La pantalla del Samsung Galaxy S5 ante malas condiciones de luz

Escrito por Miguel Ángel Muñoz
Samsung

Es una realidad que las pantallas de los móviles se han convertido en uno de sus principales signos de identidad, así como en un irrefutable argumento de ventas. En el caso del Samsung Galaxy S5 o de cualquier modelo de alta gama el tema adquiere cotas de máximo protagonismo, ya que el comprador sencillamente quiere lo mejor del momento. Por ello la firma acaba de hacer pública una información que analiza el comportamiento de la pantalla de su nuevo buque insignia.

Uno de los primeros puntos que se analizan es el del reflejo o deslumbramiento cuando el sol o la luz incide de manera directa sobre el display. Según la animación que la firma ha publicado en una de sus webs corporativas podemos ver como la pantalla del S5 sin poder hacer frente al 100% del reflejo, sí es cierto que dispone de cierta visibilidad cuando la incidencia no es tan directa. En ello tiene mucho que ver la nueva tecnología Local Contrast Enhancement que la firma atesora en el display Súper AMOLED de este modelo.  Para ello el sistema divide y ajusta la pantalla en diferentes partes para lograr un ajuste más severo contra el reflejo. El resultado es una luminosidad en condiciones severas de hasta 1.6 veces más que un LCD convencional. En términos prácticos lo que logramos es que cuando la luz solar hace de las suyas sobre la pantalla del Samsung Galaxy S5 podamos ver el contenido de la pantalla, algo de lo que muy pocos modelos del mercado pueden presumir.

Pantalla del Samsung Galaxy S5

Adaptarse es clave

Otro de los puntos clave de una pantalla es el ajuste en función de la luz externa, de modo que el brillo no se convierta en una tortura, por exceso, o en algo tedioso, por escasez, cuando leemos o miramos la pantalla en condiciones de luz cambiantes. Esta cualidad, definida por la firma como Adapt Display, ajusta el brillo de manera constante para tener un equilibrio lumínico en todo momento. Para ello el algoritmo analiza la luz entrante y el contenido que se muestra en pantalla, acto seguido dota del rango de color, saturación y nitidez adecuados. Ni que decir tiene que esta cualidad permite tener múltiples variables de ajustes en función de si el equipo está mostrando una web, un vídeo o un libro electrónico. Otro detalle del display es que ante luces incidentes de color azul lo normal en vez de mostrar un color amarillo, lo corrija buscando acercarse a tonos más naturales.

Pantalla del Samsung Galaxy S5

Viva el color

Qué decir de la naturaleza o viveza de los colores. Sin duda que es algo que no solo agrada a la vista, sino que incita y mucho al uso del terminal. Por no hablar de cómo se disfruta cuando vemos fotografías o vídeos. Para analizar ese parámetro disponemos de dos variables, por un lado el rango de colores y por otro el ratio de contraste. Según la firma el display Súper AMOLED del Samsung Galaxy S5 tiene 1,4 veces más de rango de color (70% -> 97%) y 77 veces más de contraste (1,300:1 -> 100,000:1), que un LCD convencional lo cual sinceramente nos parece una pasada. Para los más técnicos comentar que el display del Samsung Galaxy S5 cumple con los estándares Adobe RGB de 1998 considerado por la industria como algo profesional y que desplaza a los estándares RGB de 1996, que también se cumplen en el S5. En el modo profesional de la cámara cumple el modo Adobe RGB, en el modo Cinema ídem pero con una tolerancia de error mínima de un 0.005.

Pantalla del Samsung Galaxy S5

Tiempo de respuesta

Hemos dejado para el final el tiempo de respuesta, algo clave no solo cuando usamos el terminal de una manera normal, sino cuando, por ejemplo, tenemos que hacer una foto con cierta rapidez para capturar y enfocar algo de manera rápida. No digamos cuando necesitamos que en el modo vídeo el enfoque tenga siempre “en foco” a lo que queremos grabar. Según la firma la velocidad de trabajo del display del equipo es de 0.01ms, el más rápido del mercado. Además, se asegura que ese nivel de velocidad se tiene en un amplio rango de temperaturas (-10 to 40 Celsius)  por lo que tendremos siempre la pantalla lista para hacer una buena foto o un buen vídeo. Sin duda que una de las asignaturas pendientes de los móviles desde su orígenes que parece está tocando a su fin.

Fuente: Samsung Tomorrow