Análisis del Samsung Galaxy S10 5G: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 8,5 de 10

Los terminales con conectividad a redes móviles 5G van llegado al mercado. El modelo del que hablamos en este análisis es el Samsung Galaxy S10 5G, el segundo smartphone que probamos con esta posibilidad y que, además, ofrece un hardware que es realmente potente y completo.

No hay grandes novedades en lo que tiene que ver con el sistema operativo que incluye el Samsung Galaxy S10 5G, ya que este es Android Pie con personalización One UI de la compañía coreana. Su funcionamiento es excelente y en la actualidad está a nuestro juicio entre las tres mejores que existen en el mercado de dispositivos con el desarrollo de Google. El caso, es que este trabajo es más beneficioso que perjudicial, tanto en la cantidad de funcionalidades que ofrece como en lo que tiene que ver con el rendimiento, ya que el consumo de recursos es bastante reducido. Buenas noticias e iremos hablando en cada apartado de lo bueno y lo malo que aporta.

Sin más, pasamos a comentar todo lo que hemos encontrado en el Samsung Galaxy S10 5G, tanto en el uso habitual como en las pruebas de rendimiento.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Cámaras
  6. Conclusión

Diseño

No se le puede negar al Samsung Galaxy S10 5G que es un teléfono atractivo, ya que las líneas son llamativas por suaves y no le falta un acabado en metal y cristal como demanda la gama alta en la actualidad. Su color brillante  es diferencial para bien y para mal. Nos explicamos: este llama poderosamente la atención, pero las huellas se quedan muy marcadas… mucho. Para muchos será excesivo.

Imagen trasera del Samsung Galaxy S10 5G

El trabajo realizado por la compañía coreana para ajustar las dimensiones del Samsung Galaxy S10 5G es bastante bueno, ya que pese a que estamos ante un modelo con pantalla muy grande, no encaja del todo mal en la mano, por lo tanto, su ergonomía creemos que está bien conseguida. Nada que objetar en el grosor, de 7,9 milímetros, y el peso es menor de lo esperado ya que se queda por debajo de los 200 gramos, lo que no está nada mal para este smartphone.

No hay muchos cambios estéticos respecto a lo ya visto en el resto de la gama Galaxy S10 y, por ejemplo, no le falta a este modelo de botón propio para Bixby o la inclusión de dos altavoces estéreo compatibles con Dolby y firmados por AKG que no suenan nada mal (son sorprendentes los bajos, pero no tan buenos los medios… pero, en líneas generales, supera a mucha de sus competencia). Por cierto, el lector de huellas del Samsung Galaxy S10 5G está bajo la pantalla, y no funciona mal pero su velocidad no es la mayor que hemos visto hasta la fecha. Un detalle interesante: a este modelo no le falta toma de auriculares, lo que creemos que es todo un acierto.

El aspecto frontal con el agujero en la pantalla es llamativo, destacando el gran aprovechamiento de los marcos (todos ellos), y en la zona trasera hay que destacar que la cámara está colocada en horizontal, por lo que pese a que sobresale un poco esto hace que no baile el Samsung Galaxy S10 5G al colocarlo en una superficie plana. Como es ya habitual en la gama alta de la firma, este ofrece compatibilidad con el estándar IP68, y hemos comprobado que es efectivo al sumergirlo en ríos o piscinas.

En definitiva, el Samsung Galaxy S10 5G es un modelo atractivo que resulta continuista pero que mantiene un buen atractivo y que no envidia nada a otros modelos de gama alta. Por lo tanto, se cumple perfectamente aquí.

Pantalla

El Samsung Galaxy S10 5G es un smartphone que es grande en lo que tiene que ver con la pantalla, ya que hablamos de un panel tipo Super AMOLED que tiene unas dimensiones de nada menos que 6,7 pulgadas. Gracias a que utiliza un agujero en la pantalla para integrar la cámara y no se da uso a notch, el aprovechamiento frontal es excelente (casi el 90%), por lo que la sensación de simetría al mirar el componente es excelente. 

