Analizamos la calidad de la pantalla del nuevo Xiaomi 11T

El teléfono Xiaomi 11T ha llegado al mercado con el objetivo de situarse en un espacio que se encuentra entre la gama alta de producto y la media. Para conseguirlo se ha integrado un hardware bastante compensado donde no falta una pantalla de alta resolución y que ofrece una frecuencia de lo más llamativo. Te contamos qué es lo que puedes esperar de ella.

Si se tiene en cuenta el hardware, hay que decir que en un principio este es un teléfono que cumple con cualquier expectativa sobre el papel, ya que hablamos de un panel AMOLED de 6,67 pulgadas que en teoría debe ofrecer una calidad bastante alta a la hora de mostrar todo tipo de contenidos. Por cierto, algo que nos ha parecido de lo más interesante y que es destacable a nuestro entender tiene que ver con la protección integrada en el componente del que estamos hablando. La pantalla incluye Gorilla Glass Victus, que es una evolución muy acertada del fabricante y que aporta una resistencia realmente buena a la hora de aguantar el día a día.

lateral de la pantalla del Xiaomi 11T

Otra de las cosas que resulta importante en este dispositivo es que, para competir de forma adecuada en la gama de productos donde centra el objetivo el fabricante asiático, el Xiaomi 11T incluye una frecuencia máxima de 120 Hz. Esto le hace mantenerse muy bien en la batalla frente a su competencia y le permite destacar a la hora de ejecutar cierto software como por ejemplo los propios ajustes del sistema operativo o al ejecutar aplicaciones para reproducir de vídeo. El caso es que con esto que hemos comentado queda bastante claro el esfuerzo realizado para ofrecer un buen terminal.

Buena calidad de imagen

Al utilizar de forma habitual el teléfono del que estamos hablando nos quedó bastante claro que la definición que ofrece a la hora de mostrar cualquier tipo de imagen es muy alta, ya sea el texto del navegador de Internet o una imagen que has descargado desde la red. El motivo principal para decir esto es que su resolución Full HD+ le permite llegar a una densidad de píxeles de 395 ppp, que es más que suficiente para no tener problema alguno prácticamente nunca al visualizar la pantalla del Xiaomi 11T -que, por otro lado, hemos comprobado que tiene una tactilidad simple y llanamente perfecta gracias a una frecuencia de muestreo táctil de 480 MHz-.

Al revisar la calidad de los colores que es capaz de mostrar el panel de este dispositivo, hemos descubierto que este terminal ofrece una precisión correcta… pero con cierta tendencia a dispersar los verdes lo que le hace mostrar los tonos de grises con una calidad mejorable. El realismo es solvente, y no hemos descubierto excesivas aberraciones a la hora de mostrar imágenes que combinan muchas tonalidades. En lo que tiene que ver con los ajustes, hay que destacar en este apartado que se ofrecen diferentes opciones de modos preconfigurados. El denominado como Color original es el que creemos que funciona mejor, siendo el siguiente el llamado Vívido y el que menos nos ha convencido el Saturado (ya que exagera en exceso la fuerza de los colores).

Por cierto, este Xiaomi 11T ofrece compatibilidad con el uso de imágenes de alto rango dinámico HDR10+. Esto le permite reproducir con bastante fiabilidad una buena cantidad de contenidos entre los que no faltan las series y los vídeos más actuales. Eso sí, no en todas las plataformas este es un modelo que está reconocido como compatible y, por lo tanto, hay que esperar a su inclusión para poder sacar partido a esta posibilidad.

Brillo que convence

Aquí nos ha convencido algo más los resultados que hemos obtenido con el teléfono, ya que al utilizar una gestión anual de este parámetro hemos conseguido llegar sin muchos problemas a los 465 nits. Mientras que en el modo Automático, que funciona bastante bien por cierto al reconocer la luminosidad de los lugares en los que se está, hemos llegado a niveles muy superiores que superan sin problemas los 775 nits. No es el mejor modelo de su rango de precio que hemos probado, pero sí que nos ha dejado plenamente satisfecho y esto asegura un muy buen funcionamiento.

Agujero de la pantalla del Xiaomi 11T

El caso es que al probar el terminal tanto en interiores como en exteriores obtuvimos una buena experiencia de uso, ya que el ajuste se realiza con bastante precisión y, lo más importante, no vas a tener problema alguno a la hora de visualizar siempre de forma adecuada los contenidos que hay en la pantalla. Incluso esto se demostró cuando incide de forma directa la luz del Sol en el panel del Xiaomi 11T.

Ajustes sin sorpresas

No vas a encontrar una gran cantidad de opciones a la hora de revisar las posibilidades que existen en los ajustes del sistema operativo Android del teléfono. Aparte de la posibilidad de elegir modos de color, hay algo que nos ha llamado la atención y es el poder activar un modo denominado antiparpadeo. Este permite una fluidez de las imágenes de lo más interesante, lo que es positivo a la hora de visualizar vídeos, además, se realizan ajustes para reducir la fatiga visual lo que siempre es muy interesante.

Por lo demás, hay que indicar que todas las opciones habituales para la pantalla que se ofrece en el sistema operativo de Google están presentes. De esta forma, podrás desde utilizar un modo oscuro -que puedes programar- hasta manipular de forma manual diferentes parámetros que tienen que ver con el color o el tamaño de los textos.

Frecuencia de 120 Hz

Evidentemente, es positivo que se ofrezca esta posibilidad a la hora de usar la pantalla del terminal del que estamos hablando, pero bien es cierto que una gestión más avanzada del uso automático hubiera sido un buen detalle. El caso es que se utiliza la aplicación que se está ejecutando para decidir si se establece 60 o 120 Hz, por lo que no puedes aspirar a mucho más a no ser que decidas establecer de forma manual el comportamiento de la pantalla.

Marcos de la pantalla del Xiaomi 11T

El caso es que es posible disfrutar de una calidad de imagen mayor gracias a la inclusión de un panel que soporta una frecuencia tan alta, ya que por ejemplo en YouTube sí que puedes aprovechar los 120 Hz (otras plataformas de vídeo en la nube, por ahora no permiten esto). Seguro que con el paso del tiempo se avanza en este apartado.

Opinión

En líneas generales nos ha gustado la pantalla que se incluye en el Xiaomi 11T, pero bien es cierto que no llega a los niveles del modelo Pro ni en la gestión de la frecuencia ni en el comportamiento de los colores. Eso sí, para la inmensa mayoría la definición y precisión que van a obtener al visualizar contenidos va a convencer plenamente.

Imagen posterior del Xiaomi 11T

Por lo tanto, se puede decir que este teléfono cumple con las expectativas que se pueden tener de él, especialmente el comportamiento al gestionar el brillo, y para nada decepciona al mostrar colores, aunque bien es cierto que una gestión manual de los parámetros de configuración permite que la experiencia sea mucho mejor.

¡Sé el primero en comentar!