¿Son realmente útiles los wearables si ya tenemos smartphones?

Generales

Actualmente los wearables nos permiten llevar una vida más sana, monitorizando nuestro ejercicio físico para comprobar si nuestra salud se encuentra bien y sobre todo, si nos estamos cuidando. No obstante, algunos estudios realizados recientemente indican que la utilidad de estos “vestibles” queda en duda si se comparan con algunos de los últimos smartphones lanzados tanto por Apple como por Samsung. ¿Son verdaderamente útiles los dispositivos wearables como las pulseras?

Comencemos con los datos. Un estudio de la Universidad de Pennsylvania ha comprobado la capacidad de los teléfonos para medir los pasos realizados en una cinta de correr para compararlos con seis pulseras inteligentes, más conocidas como fitness bands, dedicadas sobre todo a estas funciones. Obviamente todos los productos, tanto pulseras como smartphones, tienen una ligera tasa de error, pero lo más sorprendente es que las pruebas de campo confirman que los smartphones tienen un margen de error del 12,9%, casi 10 puntos menos del error al medir con una pulsera.

El estudio concretamente testeó un iPhone 5s y un Galaxy S4 contra algunas de las pulseras más famosas: Nike Fuelband, Jawbone UP24, Digi-Walker SW-200, Fitbit Flex, Fitbit One y Fitbit Zip. Tan solo dos de ellas, FitBit One y Zip –en realidad se trata de la marca más “potente” en este tipo de dispositivos- consiguieron mejorar el rendimiento de los dos smartphones. Así pues, la pregunta que todos nos hacemos es: ¿son realmente útiles los wearables actualmente?

Sensor biométrico del Samsung Galaxy S5 Mini

Lo cierto es que los últimos terminales del mercado, como el Samsung Galaxy Note 4, integran todo tipo de herramientas para controlar nuestra salud, ya sea un pulsómetro, un podómetro y mucho más. Desde luego, algunas de las funciones pueden ser encontradas difícilmente en un wearable, al menos de un precio bajo o medio, por lo que los smartphones tienden a ser más completos que las propias pulseras o relojes. No obstante, algunos de los wearables recientemente lanzados o presentados han comenzado a mejorar sus prestaciones: sensores biométricos, GPS integrado, batería de larga duración, monitorización de sueño…

Lo cierto es que, en estos últimos casos, las pulseras cuantificadoras y relojes inteligentes son una gran opción para aquellos que desean contar con prácticamente todas las opciones de un teléfono móvil pero en el tamaño de un wearable. Como siempre, la respuesta a la pregunta depende de nuestras necesidades y de nuestros gustos, pero en el caso de que seamos personas asiduas a este tipo de cuantificadores, lo mejor es hacer uso de lo que ya nos ofrecen nuestros smartphones. No obstante, si no tenemos un teléfono tan completo, un wearable de bajo coste como la Xiaomi Mi Band puede ser una opción ideal para iniciarnos en este mundo y comprobar si efectivamente merece la pena.

Escrito por José López