Otras buenas características que ofrece el panel del smartphone son las siguientes: resolución de 3.040 x 1.440 (QHD+) lo que le permite ofrecer una densidad de píxeles superior a los 500 ppp. ¿Esto influye de forma positiva a la hora de dar uso al Samsung Galaxy S10 5G? Pues lo cierto es que sí, ya que la definición de todo lo que se ve es excelente. Además es importante conocer que el ratio es de 19:9 y no le falta protección Gorilla Glass 6, lo que hemos comprobado que es efectivo en el día a día ya que la resistencia es muy buena.

En lo que tiene que ver con la calidad del panel, no hemos encontrado muchas diferencias con el resto de los modelos de la gama Galaxy S10 de la firma, lo que significa que todo se representa con una calidad excelente y que no haya nada raro en las tendencias a tonalidades fuera de lo normal. Bien en la respuesta táctil, pero sin llegar al nivel del OnePlus 7 Pro -hablamos de la respuesta-, lo cierto es que la pantalla es un elemento realmente diferencial del dispositivo, que además cuenta con opciones tan interesantes como compatibilidad con HDR10+. Por cierto, el contraste nos ha parecido excelente y el brillo potente… muy potente (algo que favorece el uso en exteriores, donde el terminal se comporta de forma excepcional, incluyendo un buen comportamiento de la gestión automática).

En lo que tiene que ver en la gestión por software de este componente, hay detalles positivos com el uso de Always-on Display y, además, es posible gestionar en los Ajustes opciones como la resolución e, incluso, diferentes posibilidades de gestión del color. Es decir, que el Samsung Galaxy S10 5G es muy configurable pero sin excederse. Hay un buen equilibrio. En definitiva, este dispositivo es de los mejores del mercado a la hora de tener una buena experiencia visual, y el uso del agujero en el panel -que no es muy pequeño ya que incluye dos sensores- no es especialmente molesto… aunque hay aplicaciones que no gestionan todavía bien el uso de esta opción (como por ejemplo algunos juegos).

Uso de la pantalla del Samsung Galaxy S10 5G

Hardware

Estamos ante un teléfono de gama alta sin discusión alguna. Es decir, que todo tipo de exigencias se cumplen de forma soberbia y, por lo tanto, la «musculatura» que ofrece el Samsung Galaxy S10 5G se puede decir que es excelente. Una muestra es que se da uso al procesador más potente de la compañía coreana, el Exynos 9820 que está fabricado con tecnología de ocho nanómetros  (al que no le falta una GPU Mali-G76 MP12) y la RAM es de 8 GB. Esta es una combinación que ya hemos probado antes, y la percepción es la misma que encontramos en su momento: fluidez, solvencia más que destacable con todo tipo de aplicaciones -juegos incluidos, por ejemplo Fornite funciona como un tiro-; y, además, no hay grandes problemas de calentamiento. Excelente funcionamiento del terminal y, sin duda, está entre los top del mercado actual.

La experiencia de uso es muy buena, algo en lo que incluye que el almacenamiento es tipo UFS, lo que asegura que los datos fluyan rápido para que el procesador no tenga que esperar mucho para ejecutar acciones (mejor en la lectura que en la escritura, es cierto). Un detalle a valorar: el Samsung Galaxy S10 5G no permite ampliar este apartado, por lo que se debe conformar con los 128 o 256 GB, que no están mal todo hay que decirlo.

Carcasa del Samsung Galaxy S10 5G

Estos son los resultados que hemos obtenido en las pruebas de rendimiento que utilizamos habitualmente en MovilZona:

La interfaz de usuario One UI basada en Android Pie se ha mostrado impotente a la hora de gestionar los procesos de trabajo, sin cargar en exceso al dispositivo y con un buen control de las ejecuciones en segundo plano. No le faltan herramientas de sistema para gestionar el funcionamiento del Samsung Galaxy S10 5G. La verdad es que aquí no hemos encontrado problema alguno.

