LG X Power

Análisis del LG X Power

Valoración: 6,5 de 10

Sello de puntuación 6Existen algunos terminales que están pensados para destacar de forma muy concreta en algunos apartados. Un ejemplo es el que hemos encontrado en el análisis del LG X Power, que tiene en la autonomía su eje en el que pivota. Eso si, esto no quiere decir que no se pueda utilizar para otras cosas, pero siempre de una forma contenida.

El caso es que estamos ante un modelo de gama media, por lo que en lo que tiene que ver con el hardware es este tipo de componentes los que se han utilizado, pero hay algunos detalles que se deben valorar para conocer si este terminal es el que puede encajar con las necesidades de cada persona. En lo que tiene que ver con el sistema operativo, por cierto, no hay grandes novedades y la versión es Android Marshmallow con una personalización bastante marcada (incluso se podría decir que en algunos apartados intrusiva). Eso sí, las opciones de configuración que ofrece este teléfono son muy amplias como hemos comprobado en el análisis del LG X Power.

Lateral del LG X Power

Sin más, pasamos a comentar e indicar las sensaciones y opiniones que hemos obtenido en los diferentes apartados en lo que hemos probado el dispositivo de este análisis, que es muy concreto en su objetivo pero al que no le falta todo lo necesario para conseguir ser una solución completa.

Diseño

Empezamos como siempre con el apartado estético, ya que es el primero que “salta a la vista”. Y, lo cierto, es que en el análisis del LG X Power hemos descubierto un modelo especialmente cuidado no por el acabado, sino por las formas y diseño que ofrece. Además, el teléfono está acabado en plástico, lo que no es un problema en líneas generales, pero lo que sí ocurre es que la sensación es de tener en las manos un dispositivo de hace tres años -en especial por ofrecer un acabado satinado-.

Pese a no ser un modelo de metal, el teléfono no permite retirar la tapa trasera y acceder a la batería. Por el contrario, el peso se ve afectado de forma positiva ya que se queda en sólo 139 gramos, por lo que manejar el terminal no es especialmente costoso por este motivo (el grosor, por cierto, es de 7,9 milímetros por lo que no está mal teniendo en cuenta a la gran carga de la batería).

Altavoz del LG X Power

La pantalla se integra de una forma bastante acertada para resultar atractivo, lo que es un acierto, así como una ligera curvatura en la zona superior e inferior. Esto hace que la ergonomía sea buena, aunque no la mejor que hemos probado en modelos de gama media. Por cierto, nada de lector de huellas, lo que se debe tener en cuenta por si este accesorio es fundamental para ti.

Sin botones de control del sistema operativo en la carcasa frontal, en la parte derecha están los botones de volumen que son bastante solventes aunque más finos de lo que se esperaría. En el otro lado está el propio de encendido y, también, el lugar para el uso de las diferentes tarjetas (SIM y microSD). En la parte posterior no hay nada destacable, exceptuando que el sensor tiene forma cuadrada y que no sobresale apenas nada de la carcasa.

Puerto USB del LG X Power

El caso es que este modelo no tiene precisamente el diseño más atractivo que hemos visto ni utiliza el metal, por lo que está claro que no es precisamente el apartado en el que más se ha trabajado como hemos podido comprobar en el análisis del LG X Power. Un detalle importante: la carcasa posterior no ofrece una gran resistencia, sin llegar a ser muy endeble, algo que se tiene que tener muy en cuenta o recurrir al uso de una funda.

Bordes del LG X Power

Rendimiento

Evidentemente no estamos ante un modelo que ofrece la máxima puntuación en los benchmarks. Eso está muy claro. Pero es que no lo pretende y lo que se desea ofrecer es solvencia. Y, aquí, hay que decir que en el análisis del LG X Power hemos encontrado justo eso. Por lo tanto, hay que decir que se ofrece lo que se espera y que la experiencia de uso es bastante adecuada.

Resultado Basemark del LG X Power

El procesador es un MT6735, un SoC de cuatro núcleos de 1,3 GHz con arquitectura Cortex-A53 y la cantidad de RAM es de 2 GB. El caso es que este conjunto unido a Android Marshmallow ofrecen un buen comportamiento y, un ejemplo, es lo que hemos obtenido en las pruebas habituales de MovilZona:

Con las aplicaciones habituales se comporta muy bien, sin grandes alardes (quizá, cuando hay varias operaciones ejecutándose al mismo tiempo se detecta algo de retardo). Con los juegos, las cosas no son lo mejor que hemos visto, ya que la Mali-T720 no es el paradigma de la potencia en tres dimensiones. El caso, es que para un uso habitual creemos que no desentona este modelo tal y como comprobamos en el análisis del LG X Power. Da lo que debe y, además, sin abusar en el apartado del consumo.

