Google Pixel 2 XL

Análisis del Google Pixel 2 XL

Valoración: 8,5 de 10

Ya no es una sorpresa que los smartphones de Google busquen ser una opción en la gama alta de producto. Atrás quedaron los tiempos en los que se lanzaban modelos Nexus comedidos y que tanto gustaban a muchos usuarios. Ahora los objetivos son otros: ser una opción real entre los terminales más potentes del mercado y, esto, es lo que hemos valorado en el análisis del Google Pixel 2 XL. Os contamos si lo consigue o no.

La creación de este ha contado con la colaboración en la fabricación por parte de HTC, siendo este Google Pixel 2 XL con casi toda seguridad el último modelo de la compañía de Mountain View que recurre un tercero. El caso, es que este nuevo dispositivo cumple con las premisas que se esperan de un dispositivo que llega por parte de la compañía: calidad, sistema operativo Android básicamente puro; y, como no, opciones que hacen a este teléfono diferencial sin dejar de ofrecer lo necesario para competir de tú a tú en la gama alta. En definitiva, hay calidad… pero esta se paga y este dispositivo no es precisamente barato ya que ronda los 1.000 euros en el momento de ponerse a la venta (esta cantidad, eso sí, ya no es una sorpresa ya que hay más terminales de coste similar, como por ejemplo el Samsung Galaxy Note 8 o el propio iPhone X de Apple).

A continuación, os dejamos las impresiones que nos ha causado este phablet al utilizarlo de forma continuada en el día a día (si deseas saber en concreto el hardware que incluye el Google Pixel 2 XL, en su ficha de MovilZona podrás conocerlo). Tampoco faltan los resultados en las pruebas de rendimiento que habitualmente utilizamos y, cómo no, si este modelo es una de las mejores opciones Android para los más exigentes.

Diseño del Google Pixel 2 XL

El smartphone del que hablamos nosotros hemos probado la variante más oscura que combina los dos acabados traseros, es atractivo. No es el que más llama la atención del mercado, pero es claro que estamos ante un modelo Premium. Esto se debe a que, pese al aspecto que tiene su parte trasera, el metal está presente por todos los lados. Y, aquí, hay que destacar que las marcas de las huellas para nuestra alegría brillan por su ausencia -incluso en el tercio superior, donde el cristal está presente-. Genial.

Toma de contacto y opinión del Google Pixel 2 XL (fotos y vídeo)

Con un agarre que hay que catalogar como muy bueno, ya que es un modelo estrecho por lo que se sujeta de forma firme, se agradece la “rugosidad” de la parte trasera hace que el miedo a que se resbale el Google Pixel 2 XL en la mano sea inexistente. En lo que tiene que ver con el lugar elegido para los botones laterales este es perfecto, ya que se llega a ellos con una mano sin el más mínimo problema, además, su resistencia a la presión es excelente. Si te preguntas que hay en los bordes del Google Pixel 2 XL aparte de lo indicado, pues sólo la bandeja para la tarjeta SIM (nada de microSD, que hablamos de Google) y, también, en la parte inferior el puerto USB tipo C. ¿Toma de auriculares? No, se ha eliminado, pese a que existe espacio para su integración. Una pena.

Puerto USB Google Pixel 2 XL

El aprovechamiento frontal es muy bueno, con una pantalla con esquinas redondeadas que dan un aspecto moderno al Google Pixel 2 XL y de buen trabajo realizado. No llega a los niveles del Galaxy S8, por ejemplo, pero no desentona en absoluto. Por cierto, que se mantiene la apuesta por el lector de huellas en la parte trasera, y el lugar elegido para el sensor es bueno ergonómicamente hablando, por lo que resulta cómodo de utilizar (y, buen detalle, el doble toque para despertar el dispositivo en el frontal se puede utilizar). Por cierto, que este accesorio integrado admite algunos gestos, como por ejemplo el desplegar la Barra de notificaciones, lo que con el paso del tiempo se descubre como bastante útil (los que han dado uso a un modelo de Honor seguro que saben de lo que hablamos).

Lector de huellas del Google Pixel 2 XL

Al Google Pixel 2 XL, como buen modelo de gama alta, no le falta protección frente al agua y polvo, concretamente la implementada es la IP67, y su efectividad es la que se espera de ella. Al dar uso de forma continuada al phablet se descubre que el peso de este está bien distribuido, por lo que no se tiene la sensación de tener una piedra en la mano ni la llegada de cansancio alguno. En definitiva, este modelo es atractivo, encaja bien en su segmento del mercado, pero es algo más tradicional que parte de sus rivales… pero tener la sensación de calidad en la mano y a la vista, es una realidad.

