Samsung Galaxy Note 8

Análisis del Samsung Galaxy Note 8

Valoración: 9 de 10

Uno de los terminales más esperados de este año era, sin duda alguna, el Samsung Galaxy Note 8. Son varias las razones para ello, pero las más importantes eran el conocer el salto evolutivo que este modelo ofrece y si conseguiría con él mantener el reinado en el segmento de los phablets, ahora que otras compañías presionan más que nunca- Y, lo cierto, es que el dispositivo de la compañía coreana no ha defraudado, ni mucho menos. Os contamos lo que se puede esperar de él y si creemos que ha cumplido con las expectativas.

Como ya es habitual en esta gama de producto, el sistema operativo que se utiliza es Android, concretamente la versión Nougat (no faltará actualización a Oreo, claro). Eso sí, se incluye la personalización Samsung Experience, que es un paso evolutivo realmente interesante y que ha conseguido que se tenga una experiencia muy buena en el manejo del Samsung Galaxy Note 8 sin que le falten añadidos que son habituales en los modelos de la firma. Tampoco está ausente el útil S Pen, el stylus que no necesita de alimentación y que, con el paso del tiempo, se ha convertido en tan diferencial como efectivo. Es decir, que hay continuidad en los aciertos, pero también cómo se verán avances necesarios para ser posiblemente la mejor elección en el mercado de los phablets.

Imagen frontal del Samsung Galaxy Note 8

Sin más, y dejando claro que iremos añadiendo más información con el paso del tiempo ya que tenemos la idea de que este sea un análisis “vivo” del Samsung Galaxy Note 8, pasamos a ir enumerando lo que nos parece el terminal en los apartados que habitualmente tratamos y, por lo tanto, descubrir si merece la pena su compra (que, recordamos, viene acompañada del accesorio DeX Station si se reserva).

 

Diseño del Samsung Galaxy Note 8

Como siempre, lo primero que revisamos es el aspecto que ofrece un terminal que analizamos y el Samsung Galaxy Note 8 no es una excepción. Es lo primero que se ve y, la verdad, es que el dispositivo entra por los ojos. Estéticamente, mantiene las líneas que se pudieron ver en el Galaxy S8+, con una menor curvatura lateral para aprovechar la pantalla mucho mejor con el S Pen y, también, da la sensación de ser más cuadriculado por ello. Pero, lo que es innegable es que este phablet es muy atractivo.

El acabado es una combinación de metal y cristal, siempre con protección Gorilla Glass por lo que puede pasar, y en el frontal lo que destaca es su Pantalla Infinita -con las esquinas redondeadas-. No vamos a entrar aquí en su calidad, pero el aprovechamiento es simplemente excelente (por encima del 83%), por lo que se tiene una gran sensación de ocupación y que todo está bien aprovechado. Nada de botones táctiles en la carcasa, ahora se apuesta por los integrados en pantalla (el que hace las veces de Home emite una pequeña vibración que siempre permite conocer que se ha pulsado, y esto es un acierto). En este lugar del Samsung Galaxy Note 8, poco más existe aparte de la cámara frontal que tiene su importancia en lo que tiene que ver con la seguridad como indicaremos y el LED.

Imagen pantalla superior del Samsung Galaxy Note 8

La trasera, que no se puede abrir ya que el Samsung Galaxy Note 8 es tipo unibody, es muy liso, pero esto no hace que se escurra, al menos esta es la sensación que hemos tenido nosotros. Se agarra bien, entre otras cosas, por la curvatura lateral. Por cierto, que aquí ya se ve la nueva cámara del terminal con dos sensores, y hay que destacar en el apartado estético que no sobresale nada de la carcasa, lo que le hace mantener un aspecto lineal y atractivo. Al lado de este elemento está el ya habitual sensor biométrico que mide el ritmo cardíaco y, también, el lector de huellas que tiene forma alargada. Cuesta acceder a él si no se agarra con dos manos el phablet, por lo que aquí se puede mejorar en siguientes generaciones. Eso sí, su funcionamiento es excelente, por efectivo y rápido.

