Asus Zenfone 3

Análisis del Asus Zenfone 3

Valoración: 6,5 de 10

Sello de puntuación 6Hemos probado el ASUS Zenfone 3 probado en MovilZona, y si bien estamos ante un modelo que es correcto en líneas generales, existen algunos problemas que ofrece y que empañan lo que es positivo en el terminal. Un ejemplo es la interfaz de personalización que incluye, ZenUI 3.0, de la que hablamos más adelante pero que hace que la experiencia de uso no sea la esperada para el hardware que es de la partida en el teléfono ya que afecta directamente al rendimiento debido a que es intrusiva.

El modelo que hemos probado en análisis del ASUS Zenfone 3 es el que tiene una pantalla de 5,2 pulgadas, existiendo otros que ofrecen paneles de mayores dimensiones pero que son menos adecuados debido a la resolución que incluye este, ya que la densidad de píxeles que ofrecen no es más baja. El caso, es que este terminal es un modelo que llega con un precio de 369 euros, por lo que de él se tiene que esperar una relación calidad/precio llamativa para que tenga opciones en el mercado.

Aspecto del ASUS Zenfone 3

Lo primero que revisamos en este modelo es en qué segmento del mercado se coloca. Y, lo cierto, es que aquí está el primer dilema que ofrece el ASUS Zenfone 3. Por un lado se podría pensar que la intención del fabricante es la de pertenecer a la gama alta, pero hay componentes que lo hacen ser un miembro de la media sin discusión alguna. Esta indefinición se nota en la opinión que se saca de él, se podría decir que ocupa un puesto en el mismo lugar que está el Huawei Nova, siendo este mucho más claro en sus pretensiones en nuestra opinión.

A continuación dejamos las impresiones que hemos obtenido en el análisis del ASUS Zenfone 3 en los apartados que son más importantes y que se deben tener en cuenta a la hora de elegir un dispositivo móvil en la actualidad.

Diseño

Lo primero que entra por los ojos de este modelo es su diseño, lo que es normal con todos los smartphones del mercado. Ya no es una sorpresa que los terminales tengan un acabado metálico, lo que ocurre con el ASUS Zenfone 3 y por lo tanto su aspecto es el que cabría esperar. Hay que indicar que la parte posterior está acabada en cristal, lo que nos hizo ver que este lugar es un imán para las huellas de los dedos (la protección oleofóbica no es precisamente su fuerte).

Aquí hay que indicar que está la cámara principal de este dispositivo, de la que hablaremos posteriormente en el análisis del ASUS Zenfone 3, y que esta sobresale mucho de la carcasa propiamente dicha. Cierto es que no hace que “baile” mucho el dispositivo debido a que las dimensiones son cuadriculadas, pero no es menos cierto que rompe con las líneas que ofrece el diseño Zen que es de la partida en el terminal.

Botones del ASUS Zenfone 3

En este lugar está el lector de huellas, lo que ofrece ergonomía, pero el diseño aclarado que tiene hace que en ocasiones se tenga que recurrir a mirar para encontrar definitivamente el sensor. El funcionamiento, eso sí, es el que cabe esperar en la actualidad y no hay excesivas quejas ni en fiabilidad ni en rapidez.

En el lateral derecho están los botones de control hardware (los del sistema operativo son táctiles en la parte baja del frontal). Estos son bastante finos y mantienen las líneas del dispositivo aparte de ofrecer una resistencia correcta.Eso sí, bailan un poco y si eres de los que llevas el teléfono en el bolsillo habitualmente esto puede pasar factura en algún momento debido a la torsión y presión ejercida. En el lado izquierdo está la bandeja de la tarjeta SIM y microSD (que también permite el uso de otra SIM si así se desea).

Marca de huellas del ASUS Zenfone 3

En la parte superior del dispositivo, como hemos visto en el análisis del ASUS Zenfone 3, está la toma de auriculares que no rompen la ligera redondez que tiene aquí el terminal. En la parte baja el altavoz (compatible con Sonicmaster que define bien, pero algo más de potencia sería de agradecer) y la conexión USB tipo C, que no da el salto a la versión 3.0 y, por lo tanto, lo que otorga es comodidad de uso ya que es reversible y una mayor rapidez en la recarga.

El frontal para finalizar este apartado, está acabado con una pantalla con 2.5D, lo que favorece su integración y atractivo, y aquí también las huellas son un mal endémico, ya que se quedan excesivamente marcadas y se tiene que limpiar este lugar con más asiduidad de la esperada.

Trasera del ASUS Zenfone 3

Un modelo correcto, que recuerda un poco a los últimos Galaxy de Samsung, y que no se excede ni en dimensiones ni en peso (este es de 144 gramos), pero tampoco lo ha hecho destacar en exceso por este detalle. Es decir que en este apartado del análisis del ASUS Zenfone 3, lo que se nos viene a la cabeza es “correcto”, sin más.