Pantalla del Google Pixel 2 XL

Aquí hay novedades, y alguna de ellas de importancia. Lo primero es indicar cuál es el panel que se ha elegido para el Google Pixel 2 XL: un modelo de seis pulgadas, nada menos, que ofrece una resolución QHD (2.880 x 1.440) siendo tipo P-OLED. Esto último ya hace llamativo al dispositivo, pero seguro que la resolución indicada resulta algo curiosa y, esto, se debe a que el ratio de la pantalla es de 18:9, ya visto en la gama alta de 2017, y parece un acierto ya que permite que el dispositivo sea más estrecho y, por ello, que el agarre del terminal sea mejor.

Pantalla del Google Pixel 2 XL

Hay otros detalles que se deben tener en cuenta de este elemento del Google Pixel 2 XL, como por ejemplo que la densidad de píxeles que ofrece es de 538 ppp y que, evidentemente, no le falta protección Gorilla Glass 5 que, en las pruebas que hemos realizado se muestra muy efectiva ya que la protección frente a los problemas del día a día es excelente -las monedas, por ejemplo, no le afectaron en absoluto-.

La experiencia visual que se aprecia con el panel del Google Pixel 2 XL es muy buena en casi todas las situaciones. El brillo es potente -alcanza casi los 500 nits de forma efectiva-, así como la definición y la capacidad para reproducir amplias gamas de color (es compatible con DCI-P3 al 100%, pero la calibración aquí podría ser algo mejor). Pero en ciertos ángulos de visión se aprecia una clara tendencia a los azules en la pantalla, algo que se ha solucionado en parte con una actualización lanzada por Google hace pocos días y que incluye una nueva configuración de los colores denominado Saturados. No se elimina el mencionado efecto por completo, pero ciertamente se corrige en gran medida.

Tendencia al azul del Google Pixel 2 XL

La respuesta táctil del panel es perfecta en toda su superficie, y en exteriores el comportamiento del panel es muy bueno, de lo mejor del mercado, superando a la mayoría de la competencia que tiene. Por cierto, no hay noticia alguna respecto a la compatibilidad con HDR 10, lo que le resta algunos puntos. En definitiva, la pantalla no es mala, pero tiene algunos defectos que la hacen a nuestro juicio ser inferior a la de modelos de Samsung e, incluso, también de LG.

Prestaciones del Google Pixel 2 XL

Teniendo en cuenta lo que ya se encontró en la generación anterior de la gama Pixel, en la propia de este año 2017 lo que cabía esperar al menos en el Google Pixel 2 XL, es que se alineara con los mejores en la elección del hardware. Y así ha sido, ya que el procesador integrado es un SoC de ocho núcleos (Kryo) Snapdragon 835 que trabaja a una frecuencia máxima de 2,35 GHz y que en su interior dispone de una GPU Adreno 540. Es decir, que potencia no le falta. Adicionalmente, hay que comentar que la RAM es de 4 GB, y esto puede ser que para algunos sea un pequeño fallo, ya que hay modelos con seis u ocho gigas. ¿Es esto un inconveniente? Pues lo cierto, es que ya os adelantamos que no.

Resultado Basemark del Google Pixel 2 XL

La experiencia de uso que hemos logrado al utilizar el Google Pixel 2 XL es excelente. Y, la razón principal para que estos sea así, aparte de lo antes mencionado, es que el sistema operativo Android Oreo está perfectamente encajado con el hardware y, como llega en estado puro, se aprovecha hasta el último gramo de la potencia del terminal en todo momento. Así, los juegos corren con una fluidez excelente, incluso los que abusan de la creación de polígonos, y al trabajar en condiciones multitarea -con multiventana incluida-, no detectamos cuello de botella alguno debido a la cantidad de RAM. Sin duda, estamos ante uno de los tres mejores terminales Android que actualmente hay en el mercado. De esto no hay duda alguna, aunque modelos como el Galaxy Note 8 y el Mate 10 quizá estén en un pequeño escalón superior.

