Pantalla del Samsung Galaxy S20 Ultra, grande y de calidad innegable

Samsung

Uno de los elementos principales de un smartphone en la actualidad es la pantalla, un componente que cada vez es más grande y que en muchas opciones está cerca de llevar a ciertos terminales cerca del segmento de los tablets. Un ejemplo de lo que decimos es el Samsung Galaxy S20 Ultra, del que indicamos la calidad que ofrece el panel integrado después de dar uso al smartphone de la compañía coreana.

Lo primero que se debe conocer de este componente es exactamente el hardware que integra el Samsung Galaxy S20 Ultra, que lo cierto es, que es llamativo tanto por sus dimensiones como por las opciones que ofrece. Así, por ejemplo, el equipo llega con una pantalla de 6,9 pulgadas con un ratio de 20:9, nada menos, que es tipo Infinity O y que, por lo tanto, carece de notch y la cámara para los selfies está ubicada en un agujero en la zona superior (justo en el centro). La resolución, por cierto, es de 3.200 x 1.440 píxeles y no le falta compatibilidad con HDR, lo que posibilita superar los 511 puntos por pulgadas, lo que es una marca excelente.

Vídeo en la pantalla del Samsung Galaxy S20 Ultra

Algunos detalles que son importantes conocer es que se incluye protección Gorilla Glass 6 y, en nuestras pruebas hemos comprobado que permite que no se tenga problemas con las llaves o monedas si el smartphone Samsung Galaxy S20 Ultra se lleva en el bolsillo. Y, esto, es importante en aras de una amplia durabilidad. Aparte, es importante indicar que, el panel utilizado, tipo Dynamic OLED, permite dar uso a una frecuencia máxima de 120 Hz -aunque no en todas las resoluciones es recomendable darle uso, ya que el consumo se dispara al activar esta característica-, lo que le coloca entre las mejores marcas que se pueden encontrar en el mercado actual.

Uso de la pantalla del Samsung Galaxy S20 Ultra

Esto no es algo poco importante, ya que hay un detalle que ha decidido Samsung en esta nueva iteración de su smartphone de gama alta: la curvatura de los laterales (donde, por cierto, se aprecian unos marcos minúsculos que permiten que el aprovechamiento frontal sea de nada menos que el 89,9%), prácticamente ha desaparecido sin por ello perder una excelente integración con la carcasa ya que se da uso a 2.5D. Esto para algunos puede ser una mala noticia, pero lo cierto es que al utilizar gestos se agradece bastante y el agarre no se ve para nada perjudicado.

Agujero en la pantalla del Samsung Galaxy S20 Ultra

La respuesta que ofrece al uso este componente es espectacular, siendo a nuestro juicio una de las mejoras que existen en la actualidad entre todos los smartphones de gama alta del mercado. Esto, especialmente se deben a que la sensibilidad es de 240 Hz, y al compararlo con otros terminales como por ejemplo los más actuales de OnePlus, la sensación es de una velocidad bastante superior y, esto, es notable ya que permite mejorar la experiencia de uso. Además, la combinación con la frecuencia de 120 Hz, hace que la sensación de fluidez sea espectacular.

Frecuencia de 120 Hz, absolutamente diferencial

Lo cierto es que, al dar uso a esta opción, hemos probado a utilizar con el Samsung Galaxy S20 Ultra diferentes aplicaciones. En todas ellas es más evidente el uso de esta frecuencia que el cambio de la resolución entre Full HD+ y QHD+. Y esto es especialmente notable en los juegos donde se “siente” una capacidad de trabajo y de calidad visual muy superior si los 120 Hz están activados (con los vídeos esto también es así). Vamos, que catalogar como un smartphone gaming a este modelo, aparte del resto de usos, es adecuado.

El caso es que la compañía coreana ha decidido dar el paso de llegar hasta aquí y no quedarse en los 90 Hz, y lo cierto es que se pueden tener dudas iniciales respecto a si esto es efectivo, pero al utilizar el terminal esto se disipa ya que la percepción es excelente y volver atrás se nota de forma evidente. Todo un acierto.

Calidad de la pantalla del Samsung Galaxy S20 Ultra

En lo que tiene que ver con las revisiones habituales, una de las primeras cosas a destacar es que el brillo de este modelo es excepcional. Se llegan en momentos puntuales a superar los 700 nits y supera sin problemas al Note 10 y a casi cualquier otro modelo del mercado en intensidad, incluidos los iPhone de Apple. El caso, es que en interior o exterior el uso del terminal es más que bueno y, además, la gestión automática de este parámetro es de las mejores que hemos visto.

La precisión de color es bastante buena, con unas muestras nítidas y con amplios rangos dinámicos que permite que lo que se ve en la pantalla sea muy natural y, por ello, la profundidad de lo que se ve al visualizar una serie es alta y de calidad. En esto también ayuda que el contraste es muy alto y bien trabajado, algo que en otros modelos anteriores de la compañía no era tan bueno. El caso es que no hemos encontrado fisura alguna en el Samsung Galaxy S20 Ultra a la hora de valorar su pantalla ya que, incluso, existen muchas opciones en los Ajustes para lograr personalizar lo que se ve (eso sí, deberían incluirse más opciones en el Modo de pantalla por defecto, pero bien es cierto que se ofrecen ajustes avanzados).

Conclusión

No hay duda que la pantalla es uno de los mejores componentes que ofrece el Samsung Galaxy S20 Ultra, que a nuestro criterio está entre los tres mejores del mercado sin ningún género de dudas. Bien definida, con un acabado excelente y con esos 120 Hz permite conseguir una gran experiencia, lo cierto es que aquí el terminal es una barbaridad. Todo tipo de contenidos, y en especial los juegos, se consumen con una calidad fuera de toda duda y, por lo tanto, es un factor de decisión de compra claro.

Escrito por Iván Martín