Imagen trasera del Samsung Galaxy Note 8

Sin sorpresas en los laterales, ya que los botones están ubicados en lugares reconocibles: el de encendido en la parte derecha y, en la izquierda los de control de volumen y el que abre de forma directa el asistente Bixby, del que ya se conoce casi todo y, por ello, no nos vamos a extender mucho ya que funciona bien, hace lo que debe y claramente se va a convertir en una herramienta troncal en su ecosistema de producto. Por ello, esperamos su llegada en español más pronto que tarde. El uso de los botones del Samsung Galaxy Note 8 es cómodo y, pese a que no sobresalen mucho -lo que al final nos ha gustado-, se localizan con facilidad y no bailan nada, por lo que tiene un acabado excelente.

Si seguimos con el repaso, en la parte superior sólo se ve el micrófono de sonido ambiente y la bandeja que sirve para las tarjetas, tanto la SIM como la microSD. En la parte baja, muchas cosas, la verdad: el altavoz, que suena más rotundo de lo esperado y con buena definición (ofrece 32-bit y 384 kHz), el puerto USB tipo C compatible con el estándar 3.1, lo que hemos comprobado que aporta estabilidad y velocidad de transferencia de datos y, cómo no, aquí se ubica el S Pen, que se saca mediante un sistema retráctil de pulsación y que es cómodo (y no se tiene problemas al insertarlo, ya que encaja perfectamente). No falta aquí, por cierto, la toma de auriculares que creemos que es todo un acierto que se mantenga ya que, si hay espacio, ¿qué razón hay para no ponerla?

Puerto USB del Samsung Galaxy Note 8

Las dimensiones pueden ser un hándicap para algunos (162,5 x 74,8 x 8,6 milímetros) pero es que estamos ante un phablet con pantalla de 6,3 pulgadas… por lo que, si se valora esto, hay que pensar que es incluso pequeño la verdad. El peso, por su parte es de 195 gramos, bien distribuido por lo que no se tiene mala sensación ni cansa al dar uso de forma continuada al Samsung Galaxy Note 8. Ojo, que no se debe olvidar: este terminal es compatible con IP68, por lo que está protegido frente al agua y polvo, y damos fe que aguanta perfectamente el meterlo, por ejemplo, en la bañera.

En definitiva, estamos ante un modelo muy atractivo, con unas líneas premium y materiales excelentes. Tiene unas dimensiones que no son una barbaridad para la pantalla que tiene y se incluye todo lo que se puede esperar en un modelo de gama de entrada. Por lo tanto, sobresaliente aquí el nuevo Samsung Galaxy Note 8. Por cierto, los colores negro y dorado son una opción en España, y posiblemente el azul en un futuro no muy lejano.

Pantalla del Samsung Galaxy Note 8

La apuesta era la que se podía esperar, ya que el panel que se ha elegido es uno tipo SuperMOLED (Dual Edge) que tiene unas dimensiones de 6,3 pulgadas como hemos indicado antes y la resolución alcanza QHD+ (2.960 1.440). El ratio de aspecto se mantiene como el del Galaxy S8+: 18,5:9 y, si te preguntas por la densidad de píxeles, esta es de 521 ppp, una gran marca. No le falta a la pantalla del Samsung Galaxy Note 8 protección Gorilla Glass 5 y compatibilidad con HDR10 –genial en el rango dinámico-, por lo que ver contenidos de calidad en plataformas como Netflix o Amazon Prime Video es posible ya que dispone de certificación. Y hemos visto diferentes películas y series, y lo cierto es que la experiencia es espectacular.

Pantalla del Samsung Galaxy Note 8

En lo referente a la calidad de imagen, hay que decir que esta es excelente, con unos colores muy intensos pero que no tiene tendencias extrañas ni a los cálidos ni a los fríos. Se ven muy impactantes, como es habitual en los paneles AMOLED, y la inclusión de la capa de reconocimiento del S Pen no afecta en absoluto ni en la respuesta táctil ni en lo que se muestra en pantalla. Por cierto, el brillo es una delicia, lo que nos ha permitido utilizar el Samsung Galaxy Note 8 en exteriores sin problema alguno, y el contraste también es muy bueno.

 

Como hemos indicado el aprovechamiento frontal es excelente, por lo que los marcos visibles son reducidísimos, pero esto no afecta a una integración perfecta entre la parte delantera y la trasera, por lo que se tiene la sensación de que el panel es, ciertamente, infinito. Además, está bien resuelto el adaptar las aplicaciones al aspecto que tiene la pantalla, ya que simplemente pulsando en un mensaje que aparece en la pantalla, todo encaja a la perfección y se aprovecha todo es espacio disponible -recorta algo la imagen en ocasiones, eso sí-. Nos ha gustado mucho la pantalla del Samsung Galaxy Note 8, la verdad. ¿Qué es grande? Pues es que es un phablet y de la gama Note, por lo que esto es una virtud, no precisamente un problema.

