Súper AMOLED contra Display Retina: la lucha por la corona ha comenzado

Apple

La tecnología Súper AMOLED de Samsung nos deleitó llevando el brillo y colorido a la máxima expresión a las pantallas de los teléfonos móviles, pero la llegada del Display Retina de Apple abre el debate de nuevo. Las comparaciones son odiosas, pero este enfrentamiento es inevitable para comprobar las virtudes y defectos de ambas pantallas.

Hasta la llegada del iPhone 4 y su Display Retina, todo el mundo daba por hecho que las pantallas de Samsung eran la mejor alternativa. Los paneles Súper AMOLED han maravillado al mundo con una calidad de imagen muy superior a los TFT estándar con la que se empezaron a crear los primeros terminales táctiles, pero ahora llega Apple y nos mete por los ojos su nueva pantalla Display Retina que promete una definición sin igual, ofreciendo imágenes más precisas y vibrantes.

Súper

No hay duda de que ya de por sí el nombre es atractivo. Súper AMOLED es la apuesta mejorada de las anteriores pantallas AMOLED que reproduce colores más brillantes y vivos. Básicamente hay algunos cambios importantes que le confieren unas cualidades notorias respecto a otras pantallas. El consumo energético de esta tecnología en bastante bajo si las comparamos con un TFT y se ha optimizado el ahorro de energía hasta en un 20% en relación a las AMOLED. La supresión de las diferentes capas de sensores táctiles han adelgazado considerablemente el grosor final del panel y por consiguiente, el del propio terminal que monte la pantalla. Los sensores van incluidos en la misma pantalla tras la eliminación de las capas superiores que los contenían, hecho éste que permite que la imagen no pierda tantos detalles visuales. Ahora, la visión bajo condiciones lumínicas tan radicales como los rayos del Sol dejan de ser un grave problema en relación a lo acontecido con las AMOLED y que ya pudimos comprobar en éste análisis.

Display Retina

Apple ha renovado completamente su teléfono para ponerlo a la vanguardia de la tecnología actual por lo que el cambio de pantalla era de primera necesidad. En los primeros compases se pensó que los de Cupertino incluso optarían por las propias pantallas Súper AMOLED de Samsung, dado el resultado y repercusión mediática de éstas, pero el bajo nivel de producción hizo desestimar la idea dado que no cubriría el volumen de  ventas esperado por la firma para el nuevo iPhone 4. En su lugar se decantaron por el fabricante LG Display y el resultado no ha sido otro que Display Retina, una pantalla de 3,5 pulgadas con tecnología IPS (in-plane switching) que se jacta de ofrecer la mayor definición vista en un smartphone. No en vano, la resolución se eleva hasta los 960×640 píxeles ofreciendo una densidad de puntos de 326 ppp y un contraste de 800:1. El cambio es considerable, ya que por ejemplo, el anterior iPhone contaba con resolución 480 x 320 y cuatro veces menos densidad de puntos o frente a los 260ppp y rango 100.000:1 de las pantallas Súper AMOLED.

Resultado a debate

Samsung fue la primera interesada en debatir las promesas arrojadas por Steve Jobs en la presentación del iPhone 4, donde el CEO de Apple habló maravillas de este panel. Algunos especialistas en la materia dicen que Jobs hizo un ejercicio exagerado de marketing diciendo que el ojo humano no apreciaría ni siquiera los píxeles. El caso es que los dos máximos estandartes, Samsung Galaxy S con pantalla Súper AMOLED y iPhone 4 con Display Retina, ya están en el mercado y es casi obligado compararlas.

Pruebas visuales

Las fotos y el vídeo no engañan. Está claro que la mayor densidad de puntos de la pantalla del iPhone le otorgan mayor definición, sobre todo en el texto (recordemos característica de vital importancia para Apple y su proyecto con los libros electrónicos). En cuanto a los ángulos de visión, el Samsung machaca sin piedad al iPhone, lo puedes ver sobre el segundo 20 del vídeo. De hecho, la pantalla del iPhone 4 pierde toda la nitidez cuanto no se ve de frente plenamente. La situación se torna en favor de la tecnología Súper AMOLED otra vez bajo los rayos solares por poca diferencia. El color y brillo han sido igualmente objeto de debate aunque este punto es más delicado, ya que es algo subjetivo. Donde unas personas ven que Súper AMOLED ofrece un colorido más vivo y nítido, otras hablan de saturación del color. Os ofrecemos algunas de las capturas que muestran las diferencias. ¿Qué opináis al respecto?

Escrito por Miguel Ángel Muñoz