Vodafone Smart N8

Análisis del Vodafone Smart N8

Valoración: 6 de 10

Sello de puntuación 6No sólo de la gama alta viven los usuarios.Muchos no tienen grandes necesidades y lo que necesitan es un modelo sencillo que les permita realizar lo que, a día de hoy, se considera habitual (como puede ser el mandar mensajes por WhatsApp o el navegar por Internet). Si esto es exactamente lo que necesitas, el terminal que hemos analizado te encajará como un guante: el Vodafone Smart N8.

Este terminal está pensado para ofrecer solvencia, por lo que en un principio se piensa que encaja bien en la gama de entrada. Pero cuando se revisan sus características en la ficha técnica del Vodafone Smart N8, lo cierto es que se encuentran detalles que le hacen ser algo más. Un ejemplo de lo que decimos es que el dispositivo llega con NFC, lo que permite realizar pagos móviles sin problema alguno y, como hemos podido comprobar, funciona para esto perfectamente. Así pues, con este teléfono no se pierde este avance tecnológico cada vez más utilizado.

Imagen trasera del Vodafone Smart N8

Sin más, pasamos a indicar lo que nos ha parecido el Vodafone Smart N8 una vez que le hemos podido dar uso durante una temporada. Así, hemos realizado fotos y, como no, nos ha dado tiempo a tener una experiencia de uso básicamente completa. ¿Será lo que estás buscando para no tener que pagar mucho dinero (cuesta 139 euros)?

Diseño del Vodafone Smart N8

Cuando se agarra por primera vez el terminal queda claro que el acabado que ofrece es plástico… pero esto es así en su parte posterior, ya que para nuestra sorpresa dispone de un lateral metálico que aparte de darle un aspecto mucho mejor, también aumenta la resistencia que tiene a la hora de torsionar y, también, para impactos ligeros. Por cierto, que la tapa posterior se retira, con algo de dificultad todo hay que decirlo, para acceder a las ranuras para las tarjetas -pero no a la batería, que no se puede cambiar de forma manual. Aquí un detalle: es recomendable retirar la carcasa para quitar el plástico que cubre el sensor de la cámara, ya que de otra forma se puede quedar una parte de este, y no es deseable.

Interior del Vodafone Smart N8

En la mano el Vodafone Smart N8 queda bastante bien, ya que la ergonomía es buena ya que no es para nada grande (y sólo pesa 135 gramos, lo que es un excelente detalle) y el acabado curvo de su parte trasera favorece el agarre -lo que también ocurre por el acabado de la tapa, que no es liso-. La distribución de los botones y conexiones es la habitual y no se ha innovado como era de esperar. Así, por ejemplo, el puerto microUSB (nada de Tipo C, como era previsible) esta en la parte baja, y la toma de auriculares en la superior. Los botones hardware laterales están ambos en al derecha, con una acabado rectangular que no es el más llamativo que hemos visto, pero lo cierto es que cumplen su función y no bailan mucho, algo que en la gama de entrada es de lo más habitual.

El sensor trasero sobresale un poco de la tapa, lo que es algo que no le hace ser muy llamativo, pero esto no hace que se tengan problemas de manipulación con el Vodafone Smart N8 colocado encima de la mesa. Los botones de control de Android (Nougat, por cierto, con poca personalización pero algunas aplicaciones propias de la operadora se incluyen, que es posible que no se utilicen mucho), están en la pantalla, por lo que se mantiene la idea de Google. Eso sí, esto no hace que los marcos se reduzcan de forma drástica, pero una vez que se compara con la competencia, tampoco desentonan.

Toma de auriculares del Vodafone Smart N8

Por cierto, es de agradecer que el panel es tipo 2.5D, lo que hace que se aumente el atractivo del Vodafone Smart N8. En definitiva, un modelo bastante correcto, que no es tremendamente atractivo pero que sí que resulta mejor de lo esperado. Por cierto, que el terminal incluye lector de huellas -lo que le da un toque diferencial- en la parte posterior, con forma circular y que funciona realmente bien (mucho mejor de lo que en un principio se puede suponer) y, además el acceso con la mano es excelente.

Frontal del Vodafone Smart N8

Pantalla del Vodafone Smart N8

Sin revoluciones, y con unas dimensiones que son muy adecuadas para los que gustan de terminales que se utilizan cómodamente con una mano. El caso, es que el panel integrado, que es IPS, es de 5 pulgadas y tiene una resolución de 720p (HD), por lo que no se llega a los 300 ppp, por poco, pero no se llega. Eso sí, la definición es suficiente para la inmensa mayoría, y no detectamos graves problemas a la hora de leer textos o ver películas con el Vodafone Smart N8.

Pantalla del Vodafone Smart N8

En lo que tiene que ver con la representación de los colores, estos son adecuados y no hay grandes tendencias al frío o el cálido, pero son más apagados de lo recomendable lo que se debe al brillo, que no es especialmente potente -y esto, aunque no mucho, se hace notar en exteriores-. La respuesta táctil, por su parte, perfecta ni la más mínima queja.