Seguridad en el Samsung Galaxy Note 8

El Samsung Galaxy Note 8 incluye lo que se esperaba de él por ser un modelo de gama alta de la firma. Así, por ejemplo, es posible dar uso al lector de huellas para desbloquear el terminal, pero se incluyen más opciones que son atractivas. Estas son el reconocimiento facial y de iris –se incluye un asistente para la configuración-. Su funcionamiento es bastante bueno, ya que aportan rapidez y comodidad –especialmente cuando se tiene el phablet encima de una mesa-, y la cantidad de fallos que hemos obtenido en su uso es bajísima. Por lo tanto, son una opción que se debe valorar.

También se incluye en el Samsung Galaxy Note 8 la herramienta Knox, que aporta seguridad en varias opciones, como por ejemplo en los pagos (se dispone de compatibilidad con Samsung Pay, ya establecido en España) y, también, se puede dar uso de un lugar seguro en el que sólo si se dispone de los privilegios necesarios es posible entrar. Eso, por motivos de seguridad y laborales, es un añadido que está realmente bien y se debe conocer.

Hardware del Samsung Galaxy Note 8

No esperábamos que aquí desentonara el terminal, y no lo ha hecho ni mucho menos. No hay salto evolutivo en el procesador ya que el integrado en el Samsung Galaxy Note 8 es un Exynos 8895 Octa de fabricación propia (10 nm) y que en su interior dispone de ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2,3 GHz. La GPU es una Mali-G71 MP20, que asegura que los gráficos no son un problema. Pero, donde sí hemos encontrado novedades para bien es en la RAM, que es de 6 GB tipo LPDDR4.

Resultado en Basemark del Samsung Galaxy Note 8

El resultado de esto es una experiencia de uso espectacular, hemos probado el Samsung Galaxy Note 8 en todo tipo de situaciones y, siempre, ha respondido de forma excepcional. Juegos, gráficos, edición, cámara… nada hace que la fluidez no sea fantástica. No se puede decir nada negativo ya que todo va como se espera de un modelo de máxima potencia. Y, además, Samsung Experience favorece a que esto sea así ya que no abusa al consumir recursos.

Estos son algunos de los resultados que hemos obtenido en las pruebas de rendimiento habituales que utilizamos en MovilZona:

Hay ciertos detalles que se deben conocer del Samsung Galaxy Note 8, como por ejemplo que el almacenamiento tipo UFS 2.1, que permite una transferencia de información muy alta, es de 64 GB ampliables mediante el uso de tarjetas microSD de hasta 256 GB. Si te preguntas cómo anda el Samsung Galaxy Note 8 en lo referente a la conectividad, hay que decir que cumple con todo lo necesario: NFC; WiFi (la cobertura es muy buena, siendo destacable una latencia baja y una tasa sostenida de transferencia por encima de la media); Bluetooth 5.0; USB tipo C; y, en lo referente a la compatibilidad con los datos, la que ofrece el dispositivo es Cat.16 por lo que se podrá dar uso al tan comentado 1 Gbps -la experiencia de uso en movilidad no nos ha dado problema alguno, todo hay que decirlo-.

Puerto USB del Samsung Galaxy Note 8

 

Llega el momento de hablar de la autonomía, y lo cierto es que aquí teníamos ciertas dudas ya que el Samsung Galaxy Note 8 llega con una batería de 3.300 mAh, que tiene menos carga que la incluida en el Galaxy S8+ (cosas del S pen, por poner un ejemplo), pero quizá se podía esperar un poco más la verdad. Lo cierto es que llegar a un día de uso sin abusar es completamente posible, y no dista mucho el tiempo de uso es correcto, especialmente con la pantalla encendida de forma constante donde se comportó mejor de lo esperado.

El Samsung Galaxy Note 8 dispone de carga rápida y, también, inalámbrica. Con su cargador se consigue siempre más del 50% en 30 minutos. ¿Y cuál es la razón por la que especificamos esto? Pues debido a que, para nuestra sorpresa, si se utiliza alguno de otra marca como por ejemplo de Huawei, se reconoce la carga rápida… pero no es tan eficiente. Un detalle importante: es posible “jugar” con la resolución del panel del phablet, y pasarlo de Full HD a QHD según sean las necesidades. Esto, es positivo, ya que si se sale de viaje se puede ser conservador y dar uso a 1080p, que baja la densidad de píxeles -sin ser dramático- y se consigue una mayor autonomía.

