La nueva estrategia de los fabricantes de smartphones chinos: Android 7.0

Android

Android 7.0 Nougat se ha colocado, por méritos propios, como una de las actualizaciones de la plataforma de Google más interesantes de los últimos años. El número de cambios y novedades es realmente atractivo, algo que ha derivado en un mayor interés de los usuarios por la misma. Los fabricantes chinos parecen haber visto en este súbito interés su próxima gran baza para seguir siendo una de las mejores alternativas frente a las primeras marcas.

De un principio, los smartphones chinos se ganaron su popularidad por ofrecer un excelente equilibrio entre prestaciones y precio. Fue la moda que conocimos como smartphones low cost. Durante los últimos años hemos podido ver cómo marcas muy determinadas han optimizado esta estrategia. Aprovechándose del abaratamiento de la tecnología, han diseñado smartphones cada vez más potentes y con mayor calidad de materiales a un precio también asequible. Sin embargo, esa lucha ya se extiende entre demasiados competidores, por lo que hay que buscar otro tipo de diferenciación.

Cada nueva versión de Android, más deseada

Y es que desde que Google anunciase la disponibilidad de Android 7.0 Nougat para sus equipos Nexus y liberase el código fuente para sus socios, no hemos parado de conocer noticias sobre la disponibilidad de la actualización en otros modelos. Samsung, HTC, LG, Huawei…todos se han posicionado al respecto puesto que son conocedores de que sus clientes quieren las novedades de Google. Sin embargo, no son los únicos. Ahora otras marcas menos conocidas, principalmente las asociadas a equipos low cost, empiezan a hacer lo propio.Quinta Beta de Android 7.0 Nougat

Un interés creciente por las actualizaciones

Lo cierto es que este movimiento supone un cambio en la estrategia de las mismas, que hasta ahora se afanaban por ofrecer smartphones de altas prestaciones a precios más económicos. Ahora empieza a verse un mayor interés por cuidar el software de sus smartphones, algo que innegablemente va en favor del usuario y la experiencia de uso de los dispositivos. Buena muestra de ello lo podemos ver en los recientes anuncios de marcas como Jiayu. La que fuese una de las que liderasen el concepto low cost en el mercado de los smartphones recientemente ha anunciado que lanzará una actualización para uno de sus modelos más representativos, el Jiayu S3. ¿Un guiño y mensaje entre líneas para sus clientes? Pareciera que pretenden hacer llegar a sus potenciales clientes que no abandonarán el soporte técnico, un plus en el que cada vez se fijan más los usuarios a la hora de adquirir un teléfono inteligente.

En la misma posición se muestra el fabricante Vernee, el cual ya ha dado muestras que se encuentra en pleno desarrollo y compilación de la ROM que llevará Android 7.0 Nougat al Vernee Apolo Lite. Las mismas circunstancias se darían en torno al fabricante UMi, el cual también ha indicado que se encuentra en pleno proceso de actualización de algunos de los últimos modelos presentados.

Existen otros casos como el de One Plus, aunque en este caso ya entraríamos en otra liga. Y es que One Plus se aleja en cierto modo del modelo de negocio de marcas como las anteriormente citadas.

Por tanto, y a falta de ver cuántas otras marcas chinas toman la misma dirección, todo parece indicar que los fabricantes low cost empiezan a mirar con mayor interés las actualizaciones de sus dispositivos, una tendencia que bien puede resultar efectiva puesto que, como ya hemos indicado, son cada vez más el número de usuarios que se preocupa por la versión de software y el soporte para el mismo a la hora de adquirir un nuevo smartphone.

Escrito por Víctor Rodríguez