Rendimiento

Aquí fue donde más patente nos quedó la indefinición de la que hablamos a la hora de valorar el ASUS Zenfone 3, hablando de la gama del mercado a la que pertenece. El modelo tiene algunos detalles atractivos como, por ejemplo, que dispone de 4 GB de RAM, algo que no es especialmente habitual en modelos del segmento medio (tampoco está mal que el almacenamiento, ampliable, es de 64 “gigas”). Pero, cuando uno piensa en que estamos ante un modelo potente, se da cuenta que el procesador, un Snapdragon 625 (de ocho núcleos que trabaja a una frecuencia de 2 GHz y es compatible con Cortex-A53), no da la talla para considerarlo de esta forma.

Resultados en Basemark del ASUS Zenfone 3

Esta combinación -o muy parecida-, en principio, se puede ver en modelos como el mencionado Huawei Nova… y lo cierto es que la experiencia de uso no es mala en general… pero, de forma sorprendente, en algunas pruebas del análisis del ASUS Zenfone 3 hemos comprobado que no supera el terminal de la compañía China pese a tener 1 GB mas de RAM. Incluso, como se ve en la captura de Vellamo que dejamos en la galería que hay a continuación se ve que en algún test queda por detrás de Zenfone 2:

Con los juegos el comportamiento que ofrece el ASUS Zenfone 3 es correcto, y no se tiene problemas para jugar a títulos como el muy conocido Pokémon Go. Además, el control de la temperatura es bueno, por lo que el funcionamiento continuado de la Adreno 506 es el esperado -con algún que otro tirón en títulos muy exigentes-. En cuanto a la conectividad inalámbrica, no obtuvimos problemas al darle uso, lo que siempre es de agradecer.

El caso, es que después de darle vueltas y comprobar los test en varias ocasiones, nos ha quedado claro que el gran problema para que el funcionamiento que obtuvimos en el análisis del ASUS Zenfone 3 no sea mejor se debe a la interfaz de usuario ZenUI 3.0 que es de la partida, de la que hablaremos en el siguiente apartado y que, sinceramente, está entre las que menos nos han gustado hasta la fecha en un dispositivo con Android.

En lo que se refiere a la autonomía conseguir un día de uso no es nada problemático, lo que siempre es positivo y hace que este no sea un hándicap. La verdad es que los sistemas de control que llegan con la interfaz de usuario hicieron que de forma constante se produjeran errores en las pruebas sintéticas al respecto, por lo que no es posible más que indicar lo que hemos obtenido al utilizar el ASUS Zenfone 3.

El control de temperatura aquí es bueno, y no se calientan en exceso, pero la recarga es tremendamente lenta para lo que se estila en la actualidad, pese a incluir USB tipo C. Comenzando desde el 1% de carga, en treinta minutos sólo se alcanza un máximo del 20%… lo que no es precisamente algo a destacar.

ZenUI 3.0, todo un problema

Este es quizá  el problema más grave que hemos encontrado en el análisis del ASUS zenfone 3, ya que la optimización que ofrece no es muy buena (aunque sí que ofrece una buena cantidad de herramientas… que muchas de ellas no se utilizan en el día a día). El caso es que consume recursos por los procesos que mantiene abiertos, lo que resta potencia al hardware integrado y esto se nota en el rendimiento como hemos indicado antes.

Además, el bloatware está muy presente, tanto por la inclusión de aplicaciones adicionales, como en la integración de las que se utilizan de terceros (como por ejemplo los juegos, donde se ejecuta en paralelo y que se llama Game Genie). Esto evidentemente reduce la capacidad del terminal y acaba convirtiéndose en un lastre por más que ofrezca muchas opciones de configuración y optimización. Al menos a nuestro juicio.

El caso es que ZenUI 3.0 es excesivamente intrusiva, por lo que se tiene que mejorar mucho en un futuro (incluso con aspectos estéticos que no están bien acabados como se ve en la galería que proporcionamos) para que alcance el nivel de otras como por ejemplo TouchWiz o Sense. Lo cierto, es que seguro que el uso de Android sin modificación alguna sería mucho mejor y permitiría aprovechar al máximo el hardware del ASUS Zenfone 3.

Eso sí, no falta la opción de dar uso a temas descargables o a que se controle el funcionamiento de algunas de las aplicaciones que se tienen abiertas. Pero, a pesar de esto, no se justifica esta losa que tiene el terminal… y menos en los tiempos en los que estamos.

Pantalla

El panel que se integra en el ASUS Zenfone 3 es Super IPS+ de 5,2 pulgadas. Esto nos llevó a pensar que detectaremos una mejora grande respecto a los IPS normales, pero tampoco es que fuera así por completo. Es cierto que el ángulo de visión es bueno, y especialmente destacable el brillo de 600 nits que ofrece, lo que hace que en exteriores esto se agradezca -aunque los reflejos son excesivos, para nuestra sorpresa-.

