Tu móvil roto puede funcionar si lo conectas a una pantalla

Si hay algo que nos hace temblar de arriba abajo en cualquier hora y lugar, más allá del momento de recibir la factura de la luz, es cuando, por accidente, nuestro móvil se rompe. El drama llega y es ahí donde te das cuenta de que toda tu vida personal está alojada en ese pequeño dispositivo que ahora ni siquiera se le enciende la pantalla.

Por suerte, cuando esto pasa no todo suele estar perdido. En el peor de los casos sí que es probable que la placa base, el procesador o la batería del teléfono se haya dañado tanto que el móvil no encienda por su culpa. Aunque, en la mayoría de las situaciones aún podremos ser capaces de ver el contenido del móvil en un ordenador o acceder a él de otras formas.

Por ello, antes de intentar dar con las soluciones, es oportuno conocer el origen del problema porque, en base a ello, vamos a poder usar el smartphone desde un PC de manera más sencilla.

Un móvil roto no significa muerto

Habitualmente, cuando un smartphone no enciende no quiere decir que el terminal se haya roto, sino que es la pantalla la que es incapaz de mostrar imagen. Es decir el móvil está encendiéndose con normalidad, pero no somos capaces de ver nada, ya que el panel táctil está completamente en negro. Sin embargo, todavía hay una opción de recuperar todo lo que teníamos almacenado en el dispositivo.

arañazos movil roto pantalla

Para salir de dudas sube el volumen al máximo, si no está silenciado, y comprueba si el teléfono emite algún sonido. De igual forma trata de acercarte a la pantalla para ver si ves algo y descartar que el problema esté en la retroiluminación del panel. También puedes probar a conectar el cargador para ver si se enciende algún led de carga.

Si detectas que es la pantalla lo que falla, este es un problema que no está cubierto por las reparaciones del servicio gratuito del fabricante. A menos de que hayas contratado una garantía especial o un plan de seguros que cubra el daño. Entonces deberás acercarte al servicio técnico más cercano y reemplazar el panel roto del teléfono.

Cómo usarlo desde el PC

Si logras ver algo, conecta el teléfono desbloqueado a un PC con un cable compatible (USB-C / micro USB según el móvil). Luego, en la notificación que aparece en la parte superior, selecciona el modo de transferencia como puedas. Después explora el teléfono en el ordenador mediante el explorador de archivos y busca las carpetas de las que quieras salvar tus datos. Haz una copia de seguridad de todos los archivos necesarios en tu disco duro.

En el peor de los casos no solo la pantalla está completamente dañada, sino que el teléfono también tiene daños físicos y, como resultado, la funcionalidad táctil también se ha perdido. En tales situaciones, recuperar datos es extremadamente difícil sin acudir a un centro de reparación especializado.

Por suerte, hay algo que todavía podemos probar.

movil roto pantalla rota

Si navegas por la Red encontrarás varias soluciones que afirman que se puede acceder a tu teléfono utilizando una herramienta de duplicación de pantalla denominada Vysor y activando la depuración de USB. Es algo que puedes probar, pero hay usuarios que se quejan, con toda la razón del mundo, de que esto no funciona cuando se trabaja en Android 10 u Android 11.

Además, para que el teléfono funcione con Vysor, es necesario habilitar la depuración USB desde las opciones de desarrollador que se activan pulsando sobre el número de compilación del sistema operativo 7 veces. ¿Cómo se hace esto sin poder encender el teléfono? Incluso si estuvieran activadas, aún deberá otorgar permiso en la pantalla del móvil para que al conectarlo al ordenador funciones con normalidad.

Conecta el teléfono por HDMI

La mayoría de los teléfonos actuales ofrecen soporte para el estándar MHL. Esta es una tecnología que permite que los dispositivos inteligentes se conecten a un display externo mediante un cable HDMI.

En casos normales, puedes hacerlo fácilmente usando un adaptador USB a HDMI estándar pero, en nuestro caso, dado que el display no está funcionando, también necesitamos conectar un ratón al teléfono inteligente (usando un concentrador USB) para que podamos acceder e interactuar con los menús en pantalla.

concentrador USB

Cuando conectes el teléfono a un televisor con el cable HDMI, verás que la pantalla de bloqueo aparece inmediatamente después de que se establece la conexión. Ahora puedes usar el cursor del ratón para desbloquear fácilmente el teléfono mirando el panel del televisor, acceder al menú y luego activar la depuración USB para conectar el equipo al ordenador y extraer sus datos.

Utiliza un ratón y teclado

Esta solución es efectiva única y exclusivamente cuando la pantalla aún es visible, pero simplemente no responde a nuestros toques sobre ella. En este caso, puedes acudir a un teclado y ratón para usarlo en la medida de lo posible. Claro está, en un primer momento te sentirás algo raro, aunque es cuestión de práctica, puesto que con estos dos accesorios de tu ordenador tienes a tu alcance prácticamente todas las funciones del dispositivo.

