Análisis del Xiaomi Mi A3: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7Uno de los teléfonos que apunta a ser de los más vendidos del mercado en 2019 es el Xiaomi Mi A3, especialmente si se tiene en cuenta lo que ha ocurrido con generaciones anteriores de esta gama de producto. Ya hemos analizado este terminal y vamos a mostrar las opiniones que nos ha dejado.

Una de las características que hace diferente a este smartphone dentro de la gama de producto de la compañía asiática es que incluye como sistema operativo Android One. Esto es positivo a nuestro juicio, ya que permite una experiencia realmente buena (iremos indicando en cada apartado si existe algo a destacar por la existencia de este software) y, además, tiene la ventaja que asegura que el Xiaomi Mi A3 estará siempre bien actualizado ya que las novedades llegan directamente desde Google. La verdad es que esto nos parece una excelente solución ya que la versión del desarrollo de la compañía de Mountain View utilizado es Pie.

Vamos a enumerar las impresiones que nos ha dejado este dispositivo en los diferentes apartados que solemos revisar en MovilZona. Son las siguientes:

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Software
  6. Cámaras
  7. Conclusión

Diseño

No hay una revolución como tal en el Xiaomi Mi A3, pero sí que se ha avanzado respecto a generaciones anteriores. Esto se debe a que el acabado combina de forma acertada el metal y el cristal (con protección Gorilla Glass 5). El caso es que los destellos que se aprecian al manipular el terminal son llamativos, y las líneas son bastante reconocibles respecto a otros terminales del fabricante. En definitiva, estamos ante un modelo que es bastante atractivo, pero con algunos detalles a comentar.

Notch del Xiaomi Mi A3

Un ejemplo de lo que decimos es que las huellas se quedan bastante marcadas, como ocurre en otros smartphones con este acabado, pero lo cierto es que no es algo tan evidente como ocurre en otros terminales (lo que habla bien de  la protección oleofóbica). Hay que destacar que en el frontal no hay nada que sorprenda, algo que sí ocurre en la parte trasera. Aquí, se puede ver que la cámara está en la zona superior izquierda (cuidado con tapar los sensores con la mano al utilizar el Xiaomi Mi A3 en horizontal) y, además, este elemento sobresale bastante de la carcasa esto, le da un aspecto algo antiguo. Además, al dejar el teléfono en una superficie plana, este «baila» ya que no hay simetría.

En este lugar no está el lector de huellas, ya que Xiaomi ha decidido integrar el elemento en la pantalla dando uso a tecnología óptica. El caso es que esto es actual, pero el funcionamiento debe ser optimizado ya que en ocasiones la lentitud es mayor de lo esperado y, además, la fiabilidad no es la mejor posible (parece que el tamaño del sensor no es muy grande, lo que reduce su eficacia). Veremos si esto se puede corregir con actualizaciones de software. Por cierto, no le falta al Xiaomi Mi A3 la opción de dar uso a reconocimiento facial, que no se ejecuta mal y que nos ha dejado un sabor de boca algo mejor que el uso del otro elemento biométrico.

En lo que tiene que ver con los elementos hardware, todo está en los lugares que se esperan. Un ejemplo de lo que decimos son los botones de encendido y de control de volumen (con un excelente recorrido, por cierto): todos en la parte derecha. A comentar que en la zona superior del Xiaomi Mi A3 está la toma de auriculares junto a un emisor de infrarrojos -que funciona con la aplicación propia de la compañía que está en Play Store- y en la zona baja se encuentra el altavoz que es potente pero que tiene algunas dificultades con los bajos… pero que cumple bien su función. Adicionalmente está el puerto USB tipo C y otro elemento donde está el micrófono.

La ergonomía nos ha gustado bastante, ya que el peso de 174 gramos y los 8,5 milímetros que tiene el smartphone permiten un agarre cómodo pese a las dimensiones de la pantalla -que no son especialmente pequeñas, como demanda ahora el mercado Android-. No resbala en exceso el terminal, pero lo mejor es agarrar con firmeza, pero lo cierto es que el encaje en la mano nos ha parecido realmente bueno y este es un excelente detalle del Xiaomi Mi A3.

Pantalla

Aquí hemos encontrado buenas noticias y, también, algunos nubarrones que son importantes. En el lado bueno es que el aprovechamiento frontal del Xiaomi Mi A3 es bueno, por encima del 80% lo que se debe a un notch tipo gota de agua que ocupa poco y unos marcos bien aprovechados (una pena que el inferior no sea algo más pequeño, pero hay que destacar que en el superior hay escondido un LED de notificaciones).

