¿La batería de tu móvil se ha hinchado? Todo lo que deberías hacer

¿La batería de tu móvil se ha hinchado? Todo lo que deberías hacer

David Girao

Si has detectado que algo raro pasa con la batería de tu smartphone, trata de no usarlo demasiado hasta haber leído todo lo que debes hacer con el terminal. En ocasiones el cambio estético de nuestro dispositivo, un pequeño abombamiento o incluso un ligero olor extraño, hacen presagiar que la batería se ha hinchado.

Este es uno de los mayores peligros a los que nos podemos enfrentar durante la vida útil de nuestro teléfono móvil dado que puede implicar una pérdida de gases tóxicos para el ser humano o, peor aún, una posible explosión. Vamos a conocer por qué ocurre esto y qué podemos hacer al respecto.

Por qué se hincha la batería

Antes de nada y aunque nos centramos en smartphones, cabe destacar que cualquier batería que usa iones de litio es susceptible de hincharse llegado el momento. Hoy en día, todo lo que ves funciona con baterías, desde teléfonos inteligentes hasta coches eléctricos e incluso la Estación Espacial Internacional, lo que hace que el aumento de la seguridad de las baterías sea aún más crucial.

Y es que uno de los grandes riesgos de estos componentes es que se puede llegar a hinchar, en primer momento, y explotar o incendiarse como consecuencia. Esto es debido a que los iones de litio utilizan una reacción química para generar energía. Cuando la batería va perdiendo su capacidad, la reacción química comienza a no ser tan precisa y puede generar la creación de gas, en un proceso conocido como “desgasificación”.

bateria hinchada smartphone

Es aquí donde nos encontramos con uno de los grandes hándicaps de estos componentes, ya que las baterías de iones de litio son extremadamente sensibles a las altas temperaturas e inherentemente inflamables. Tienden a degradarse mucho más rápido de lo que lo harían normalmente, debido al calor y la hinchazón es el primer síntoma de ello.

Como medida de seguridad, los fabricantes crean las baterías de un material flexible, para que antes de producirse una explosión o de provocarse un mal mayor, podamos detectarlo. Las más modernas cuentan con agujeros de ventilación sensibles a la presión para evitar que las células se incendien. Además, hay un separador hecho de un material conocido como poliolefina que actúa como fusible cuando la celda se calienta.

Sin embargo, esto no logrará evitar al 100% que el gas del que hablamos siga creciendo con el calor y el paso del tiempo, hasta que llegado un punto ante que la batería no pueda contenerlo más.

No hace falta esperar hasta que esté muy hinchada, tan solamente con detectar una ligera curvatura en la parte trasera del terminal, deberíamos activar las alertas.

Cómo saber si la batería está hinchada

En ocasiones, las baterías hinchadas son detectadas cuando su aspecto físico deforma totalmente el móvil. No obstante, hay varios indicadores previos que nos pueden poner sobre la pista si nuestra batería está comenzando a hincharse:

  • La funda o carcasa no encaja como antes: puede ser porque la misma se haya deteriorado con el paso del tiempo debido a un defecto de fabricación, pero también puede ser debido a un crecimiento en el volumen del terminal, por la hinchazón de la batería.
  • El protector de pantalla se despega: el aumento de temperatura o incluso la humedad que puede desprender la batería favorecen que el protector que tenemos alojado sobre el cristal del smartphone comience a levantarse por algunas zonas.
  • Se abre el smartphone: aunque los smartphones son unibody, podemos toparnos con que la carcasa trasera comience a despegarse del cuerpo del móvil. Generalmente este problema comienza a percibirse en las esquinas o donde la carcasa trasera se junta con la pantalla.
  • Olor raro: no hace falta tener el olfato muy fino para detectar que la batería y todo el smartphone comienza a oler a metal químico. Esto podría ser lo más peligroso, dado que indicaría que hay una fuga en la batería y deberíamos dejar de usar el smartphone de inmediato.

Xiaomi Batería hinchada

¿Lo cubre la garantía?

