Análisis de la potencia del Samsung Galaxy S21+, ¿un digno gama alta?

Los modelos de gama alta ofrecer un rendimiento que dejan casi perplejo a los usuarios. Hemos probado el Samsung Galaxy S21+ y te contamos sí con él ocurre exactamente esto y, por lo tanto, este es uno de los terminales más interesantes que hay en el mercado a la hora de ejecutar todo tipo de aplicaciones.

Claramente este es un teléfono que incluye un hardware de lo más potente, un ejemplo es que su procesador Exynos 2100 que utiliza tecnología de fabricación de cinco nanómetros es más que suficiente para mover todo tipo de software con una potencia y fluidez fuera de toda duda. Esto se debe entre otras cosas a qué incluye en su interior ocho núcleos que trabajan a una frecuencia que puede llegar hasta los 2,9 GHz. Además en el apartado de la memoria hay excelentes noticias y Samsung ha hecho una apuesta importante, por ejemplo la RAM es de 8 GB y, quizá más interesante, es indicar que el almacenamiento es tipo UFS 3.1. Esto asegura una transferencia de datos excepcional, al menos sobre el papel.

Trasera del Samsung Galaxy S21+

Con todo lo que decimos y teniendo en cuenta el hardware que incluye el Samsung Galaxy S7+, lo cierto es que en principio todo lo que se puede esperar es bueno. Te contamos la experiencia de uso que hemos tenido con este modelo en el día a día siendo el terminal principal que hemos utilizado para realizar todo tipo de acciones.

Potencia, una de las claves del Samsung Galaxy S7+

El funcionamiento que hemos comprobado que tiene este terminal es simple y llanamente excelente. Puede que no sea el más potente del mercado, pero la velocidad que logra a la hora de ejecutar todo tipo de aplicaciones, incluidas las que son exigentes como por ejemplo en las que se edita vídeo, nos ha parecido más que suficiente para que sea mucho más que satisfactorio. La verdad es que la fluidez es fantástica y no hemos notado retardo alguno en ningún momento incluso cuando se está en condición de multitarea extrema.

Lateral del Samsung Galaxy S21+

Las transiciones de los menús, las animaciones que aparecen el ejecutar todo tipo de aplicaciones e, incluso, el cambio a diferentes apps que están en segundo plano muestran un excelente comportamiento. Y todo esto, con un inicio de ejecución tanto de herramientas del propio sistema operativo Android como de desarrollos de terceros muy rápido lo que se debe de forma muy clara al almacenamiento UFS que incluye este teléfono. El uso de arquitectura Cortex-X1 en el interior del procesador es una de las claves para todo esto que decimos.

Un detalle muy importante que hemos detectado en este terminal es que la ejecución de trabajos cuando se enciende todos los núcleos que incluye el procesador es muy efectiva, lo que se traduce en una sensación de solvencia muy amplia incluso si se tienen desarrollos abiertos que ocupan una gran cantidad de RAM. Por lo tanto, parece bastante claro que se ha conseguido una eficiencia muy buena en la combinación de hardware y software. Eso sí, en procesos sencillos esperábamos quizá un poco más de este Samsung Galaxy S21+.

Bien con los juegos

Sin ser este un smartphone considerado como gaming, no hemos encontrado falla alguno a la hora de ejecutar cualquier tipo de juegos por muy exigente que este sea. Un ejemplo es que PUBG o Asphalt tiene una velocidad de ejecución excelente, de las mejores que hemos visto en un gama alta hasta la fecha. El gran responsable de que esto sea así es la gráfica integrada que utiliza este terminal que es una Mali-G78 de 14 núcleos que siempre mantiene más de 30 FPS por segundo. Lo cierto, este funcionamiento es muy bueno.

Algo que creemos que es importante comentar es que las pruebas que hemos realizado con él Samsung Galaxy S21+ a la hora de jugar, es que el control de temperatura es bastante bueno. Bien es cierto que cuando las sesiones son muy largas el calor se hace notar, pero no de forma radical que impida disfrutar a la perfección y sin preocuparte.

Con todo lo que hemos indicado, creemos que los resultados que ofrece este smartphone a la hora de comprobar su rendimiento son bastante buenos y encajan a la perfección con lo que se espera de un terminal de gama alta. Fluido, sin problemas de lag y con una experiencia de uso bastante notable el Samsung Galaxy S21+ saca muy buena nota en nuestras pruebas y no tenemos más que decir que nos ha convencido.