Análisis del Samsung Galaxy A9 2018: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 7,5 de 10

Sello Movilzona 7Ya hemos probado el Samsung Galaxy A9 2018, un teléfono que llega como una prueba real por parte de la compañía coreana al utilizar una gran cantidad de sensores en su cámara principal (nada menos que cuatro). Mostramos lo que nos ha parecido este terminal que en general ofrece unas características bastante equilibradas.

A este teléfono no le falta la habitual personalización que la firma incluye por encima de Android (en el caso que nos ocupa en su versión Oreo). Este desarrollo es de calidad, con una intrusión baja y cada vez más conseguida. Los elementos que se añaden creados por la propia Samsung son muy positivos, como por ejemplo la aplicación cámara, y lo cierto es que nos ha gustado el funcionamiento que ofrece el software del Samsung Galaxy A9 2018 ya que permite sacarle bastante partido al hardware utilizado.

Imagen trasera del Samsung Galaxy A9 2018

Pasamos  a enumerar las opciones que hemos revisado que ofrece el teléfono del que hablamos y, como no, los resultados en las diferentes pruebas que solemos realizar en MovilZona a todos los smartphones que llegan a nuestras manos.

DiseñoPantallaHardwareAutonomíaCámarasConclusión

Diseño

Estéticamente, el Samsung Galaxy A9 2018 es un teléfono bastante atractivo que llega con acabado en metal  y cristal y en varios colores (uno con degradado, denominado Lemonade Blue). La sensación al utilizarlo es buena, ya que resulta cómodo y la ergonomía es más que adecuada para manejar el dispositivo con una mano generalmente (pero en algunas ocasiones hay que dar uso a las dos, como  por ejemplo al utilizar el teclado). El caso, es que se mantienen las cotas de alta calidad que son habituales en Samsung.

Samsung Galaxy A9 2018: cuatro ojos ven mejor que tres

Estamos ante un modelo que no incluye notch en su parte frontal, lo que hace que estéticamente sea este smartphone un modelo más clásico -pero no por ello poco atractivo-. Los botones físicos están distribuidos de la siguiente forma: dos en la parte derecha, los propios de control de volumen y encendido, a los que se accede con comodidad (aunque no hubiera sido mala idea que sobresalieran algo más del lateral); y, en la parte izquierda se sitúa el propio de Bixby, que ahora gana utilidad debido a que llega el español al asistente de voz de la firma. Es decir, que se mantienen las líneas de actuación que el fabricante ha mostrado en la gama media en los últimos tiempos.

En la parte trasera destaca en la parte superior el espacio que ocupa la cámara en vertical, lo que es lógico debido a que integra cuatro sensores (el flash está justo debajo) y, además no le falta lector de huellas que es algo más pequeño de lo habitual, pero esto no penaliza ni su respuesta ni la sencillez que existe al utilizarlo. Eso sí, el Samsung Galaxy A9 2018 no incluye resistencia al agua, algo que por otro lado no es habitual en la firma coreana.

Puerto USB del Samsung Galaxy A9 2018

El caso es que estamos ante un modelo que es atractivo, bastante simétrico y con detalles particulares como la curvatura pronunciada en la zona trasera que favorece que el agarre sea cómodo (pero sin riesgo a que se resbale excesivamente). Las huellas no se quedan especialmente marcadas, pero con el cristal esto es inevitable, y en general Samsung Galaxy A9 2018 es un terminal que cumple sin problemas en lo que tiene que ver con el diseño.

Pantalla

La incluida en este teléfono tiene unas dimensiones de 6,3 pulgadas, por lo que encaja con la tendencia actual de ofrecer componentes de este tipo que son grandes. El panel es tipo Super AMOLED, una tecnología que domina a la perfección la compañía coreana, y la resolución es Full HD+ (2.220 x 1.080), lo que deja una densidad de píxeles de 393 ppp. Por cierto, este smartphone se puede considerar como Todo Pantalla, ya que el frontal está aprovechado en un 80,1%, siendo el ratio de 18.5:9, lo que favorece un buen agarre. Es decir, que el Samsung Galaxy A9 2018 cumple como terminal que es parte de la gama media/premium.

pantalla integrada del Samsung Galaxy A9 2018

No hay problema alguno con los colores como hemos comprobado, destacando como es lógico la intensidad de los negros. El caso, es que la reproducción de imágenes ofrece una muy buena calidad, y tanto ver películas como disfrutar de juegos permite obtener una buena experiencia visual. Eso sí, existe cierta tendencia a mostrar tonalidades frías, lo que ciertamente nos sorprende, pero existen opciones por software para corregir esto que han demostrado ser muy efectivas.