Aquí, antes de analizar si la garantía cubre una batería hinchada, lo que hay que hacer es recordar si el móvil ha sufrido algún tipo de accidente. Es decir, si lo mojaste, lo dejaste caer o lo dañaste de alguna manera, el soporte no se va a hacer cargo de la reparación alegando un mal uso del teléfono.

Ahora, si no has hecho absolutamente nada y la batería se ha hinchado por un problema de fábrica, la cosa es diferente. Para salir de dudas, lo mejor es que lleves tu dispositivo al lugar que lo compraste para que lo revisen y te digan si se hace o no válida la garantía. Por supuesto, deberás adjuntar la factura o el ticket de compra.

Por lo general, si el problema surge dentro de los primeros dos años desde que compraste el dispositivo, estará cubierto, pero hay marcas que dan un plazo menor para componentes como el que nos importa, en este caso, la batería.

Ni se te ocurra hacer esto

Si por algún casual has presenciado que la parte trasera de tu smartphone está cada vez más separada o inflada con el paso del tiempo, lo más seguro es que la batería presente los primeros síntomas de su fatídica defunción y es algo que no debes pasar por alto ni un solo instante, puesto que no es algo que vaya a remediarse sin más.

De hecho, no habrá vuelta atrás y el riesgo de que ocurra un accidente aumentará de manera paralela al periodo que trascurra. Justo por esta razón y para no provocar que este suceso acabe adelantándose, te aconsejamos no realizar ninguna de las siguientes acciones para que el problema no vaya a mayores y acabes teniendo que acudir a urgencias por motivos respiratorios o por quemaduras en la piel.

Ni enciendas ni apagues el teléfono

Un dispositivo electrónico con la batería hinchada supone todo un peligro en todo momento y lo más recomendable es dejarlo tal y como está, al ser posible en un lugar alejado de productos inflamables que puedan estallar. No intentes hacer nada con el smartphone que requiera del trabajo de la celda, como encender o apagar el móvil. Mientras tanto, puedes utilizar otro antiguo que tengas en un cajón de casa o pedirle uno a algún conocido.

No puedes conocer a ciencia cierta cuándo llegará a su fin y es por ello por lo que no hay que forzar la maquinaría para evitar un suceso desafortunado. En el caso de seguir empleando el teléfono, es posible que en cualquier momento el gas termine por liberarse, o peor aún, provoque un incendio.

Ni por asomo intentes cargarlo

Que no se te pase por la cabeza cargar el terminal, puesto que podría significar su final. Cuando cargas el dispositivo, este acumula gases y la hinchazón podría ser más pronunciado. Suministrar carga a un dispositivo que ya da claras muestras de que no va bien puede acabar en un problema mucho mejor y más peligroso.

Lo mejor que puedes hacer es buscar un sustituto mientras investigas qué smartphone vas a comprar.

No dejes el móvil al sol

De la misma manera en la que el teléfono móvil puede sufrir daños si la batería se acaba hinchando, también puede ocurrir que con nuestros actos acabemos provocando que esta hinchazón se acelere muchísimo hasta el punto de que seamos nosotros mismos los que adelantemos la muerte de nuestro teléfono móvil. Para ello, ya hemos explicado varias de las formas en las que podemos evitarlo de forma voluntaria, pero involuntariamente, también puede darse el caso en el que sin querer, estemos acelerando la hinchazón de la batería para que eta sea cada vez mayor.

Y ciertamente puede parecer una obviedad, pero es que, al igual que ocurre si conectamos nuestro teléfono a la corriente eléctrica, exponer el mismo al sol sin ningún tipo de reparo haciendo que se caliente cada vez más el teléfono móvil y por supuesto, la batería. Este calentamiento puede acabar provocando que tanto la hinchazón como el deterioro y el avance de los compuestos químicos de la misma se acentúen y vayan a más, provocando un deterioro mayor e incluso pudiendo llegar a explotar, por lo que si detectas que se ha hinchado la batería, el calor no será tu aliado.

¡No toques!

El ser humano y la lógica no siempre van de la mano y en ocasiones pecamos por ser demasiado curiosos. Hay procesos que simplemente ejecutamos sin pensar y por mucho que te llame la atención tocar el bulto de la parte trasera del móvil, instamos a que no lo hagas.

