Xiaomi Mi A1

Análisis del Xiaomi Mi A1

Valoración: 9 de 10

Mientras otros fabricantes se empeñan en incrementar el precio de los teléfonos inteligentes año tras año, aquí tenemos una postura contraria: el Xiaomi Mi A1. Un terminal que cuesta sólo 229 euros, y que gracias a la colaboración de la firma china con Google nos ofrece Android One. Eso significa dos años de soporte garantizado, y la última versión de Android muy poco después que la firma de Mountain View la estrene. Pero eso no es lo único destacable de este teléfono inteligente que ya podemos comprar en España de forma directa.

Xiaomi tiene en su gama media impuesto el aluminio como material de construcción de chasis y carcasa trasera. Es el material que hasta hace apenas unos días se empleaba en la gama alta. Pero en esta, ellos tienen cristal, o incluso cerámica. Y sí, la gama baja es la que está construida en policarbonato, aunque sólo algunos modelos muy concretos. En el caso de este Xiaomi Mi A1 lo que sí tenemos es una singularidad: se apellida ‘Mi’, a pesar de no ser un gama alta, en lugar de apellidarse Redmi. Y de eso, buena parte de la culpa la tiene Google.

Precio y características del Xiaomi Mi A1, mitad iPhone 7 Plus, mitad OnePlus 5

Como decíamos, la colaboración entre la firma china y Google justifica que cuente con Android One: un sabor puro del sistema operativo, con soporte especial durante dos años, y una serie de optimizaciones específicas. Para el usuario, todo esto se traduce en disfrutar la última versión de Android algo antes de lo normal –en torno a dos meses, máximo, desde su publicación-, más seguridad, mejor rendimiento y Android puro sin la capa de personalización MIUI propia del fabricante.

Diseño y uso

Sus dimensiones son de 155.4 x 75.8 x 7.3 mm. Es un terminal fino y de buen tacto, con reducidos biseles laterales, pero con un imponente marco tanto en la parte superior como en la inferior respecto a la pantalla. En ese margen superior se alojan el LED de notificaciones, el sensor de iluminación o la cámara, así como el altavoz para las llamadas. Y en la inferior, tres botones capacitivos a modo de multitarea, ‘home’ y retroceso. Y en los laterales, el control de volumen y el de encendido están a la derecha, mientras que a la izquierda tenemos la bandeja para doble SIM.

Si seguimos revisando su contorno encontraremos el emisor de infrarrojos a la cabeza, y en la parte inferior micrófono, altavoz, conector USB Tipo C y minijack de 3,5 milímetros. Todo en un cuerpo que recuerda inevitablemente a los iPhone desde el 6 hasta el 7, con las dos bandas de antena en la parte superior e inferior de la trasera, en un tono ligeramente diferenciado. Y en esa espalda están el sensor de huellas dactilares, de forma circular, el doble flash LED bitono y la doble cámara.

Sus 165 gramos, para un dispositivo de 5,5 pulgadas de diagonal de pantalla, hacen que se sienta un terminal ligero, relativamente compactoespecialmente por el grosor-cómodo al uso. No obstante, le falta algo de ‘grip’ por la carcasa de aluminio, que se hace algo más incómoda que una trasera de cristal como, por ejemplo, en los Galaxy A de Samsung de última generación. No obstante, la sensación es excelente, y el sensor de huellas dactilares está bien marcado en formas y en una ubicación accesible en el uso normal del dispositivo.

 

Otro aspecto del que puede presumir es el equilibrio en el reparto de pesos. A no ser que tengas una mano gigante, en el uso únicamente vas a sostener medio dispositivo con una mano –la parte inferior-, y se siente cómodo. Es aquí donde está una ligera mayor parte del peso del dispositivo, y esto hace que sea fácil de manejar, y que podamos mover la mano de posición sin demasiado riesgo a que se caiga.