Detalle panel superior del Samsung Galaxy A9 2018

La respuesta táctil del panel es perfecta, y en exteriores no se sufre en exceso con una luz que no sea muy intensa, en caso contrario se hubiera agradecido un poco más de brillo disponible (pero no es algo desastroso, todo hay que decirlo). Lo que sí funciona a la perfección es el uso del modo automático al gestionar este parámetros de la pantalla del Samsung Galaxy A9 2018 -especialmente cuando se está en lugares donde hay poca luminosidad, ya que la rapidez en el ajuste es fantástica-.

Sin excesivos problemas en lo que tiene que ver con la resistencia y sin quedarse especialmente marcadas las huellas, lo cierto es que el Samsung Galaxy A9 2018 cumple… pero quizá esperábamos un poco mas del teléfono en este apartado (especialmente al tener en cuenta su orientación fotográfica, que irremediablemente lleva a repasar las imágenes obtenidas con su cámara).

Análisis en vídeo del Samsung Galaxy A9 2018

Hardware

Nada de experimentos, pero ni uno. La elección de componentes por parte de la firma asiática es adecuada y estable, pero no se ha corrido  riesgo alguno en su elección (y, por lo tanto, pocas sorpresas hemos podido ver). Así, el procesador integrado es un Snapdragon 660 -se podía esperar algo un poco más potente dentro de la gama media de Qualcomm, especialmente para dar mayor presencia a la IA en el smartphone-, un SoC de ocho núcleos y arquitectura Kryo 260 que funciona a un máximo de 2,2 GHz. La GPU integrada es una Adreno 512, que en las pruebas con títulos como PUBG o Asphalt 9 hemos obtenido resultados muy sólidos en cantidad de frames y sin lag alguno que moleste.

La buena experiencia de uso conseguida, incluso al trabajar de forma intensa con la cámara de cuatro sensores, se debe también a que la RAM es de 6 GB, por lo que gestionar gran cantidad de datos no es un problema (existe una variante de ocho gigas). Lo cierto es que ni en multitarea intensiva hemos detectado cansancio en el rendimiento, y aquí se demuestra que la capa de personalización de Android está bien ejecutada y que no es un escollo que salvar por el Samsung Galaxy A9 2018. El almacenamiento se ofrece en dos versiones, 64 o 128 GB (con opción de ampliarlo mediante el uso de tarjetas microSD de hasta 512 GB). Es decir, más que suficiente para almacenar información  y fotos, y lo cierto es que la lectura se mostró especialmente rápida.

Lector de huellas del Samsung Galaxy A9 2018

Estos son los resultados obtenidos en las pruebas de rendimiento que habitualmente utilizamos en MovilZona:

En lo referente a la conectividad, no hemos encontrado problemas al utilizar redes WiFi, que es capaz de manejar frecuencias de 2,4 y 5 GHz, y tampoco Bluetooth 5.0 funciona mal, ya que la conexión con diferentes dispositivos, incluidos los que se integran en los coches es eficiente. No le falta NFC con unos pagos móviles que no fallan nunca, y al Samsung Galaxy A9 2018 tampoco le falta radio FM, lo que ya es síntoma de algo interesante: este teléfono incluye toma de auriculares.

No hemos detectado problemas excesivos con la temperatura, quizá al grabar vídeos de forma continúa las cosas cambian un poco, y lo cierto es que en el apartado del hardware el Samsung Galaxy A9 2018 se ha demostrado como un modelo sólido -que responde incluso con los juegos- y que funciona bien en líneas generales. Pero eso sí, podría ofrecer algo más de “músculo” en forma de procesador teniendo en cuenta el momento en el que se lanzó al mercado (la elección del Snapdragon 670 hubiera sido un acierto).

 

Autonomía

Aquí hay que comentar que teniendo en cuenta las dimensiones del Samsung Galaxy A9 2018 y el modelo al que sustituye en el mercado, esperábamos algo más de los 3.800 mAh que ofrece la carga de su batería. No es mal amperaje, ni mucho menos, pero pensamos que era posible aprovechar algo más es el espacio interior. Pero, lo cierto, es que no se comporta mal este teléfono en las pruebas que hemos realizado.

