertura F.2.0 (un Samsung S5K3L6) que dispone de PDAF y HDR. En lo que tiene que ver con el componente para los selfies, este es un Hynix HI556 de 5 Mpx, que incluye flash dedicado. En ambos casos, la calidad de grabación es Full HD.

La calidad de las fotos que hace es correcta, sin más. Cuando la luz es adecuada la definición no está mal del todo y el rango dinámico actúa con una solvencia decente. Es cierto que existen algunos problemas con los bordes poco definidos cuando la intensidad lumínica es elevada y que, cuando hay poca luz, se baja de forma muy evidente tanto la definición como el trabajo con las tonalidades (el balance de blanco no es especialmente destacable). Lo que se consigue con el BQ Aquaris C sirve para publicar fotos en redes sociales como Twitter, pero no serán las que desearás enmarcar en el salón. De todas forma, teniendo en cuenta su precio, no es decepcionante y está en la línea de la gama de entrada pero sin destacar especialmente.

Unos ejemplos de lo que es posible conseguir con el BQ Aquaris C son las fotos que dejamos a continuación (y no, no hay tomas con efecto bokeh ya que este no es posible darle uso con el terminal):

La aplicación cámara es bastante eficiente, rápida y con una buena cantidad de opciones. Especialmente llamativo es el uso del HDR que funciona bastante bien, y que los gestos se reconocen para gestionar los diferentes apartados que existen en la app de BQ Aquaris C (que no es la propia de Android).

A continuación, dejamos un ejemplo de lo que se graba con el BQ Aquaris C, donde se puede ver que el enfoque es algo lento (algo que también ocurre al hacer fotos) pero que con buena luz se consiguen vídeos que no están nada mal pese a que no se incluye estabilización:

Conclusión

Pues lo cierto es que este BQ Aquaris C es uno de los modelos de gama de entrada que llaman la atención ya que ofrecen opciones que le hacen ser diferencial. Un ejemplo es que dispone de NFC y, también, de reconocimiento facial (ambas cosas no muy habituales en su segmento). Con un diseño que es lo suficientemente atractivo, su pantalla tampoco desentona y permite disfrutar de contenidos multimedia sin excesivos problemas.

Acabado del BQ Aquaris C

En lo que tiene que ver con el rendimiento no ofrece el mejor desempeño posible, pero en el uso habitual se comporta. Las cámaras del BQ Aquaris C son mejorables, algo que no sucede con la cobertura WiFi, por cierto. Solvente el terminal de BQ en la autonomía, pero aquí se puede mejorar mediante una actualización que mejora el consumo del panel, la verdad es que como modelo inicial y económico está bastante bien y es una opción que siempre se debe revisar.

Lo mejor

  • Incluye NFC y reconocimiento facial
  • Sistema operativo sin grandes personalizaciones
  • Buena relación calidad/precio

Lo peor

  • Cámaras de calidad ajustada
  • Con los juegos en 3D sufre
  • Autonomía mejorable
EUR 149,90 EUR

Puntuación del BQ Aquaris C