Pantalla

Los móviles chinos nos tienen acostumbrado a esto en cualquiera de los segmentos: resolución Full HD. Es el estándar que se ha impuesto bajo las QHD de los móviles de gama alta, y Xiaomi ha optado por un panel 1920 x 1080 píxeles con una diagonal de 5,5 pulgadas. Todo esto en un panel con tecnología IPS LCD con una reproducción de colores excelente, dentro de su gama, y ocupando un 70.1% de la superficie frontal del dispositivo. Es, probablemente, una pantalla por encima de lo habitual, en términos de calidad, con respecto a sus competidores de la gama media por precio. Otros, incluso, optan por la resolución HD de 1280 x 720 píxeles.

Lo cierto es que, aunque puede quedarse quizá algo corta en brillo, sobre todo cuando exponemos el terminal a la luz directa del sol, se siente de gama alta por la calidad que ofrece en las imágenes que muestra. Y sobre todo, tratándose de un panel Full HD, nos aseguramos de la máxima eficiencia energética para conseguir mejor autonomía, que es algo de lo que hablaremos más adelante y con todo lujo de detalles.

Hardware y rendimiento del Xiaomi Mi A1

¿Quién dijo que un gama media se queda corto? Es excepcional. El Xiaomi Mi A1 cuenta en su interior con un Snapdragon 625 firmado por Qualcomm, un chipset  fabricado en 14 nanómetros con ocho núcleos a una máxima de 2.0 GHz como frencuencia de reloj. Son núcleos Cortex-A53, y a esta CPU hay que sumarle el apoyo de 4 GB de RAM, así como el más que correcto rendimiento de la GPU Adreno 506. Es un conjunto de hardware muy similar al de la gama alta de un año antes que se estrenase este Xiaomi Mi A1, así que tenemos un rendimiento sin fisuras para cualquier tarea, incluso videojuegos exigentes.

A este terminal no se le atraganta la multitarea en ningún caso. No hay ningún tipo de problema ni ralentización en el uso de varias aplicaciones, y las transiciones entre una y otra, así como la carga de animaciones en pantalla es realmente fluida. La sensación, también en este punto, es la de que estamos ante un terminal de gama alta, aunque de generación anterior.

Análisis de la cámara del Xiaomi Mi A1

Pero ¿qué suele diferenciar a un gama alta de un gama media, o incluso un gama media premium? Efectivamente, la cámara. Y en este punto, el Xiaomi Mi A1 puede sacar pecho con una doble cámara poco habitual de su gama. En la parte trasera del terminal nos encontramos con dos sensores de 12 MP; el primero de ellos equivalente a 26mm con apertura f/2.2, bastante luminioso, y el segundo con un 50 mm f/2.6. Esto permite el doble zoom óptico, y un funcionamiento ágil gracias al enfoque por detección de fase.

Sobre el terreno, esta cámara logra muy buenos resultados con buena iluminación, pero una calidad deficiente cuando la iluminación es reducida. Esa lente f/2.2 debería ser suficiente para tomas con poca luz de bastante correcta calidad, pero en seguida aparece el grano en las imágenes cuando la luz es escasa. Además, el modo retrato tiene muy buen desenfoque del segundo plano, pero deja de funcionar automáticamente cuando la luz es reducida, mostrando la alerta correspondiente en pantalla para informar al usuario antes de tomar la fotografía.

En la parte delantera del equipo hay una cámara con sensor de 5 megapíxeles y resolución máxima de 1080p, frente a las secundarias capaces de grabar hasta en 2160p a 30 fotogramas por segundo. Esta cámara delantera es bastante pobre respecto al conjunto. Es decir, es la que nos recuerda de golpe y porrazo que estamos ante un equipo de gama media.

El apartado de fotografía del Xiaomi Mi A1 es bastante inferior al de otros teléfonos inteligentes de su rango de precio. Tenemos el atractivo del modo retrato, que trabaja de una forma muy, pero que muy correcta, pero a poco que falte la luz encontraremos serios problemas para deshacernos del grano en las imágenes. Y la cámara delantera no es capaz de captar bien el detalle de las texturas, ni de representar de una forma convincente los colores.

Batería

Pero dejando a un lado el apartado fotográfico, la batería también es destacable. El Xiaomi Mi A1 cuenta con 3.080 mAh de batería, que junto a ese Snapdragon 625 de 14 nanómetros y el panel Full HD ya pinta bien sobre el papel. Además, aunque viene de fábrica con Android Nougat, tiene garantizada su actualización a Android 8.0 Oreo y eso debería ayudar a mejorar aún más su autonomía.

