A finales de la semana pasada conocíamos que Estados Unidos había extendido el veto inicial a Huawei, metiendo ahora también en las restricciones al gigante TSMC, que provee de componentes a los procesadores Kirin de Huawei. Ahora conocemos que China está preparando un gran contraataque contra la administración Trump y sus intereses comerciales, algo que se veía venir.

Hasta ahora el negocio de semiconductores y chips de Huawei, que depende directamente de la taiwanesa TSMC, no se había visto afectado por las restricciones de Estados Unidos, hasta que hace solo unos días el veto se ha extendido a este proveedor vital para la firma china.

TSMC no fabricará más procesadores de Huawei

Es evidente que si en su momento la imposibilidad de poder utilizar el software de Google en los teléfonos de Huawei fue uno de los mayores retos a los que se ha tenido que enfrentar el fabricante chino, este golpe definitivamente podría hundir su negocio. Sin los componentes que suministra TSMC a Huawei es imposible fabricar sus procesadores Kirin, el auténtico corazón de sus móviles. Por tanto las medidas que estaría preparando China para responder a este «ataque» de Estados Unidos serán proporcionalmente contundentes.

FÁBRICA DE TAIWAN DE LA FIRMA TSMC

Así lo ha desvelado el medio chino Global Times, que cita a una fuente cercana al gobierno chino para hablar de los planes de este para infringir el mismo daño comercial a las empresas norteamericanas. Esta fuente le ha dicho al medio chino que «China tomará medidas enérgicas para proteger sus legítimos derechos» algo que como es lógico implica una respuesta dura a las acciones de Estados Unidos, pero ¿en qué consistirán estas medidas?

Kirin chipset

Investigaciones, restricciones y desgaste a las grandes tecnológicas americanas

La intención de China es comenzar un proceso de seguimiento de las actividades de las grandes empresas norteamericanas con intereses en el país asiático. En el centro de esta estrategia se encontrarían empresas como Apple, Cisco, Qualcomm y Boeing. Estas medidas que está barajando china parten de la declaración de estas empresas como «entidades poco confiables» para las empresas y organismos chinos. Esto implicaría que esas empresas norteamericanas comenzarían a sufrir investigaciones del gobierno chino relacionadas con leyes antimonopolio, de ciberseguridad y cualquier otra que pueda lastrar el negocio de estas empresas en aquel país.

Apple mascarillas

 

En el caso de Boeing, China amenaza con vetar la compra de sus aviones, lo que podría suponer para la empresa entrar en pérdidas, si tenemos en cuenta que hay al menos 100 aeronaves reservadas. Las autoridades asiáticas incluso contemplan el pago de indemnizaciones millonarias a la empresa aeronáutica con tal de infringir ese daño a Estados Unidos comercialmente hablando. Aunque son las medidas que tomaría contra Apple, Cisco y Qualcomm las que desde China consideran como una auténtica «bomba nuclear» en términos comerciales.

Apple y Qualcomm, principales damnificadas

Si Boeing tiene un gran volumen de negocio en el mercado chino, en el caso de Apple y Qualcomm su dependencia de este es muy notable. Solo en el caso de Apple, este mercado representa el 14.8% de sus ingresos, como se ha podido comprobar en el primer trimestre de 2020. La medida que tomaría el gobierno chino contra estas empresas sería la venta en su país de chips fabricados por estas, lo que quiere decir que los iPhone con tecnología propia, y del resto de móviles que integran procesadores de Qualcomm, fabricados en parte por empresas norteamericanas, no podrían venderse en China, replicando así la última restricción de Estados Unidos a los procesadores de Huawei.

Lógicamente la intención de China es la de que las propias empresas norteamericanas sean las que persuadan a la administración Trump del enorme daño para sus cuentas que puede suponer un veto de China a sus productos, que sería proporcionalmente mayor que el que reciba China en el caso de Huawei. De hecho la industria de seminconductores es una de las que goza de mejor salud en Estados Unidos, siendo uno de los principales exportadores.

Huawei Trump

Un sector capaz de generar un superávit comercial, que ha aumentado en estos últimos años precisamente por el aumento de las ventas a China. Por lo que las medidas del gobierno asiático seguro tendrían un importante efecto en el balance de estas empresas. Hablamos de una industria que contribuye con 36.000 millones de dólares en ingresos a la economía norteamericana. Lógicamente un veto a al inversa de China generará también importantes pérdidas a la cadena de suministro en el desarrollo de la industria de semiconductores norteamericana.

Usa China Huawei Ajedrez

Así que de convertirse en realidad estas amenazas veladas del gobierno chino, tanto Apple, como Qualcomm, Cisco y Boeing podrían entrar e formar parte de la lista de entidades extranjeras que perjudican los intereses legítimos de las empresas chinas, una lista creada en mayo de 2019 como respuesta al veto inicial de Estados Unidos respecto del software de Google.

Sede de Qualcomm en San Diego

La idea de las autoridades chinas es la de comenzar litigios administrativos contra estas empresas en las cortes chinas, en los que se abrirán investigaciones contra ellas que probablemente terminen en una revocación de estas empresas para poder operar en el mercado chino, siempre en base a la legalidad del país asiático. Lo que es responder con la misma vara de medir a Estados Unidos donde más le puede doler, en los ingresos de sus empresas más grandes, representativas y con mayor peso en el mercado chino.

Para Huawei es una decisión arbitraria y perniciosa

A raíz de todo esto, Huawei ha emitido hoy un duro comunicado en el que se defiende una vez más de las acusaciones de Estados Unidos, y donde se opone de forma categórica a las medidas tomadas por el Departamento de Comercio de Estados Unidos. Un comunicado que arranca recordando que el gobierno estadounidense incluyó injustificadamente a Huawei en la Entity List.

En su comunicado de hoy, la firma china asegura que «Esta decisión ha sido arbitraria y perniciosa, y amenaza con socavar a toda la industria a nivel global. Este nuevo reglamento afectará a la expansión, el mantenimiento y la operativa de redes por valor de cientos de miles de millones de dólares que hemos implementado en más de 170 países»

camaras huawei p40

Una decisión que para Huawei no está motivada por la seguridad de las redes, ya que se está perjudicando a los intereses de millones de usuarios de la firma en todos los países donde opera, ya que es una decisión por parte del gobierno norteamericano que afectará también a los servicios de comunicaciones. Desde la firma china también aseguran que esta nueva escalada en las restricciones impuestas a los proveedores de Huawei, como TSMC, tendrá un impacto grave en diversas industrias en todo el mundo, lo que podría desembocar en más perdidas dentro del mercado de semiconductores.

En la parte final de su comunicado, Huawei habla sobre el futuro y las consecuencias que tendrán estas decisiones sobre su negocio, que «se verá inevitablemente afectado, pero haremos todo lo posible para buscar una solución. Esperamos que nuestros clientes y proveedores continúen apoyándonos y minimicen el impacto de esta decisión discriminatoria» ha concluido la firma china.