En definitiva, la pantalla del Vodafone Smart N8 da lo que se espera de él y, por lo tanto, no hemos tenido especiales quejas. ¿Que puede ser mejor? Sí, por supuesto, pero ni desentona en su segmento del mercado y no se debe olvidar que este modelo pertenece a la gama de entrada.

Hardware del Vodafone Smart N8

Pues aquí no experimentos grandes sorpresas, siempre valorando que el terminal es un modelo de gama de entrada y que tiene un precio comedido. El procesador elegido es un MediaTek MT6737, un SoC de cuatro núcleos que trabajan a un máximo de 1,3 GHz. Este componente en su interior incluye su correspondiente GPU Mali-T720 y la RAM se queda en unos ajustados 1,5 GB. La consecuencia de esto es que, como era de esperar, con las aplicaciones existentes (especialmente los juegos), el Vodafone Smart N8 sufre bastante y se nota cierto retardo.

Resultado en Basemark del Vodafone Smart N8

Eso sí, con aplicaciones de uso habitual como WhatsApp o Google Drive las cosas van bien, por lo que lo que tiene que hacer bien, lo hace el Vodafone Smart N8. Pero, si uno se pone exigente, las cosas cambian y por lo tanto esto se debe tener en cuenta. Por cierto, que el almacenamiento es de 16 GB, lo adecuado en la actualidad, pero es posible ampliar mediante el uso de tarjetas microSD. Ojo, que en las pruebas que hemos realizado, este apartado ha ido un poco mejor de lo esperado, lo que hace que en cierta forma se palíe el no llegar a los 2 GB de RAM.

Estos son los resultados que hemos obtenido con el Vodafone Smart N8 en las pruebas que habitualmente utilizamos en MovilZona:

Bien en la conectividad donde la WiFi funciona correctamente y no hemos tenido desconexiones extrañas, en lo que tiene que ver con la opción Bluetooth, las cosas no fueron mal, pero la distancia en la que la estabilidad resulta perfecta  es un poco más corta de lo habitual, pero nada problemático y en un coche se tiene una experiencia muy buena por ejemplo. Vamos, sin queja alguna… es más, al dar uso a 4G, la experiencia fue sorprendentemente buena.

Autonomía del Vodafone Smart N8

La autonomía responde, pero sin alardes. La batería tiene una carga de 2.400 mAh, lo que es poco a nuestro juicio y, eso sí, como el hardware no es precisamente muy exigente, conseguimos llegar al día de uso sin muchos problemas -pero sin abusar de uso-. Con la pantalla encendida de forma constante, muy bien para lo que esperábamos, ya que superar las cinco horas fue la nota predominante, y esto es bastante. ¿Recarga rápida? Pues no, como es lógico, y esto hace que se tengan que emplear alguna hora de más en el proceso.

Cámara del Vodafone Smart N8

Este es un apartado donde la gama de entrada tiene uno de sus puntos más flojos, ya que la inversión disponible se va a otro hardware y el Vodafone Smart N8, mantiene esto. El sensor integrado es de 13 megapíxeles, con apertura F:2.0, lo que no está mal, y sin que le falte flash tipo LED. Con buena luz, los resultados son correctos, incluso en algunas ocasiones bastante buenos. Si las cosas cambian, se baja de forma considerable la calidad -pese al focal indicado-, y aparece ruido, por poner un ejemplo. El rango dinámico no ayuda mucho, y el post procesado no es precisamente perfecto. Pero es lo normal a esperar, todo hay que decirlo.

Cámara trasera del Vodafone Smart N8

Estos son algunos ejemplos de las fotografías que hemos hecho con el Vodafone Smart N8:

El sensor delantero que dispone de su propio flash, es de 5 Mpx, y aquí sí que creemos que se consiguen comparativamente mejores fotos, pero sin volverse loco ya que el angular no es una barbaridad. La aplicación, correcta y sin estridencias. Cumple.

La grabación nos ha mostrado un sensor que es bastante rápido al enfocar y que tiene un micrófono que capta bastante bien el sonido. La calidad, eso sí, 1080p, suficiente para lo que se espera del Vodafone Smart N8.

Conclusión

Un modelo que no está mal en su segmento del mercado. No es el más rápido, ni el que ofrece la pantalla de más calidad, pero detalles como el lector de huellas o la inclusión de NFC, hace que su utilidad sea alta y que permite realizar acciones que los gama de entrada las ven muy lejos, como los pagos móviles.

Con Android Nougat y algo de software que es posible que no se use, el diseño del Vodafone Smart N8 es interesante, pero no el más atractivo de su segmento. Sin destacar en mucho ni desentonar en exceso en nada, es un buen modelo por lo que cuesta que, precisamente, no es una barbaridad.

Lo mejor

  • Tienen lector de huellas
  • Incluye NFC

Lo peor

  • Rendimiento ajustado
  • La cámara sufre si la luz no es muy buena
  • El brillo de la pantalla no es muy potente

Puntuación del Vodafone Smart N8


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.