Detalles importantes que hay que comentar del Google Pixel 2 XL es que el almacenamiento no es ampliable, y existen modelos de 64 o 128 GB (nosotros analizamos un modelo de la versión con menor espacio) y, al comprobar las tasas de copia y escritura de datos no vimos nada que nos haga sospechar de bajadas de rendimiento puntuales ni en trabajos sostenidos. Todo lo contrario. La conectividad es excelente, con todo lo necesario en la actualidad, como por ejemplo Bluetooth 5.0 y NFC, y nos ha gustado mucho la cobertura WiFi y de datos. En ambos casos, la señal es potente… aunque, eso sí, en lo que tiene que ver con la opción inalámbrica, detectamos cierta lentitud al cambiar de una a otra -nada grave, pero nos ha parecido algo curioso-.

Sin problemas de temperatura en el día a día, aunque se juegue, los resultados que obtuvimos en las pruebas de rendimiento son excelentes, pero hemos visto algunos superiores ya en MovilZona:

Por cierto, queremos destacar el sonido del Google Pixel 2 XL, ya que se utilizan dos altavoces que se sitúan en el mejor lugar posible: el frontal del terminal. Aquí se nota la experiencia de HTC en este sentido, y por ello la rotundidad y potencia está fuera de toda duda a la hora de escuchar música. Y esto, es algo que no se puede decir mucho de otros gama alta donde este apartado queda casi en un segundo plano. Bien por Google.

Altavoz Google Pixel 2 XL

En lo que tiene que ver con la autonomía, elemento clave en movilidad sí o sí, tenemos que decir que el Google Pixel 2 XL se sitúa como uno de los mejores del mercado Android, siempre hablando del segmento más potente. Se incluye una batería de 3.520 mAh, que no está del todo mal pero que en principio nos generaba ciertas dudas por las dimensiones de su pantalla y el hardware que se integra. Y, lo cierto, es que pasar un día de trabajo intenso sin tener que recargar es completamente posible y, si no se es exigente, se puede superar incluso un día y medio -siempre sin el abuso de tener encendido el panel con el brillo máximo-.

Al comprobar el tiempo que se puede utilizar el Google Pixel 2 XL con la pantalla siempre encendida, no bajamos ni una vez de las 6 horas y 45 minutos (con un brillo de 200 nits). Como decimos, muy bien aquí el Google Pixel 2 XL. Y, además, el Modo de Ahorro es efectivo y eficiente (se detecta su uso al pasar las cintas superior e inferior del sistema operativo a un color rojo muy evidente). Pero no todo es de color de rosa, ya que por ejemplo el terminal no es compatible con carga inalámbrica y, pese a incluir rápida tipo Quick Charge, la velocidad de esta no es precisamente la mejor que hemos visto.

La razón para que esto sea así es que la potencia de entrada está limitada, por lo que un ciclo completo se lleva casi dos horas de tiempo. Esto hace que la experiencia no sea tan satisfactoria como con otros modelos, aquí el primero que se nos viene a la cabeza es el Mate 10 de Huawei que comparado con el Google Pixel 2 XL literalmente vuela. Eso sí, esto limita la degradación de la batería, al menos sobre el papel. Ya se sabe, quien no se consuela es porque no quiere.

Detalles a tener en cuenta del Google Pixel 2 XL

Pues hay varios que merece la pena destacar Lo primero es indicar que la pantalla del terminal cuando está en reposo sigue siendo de ayuda. Esto lo decimos ya que tiene opción de ver información activa, como por ejemplo el texto de los mensajes de WhatsApp que llegan -y no falta el Doble Touch que permite “despertar” al teléfono con pulsar dos veces en el panel-. Además, hay una curiosa posibilidad que se puede desactivar si se desea en los Ajustes pero que hace que el Google Pixel 2 XL esté escuchando de forma constante y, si detecta música, muestra la información de la pista en cuestión. Interesante y. además, consume poco.

Pantalla activa del Google Pixel 2 XL

El asistente de Google llega con el Google Pixel 2 XL, y en español. La información con la voz que se gestiona es inmensa y, además de poder indicar que se muestren datos de un lugar o el tiempo que hace, es posible ejecutar acciones. Por ejemplo, mandar un mensaje de texto, activar una alarma o apagar la conexión WiFi es posible hacerlo sin tener que tocar el terminal. La eficiencia es excelente al entender el lenguaje natural y promocionar la información, casi perfecta. Incluso, se puede pedir a la herramienta que muestre algunos juegos si estamos aburridos. Nos ha gustado mucho, la verdad.

