Banco Santander estrena compatibilidad con Samsung Pay

Escrito por Miguel Martínez
Samsung

Hace casi un año Samsung Pay aterrizaba en nuestro país permitiendo a los usuarios realizar transacciones económicas desde la comodidad de su smartphone. Basta con agregar una tarjeta de crédito al servicio y mediante el NFC del smartphone realizar nuestros pagos sin necesidad de llevar la cartera encima. Ahora el Banco Santander se une a Samsung Pay, para beneficio de todos sus clientes.

Los clientes de Banco Santander podrán realizar sus pagos con el servicio de pagos móviles de Samsung Pay, a partir de mañana mismo 27 de junio. De esta forma, y al igual que ya podían hacer los clientes de otras entidades el realizar pagos desde el móvil se convertirá en un paso más hacia el día en que ni siquiera debamos llevar la cartera encima a la hora de salir de compras. Pero además de los pagos por NFC, gracias a Samsung Pay los usuarios podrán sacar efectivo y realizar otras operaciones en 2.000 cajeros Santander compatibles con la tecnología contactless.

Guía de Samsung Pay

Para hacer uso de este nuevo servicio, el único requisito indispensable que deben de cumplir los clientes del Banco Santander (además de tener una cuenta en el propio banco por razones lógicas) es dar de alta sus tarjetas de débito o de crédito en los dispositivos Samsung compatibles. Te recordamos que en nuestro país Samsung Pay es actualmente compatible con los siguientes teléfonos de Samsung: Samsung Galaxy S8 y Galaxy S8+, Samsung Galaxy S7 y S7 Edge, Samsung Galaxy S6, S6 edge y S6 edge+, así como los Samsung Galaxy A5 2016 y 2017.

samsung galaxy s8 Santander

Cómo usar Samsung Pay con las tarjetas del Banco Santander

En el momento del pago, el servicio de Samsung Pay se activa simplemente acercando el smartphone a menos de cinco centímetros del TPV o lector de tarjetas del establecimiento, y deslizando el dedo por la pantalla del smartphone. El usuario deberá elegir la tarjeta con la que desea realizar el pago e identificarse con el sensor de huella dactilar para autorizar la transacción. De esta forma se asegura la integridad y seguridad de los datos bancarios alojados en el terminal.

Y es que para fomentar esta seguridad, Samsung Pay utiliza tres niveles de seguridad: identificación con la huella dactilar o escáner de iris, tokenización, que encripta los credenciales de la tarjeta, y la plataforma de seguridad móvil de la propia compañía Samsung Secure Folder, que recoge el testigo de Samsung KNOX.

Samsung Knox

El uso de Samsung Pay no supone ningún coste añadido para los usuarios ni para los establecimientos que trabajen con Banco Santander.