Análisis del LG V40 ThinQ: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 8,5 de 10

sello de Movilzona 8El LG V40 ThinQ es la segunda apuesta de la compañía asiática para la gama alta de producto, y tiene algunos elementos que lo diferencian del G7. Hemos probado este teléfono que llega con pantalla bastante grande y que tiene por objetivo competir con los mejores del mercado. Te contamos si creemos que lo consigue.

Debido a que hablamos de un teléfono que fue anunciado hace un tiempo y que es ahora cuando llega a España, este modelo utiliza sistema operativo Android Oreo, y es seguro que obtendrá la versión Pie (pero no la encontrarás instalada al sacar el LG V40 ThinQ de su caja). La personalización que utiliza el dispositivo es adecuada, con una presencia bastante clara y a la que no le faltan opciones adicionales como por ejemplo el uso de temas -que modifican incluso los iconos-. No es un trabajo especialmente pesado, por lo que no influye de una forma muy evidente en el rendimiento, lo que siempre es de agradecer.

A continuación dejamos todos los resultados que hemos obtenido con este teléfono de LG así como las opiniones que nos ha dejado el terminal una vez que lo hemos probado.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Cámaras
  6. Conclusión

Diseño

Este modelo es atractivo, de esto no hay duda alguna. Con acabado en metal y cristal, el marco de aluminio estéticamente es todo un acierto, las líneas son reconocibles muy suaves lo que permite un buen agarre pese a que hablamos de un equipo que tiene unas dimensiones que se deben tener en cuenta (158,8 x 75,7 x 7,6 milímetros y el peso asciende a los 169 gramos, con un reparto muy acertado). Nos ha parecido de  lo más interesante la ligera curvatura frontal y trasera que se juntan de una forma excelente y que le dan un toque de distinción al LG V40 ThinQ.

Imagen trasera del LG V40 ThinQ

Tanto la parte frontal como la trasera tiene protección Gorilla Glass 5, lo que se nota en el día a día donde no detectamos desperfectos al dar uso al LG V40 ThinQ incluso en los bolsillos -en esto también ayuda que el equipo ofrezca compatibilidad con el estándar militar MIL-STD-810G-. El acabado mate que ofrece el terminal tiene dos elementos positivos: el primero es que le da un toque distinto al que ofrecen otros modelos de su gama de producto (muchos de ellos especialmente brillantes) y, además, evita que las huellas sean muy perceptibles y que, además, no se quedan muy marcadas -buena protección oleofóbica, todo hay que decirlo-.

Los botones están situados de forma adecuada, con un acceso a los laterales que es cómodo y que evita el uso de las dos manos para utilizarlos (a destacar el propio para el asistente de Google, que nos parece bastante útil). El lector de huellas se integra en la parte trasera, en una hendidura que es más pequeña de lo esperado y que, pese a las dudas iniciales, su posición hace que no existan problemas de uso. En lo que tiene que ver con la eficiencia, esta es muy buena y todo funciona de forma rápida y precisa.

Trasera del LG V40 ThinQ

En la parte baja una de las cosas que destacan en el LG V40 ThinQ es su puerto USB tipo C, hay aparte un altavoz que tiene varias cosas a comentar. Lo primero es que ofrece un sonido adecuado pero que se ve potenciado con el uso de la tecnología Boombox, que potencia el audio al colocar el terminal en una superficie sólida como una mesa y, lo cierto, es que esto se nota para bien (mejorando bajos y medios). Aparte, hay que comentar que el LG V40 ThinQ mantiene la toma de auriculares y que es compatible con DTS y que el DAC es excelente incluso al convertir a analógico lo que se escucha -y con bastantes opciones de configuración por software-. Realmente es muy bueno en el apartado del sonido este smartphone.

El LG V40 frente a su competencia: Xperia XZ3, Galaxy Note 9, P20 Pro, iPhone XS Max y Find X

Al LG V40 ThinQ no le falta protección frente al agua y polvo IP68, por lo que cumple sobradamente con este apartado, y hay que destacar que la cámara trasera no sobresale en exceso de la carcasa, por lo que no hay problemas para que el apoyo sea estable y adecuado. Para finalizar, la ergonomía es correcta, con un agarre que es adecuado pero, a nuestro juicio, hemos dado uso a otros modelos que destacan algo más aquí con unas dimensiones similares.

