En otoño, la batería de tu móvil durará más. ¿Cuál es el secreto?

El gran problema de las baterías es que, dependiendo de la época del año, durará menos o más. Muchos no lo sabrán, pero, por ejemplo, el verano y el calor que viene con él no solo nos afecta a nosotros, sino también a nuestros dispositivos móviles. Especialmente, porque cuanto más sube la temperatura, la batería de los smartphones sufrirán más. Sin embargo, en otras épocas como en otoño, será muy distinto.

Aunque nuestros cuerpos pueden ser capaces de adaptarse de una forma más sencilla a los cambios de temperatura, lo cierto es que esto mismo no sucede en el caso de los dispositivos móviles. Por lo que también se verán afectados, por lo que, en días calurosos, la duración de sus baterías durará menos que cualquier otro día.

¿Por qué dura más la batería en otoño?

Muchos no se habrán percatado, pero cuando hace mal tiempo, la batería de los teléfonos móviles consigue aguantar más. Por esto mismo, en otoño dura más el porcentaje de energía que en otras épocas como verano e incluso primavera. Más que nada, porque en esta última estación ya se va notando como va subiendo poco a poco la temperatura.

porcentaje bateria movil

Sin embargo, en la etapa otoñal, bajan los grados por lo que la temperatura óptima de funcionamiento no se ve afectada, ya que hay que tener en cuenta que debe oscilar entre los 0 y 35 grados. Por ello, en una temperatura ambiente promedio su duración será mayor que en cualquier otra época estacional del año.

Y es que los grados que haya en un determinado momento serán un factor clave para el funcionamiento de nuestro smartphone. Además, no solo deberemos tener en cuenta las temperaturas elevadas, en las que los terminales son capaces de notificarnos cuando se eleva demasiado, sino que también sufrirán cuando es demasiado baja. Incluso, algunos también pueden ser capaces de alertarnos de que la temperatura es demasiado baja.

Tampoco será bueno el frío extremo

No obstante, tampoco nos tendremos que pasar de frío, ya que tanto las temperaturas altas como las bajas hará que sufra por igual. Y es que, las baterías de los smartphones serán menos eficientes, pues no son tan resistentes al frío como otras baterías que se pueden encontrar en otros ejemplos.

Además, conforme los grados empiecen a descender, el propio dispositivo móvil también requerirá más energía para que pueda llegar a funcionar sin ningún tipo de problemas. Por esto mismo, también se deberá proteger del frío extremo para que este componente interno no acabe dañándose.