Japón abre el debate y plantea vender únicamente móviles libres a partir de 2011

La mentalidad de los consumidores parece que está cambiando y es que en Japón, uno de los mercados de telefonía más avanzados y modernos del paneta se empieza a debatir si las operadoras deberían ofrecer terminales libres sin contratos de permanencia.

Docomo, las principal operadoras del país nipón con una cartera de clientes de 56 millones está en pleno debate con los usuarios para ofrecer teléfonos libres a partir del 2011. Mientras tanto, las demás operadoras siguen el caso con mucha cautela.

Opinión pública

El modelo de negocio implantado por las operadoras para que el usuario pueda acceder a teléfonos más asequibles mediante subvención y el pertinente compromiso de permanencia puede que empiece a flojear. Es cierto que el reciente cambio de gobierno en Japón ha acelerado el proceso. El Ministerio de Asuntos Interiores y Comunicaciones reunió a las tres grandes operadores para proponerles que trasladaran el debate a los usuarios. Tras esta propuesta, la operadora DoCoMo se ha fijado unas directrices a seguir: ofrecer terminales libres a partir del 2011. No obstante, no queda claro si los dos modelos coexistirán, pero de llevarse a cabo el proyecto, las demás operadoras se verían obligadas a seguir la línea de DoCoMo.

moviles libres japón 2

Ventajas e inconvenientes

La propuesta tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes. Principalmente, el hecho de acogerse a un terminal subvencionado por la operadora ofrece al usuario la posibilidad de tener acceso a una gama de teléfonos que en el mercado libre tendría un precio elevado, quizás demasiado para las posibilidades económicas de muchos de ellos. Por contra, las compañías fijan las condiciones, que muchas veces pueden llegar a ser hasta abusivas. Lo más común es ligarse por contrato a la operadora por un tiempo medio de entre 18 y 24 meses, e incluso con obligación de mantener tarifas de voz y datos. Este modelo es una ventaja para los usuarios a los que la propuesta de la operadora en forma de imposición de tarifas se adecuara a la perfección a las exigencias de uso del consumidor. En muchos casos no es así y la factura acaba siendo más abultada de lo que generaría un uso más personalizado, sin olvidar la permanencia obligatoria que impide al usuario irse a otra compañía sin penalización económica.

Europa

¿Y qué pasaría en Europa si se impusiera este modelo de negocio sin subvenciones de los terminales? Ya tenemos casos como el de Brasil. Gran debate el que surge de este tema. Actualmente, la mayor parte de los contratos firmados traen consigo permanencia en tarifas y en la compañía a cambio de ofrecerte un terminal de altas prestaciones a bajo precio.

Preferencias

En España, este cambio ya lo estaríamos sufriendo de la mano de los operadores móviles virtuales, con Symio y Pepephone a la cabeza. La oferta abarca suculentas ofertas en el precio por minuto de las llamadas, SMS y acceso a Internet, generalmente por debajo de lo que ofrecen las grandes operadoras dominantes, sin compromiso de permanencia ni consumo mínimo. Eso sí, a cambio no hay teléfonos subvencionados. Por lo tanto: ¿ Y tú qué prefieres? ¿Un teléfono a la última a precio asequible con un gasto mensual fijo (que oscila entre 30 y 50€ mínimo) y compromiso de permanencia? ¿O por el contrario te apetece tener tarifas económicas, sin consumo mínimo ni permanencia y comprarte tú mismo el teléfono libre?