Fotografía del Samsung Galaxy Note 8

Se esperaba que este modelo fuera el primero de la firma coreana en utilizar cámara principal con dos sensores, y así ha sido (y, por cierto, la integración en la carcasa les ha quedado muy bien, ya que no sobresale nada como hemos indicado en el apartado del diseño). El caso es que se utilizan dos elementos, el derecho para el gran angular y el izquierdo para telefoto, que tienen 12 megapíxeles de resolución con apertura de F:1.7 y F:2.4 respectivamente. Gran detalle que los dos sensores tengan estabilización óptica (más detalles en la ficha técnica del Samsung Galaxy Note 8). La cámara frontal, por cierto, es de 8 Mpx con F:1.7.

Cámara del Samsung Galaxy Note 8

Y que permite esto, pues por ejemplo poder realizar un zoom óptico 2X simplemente con pulsar un botón en la pantalla del terminal -el digital sube a los 10X- y, también, jugar con el desenfoque de los objetos que se tienen delante de la cámara (lo que se ha denominado Enfoque Dinámico) y se incluye un deslizador que permite que este sea más o menos pronunciado -o incluso, y por la información adquirida, esto es posible realizarlo con la imagen ya tomada-.

 

Uso de desenfoque con el Samsung Galaxy Note 8

Los resultados como se ha podido ver, es muy buena y tanto el rango dinámico como el balance de blancos se ejecutan bien, por lo que se pueden hacer tomas con luz muy intensa sin problemas y, además, cuando entra en juego HDR se logran correcciones y ajustes muy convincentes. Con poca luz no se baja mucho el nivel, todo hay que decirlo -se aprecia muy poco ruido generado-, y en nuestra opinión la cámara del Samsung Galaxy Note 8 está entre las cinco mejores del mercado tanto por definición como por realismo.

Zoom con el Samsung Galaxy Note 8

La aplicación, como ya es habitual, es de las mejoras que existen. Sencilla de manejar, intuitiva a la hora de realizar gestiones (no le falta el Modo Pro), incluye opciones tan interesantes como el poder crear GIFs de forma directa e, incluso, dar uso a stickers que se pegan en el momento de hacer la fotografía. Está muy bien el desarrollo.

Estos son algunos ejemplos de las fotografías que hemos realizado con el Samsung Galaxy Note 8 en nuestras pruebas:

En lo que tiene que ver con el vídeo, que llega muy bien estabilizado -realmente bien-, las dos cámaras son capaces de grabar a 4K y aquí hemos comprobado que el autoenfoque es rápido y fluido -y el micro capta mucho sonido ambiente-, sin que se den saltos graves a la hora de crear vídeos. Este es un ejemplo de lo que es posible conseguir con el Samsung Galaxy Note 8:

Conclusión

Pues, una vez que hemos probado el Samsung Galaxy Note 8, lo cierto es que estamos sin duda alguna ante el que es el mejor phablet que actualmente hay en el mercado. Va a seguir reinando de eso no cabe duda, ya que ofrece un hardware potentísimo, un diseño que es espectacular y un funcionamiento que no genera dudas. Además, la cantidad de opciones adicionales, como la seguridad y el S Pen le aportan un valor que no tienen otros.

Cierto es que hay detalles por mejorar, como la ubicación del lector de huellas, pero la inclusión de otras soluciones palía esto sin problema alguno. Nos ha gustado mucho este Samsung Galaxy Note 8 al que pocas cosas se le pueden achacar y del que hemos disfrutado, y mucho, a la hora de darle uso continuado. Un phablet top y que genera ese tan deseado efecto “wow”.

Lo mejor

  • Excelente diseño
  • Cámara de gran calidad
  • Gran rendimiento
  • Pantalla con una gran definición
  • Muchos usos del S Pen

Lo peor

  • Autonomía algo mejorable
  • Ubicación del lector de huellas

 

Puntuación final del Samsung Galaxy Note 8


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

1 opinión
  1. AFS3939 0
    08 Sep, 17 6:57
    9/10 Mi futuro movil

    Deseando tenerlo entre mis manos.