Pero donde hemos descubierto un modelo espectacular en el análisis del LG X Power es en el de la autonomía. Aquí el dispositivo destaca frente a todos los modelos de gama media que hemos probado y está entre los mejores en líneas generales y, el mejor, con la pantalla encendida. Así, por ejemplo, con un uso habitual hemos conseguido dos días de utilización sin el más mínimo problema -incluso, en algunos casos tres-. Y, con la pantalla encendida viendo vídeos a 720p, más de 10 horas es siempre posible. Excelente.

Resultado Autonomía del LG X Power

La batería de 4.100 mAh, con recarga rápida, es la gran “culpable” de esto, ya que ofrece un amperaje excelente y que sorprende ya que con un grosor reducido no es una opción que ofrecen otros modelos de la compañía. El caso es que no hay duda que la autonomía es lo mejor que hemos encontrado en el análisis del LG X Power y, sin duda alguna, es que se consigue el objetivo con gran solvencia.

Pantalla

Estamos ante un panel IPS (si la búsqueda de la máxima autonomía es clave en este modelo, quizá otro tipo hubiera sido más acertado) con unas dimensiones de 5,3 pulgadas. La resolución es de 720p, por lo que no se da un salto importante y esto sí que favorece a un consumo bajo, como hemos comprobado en el análisis del LG X Power. El caso es que hablamos de una densidad de píxeles por debajo de los 300 ppp.

Con un brillo algo cuestionable -y sin un gran funcionamiento en automático- ya que no es muy potente (lo que se deja notar en exteriores) sí que nos ha convencido sus buenos ángulos de visión y unos colores bastante realistas. El caso, es que nos parece una pantalla correcta en algunos casos, pero acusa ser poco intensa en algunas ocasiones. Eso sí, dispone de protección Gorilla Glass 3, lo que contrasta con lo comentado de la carcasa trasera que hemos visto en el análisis del LG X Power.

Pantalla del LG X Power

Los marcos de la pantalla son correctos, y la verdad es que nos han sorprendido un poco teniendo en cuenta el diseño del terminal. Para finalizar hay que comentar que la capa oleofóbica no es la mejor del mundo, ya que las huellas se quedan bastante marcadas, y que en lo referente a la respuesta táctil todo lo que se puede decir es bueno, ya que es perfecta.

Cámara

Si se nota que en el diseño no se ha realizado el mayor esfuerzo, en la cámara pasa más o menos lo mismo… pero esto no es algo que ocurra sólo en este terminal ya que en la gama media el “mal de la poca luz” en muchas ocasiones es realmente evidente. El caso es que en el análisis del LG X Power hemos encontrado un sensor trasero de 13 megapíxeles (F:2.2) que con buena luminosidad se comporta de forma correcta, pero cuando esta no es buena… hay problemas con falta de definición y aparición de ruido más que evidente. Una bajada de prestaciones grande.

Cámara principal del LG X Power

En lo que tiene que ver con el enfoque hay que decir que no es especialmente lento, aunque al disparar se tarda algo más en ejecutar la acción de lo que esperábamos. Aparte, el rango dinámico no es especialmente destacable, ya que detectamos sobreexposición cuando la luz es muy intensa. El caso es que en el análisis del LG X Power descubrimos un modelo adecuado para los que no necesitan fotos de gran calidad, como por ejemplo para compartir en redes sociales.

Estos son algunos ejemplos de lo que hemos conseguido en el análisis del LG X Power:

Con la cámara para selfies ocurre  más o menos lo mismo, ya que el sensor de 5 Mpx no es especialmente destacable, aunque hay que reconocerle que el angular es bastante amplio y eso permite que se consigan fotos muy “amplias”. Por cierto, que la aplicación no es de las más completas que hemos visto hasta la fecha, por lo que lo más recomendable es dar uso al modo automático para no tener especiales problemas -los filtros que se incluyen sí que son merecedores de, al menos, revisarlo-.

Aplicaicón cámara del LG X Power

La grabación de vídeo es a una calidad de 1080p, donde se aprecian tanto el enfoque que no es el mejor del mundo y que no se dispone de estabilizador óptico. Por cierto, que en el análisis del LG X Power sí que nos ha convencido en este apartado el micrófono, sorprendentemente sensible.

Conclusión

Un teléfono interesante por la autonomía excepcional que ofrece, que es un detalle que en algunos casos es vital para los usuarios. Aparte, no nos ha disgustado su comportamiento para  no incluir componentes de una gran calidad, y tampoco está mal el almacenamiento, de 16 GB ampliables con tarjetas microSD. Eso sí, el diseño es manifiestamente mejorable, de eso no hay duda.

Tampoco destaca la cámara principal, especialmente con poca luz, ni la pantalla que acusa un brillo poco potente que penaliza en exteriores. El caso, es que es un modelo diferente y muy focalizado el que hemos encontrado en este análisis del LG X Power. Y, de esta forma, hay que valorarlo.

Lo mejor

  • Excelente autonomía
  • Rendimiento correcto

Lo peor

  • Cámara mejorable
  • Diseño no muy atractivo

Puntuación del LG X Power


Valoraciones



Los campos con * son obligatorios.