Sea como fuere, el terminal resuelve un día sin apenas problemas, pero no nos va a quitar en absoluto de cargarlo todas las noches. Ahora bien, en la caja de compra viene con un cargador de 2A, y la carga es llamativamente rápida a pesar de que no cuenta con sistema de carga rápida. En nuestras pruebas, con un uso medio-intensivo, hemos llegado sin dificultades a las 20 horas de encendido con aproximadamente 5 horas de pantalla.

Donde sí vamos a notar cómo se resiente, evidentemente, es en el uso intensivo en reproducción de vídeo. Y más aún si lo hacemos conectado a redes móviles, en lugar de haciendo uso de una red WiFi. Pero aún con esas, el terminal es capaz de aguantar un día sin despeinarse. Y si hacemos un uso más moderado es probable que podamos mantenerlo alejado del cargador por un día y medio.

Otros detalles a comentar: ¿hace falta pagar más de 229 euros por un móvil?

Con su Snapdragon 625 y sus 4 GB de RAM, o esos 3.080 mAh de batería, el Xiaomi Mi A1 tiene un conjunto de especificaciones técnicas realmente competitivo. Además, no llega ‘capado’ como algunos de sus rivales por la memoria interna, porque contamos en él con 64 GB que son suficientes para la mayoría de los usuarios. Y si quieres el móvil para trabajar, seguramente te interese saber que soporta doble SIM. Y si lo quieres para un uso principalmente centrado en el contenido multimedia, su pantalla de 5,5 pulgadas Full HD es más que suficiente para disfrutar, sin problemas, de vídeos en YouTube o Netflix y sus similares.

Sí, la cámara es lo menos gratificante de este teléfono inteligente. No podemos olvidar que tiene un precio de 229 euros. Con una iluminación correcta, por ejemplo en fotografías en exteriores, las imágenes son buenas pero no excelentes. Lo más destacable de su apartado fotográfico es la doble cámara para el modo retrato automático, con detección de caras. Pero para disfrutar de ello, igualmente, vamos a necesitar estar en exterior o con una iluminación potente. Sino, rápidamente aparece el grano y las fotografías sirven para apenas nada.

Este conjunto de especificaciones técnicas nos deja un terminal muy completo, con su entrada de minijack de 3,5 mmno como el Xiaomi Mi 6- y un puerto de infrarrojos. Pero sin radio FM. Un equipo que puede mover cualquier aplicación con soltura, y al que en absoluto se le atraganta la gestión de apps en segundo plano. Además, con un cuerpo compacto, de construcción sólida y ligera; con un diseño que poco, o nada, tiene que envidiar a los dispositivos actuales de gama alta. Y con un sensor de huellas dactilares realmente rápido.

TRUCO: cómo escuchar la radio FM en el Xiaomi Mi A1 sin datos móviles ni root

Se echa en falta que, como algunos de sus rivales, no es resistente al agua. Y también es un pequeño problema que el altavoz se escucha bajo, y las llamadas con ‘manos libres’ pueden no ser demasiado cómodas. Pero tenemos un terminal rápido, de buen diseño y, sobre todo, con un soporte excepcional por la relación entre Xiaomi y Google en el programa Android One. Así que, sin lugar a dudas, debería ser una de nuestras primeras opciones si queremos gastar entre 200 e incluso 350 euros. En este caso, el Xiaomi Mi A1 nos saldría por tan solo 229 euros.

A favor:

  • Rendimiento excelente
  • Ligero y compacto.
  • Buena autonomía.
  • Doble cámara, modo retrato.
  • Precio

Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

2 opiniones
  1. zutik 0
    13 Nov, 17 21:35
    8/10 Ni un comentario sobre las bandas que ut…

    Ni un comentario sobre las bandas que utiliza en el 4g ?
    No es un detalle importante saber si tiene la banda de los 800 Mhz en LTE ??

  2. Abraham Cruz 0
    14 Nov, 17 1:24
    10/10 Que telefonooo!!!

    ¿Creen que en el Black Friday baje aún mas su precio?