Tarjeta SIM del LG V40 ThinQ

Pantalla

Al contrario de lo que ocurre con el LG G7, en este modelo la pantalla que se integra es tipo P-OLED, por lo que se regresa a la apuesta que es habitual en la gama alta de producto. Las dimensiones del panel son de 6,4 pulgadas con una resolución QHD+ y ratio de 19.5:9, por lo que hablamos de una densidad de píxeles de 537 ppp (lo que ya indica una alta definición). Por cierto, que hay que comentar que la compatibilidad con HDR10 y Dolby Vision está presente, por lo que hablamos de una pantalla de gran nivel.

El aprovechamiento frontal es superior al 83%, por lo que hablamos de un Todo Pantalla real, pero los marcos superior e inferior podrían ser menos prominentes… para que mantengan el excelente nivel de los laterales. En lo que tiene que ver con la experiencia visual, hay que decir que la calidad de imagen es muy buena, con colores bien definidos -un poco sobresaturados- y con unos ángulos de visión realmente buenos (excelente con los blancos, por cierto, y nada de tinte azul en ningún momento).

El brillo es lo suficientemente potente -superar los 500 nits es más que habitual- como para no tener problema alguno en exteriores, y esto es positivo. Sin problema alguno en la respuesta táctil, al comprobar la calidad con los grises hay que decir que quedamos realmente satisfechos, y lo cierto es que el panel del LG V40 ThinQ es de una gran calidad.

Notch frontal del LG V40 ThinQ

En lo que tiene que ver con el software, existen siete configuraciones predeterminadas de gestión del color, incluyendo una denominada Experto que posibilita una gestión total por parte del usuario mediante el uso de deslizadores (y no le falta la posibilidad de dar uso a  Always-on display). Muy buen trabajo el realizado aquí por parte de LG.

Hardware

No hemos detectado problema alguno en lo que tiene que ver con el rendimiento, lo que se debe a que el LG V40 ThinQ incluye un hardware que es más que suficiente para que todo funcione de forma fluida y sin lag alguno. Así, el procesador es un Snapdragon 845 de Qualcomm con ocho núcleos y arquitectura Kryo al que no le falta una GPU Adreno 630 y, esta, permite que los juegos funcionen perfectamente, independientemente de lo exigentes que sean. La RAM, por su parte, está muy bien dimensionada y asciende a 6 GB, y nos ha llamado la atención de esta que ofrece una lectora de datos realmente alta, lo que explica el buen funcionamiento incluso con muchos desarrollos abiertos. En definitiva, una gran experiencia de uso y al nivel de los mejores del mercado.

Imagen trasera del LG V40 ThinQ

Estos son ejemplos de los resultados en las pruebas de rendimiento que hemos obtenido con el LG V40 ThinQ:

El almacenamiento puede ser de 64 o 128 gigas, siempre ampliable como es norma en los terminales de la compañía asiática. Aquí hay que decir que las lecturas cumplen muy bien, pero las escrituras nos dejaron un poco fríos. En lo referente a la conectividad, a este LG V40 ThinQ no le falta absolutamente nada, y en el uso de todas las opciones disponibles, hemos de decir que todo funcionó perfectamente y que nos gustó bastante el buen hacer del acceso a redes WiFi, con una cobertura algo superior a la media.

Como hemos indicado al principio del análisis, el sistema operativo no reduce el buen comportamiento del teléfono al darle uso en condiciones habituales, por lo que es una buena combinación de software/hardware. Pero, eso sí, seguro que va a mejor con la llegada de Android Pie.

Autonomía

Es, a nuestro juicio, donde peor se defiende el LG V40 ThinQ. La batería es de sólo 3.400 mAh, por lo que queda lejos de modelos como el OnePlus 6T  o el Galaxy Note 9, por poner un ejemplo. Generalmente hemos conseguido llegar a un día de uso sin muchos problemas, pero en ocasiones detectamos bajadas de tiempo que no eran muy lógicas con grandes consumos de energía de forma puntual -debido en especial al software y algo a la pantalla-. No es algo habitual, pero esto hay que solucionarlo y seguro que una actualización lo consigue.

