Batería del realme C21, ¿es lo mejor que ofrece este teléfono?

Móviles

Una de las cosas que casi siempre se busca en un teléfono es que este sea lo suficientemente convincente en el apartado de la autonomía. Y esto es independiente del precio que tenga el terminal, ya que se espera un buen tiempo de uso tanto en modelos que sean caros como los que son tienen un precio muy bajo. Dentro de estos últimos es donde se encuentra el realme C21, del que te contamos si cumple.

Lo primero que debes conocer para valorar en su justa medida los tiempos que hemos obtenido en las pruebas, es el hardware qué hay en el interior del teléfono y que tiene una incidencia directa en todo lo referente con la autonomía. Un ejemplo es el procesador integrado, en este caso un MediaTek Helio G35 -con tecnología de fabricación de 12 nanómetros-, y la pantalla es de 6,5 pulgadas utilizando un panel IPS y resolución HD+ (esto, en principio es favorable para alargar los tiempos de uso).

Ajustes en el realme C21

El tercer componente que debes tener en cuenta es la propia batería del realme C21. Esta tiene un amperaje de 5.000 mAh, una carga realmente alta y que en principio debe ser motivo más que suficiente para obtener unos tiempos cuando menos convincentes. Además, es importante indicar que el grosor que tiene el teléfono no es especialmente elevado teniendo en cuenta lo antes mencionado, ya que se queda en 8,9 milímetros. Está bastante bien y deja claro que se ha realizado un buen trabajo en el apartado de la fabricación e integración.

¿Es buena la autonomía del realme C21?

Lo cierto es que los resultados que hemos obtenido en las diferentes pruebas realizadas nos han parecido bastante buenos. Supera sin problemas este dispositivo lo que se ha convertido en una cifra mínima exigir en un terminal con sistema operativo Android: llegar a un día de uso sin tener demasiadas restricciones de potencia y encendido de la pantalla.

Funcionamiento como teléfono habitual

Si lo que vas a realizar en el día a día es navegar por internet de forma habitual, gestionar mensajes (ya sean de WhatsApp o correos electrónicos) y de vez en cuando acceder a contenidos multimedia, hay que decir que el realme C21 para cumplir perfectamente con cualquier tipo de expectativa que puedas tener. Ya que en la mayoría de los casos hemos superado el día y medio de uso con total facilidad. E, incluso, en más de una ocasión hemos llegado a la noche del segundo día con una carga que superaba el 10%. Estos son unos resultados que están muy bien.

Sí que hay que decir, que hay algunos apartados que se pueden mejorar con vista optimizar el consumo de la batería. Un ejemplo de lo que decimos es que el terminal en ocasiones abusa del consumo con aplicaciones en segundo plano que se quedan cuando el teléfono entra en reposo. No es algo dramático, pero bien es cierto que es posible corregir esto mediante una actualización de software y los tiempos de la autonomía podrían mejorar.

Resultados del realme C21 con la pantalla encendida

Aquí se mantienen las buenas noticias, ya que como hemos indicado antes la exigencia del panel integrado en el teléfono no es muy elevada. De esta forma, hemos conseguido unos resultados más que decentes cuando se mantiene la pantalla siempre encendida y se ejecutan desde vídeos hasta juegos. Así, por ejemplo, si el brillo no supera la mitad de la potencia que permite el dispositivo llegar a las 16 horas no es precisamente algo imposible, siendo esta una marca que es excelente.

Lateral del realme C21

Si se presiona el funcionamiento del realme C21, llegando a los 400 nits de brillo y ejecutando juegos que intentan sacar siempre el máximo rendimiento de procesador y memoria, los tiempos como es lógico bajan, pero no especialmente como cabría esperar y sí que ocurre en otros modelos. El caso es que el tiempo antes mencionado baja un par de horas lo que no es precisamente traumático y, por lo tanto, está muy claro que creemos que este dispositivo te va a convencer plenamente en este apartado.

Carga y opciones del software

Aquí es donde se notan las restricciones que tiene el terminal debido su precio es muy bajo. El caso es que no vas a encontrar carga rápida compatible, por lo que tampoco debes esperar un adaptador de corriente que ofrezca esta posibilidad (el incluido en la caja es estándar). Por lo tanto, los tiempos que se obtienen son bastante altos, ya que se combina lo indicado con un amperaje de la batería muy alto (5.000 mAh). De esta forma, los procesos pueden llevar más de dos horas y media para completarse, una marca que es completamente normal teniendo en cuenta el hardware.

Por cierto, si se quiere tomar el baremo de los 30 minutos de carga que se utilizan en forma habitual en la actualidad, el porcentaje de batería que vas a conseguir rellenar en este tiempo no superará prácticamente nunca el 17%, siempre teniendo en cuenta que el dispositivo estará en funcionamiento y no apagado.

En lo referente a las opciones que hay en los Ajustes, hay que decir que estas son bastante básicas y aparte de existir algunos Modos de ahorro de energía, la opción Equilibrado es la que consideramos que mejor funcionamiento ofrece, no vas a encontrar posibilidades avanzadas en este apartado del sistema operativo. Incluso, los habituales gráficos de los que se puede ver cómo se descarga la batería no están disponibles.

Conclusión

Con todo lo que hemos indicado queda claro que este es un terminal que ofrece una autonomía muy sólida, y que para la inmensa mayoría de los usuarios será más que suficiente para no tener que estar muy preocupado con el uso que le dará el teléfono. Bien es cierto que el realme C21 no incluye algo que consideramos muy importante en la actualidad como es la carga rápida, pero teniendo en cuenta que hablamos de un teléfono que cuesta 109 euros, esto es normal y lo que se ha optado por integrar una batería tenga una capacidad muy alta para ofrecer lo máximo posible en el tiempo de uso entre carga y carga.

Escrito por Iván Martín