¿Meter el móvil en la nevera? Por qué nunca deberías hacerlo

Las altas temperaturas y el móvil nunca han sido buenos amigos. No solo en épocas de gran calor como el verano, sino también cuando cualquier smartphone se calienta tanto que parece que algo va mal. Sin embargo, los cambios bruscos no son nada bueno para ningún componente del propio terminal. No obstante, son muchos los que piensan hoy en día que meterlo en la nevera es una buena idea.

Lo cierto es que, aunque parezca que no, es demasiado habitual que suceda esto. Y seguro que, conocéis a más de una persona que lo ha hecho en alguna que otra ocasión. Es decir, si se calienta en gran medida, igual se te ha pasado meter directamente un teléfono en la nevera o en el congelador de tu hogar. Pero, la realidad, es que por mucho que creas que es una solución ingeniosa, estarías haciendo todo lo contrario.

La nevera, el gran enemigo de un móvil

Muchas personas creen por lógica que, al sobrecalentarse su dispositivo móvil, el mejor lugar para que se enfríe rápidamente es el frigorífico. Y aunque parezca lo correcto, es uno de esos mitos que ha seguido viviendo con el paso de los años. Puede que te haya funcionado, pero… No es nada recomendable para que cualquier teléfono pueda contar con una larga vida útil durante muchos años.

Móvil en la nevera

Cuando las baterías de los smartphones se podían extraer fácilmente quitando una simple carcasa o tapa, también se había extendido el hecho de guardarla durante un tiempo en el congelador. Sin embargo, como veníamos adelantado, esta simple idea puede salirnos muy cara. Básicamente porque las temperaturas tan bajas podrían llegar a dañar cualquier elemento interno de manera irreversible.

Además, al introducir en el frigorífico de nuestro hogar cualquier smartphone estaríamos exponiendo a que se tensionen los componentes de su interior y, cómo no, también corremos el riesgo de que la humedad se introduzca en ellos.

Así como el hecho de que se estropee de manera definitiva sin que podamos arreglarlo de ninguna manera. También hay que saber que la garantía de nuestro dispositivo móvil tampoco se encargará de repararlo, pues en la mayor parte de los casos al ser el culpable la humedad no es algo que esté cubierto.

Por tanto, si tu smartphone se calienta en exceso, la mejor idea no será nunca introducirlo a un espacio tan frío. En todo caso, puedes optar por quitarle la funda, apagarlo durante unos minutos para que regrese a su temperatura ideal o acercarlo a un ventilador o aire acondicionado. De esta manera, conseguiremos que vuelva a la normalidad.

¡Sé el primero en comentar!