¿El iPhone 5S cambiará la tendencia actual de Apple? (II)

Escrito por Iván Martín
iPhone 5

En la primera parte de este artículo dejamos más o menos clara la necesidad de que el que podría ser iPhone 5S sea el de la reconciliación de Apple tanto con usuarios como con los analistas a la hora de recuperar la “esencia” que los productos de esta compañía han tenido en la movilidad. Por lo tanto, el actual iPhone 5, si ser un mal dispositivos, no ha cubierto las expectativas que se tenían en él.

Uno de los primeros puntos que habrá que conocer y que los de Cupertino deberían considerar es y realmente merece la pena que se llame iPhone 5S. Algunos opinan que cuanto antes se abandone la numeración cinco, mejor que mejor, y, por lo tanto, que se dé el salto hacia iPhone 6 sería todo un acierto. De esta forma, ya sólo con el nombre se cambiaría la forma de verse y se anunciaría algo nuevo y diferente.

No es una mala opción pero, esto, sí que significaría una forma diferente de actuar a la que Apple ha tenido en los últimos tiempos y, para que negarlo, se reconocería que esta gama de producto no ha sido adecuada. Por lo tanto, se tendría que valorar muy bien el efecto que tendría y os posibles “daños colaterales”.

Otro aspecto que se tendrán que mejorar en su siguiente producto es en la innovación. Las compañías del sector han tomado muy buena nota de la forma de actuar de la propia Apple, y cada vez que lanza un nuevo modelo de referencia este viene acompañado de novedades interesantes. Un ejemplo de esto es Sony Xperia Z y su resistencia al polvo y el agua (inmersiones) o la carga inalámbrica de Nokia Lumia 920. El caso es que se deben incluir nuevas tecnologías en iPhone 5S, y no sólo ofertar mayor músculo.  ¿Qué se puede esperar? Quizás las opciones más viables, por las patentes que tiene Apple, son las que se refieren a autonomía de las baterías y, también, en posibilidades de realidad aumentada… pero, por ahora -y como es normal- nada se conoce.

iPhone utilizando realidad aumentada

Batallas en diferentes frentes

Y es que Apple tiene diferentes guerras abiertas en el mercado, y nos referimos a las patentes. La primera y más evidente es la que mantiene con Google y su desarrollo Android. Desde hace un tiempo las activaciones con este sistema operativo son superiores a las de iOS y, la razón principal, es la gran oferta de productos tanto en cantidad como en rango de precios. Aquí no estaría mal que llegaran algunos modelos adicionales de iPhone, para de esta forma dar respuesta al mercado y que todo tipo de usuario pueda acceder a uno de sus productos.

Logotipos de iOS y Android

Pero no es el único frente. Un ejemplo de esto es la llegada de la nueva gama de producto de RIM que, si bien es cierto que en un principio no será un gran rival, si los nuevos BlackBerry 10 ofrecen una buena calidad y comportamiento, es una participante más en el mercado de la gama alta y, por lo tanto, Apple no podría dormirse en los laureles a la hora de lanzar su nuevo iPhone 5S para no perder el paso y que no tenga un rival más a su nivel de producto.

Adicionalmente, los esfuerzos por parte de la compañía para afianzarse en el mercado empresarial podrían verse afectados, por lo que el buen comportamiento de iPhone 5S es crucial para mantener su nueva posición privilegiada.

El caso es que Apple se enfrenta a un momento crucial ya que el mercado de la movilidad es intento y competitivo y, por lo que se ha podido ver, su actual teléfono no parece capaz de destacar frente al resto. Es decir, que iPhone 5S hace falta y, además, con las suficientes innovaciones para que sea lo que necesitan los de Cupertino: que les posicione, de nuevo, como la referencia.