Llegar al final del día es completamente posible con un uso habitual (sin abusar del brillo, eso sí). En el caso de tener la pantalla siempre encendida, el tiempo que manejamos es de una media de ocho horas, dependiendo del uso que se le de al procesador. El caso, es que cumple perfectamente, y esto habla bien de la buena gestión que se realiza de la energía disponible en la batería. Por cierto, no hemos notado bajada de rendimiento en este apartado, independientemente de las aplicaciones ejecutadas -lo que son buenas noticias respecto a buen funcionamiento del sistema operativo-.

Al Samsung Galaxy A9 2018 no le falta carga rápida, nada de inalámbrica eso sí (lo que es lógico por su precio), y los tiempos que conseguimos en la batería de pruebas conseguimos siempre algo más del 50% en unos 45 minutos -y sin alcanzar temperaturas muy altas-, por lo que se mantiene en la media habitual de los modelos que utilizan tecnología Quick Charge de Qualcomm. En definitiva, buen comportamiento en la autonomía en líneas generales.

Cámaras

Este es el gran atractivo del Samsung Galaxy A9 2018, ya que como hemos indicado este teléfono llega con cuatro sensores en su cámara trasera. Estas son las características de cada uno de ellos:

  • Principal de 24 Mpx con apertura F:1.7 y PDAF
  • Teleobjetivo de 10 Mpx con zoom 2X y F2.4
  • Gran angular de 8 Mpx a 120 grados y F:2.4
  • Sensor de profundidad de 5 Mpx con F:2.2

Cámara trasera del Samsung Galaxy A9 2018

Es decir, que no se deja palo que tocar exceptuando un elemento para las tomas en blanco y negro, que poco a poco está quedando en desuso. Por cierto, que la cámara delantera para los selfies es de 24 megapíxeles con apertura focal F:2.0.

Cámara frontal del Samsung Galaxy A9 2018

La versatilidad es la mejor de las opciones del Samsung Galaxy A9 2018 a la hora de hacer fotos, ya que ofrece soluciones para casi todo tipo de situaciones y, esto, se deja notar en las tomas resultantes. Eso sí, toda una sorpresa que no exista estabilización óptica en este smartphone, algo que se podría esperar teniendo en cuenta el número de sensores utilizados.

Estos son algunos ejemplos de lo que es posible conseguir con el Samsung Galaxy A9 2018:

En líneas generales los resultados con buena luz son realmente buenos, con gran cantidad de detalles y un rango dinámico muy completo y efectivo. Muy positivo el gran angular que se puede utilizar a la hora de hacer fotos a paisajes, donde nos ha convencido el terminal. El balance de blancos también nos ha gustado bastante y la ayuda de la IA a la hora de detectar situaciones (si se da uso al Optimizador de escenas) es lo suficientemente efectivo. En general, se comporta realmente bien y también hay que destacar un Macro que es excelente, tanto en distancia como en definición.

No le falta el desenfoque en los retratos, completamente configurable, y que en el Modo Enfoque dinámico es donde se puede gestionar. Los resultados son muy buenos, con excelente detección de los rostros. Bien en el Modo Pro, ya que la aplicación es la habitual en Samsung, cuando la luz no es buena se baja en calidad, y algo más de lo esperado. Se añade algo de ruido y se tiende a pastelear los colores que son intensos ya que no se tratan a la perfección. Pero, en líneas generales, se consiguen buenas fotos.

En lo que tiene que ver con los vídeos, lo que se consigue es adecuado, pero la falta de estabilización óptica se deja notar y detectamos algunos problemas con las luces intensas por la noche. Eso sí, no le falta el poder realizar grabaciones a 4K.

Conclusión

Interesante teléfono este Samsung Galaxy A9 2018, que ofrece opciones que son positivas, como  la combinación de cuatro sensores en su cámara principal (nunca vista antes). No funciona nada mal y nos ha gustado bastante lo bien que se comporta el almacenamiento interno y el diseño que ofrece, que es atractivo. También es positiva la autonomía, que es superior de lo que esperábamos teniendo en cuenta la carga de su batería.

Imagen zona superior del Samsung Galaxy A9 2018

El rendimiento adecuado, pero no destaca en la gama media -sin llegar a desentonar-. La cámara hace grande fotos, pero con poca luz baja la calidad algo más de lo esperado. El caso es que este modelo ofrece opciones diferenciales que le hacen atractivo y, quien se decida por él, no se arrepentirá.

Lo mejor

  • Diseño atractivo
  • Buena autonomía
  • Buena combinación de los sensores de la cámara trasera

Lo peor

  • La pantalla debería tener algo más de brillo
  • Con poca luz las fotos reducen más de lo esperado su calidad

Puntuación del Samsung Galaxy A9 2018