De hacer caso omiso a nuestra advertencia, es posible que termines de destruirlo todo y la batería acabe perforándose. Esto podría hacer que el fuego aflore de ella o que comience a echar gas.

Lo que debes hacer es tratar de dejarlo en una caja ignífuga, o en un lugar donde haya pocos elementos de combustión. Sabemos que no es lo más sencillo de hacer pero quizá tengas en tu casa alguna caja de metal o similar donde puedas dejar el teléfono, el único momento en que deberás cogerlo, para alejarlo de otros elementos inflamables.

Y mucho menos apretar…

Ya hemos dicho que el ser humano y la lógica no tenían en ocasiones mucha relación entre ellos, y nuevamente se vuelva a testar en este sentido. Y es que puede darse el caso de que a ciencia cierta no sepamos qué es lo que está ocurriendo realmente con esta hinchazón en nuestro teléfono y con el objetivo de encajar, apretemos la batería. Como te podrás imaginar esta es una cuestión que es totalmente desaconsejable y lo mejor es que dejemos nuestro teléfono móvil el tiempo que fuese necesario sin encajar y sobre todo sin usar por lo que pudiera pasar.

Y es que el hecho de apretar la batería que se está hinchando en nuestro teléfono, puede hacer que la misma llegue a explotar con mucha más facilidad de lo que podría hacerlo con su uso normal, por lo que el peligro que tiene esta batería, si continuamos apretando la misma será más y más; y lo peor es que el peligro lo estaremos corriendo nosotros mismos. Por tanto, a la hora de manipular esta batería o el teléfono móvil, tendremos que tener mucho cuidado de no apretar absolutamente ninguna parte, tratarlo con mucha delicadeza, para que no haya más problemas a posteriori.

Qué puede pasarle a una batería hinchada

Las partículas del gas que se quedan atrapadas en la batería van a ir perforando poco a poco la membrana que las separa. Llegado este momento, la batería perderá casi por completo su rendimiento, llegando a durar pocas horas o incluso pocos minutos. Además, estaremos ponemos en serio peligro nuestra integridad física, ya que una batería hinchada es una batería que corre el riesgo de explotar o emitir sustancias químicas y tóxicas al exterior. Esto significa que si continuamos cargando o utilizando una batería en mala situación, estaremos poniéndonos en peligro.

bateria fuego

Aunque hay muchos manuales o vídeos en Internet que muestran cómo manipular una batería hinchada, no seremos nosotros los que os animemos a jugar con fuego. Por tanto, si la batería de tu móvil se ha hinchado, el mejor paso es apagar el móvil y aislar el dispositivo, para posteriormente acudir a un servicio técnico especializado donde sabrán cómo deshacerse de la batería para evitar daños mayores.

Jamás debemos manipular una batería con nuestras propias manos y mucho menos cuando se encuentra en un estado fatal como el que comentamos. Es por ello que recomendamos acudir a los especialistas. Tampoco deberíamos tirarla a la basura como ocurriría con otros elementos biodegradables, la única forma de deshacerse de ella es en un punto especial de reciclaje de baterías para que no cause estragos en el medio ambiente.

¿Dónde debemos tirar una batería?

En caso de que te hayas encargado personadamente de retirar la batería dañada, recuerda que debes desecharla de manera segura, ya que cuentan con elementos tóxicos que pueden ser perjudiciales para la salud y el medio ambiente. Nunca la tires a la basura de casa ni a los contenedores de reciclaje. Tampoco la arrojes al agua y mantenla siempre fuera de materiales inflamables.

deshechos electronicos

Lo ideal es que lleves la batería hinchada al centro de desechos electrónicos de tu barrio o ciudad, donde podrán hacerse cargo de este tipo de residuos de una manera segura para todos sin favorecer a la gran cantidad de residuos electrónicos que existen ya.

