El iPhone 7 también reduce su rendimiento con el paso del tiempo

Apple

La semana pasada trascendía cómo los usuarios habían detectado que sus iPhone 6s perdían rendimiento a medida que pasaba el tiempo. Un indicio confirmado a partir de las mediciones y puntuaciones logradas a través de Geekbench. El problema fue asociado a la degradación de la batería puesto que tras su sustitución, el rendimiento del smartphone aumentaba. Hoy, el desarrollador de este conocido test de rendimiento ofrece algunos datos de interés tras el análisis de la información recopilada sobre los smartphones de Apple, incluido el iPhone 7 y su rendimiento.

El estado de la batería de un iPhone repercute negativamente no solo en la autonomía proporcionada, sino que también afecta del mismo modo en el rendimiento. Esa es la conclusión extraída de los análisis, mediciones y comprobaciones realizadas por los usuarios a través de Geekbench. Si bien inicialmente se comprobó que es un factor que afecta a los iPhone 6 y iPhone 6s, hay indicios para pensar que el iPhone 7 también se verá afectado con el paso del tiempo.

La información proporcionada por John Poole

Tras el revuelo causado por la relación encontrada entre el descenso del rendimiento de los iPhone 6s y la degradación de la batería, el fundador de Primate Labs, compañía detrás del archiconocido test de rendimiento Geekbench, ha querido ofrecer una visión más clara –y estadística- de la situación.

Para tal objetivo ha recurrido a una fórmula matemática – estimación de la densidad del kernel de la función de densidad de probabilidad desconocida– y la representación gráfica de los resultados a través de curvas gaussianas para determinar con mayor precisión la relación entre el rendimiento de los iPhones y el estado de su batería.

Para tal propósito, John ha utilizado los datos registrados por Geekbench tras las mediciones de rendimiento asociadas a los iPhones. A saber, versión de iOS y modelo. De este modo, ha sido posible relacionar el rendimiento con la versión del equipo y, por ende, la degradación media experimentada por la batería de cada versión de iPhone. Una compleja función que se puede leer en forma de gráficas que pasamos a analizar.

Rendimiento de los iPhones en Geekbench

Las gráficas ofrecidas por John Poole son realmente reveladoras. Si nos ceñimos inicialmente al caso del iPhone 6s, apreciamos cómo los picos de rendimiento se van distanciando de la curva que representa el valor medio del rendimiento a partir de la versión iOS 10.2.1.iPhone 6s con iOS 11.2

Una actualización que, a pesar de no haber sido confirmado por Apple, introducía un sistema que reducía la frecuencia del procesador del iPhone 6s para adecuarla al voltaje que era capaz de suministrar la batería. En realidad, era la solución para evitar los continuos reinicios del terminal causados por la inestabilidad generada por la batería a nivel de hardware. A este respecto, cabe puntualizar para comprender la anterior afirmación que la degradación de las propiedades químicas de una batería causada por el uso –ciclos de carga- y el propio paso del tiempo se traducen en un menor voltaje y capacidad de carga.

Si nos fijamos en las fluctuaciones de la gráfica que representa el rendimiento del iPhone 6s con iOS 11.2, los picos que muestran el menor rendimiento son más pronunciados, lo cual también tiene otra lectura clara según el fundador de Geekbench. El efecto es más pronunciado y evidencia una mayor degradación de la batería, algo que respalda el hecho de que los iPhone 6s figuren con una versión más actual de iOS. Hemos de tener en cuenta que el iPhone 6s fue lanzado al mercado en septiembre de 2015, hace más de dos años.

El iPhone 7 también está afectado

El mismo Poole ha querido tomar muestras del iPhone 7 y realizar las mismas mediciones y estadísticas. El resultado es cuanto menos curioso puesto que, en cierto modo, se reproducen gráficas que hacen presagiar que el rendimiento del iPhone 7 también descenderá con el paso del tiempo y/o degradación de la batería. No obstante, hay otra importante conclusión al respecto.

Si analizamos las gráficas de rendimiento del iPhone 7 a través de Geekbench en relación a las distintas versiones de iOS instaladas, apreciamos cómo a partir de iOS 11.2 los picos que representan las curvas guardan similitud a las del iPhone 6s con iOS 10.2.1.

La lectura parece evidente y es que el iPhone 7 acusará de forma paulatina y en mayor medida la reducción del rendimiento de su procesador con el paso del tiempo.

El “tweak” de Apple, factor clave para explicar la reducción del rendimiento

El contraste y comparación de las gráficas obtenidas por las estadísticas de John Poole, junto a las evidencias y conclusiones que ya manejan multitud de usuarios que han expresado su opinión en Reddit, llevan a los expertos en la materia a concluir que Apple modifica el rendimiento de sus dispositivos a medida que la batería de éstos se ve afectada por los ciclos de carga y el paso del tiempo. Una implementación que ya fue introducirá en su momento con una actualización en forma de iOS 10.2.1 en el iPhone 6s y que podría haber incluido nuevamente en el iPhone 7 en la OTA con iOS 11.2.1.

Ficha técnica del iPhone 7

Así pues, y aunque Apple no lo ha reconocido públicamente, la compañía podría haber estandarizado un algoritmo que se incluye en todos los iPhones por medio de actualizaciones y que entra en funcionamiento cuando la batería de los mismos empieza a ofrecer un voltaje insuficiente como para garantizar el rendimiento y estabilidad del hardware.

Escrito por Víctor Rodríguez

Fuente > Geekbench