Calidad pantalla del Xiaomi Mi A3

El panel de seis pulgadas integrado es de seis pulgadas y tipo AMOLED. El ratio es de 19.5:9, por lo que mantiene la tendencia actual de ofrecer un dispositivo alargado y estrecho. En lo que tiene que ver con la resolución, es donde encontramos el primer «problema»: esta es sólo HD+, y lo cierto es que esperábamos algo más. Esto hace que la densidad de píxeles se quede en 282 ppp y se hace notar en lo que tiene que ver con la definición -se botan dientes de sierra al ser tipo PenTile- comparado con parte de su competencia. El calibrado de los colores es correcto, pero hay evidentes tendencias al verde con los grises lo que hace pensar que existe cierta frialdad en las tonalidades -y, todo esto, no es posible corregirlo mediante software ya que Android One no ofrece este tipo de opciones-.

A comentar que el perfilado de los bordes de la pantalla no es perfecto en ocasiones, y por ejemplo cerca del noch hemos detectado algunas imperfecciones en el modelo que hemos probado que pasan desapercibidas con colores oscuros y medios, pero con el banco se ven (hay que fijarse mucho en ocasiones). En lo referente al brillo el Xiaomi Mi A3 cumple, ya que es capaz de alcanzar los 350 nits, lo que permite un uso en exteriores correcto -sin más-, y hemos probado otros modelos de gama media que destacan algo más aquí. Por cierto, el uso automático de este elemento nos ha parecido bastante bueno ya que el ajuste se realiza con bastante rapidez.

La experiencia visual por lo tanto no es el mejor de los detalles del smartphone del que hablamos, que no cuenta con opciones como el doble toque para activar el componente pero si cuenta con Pantalla Ambiente que permite ver las notificaciones que llegan (por poner un ejemplo). 

Hardware

Hay avance en este apartado, pero bastante contenido todo hay que decirlo. Esto lo indicamos debido a que el salto en el procesador es el uso de un Snapdragon 665 (se viene de un 660). No hay mucha diferencia en lo que tiene que ver con la fuerza bruta del componente, pero sí una mejor disipación y gestión del calor gracias a que su tecnología de fabricación es de 11 nanómetros. Eso sí, los ocho núcleos que mantiene con arquitectura Kryo 260 y la frecuencia de trabajo se queda en 2 GHz. 

Acabado carcasa Xiaomi Mi A3

Donde sí que hay mejora es en la GPU, ya que la integrada es un Adreno 610, lo que se deja notar como hemos coronado al jugar  títulos con gráficos en tres dimensiones, donde el funcionamiento es mucho mejor que con el Mi A2. La RAM de 4 GB, tipo LPDDR4 se comporta de forma correcta en lectura y escritura, sin cuellos de botella al gestionar los 4 GB  que se integran en el Xiaomi Mi A3. Es decir, que la experiencia de uso es satisfactoria en lo que ayuda que Android One no come muchos recursos.

Estos son algunos ejemplos de lo que hemos conseguido con el smartphone en las pruebas habituales que utilizamos en MovilZona:

Muy bien el comportamiento del almacenamiento interno del Xiaomi Mi A3, ya que es tipo UFS 2.1 y esto se deja notar en la fluidez de sus trabajos, lo que incide de forma positiva en el rendimiento y le hace ser superior a mucha de su competencia en el mercado. Esta es, sin duda, una gran noticia de la que no se habla mucho y permite que la experiencia de uso sea mejor de lo esperado en algunos momentos.

La conectividad tiene buenas resoluciones, como por ejemplo que WiFi es Dual Band, lo que nos ha dejado unas marcas sostenidas de transferencia de datos realmente muy buenas, y Bluetooth 5.0 está presente, lo que ha permitido un trabajo fantástico a la hora de sincronizarse con dispositivos externos (4G no da ni el más mínimo problema). Eso sí, no hay NFC y esto nos parece un fallo en los tiempos que corren donde, por ejemplo, los pagos móviles se van generalizando. Lo cierto es que esto sería bueno que cambiara en la siguiente generación.

Autonomía

Esta es, sin duda, una de las joyas de la corona del Xiaomi Mi A3. La batería integrada tiene una carga de 4.030 mAh. El hardware contenido hace que el uso durante un día y medio sea posible sin tener que cortarse mucho, por lo que está un escalón por encima de muchos de los modelos con los que  compite en el mercado. Además, la pantalla no es excesivamente “tragona”, lo que permite que al darle uso sin apagarla nunca se consiguen más de cinco horas de uso continuo con el brillo al máximo -y superar las ocho siempre si se reduce este parámetro a los 200 nits-. Excelentes marcas.