Cómo prevenir que la batería se hinche

No hay una norma infalible para evitar que la batería se hinche, pero sí podemos tener ciertos cuidados para minimizar los riesgos. Todo depende de los buenos usos que le demos a nuestra batería. Recordemos que es uno de los elementos más sensibles de nuestro móvil y, por tanto, uno de los que más probabilidades tiene de salir dañado. Precisamente porque buena parte de la salud y vida de la batería dependen del trato que le da el usurario, muchos fabricantes solo ofrecen seis meses de garantía en este elemento a diferencia del resto de los componentes.

frontal del Moto G7 Power cargando

En cualquier caso, las normas básicas de uso de la batería son las que los fabricantes acostumbran a contarnos y que vienen siempre en el manual de nuestro dispositivo. Las más importantes son no exponerse a cambios de temperatura bruscos, lo que tiene mucho que ver con la nieve en invierno o la playa en verano. Ten en cuenta que el calor no puede afectar a la celda solo en verano sino que un ambiente estanco en pleno invierno puede provocar que el teléfono se sobresaliente en exceso, afectando a los componentes de la celda.

También se recomienda cargarla siempre con el cargador original proporcionado por el fabricante, lo que además nos dará la mejor y más optimizada carga rápida y evitarás problemas con cargadores de terceros y sus posibles fallos de fabricación.

Debemos olvidar los mitos que nos aseguran que tenemos que dejar que la batería se descargue por completo, dado que con las tecnologías actuales eso es lo peor que podemos hacer. En todo caso, debemos tener cuidado para que la batería no baje jamás del 20% y cargarla hasta un 80% como máximo. Entre estos porcentajes es como mejores resultados obtendremos y menos riesgos de toparnos el día más inoportuno con la batería hinchada y un gran problema encima de nosotros.

Con estas técnicas no solo estamos ahorrando una batería hinchada, sino que conseguimos extender la vida útil de la batería. Llegado el momento de cambiarla, recomendamos hacerlo solo por baterías originales y no comprar cualquier que encontremos por internet, dado que podrían no haber pasado los criterios de seguridad.

¿Hasta qué punto es tóxico?

Uno de los problemas que podemos encontrarnos a la hora de ver una batería hinchada y el que va más allá de los propios daños que puede sufrir nuestro teléfono móvil es el de la toxicidad que supone para nosotros el tener esta batería hinchada. Los componentes que suelen tener en su interior las baterías que usamos habitualmente, son en su mayoría tóxicos teniendo entre una larga lista de ellos, elementos químicos como el cadmio, el níquel o el litio así como otros componentes tóxicos que vienen dados en forma de polímeros por lo que tendremos que tener muchísimo cuidado a la hora de tratar estos materiales si nos encontramos hinchada nuestra batería.

Ciertamente no tendremos que preocuparnos demasiado, pero sí que tendremos que tener ciertas precauciones a la hora de manipular esta batería que actualmente está hinchada. La primera de estas precauciones, será para no inhalar alguno de los gases tóxicos que desprenden este tipo de baterías en este estado, por lo que si notamos un olor raro, tendremos que mantener el móvil alejado y procurar que nadie más respire ese gas. De igual manera, si manipulamos la misma con nuestras manos, tendremos que lavarnos y desinfectar muy bien nuestras manos después de esta manipulación pues la manipulación de dichos materiales tóxicos puede ser peligroso para nosotros.

¿Cambio la batería por mi mismo?

Una de las opciones que quizás se te pase por la cabeza sea la de cambiar la batería por ti mismo con un kit de reparación o en su defecto con alguna batería que hayamos comprado y que decidamos por nosotros mismos abrir el móvil. Ciertamente no es un proceso que podamos tachar como recomendable porque definitivamente, no lo es; no ya solo por el peligro que entraña el hecho de tener una batería hinchada y proceder a su cambio por la posibilidad de que pueda ir a mayores este problema, pero nadie puede asegurar que el cambio salga bien.

Aún así, para realizar esto correctamente, deberás tener contigo una serie de conocimientos y un bagaje que prácticamente solo te lo dará el ser un profesional, por lo que realmente vemos muy complicado el hecho de que esto pueda realizarse correctamente. De todas maneras, si decides finalmente cambiar la batería por ti mismo, te recomendamos que te aprovisiones tanto a nivel de seguridad como en cuanto a los kits, de la mejor manera que puedas y que tomes todas las precauciones a la vez que te recomendamos que te asesores por un profesional antes de proceder.

1 Comentario