Con la pantalla siempre encendida conseguir más de ocho horas es viable, pero el amperaje de la batería no es el mayor posible, y esto se hace notar. Eso sí, la recarga rápida es muy eficiente (tipo Quick Charge), ya que en media hora llegar al 55% de rellenado de la batería es siempre posible. Y al LG V40 ThinQ no le falta carga inalámbrica compatible con Qi, que funciona muy bien y no sobrecalienta el terminal.

Cámaras

Si hay algo llamativo en el LG V40 ThinQ, esto es que incluye cinco sensores en sus dos cámaras (tres en la trasera y el resto en la delantera). La principal incluye todo lo que se puede necesitar en la actualidad, ya que incluye PDAF y estabilización óptica de tres ejes, por poner un ejemplo. La función de cada uno de los senores es la siguiente:

  • Elemento principal de 12 megapíxeles con apertura de F:1.5 (27 mm)
  • Segundo sensor de 12 Mpx  para telefoto, con opción de zoom óptico de 2X, apertura F:2.2, y OIS (52 mm)
  • Sensor ultrawide de 16 megapíxeles con F:1.9 (16 mm)

Cámara trasera del LG V40 ThinQ

Este último es el más diferencial de todos, ya que permite obtener una fotografía con una amplitud excelente y sin apenas deformaciones. En lo que tiene que ver con las tomas con buena luz, estas ofrecen una gran calidad, con una definición buenísima y con un trabajo de rango dinámico y balance de blancos muy destacable. No le falta una opción de mejorar las tomas con poca luminosidad (Super Bright), que es efectiva pero que no llega a los niveles de lo ofrecido por el Huawei Mate 20 Pro, por poner un ejemplo.

Estos son ejemplos de lo que es posible conseguir con el LG V40 ThinQ al hacer fotos:

Con los desenfoques el comportamiento es correcto, sin destacar en exceso pero no se cometen nunca aberraciones al reconocer el primer plano. Bastante bien el zoom, todo hay que decirlo, y el trabajo es excelente sin apenas pérdida y sin que se genere nada de ruido adicional. Eso sí, en este caso los procesos se realizan con más lentitud de lo esperado.

La aplicación cámara es muy completa, pero se debe trabajar un poco más para que el uso sea más intuitivo que no se tengan que dar más pasos de los necesarios para ejecutar opciones (que son numerosísimas). La grabación de vídeo, que llega a calidad 4K, nos ha encantado ya que la estabilización es muy buena y la ayuda de EIS se hace notar.

Conclusión

Un terminal muy completo que destaca de forma clara en su pantalla y en un rendimiento que está fuera de toda duda. En el apartado fotográfico hay que decir que el uso de los cinco sensores se hace notar, y que los resultados son muy buenos, pero un pequeño escalón por detrás de lo que ofrecen algunos de sus rivales en el mercado. El diseño hay que destacar, ya que el LG V40 ThinQ nos parece un smartphone muy bonito y bien acabado, pese al uso de un notch algo más grande de lo esperado (lo que se debe al tener que integrar dos sensores en este lugar).

Botones laterales del LG V40 ThinQ

La autonomía es mejorable, eso es innegable, y aquí se deben realizar actualizaciones que permitan aprovechar al máximo la batería del LG V40 ThinQ -lo mismo ocurre con la aplicación para la gestión de la cámara-. A destacar el excelente sonido que permite el LG V40 ThinQ, lo que es positivo para el consumo de contenidos multimedia. El precio, que ronda los 999 euros, es algo elevado para poder competir de forma directa y clara en su segmento del mercado..

Lo mejor

  • Pantalla de gran calidad
  • Excelente sonido
  • Rendimiento sin fisuras

Lo peor

  • Se debe mejorar la autonomía
  • La aplicación cámara debería ser más sencilla de utilizar

Puntuación del teléfono LG V40 ThinQ