Asistente del Google Pixel 2 XL

Tampoco falta Google Lens integrado en Fotos. Una vez que se tiene una imagen, es posible dar uso a la herramienta y, entonces, se detecta información de esta. Nos explicamos: si enfocas a una botella de Coca Cola, se pueden ver los datos que hay en la web y, por ejemplo, acceder a su página. Adicionalmente, también se reconocen números de teléfono, códigos de barra e, incluso, tarjetas de visita. Buen funcionamiento al darle uso y útil, pero algo escondida en Google Fotos (lo ideal sería tener un acceso rápido en la aplicación de la Cámara).

Cámaras del Google Pixel 2 XL

En la compañía de Mountain View todavía no se ha tomado la determinación de saltar a los dos sensores en la parte trasera, y por el momento es sólo uno el que existe. Esto no quiere decir que la calidad de las fotos que se consiguen sea mala, ni mucho menos. Lo primero es indicar que el hardware integrado en el elemento principal del Google Pixel 2 XL: resolución de 12,2 megapíxeles con apertura de F:1.8 y no le falta estabilizador óptico. Incluye PDAF y modo HDR, con posibilidad de grabar a 4K, claro. En lo que tiene que ver con la cámara delantera, esta es de 8 Mpx (F:2.4), con grabaciones a 1080p.

Cámara del Google Pixel 2 XL

La calidad de las fotografías que se hacen con el Google Pixel 2 XL es excelente. Con muy poco ruido presente, el balance de blancos está muy bien, y el rango dinámico es de lo mejor que hemos visto hasta la fecha. Así, conseguir tomas con colores realistas con buena luz o con luminosidad baja es más que posible, y siempre con buena definición y sin aberraciones. De nuevo, hay que catalogar al dispositivo como excelente.

Por cierto, si pensabas que el Modo retrato no estaba presente en el Google Pixel 2 XL, te equivocas. El fabricante consigue mediante software en un tratamiento posterior añadir el efecto de desenfoque correspondiente, aunque no existan dos sensores en la parte trasera. ¿Y cómo son los resultados? Muy buenos. Quizá no es la mejor del mercado, pero está muy cerca y, la verdad, es que es sorprendente. Eso sí, el zoom óptico 2X de los modelos duales, no lo tienes en el Google Pixel 2 XL.

Unos ejemplos de lo que es posible hacer con el Google Pixel 2 XL los dejamos a continuación, y comprobarás que las fotos que se hacen son de gran calidad:

La aplicación es manifiestamente mejorable, las cosas como son. Es correcta y sencilla de utilizar, pero le faltan opciones para igualarse con la competencia y, para los que buscan un uso avanzado en ciertos momentos, lo cierto es que no ofrece todo lo necesario y es posible que se tenga que recurrir a una de terceros. Eso sí, el desarrollo es rápido y no falla.

No podemos acabar sin mostrar resultados de la grabación, con estabilización, que es posible conseguir con el Google Pixel 2 XL. Se confirma el buen hacer del sensor principal, y el sonido se adquiere de forma correcta. Convence plenamente, y existe la posibilidad de utilizar la cámara lenta -pero no llega a los niveles de lo mejor de Sony-.

Conclusión

Nos ha gustado bastante el Google Pixel 2 XL. Ofrece opciones que son realmente atractivas (más allá de las actualizaciones rápidas del sistema operativo, que es uno de sus mejores detalles, evidentemente). Su cámara es de gran calidad, es potente y el asistente de voz es realmente bueno. Muy bueno. Aparte, el poder ejecutar este apretando los laterales, se ha convertido en algo que una vez se utiliza, se da uso de forma habitual.

Completo y de calidad, incluso con un diseño que no está del todo mal (sin ser el más atractivo del mercado), hay detalles que se debe mejorar como por ejemplo esa tendencia al azul del panel -que es evidente- o la ausencia de la carga inalámbrica o toma de auriculares. Y, esto, lo decimos debido a la existencia de espacio para integrarla, lo que no habría costado mucho. Pero, en conjunto, este Google Pixel 2 XL es una excelente terminal.

Lo mejor

  • Buen rendimiento en general
  • Actualizaciones rápidas de Android
  • Cámara de excelente calidad
  • Asistente muy útil y efectivo

Lo peor

  • Sólo incluye 4 GB de RAM
  • La pantalla tiende claramente al azul
  • No incluye toma de auriculares

Puntuación del Google Pixel 2 XL


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.