Pese al uso del cristal en el Xiaomi Mi A3 no se incluye carga inalámbrica, pero sí rápida. Esta es compatible con 18 W, pero no se incluye un cargador compatible con el terminal (el que hay en la caja es de 10W)… algo que hay que solventar de forma externa. El caso, es que las cifras en tiempo son las habituales, al dar uso a Quick Charge, ya que conseguir más del 55% de rellenado en media hora es completamente posible y, además, sin problemas de temperatura -esto, por cierto, es un acierto en el smartphone, ya que el control del calor es muy bueno en líneas generales-

Cámaras

Una de las buenas noticias que llegan con el Xiaomi Mi A3 es que la cámara principal incluye tres sensores, por lo que se da un paso importante en este apartado para destacar frente a su competencia (la frontal se queda en un único elemento (32 MPx con focal F:2.0). Por  lo tanto, este modelo es de los pocos que por un precio de menos de 300 euros ofrece esta posibilidad que se combina de la siguiente forma:

  • Sensor principal de 48 MPx con apertura F:1.8 y PDAF
  • Sensor para el gran angular de de 8 MPx con F:2.2
  • Sensor de profundidad de 2 megapíxeles con F:2.4

Cámara del Xiaomi Mi A3

Con estas armas se enfrentó a nuestras pruebas el Xiaomi Mi A3 y, lo cierto, es que en líneas generales el comportamiento es bastante aceptable en diferentes situaciones, aunque se deja notar de forma evidente que no existe estabilización óptica y que, en trabajos como los retratos y el zoom 2X que ofrece este componente, se sufre en ocasiones con pérdida de algo de definición… pero en líneas generales el rango dinámico es bastante correcto y no funciona del todo mal el balance de blancos (buena experiencia con luz intensa). En nuestra opinión, en su rango de precio es de lo mejor que es posible encontrar actualmente.

Detalles interesantes es que el uso de Inteligencia Artificial está presente y con una efectividad destacable gracias al uso de elementos como el DSP Hexagon 686, y que el HDR que ofrece el Xiaomi Mi A3 es realmente bueno y, lo cierto, es que creemos que es más que recomendable darle uso de forma insistente ya que se consiguen unos resultados mucho mejores.

Foto HDR con el Xiaomi Mi A3

Estos son algunos de los ejemplos que hemos obtenido con el Xiaomi Mi A3 a la hora de hacer fotos:

Importante comentar que el Modo noche incluido funciona mejor de lo que esperábamos, aunque hay que decir que con las luces artificiales sufre bastante, pero no se añade una cantidad de grano excesiva. Además, el gran angular (de 118 grados) funciona de forma efectiva y se agradece en muchos casos ya que se consiguen una tomas adecuadas en paisajes (eso sí, en los bordes de las fotos hemos detectado cierto degradado de los colores).

En lo que tiene que ver con la aplicación integrada, esta es propia de Xiaomi, por lo que no se utiliza la propia de Android One. El caso, es que el desarrollo es de lo más completo con una gran cantidad de opciones y con el uso de  gestos disponibles. Todo se encuentra bien estructurado y, además, hay que decir que no añade tiempos muy elevados a la hora de conseguir una fotografía.

Estos son ejemplos de lo que es posible grabar (con calidad 4K) con la cámara principal del Xiaomi Mi A3, donde la falta de estabilización óptica se deja notar en todo tipo de situaciones. El enfoque es bastante rápido, eso sí, y la calidad del sonido nos ha convencido plenamente.

Conclusión

Lo cierto es que se podía esperar algo más del Xiaomi Mi A3, como por ejemplo una pantalla de mayor resolución y calidad, y algunos elementos que se deben optimizar, como es el lector huellas. Pero , lo cierto, es que por el precio que tiene este smartphone y por el uso de Android One es una de las opciones que se tiene que valorar a la hora de comprar un smartphone de gama media. Además, la autonomía es realmente buena, y la cámara de tres sensores trabaja bastante bien en líneas generales.

Bien en lo que tiene que ver con el diseño, con acabados que son muy atractivos, lo cierto es que hay un avance evidente en el Xiaomi Mi A3 y, además, para bien en muchos casos. Un detalle que nos ha parecido sorprendente es la ausencia de un cargador compatible con 18 W, pero en líneas generales este smartphone seguro que es la elección adecuada para muchos.

Lo mejor

  • Excelente autonomía
  • Cámara de bastante calidad
  • Uso de Android One, que funciona muy bien

Lo peor

  • Pantalla de poca resolución y de ajustada calidad
  • Lector de huellas en pantalla mejorable

Puntuación del Xiaomi Mi A3