En la conectividad hay que destacar que al Samsung Galaxy S10 5G no le falta de nada, eso es evidente, con buen funcionamiento de NFC y de Bluetooth 5.0. Importante comentar que al acceso a las redes WiFi es muy bueno, con una cobertura amplia pero con algunos problemas en las transferencias de datos altas que son continuadas. Aquí hemos encontrado algunos momentos de bache que no son importantes, y que no se deben a la temperatura ya que en general el terminal la controla perfectamente.

En definitiva, en este apartado el Samsung Galaxy S10 5G se comporta muy bien y no se tendrá problema alguno en el día a día y, tampoco al jugar. Se consigue lo que se espera: un rendimiento excelente.

Redes 5G, bien como inicio

En las pruebas que hemos realizado las conclusiones que hemos sacado son correctas. Hay que tener en cuenta que estamos en un momento inicial en el uso de la tecnología, y lo normal es no encontrar cobertura con facilidad y, además, existen bajones temporales que todo apuntan a que se pueden deber a factores externos al Samsung Galaxy S10 5G.

En nuestras pruebas hemos conseguido superar los 250 Mbps (como marca media, ya que la fluctuación es bastante alta), que no está mal pero que no es un salto espectacular respecto a las opciones que se dan uso en la actualidad. Por lo tanto hay que esperar un poco más para sacar conclusiones, pero lo que es seguro es que el funcionamiento es bueno y sin fisuras. Es decir, que se cumple pero no hay efecto «wow» por el momento con este modelo. Es de esperar que sea cuestión de tiempo que esto ocurra.

Lateral del teléfono Samsung Galaxy S10 5G

Por cierto, la temperatura al dar uso a 5G sí que subió un poco más de lo esperado. Evidentemente no deja inutilizable el Samsung Galaxy S10 5G, para nada, pero es conveniente indicar esto ya que apunta a que se trabaja de forma bastante intensiva con los encendidos de bandas y antenas correspondientes.

Autonomía

Aquí hay algo que destacar del Samsung Galaxy S10 5G: la batería integrada es la de mayor amperaje que hemos visto hasta la fecha en un modelo de gama alta de la firma coreana, nada menos que 4.500 mAh. Hay espacio para ello, y se aprovecha debidamente. Se consigue sin problemas un día completo de uso normal -y accediendo a 5G-, siendo el modelo de esta gama de producto que mejor se comporta, pero que no es el mejor del mercado. Es decir, se cumple… incluso con la pantalla siempre encendida ya que con resolución QHD+ se alcanzan las cuatro horas y media sin problemas y, si se baja la resolución, los resultados son bastante mejores y a 1080p, superar las siete horas siempre fue posible.

El Samsung Galaxy S10 5G llega con carga rápida de 25 W que trabaja muy bien (en media hora supera el 55% de rellenado) y, además, dispone de compatibilidad con inalambrica tipo Qi de 15 W -con un adecuado control de la temperatura-. Aparte, la tecnología para compartir la carga de la batería -lo que se denomina reversible- está presente en el Samsung Galaxy S10 5G pero su velocidad no es tan buena. En resumen, se comporta de forma correcta, pero la autonomía no es el mejor de los detalles que ofrece este smartphone y, quizá, futuras actualizaciones expriman mejor al dispositivo.

Cámaras

Una de las grandes novedades que se incluyen en el Samsung Galaxy S10 5G es la cámara, ya que este modelo integra nada menos que cuatro sensores en la parte trasera (y, como hemos indicado antes, en la propia para los selfies hay dos). Está claro que por cantidad no será. Este es el hardware en concreto:

Cámara trasera

  • Sensor de 12 MPx para foto tradicional con apertura F:1.5-2.4 con estabilizador óptico, Dual Pixel y PDAF
  • Sensor de 12 MPx para telefoto con focal F:2.4 con AF y permite zoom 2X
  • Sensor de 16 MPx para gran angular con apertura de F:2.2 y campo de visión de 123 grados
  • Sensor tipo ToF 3D

