Acaba con la suciedad del puerto USB del móvil

A todos nos gusta tener nuestro smartphone en perfectas condiciones en todo momento. Sin embargo, hay algunas partes de este que descuidamos más que otras. Se trata del conector USB que conectas a tu dispositivo para cargarlo. Este puede provocar un gran quebradero de cabeza si deja de funcionar, pero puede que aún podamos salvarlo ya que si solo tiene algo de suciedad en el interior, limpiarlo es más sencillo de lo que imaginas.

Que tu teléfono no cargue cuando le acoplas el conector no significa que se haya estropeado. Si no desempeña su función puede deberse a que la ranura donde introduces el conector se encuentra llena de pelusas, lo que no le permite hacer la conexión.

Antes de nada, mantén la calma, no te apresures y metas cualquier cosa, podrías dañar el terminal de manera definitiva. Si te cuesta mucho introducir el conector o, por otro lado, este se desvincula fácilmente, es más que probable que algo esté impidiendo el buen funcionamiento del sistema y por eso es importante que sepas como limpiar el USB del móvil.

Utiliza algo con punta

Ten en cuenta que vamos a introducir objetos punzante sen el conector así que lo primero que debes hacer es apagar tu dispositivo, ya que si no tenemos cuidado podríamos crear daños internos más severos que una simple pelusa. Espera unos minutos a que se apague por completo y toca ponerse manos a la obra.

Ahora lo que necesitarás es un objeto afilado y con el tamaño suficiente para que puedas introducirlo. Puedes utilizar una aguja o un alfiler, incluso el pincho que utilizamos para abrir el compartimento de la tarjeta SD y SIM.

Quitando pelusas del conector

Con mucho cuidado

Una vez tengas un objeto válido es el momento de actuar. El método es sencillo, pero debes tener mucho cuidado de no meter el pincho a lo loco, pues podrías romper el conector. La clave está en hacerlo suavemente y sin llegar a pinchar, sino como si arrastráramos hacia fuera.

Poco a poco verás como sale el polvo y puede que te sorprenda la cantidad de pelusas que se alojaban en tu móvil. Esto no tiene mayor misterio. Lo más importante es ser cuidadoso. Si enchufas el conector y tu dispositivo no carga, repite el proceso una vez más.

Aire comprimido

Cuando terminemos el procedimiento puedes utilizar un bote de aire comprimido en el puerto USB del teléfono. Es una opción mucho mejor que soplar, que puede acarrear fallos mayores. Estos están diseñados para no causar daño alguno a los componentes (como el altavoz) cuando los limpiamos. De hecho, suele utilizarse mucho cuando se limpia un PC.

Antes de meter un fogonazo de aire a tu conector asegúrate de estar a la distancia recomendada para no imprimir de lleno en tu smartphone. Repetimos que es muy importante que no soples por tu cuenta, esto no es un cartucho de Nintendo. Ya no lo decimos solo porque no cuentes con la misma fuerza que el bote, la cual podemos controlar, sino porque podrían entrar partículas en la ranura y acarrear un problema mayor.

¡Sé el primero en comentar!