Pantalla del ASUS Zenfone 3

La densidad de píxeles está por encima de los 400 ppp, lo que ya es indicativo de una definición adecuada y que deja claro que estamos ante un modelo Full HD, lo que le hace no estar en la gama alta (tendría que subir a QHD). Esto hace que el consumo se reduzca, pero claramente está un escalón por detrás de los que habitan en el segmento indicado. Por cierto, los blancos son realmente buenos,… muy buenos. Por cierto, el control de la presentación del color es algo que existe, por lo que siempre se puede ajustar este parámetro.

La respuesta es la esperada, sin fallos en extremos, y se incluye protección Gorilla Glass 3, lo que siempre es un seguro para posible desperfectos. Los marcos del panel no son destacables, ya que no son especialmente finos y, por lo tanto, en el análisis del ASUS Zenfone 3 comprobamos que el modelo aquí cumple y no desentona con la gama media. De nuevo, creemos que el panel de lso Huawei Nova es mejor, al menos tenemos esta percepción… en especial con los negros que es el talón de Aquiles de los paneles IPS.

Cámara

Este es el mejor apartado del ASUS Zenfone 3, ya que la cámara principal de 16 megapíxeles que integra ofrece una calidad más que aceptable, y compite con las mejores del mercado que hemos probado hasta la fecha. No está al nivel de las vistas en el Galaxy S7 o similares, pero está muy cerca. Además, cuenta con estabilizadores OIS y EIS, lo que favorece a la presión a la hora de realizar tomas.

Cámara del ASUS Zenfone 3

Con apertura de F:2.0 y 6 lentes, lo cierto es que en el análisis del ASUS Zenfone 3 comprobamos que el terminal, por regla general, ofrece un buen comportamiento con la luminosidad adecuada y que con poca luz no pierde excesivamente. Un buen rango dinámico y sin exceso de ruido, lo cierto es que la fiabilidad y el realismo son la nota predominante.

Zoom con el ASUS Zenfone 3

Pero, hemos iniciado que es la tónica general… ya que en ocasiones el postprocesado que se hace de las imágenes obtenidas con el sensor Sony IMX298 no es el mejor posible, se pierde definición y se apagan un poco los colores. Esto es así, tanto con luminosidad buena como por la noche, por lo que es necesario dar un empujón aquí con una actualización (que, por cierto, la que se descarga nada más encender el ASUS Zenfone 3 sí que corrige dificultades con HDR). Estos son ejemplo de lo que hemos conseguido con el dispositivo.

En lo que tiene que ver con la aplicación cámara, hay que decir que la incluida es muy completa, con Modo Pro y diferentes ajustes automáticos que hacen la vida más sencilla. Por lo tanto, es lo mejor de la interfaz ZenUI… Eso sí, la gestión de las opciones avanzadas debería ser algo más intuitiva, para redondear esto.

Aplicaicón cámara del ASUS Zenfone 3

Las grabaciones son de calidad, con opción de realizarlas a 4K si así se desea (ojo que ocupen mucho), y la verdad es que aquí se agradece tanto el estabilizador como la ayuda al enfoque láser, que consigue que las correcciones de distancia se realicen con gran rapidez.

Conclusión

Un modelo que tiene algunos detalles interesantes, como un precio ajustado con hardware que quizá no se espera, como los 4 GB de RAM o el almacenamiento. Un comportamiento adecuado es lo que se obtiene, ya que el procesador es un gama media puro, y además el software que ocurre por encima de Android es realmente un lastre para el funcionamiento y se debe mejorar. Su cámara, por cierto, no está nada mal, pero necesita depurarse el software.

El diseño es atractivo, ya que incluye metal con corte con diamante en los bordes, pero la joroba que tiene la cámara le hace perder puntos. Un modelo con Android que tiene apartados en los que avanzar para dar respuesta a opciones como, por ejemplo, el Huawei Nova.

Lo mejor

  • 4 GB de RAM
  • Cámara de calidad y con estabilizador

Lo peor

  • La capa de personalización debe mejorarse mucho
  • La joroba de la parte trasera le hace perder puntos
  • El postprocesado de las fotos no es bueno
  • Algunos fallos de estabilidad al ejecutar aplicacionesPuntuación del ASUS Zenfone 3

 


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

1 opinión
  1. Javier Sanz 0
    22 Nov, 16 23:21
    2/10 El problema del software no es nuevo

    El terminal como tal no está nada mal pero es un crimen lo que hacen con la capa de software. Me recuerda a capas de smartphones de estos de 100 euros que no te dejan al cabo de un mes ni abrir el chrome. Esperemos que espabilen para siguientes versiones