Cámara del teléfono Samsung Galaxy S10 5G

Cámara frontal

  • Sensor de 10 Mpx con apertura F:1.9, PDAF y Dual Pixel
  • Sensor tipo ToF

Los sensores ToF que se integran en el Samsung Galaxy S10 5G no se utilizan para realizar fotos propiamente dichas, y lo que aportan en mediciones de profundidad y datos adicionales para optimizar los resultados obtenidos. El caso, es que a la hora de valorar la calidad de las tomas que se hacen con este smartphone hay que decir que los resultados son muy buenos. La definición está siempre presente y el ruido es prácticamente inexistente. El rango dinámico es muy bueno así como el trabajo del balance de blancos y si hay algo que podría ser un poco mejor es la velocidad de trabajo (que no del enfoque). Sin duda, estamos ante un modelo que creemos que está entre los cinco mejores que existen a día a de hoy en este apartado.

Las tomas en las que se activa el gran angular tiene un buen recorrido en toda la superficie, sin gran pérdida en los laterales no se incurre en aberraciones, pero si es cierto que «pastelea» un poco los resultados pero esto no es muy apreciable. Con el zoom 2X, el trabajo es muy bueno, y la verdad es que los sensores se combinan de forma eficiente para que apenas se produzca pérdida.

Gran angular Samsung Galaxy S10 5G

Gran angular

En lo referente a los retratos con efecto desenfoque, de nuevo nos ha convencido el Samsung Galaxy S10 5G, y lo cierto es que hay una evolución evidente respecto a sus compañeros de gama de producto. Bien definido todo y con mucho detalle, los fondos complicados no son un problema y, además, el cambio de efecto bokeh en vivo se ejecuta de forma excelente.

Desenfoque Samsung Galaxy S10 5G

Desenfoque

A continuación, dejamos algunos ejemplos de lo que es posible conseguir con la cámara que se incluye en el interior del Samsung Galaxy S10 5G:

La aplicación no cambia nada respecto a la vista en la gama Galaxy S10, por lo que se mantiene con una buena calidad y con un sencillo acceso a todos los apartados (los gestos están presentes). Sorprende la cantidad de opciones que se ofrecen con Modos muy útiles. Un buen trabajo que está entre los mejores que existen. Por cierto, no falta ayuda a la hora de detectar escenas, lo que para muchos es algo que resulta bastante útil y lo cierto es que no funciona mal, pero está un escalón por debajo de lo que ofrece Huawei.

Para finalizar, hay que comentar que los vídeos que se graban son de excelente calidad. La estabilización se deja notar de forma positiva, y el enfoque automático se ejecuta de forma convincente sin ser poco natural. Sin pérdida cuando hay poca luz, la cantidad de posibilidades que existen a la hora de utilizar en este apartado el Samsung Galaxy S10 5G son muy amplias, lo que es positivo.

Conclusión

Un muy  buen teléfono que está lleno de opciones positivas y que, por ejemplo, ofrece detalles positivos como un gran rendimiento y una cámara que es realmente buena ya que es sólida en todos los apartados. Su pantalla es muy buena, y no hay que olvidar que la conectividad es un factor determinante en el Samsung Galaxy S10 5G, y que incluso ofrece acceso a 5G. Sin duda, este modelo es de lo mejor que ha fabricado hasta la fecha la compañía coreana.

Pantalla del Samsung Galaxy S10 5G

La autonomía es mejorable pese al excelente amperaje de la batería, y hay detalles como lo sucia que es la carcasa que hacen que se pierdan algunas pequeñas décimas en lo que tiene que ver con la puntuación final que consigue el Samsung Galaxy S10 5G. Una pena que no ofrezca opción de ampliar el almacenamiento, en especial si eres de los que te gusta grabar con calidad 4K. Pero, lo que está claro es que los que se hagan con este modelo, que cuesta más de 1.000 euros, estarán seguros que tienen un gran smartphone en sus manos.

Lo mejor

  • La pantalla es de excelente calidad
  • Su rendimiento es muy alto
  • Diseño muy llamativo y es muy completo
  • Cámara de muy buena calidad, especialmente al grabar vídeo

Lo peor

  • La autonomía es mejorable
  • Por ahora no saca gran partido a 5G por su despliegue
  • No se puede ampliar el almacenamiento interno

Puntuación del Samsung Galaxy S10 5G