El inconveniente que presenta esta alternativa es que precisa de conexión Bluetooth para uno de estos dos elementos, es decir, que previamente debes haberlo emparejado con el smartphone. De lo contrario, si la pantalla no funciona, te resultará imposible a no ser que esté en condiciones como para acceder al apartado correspondiente como mínimo.

De lo contrario, tu única opción es emplear un cable adaptador USB-OTG o Lightning-USB en el caso de iPhone. Sin embargo, solo podrás conectar uno de los dos y te recomendamos que sea el ratón para llevar a cabo una copia de seguridad ante las posibles consecuencias.

Cambia el panel

Lamentablemente, si has llegado hasta aquí, es porque el móvil está roto del todo o porque la pantalla está en negro, ya que se ha dañado por completo. Si este es tu caso y necesitas recuperar los datos sí o sí.

La solución más factible, que no quiere decir que sea la más barata, es arreglar la pantalla. Para ello, deberás acercarte a cualquier centro de reparaciones de tu ciudad para que se encarguen de sustituir el display por otro nuevo. Además, también pueden comprobar que ningún otro componente ha sido dañado. Serán ellos los que también se encarguen de acceder a la información del teléfono y, en la medida que sea posible, mantenerlo a salvo. Si tienes algún plan de extensión de garantía que cubra estos desperfectos del panel, ha llegado el momento de hacer uso de él.

reparar móvil

Sin embargo, siempre tendrás la opción de reemplazar tú mismo la pantalla del dispositivo. Siempre y cuando hayas descubierto que es lo que realmente falla del smartphone y no es culpa de su batería. No obstante, será bueno que te hagas con algún kit de herramientas, ya que te hará falta para seguir los siguientes pasos:

  1. Apaga el móvil y comprueba si tiene algún tipo de tornillo en algún lugar de los bordes del dispositivo, de ser así, tendrás que quitarlo.
  2. Luego, deberás aplicar calor con un secador por el alrededor de la pantalla para que su sellado se ablande.
  3. Tras esto, tendrás que pegar una ventosa en la zona inferior o superior del display y tira suavemente, ya que es donde introducirás la púa.
  4. Después, retira el chasis que contiene el panel del marco frontal o el conjunto del bisel y el vidrio desenroscando un lote de tornillos.
  5. Ahora llega el momento de separar el vidrio dañado del bisel o del marco frontal. Además, ten cuidado con las conexiones del teléfono (apúntate dónde deberás conectar cada cable).
  6. Quita el precinto del panel nuevo y retira la chapa que viene en la pantalla rota. Esta se encarga de disipar el calor del dispositivo del vidrio táctil del terminal, además de sujetarla. Llegados a este punto es posible que tengas que retirar tanto la cámara selfie como el altavoz superior del terminal (aunque dependerá del modelo de nuestro teléfono).
  7. Por último, coloca el display nuevo, la chapa que habías quitado anteriormente y conecta todas las conexiones.

Cómo evitar esta situación

Como hemos indicado al principio de estas líneas, nosotros llevamos todo el contenido de nuestra vida alojado en un dispositivo que cabe en nuestro bolsillo y es demasiado frágil. Pero hoy en día existen tantas herramientas para poner a salvo estos contenidos que es absurdo no aprovecharlas.

Copias de seguridad

Hacer una copia de seguridad en Google Drive, iCloud, Dropbox, Google Fotos es algo imprescindible a día de hoy. De esta manera, nos aseguramos de que nuestros archivos no se pierdan en caso de que el móvil quede inservible. También puedes ir conectando el smartphone, de vez en cuando, al ordenador para hacer una copia de seguridad de todos sus archivos y tenerlas siempre a buen recaudo.

copia seguridad Android

Si sigues estas instrucciones y algún día se daña tu teléfono, lo único que te preocupará es saber cuánto te va a costar tu nuevo dispositivo. El procedimiento varía en función de tu dispositivo, aunque no conlleva mucho misterio. En smartphones Android basta con acceder a la sección de Google en los ajustes y seleccionar la opción Hacer copia de seguridad. En cambio, para los móviles de Apple hay que abrir la configuración y tocar sobre nuestro perfil. Acto seguido, escoge iCloud y pulsa en el apartado relativo a la copia de seguridad.

Utiliza memorias microSD

Si no queréis guardar todos vuestros datos, fotos y vídeos en los diferentes servicios de nube, siempre podréis optar a insertar una tarjeta microSD. Será tan fácil como abrir la bandeja del mismo e insertar la memoria externa. Esta nos asegura no perder ninguna foto o archivo almacenado en caso de que el smartphone deje de funcionar en un momento u otro. Un proceso sencillo e instantáneo que no nos complica la existencia.

Protectores de pantalla y fundas

Proteger el smartphone es importante, sobre todo para que no se nos rompa tan fácilmente y su pantalla se quede totalmente en negro. Por ello, la mejor manera de evitar esta circunstancia, además de guardar a buen recaudo los datos del móvil, será comprando una funda resistente para el teléfono y un protector para el panel táctil. Así será menos probable que tengáis que volver a sufrir este gran quebradero de cabeza.

¡Sé el primero en comentar!