¿Vas a comprar un móvil usado? Así puedes saber si es robado

¿Vas a comprar un móvil usado? Así puedes saber si es robado

David Girao

Uno de los mayores temores de quien va a adquirir un móvil de segunda mano es que pueda haber sido robado. Es un miedo lógico, teniendo en cuenta que en España hay más móviles que habitantes y que cada hora se roban 30 dispositivos. No obstante, tenemos a nuestra disposición algunas herramientas que nos pueden ayudar a saber si el móvil que vamos a comprar ha sido robado.

Si el usuario al que le han robado el móvil no ha realizado una denuncia, será más difícil saber si el smartphone que nos quieren vender es robado, ya que probablemente su IMEI no haya sido bloqueado ni “marcado” como robado. Recordemos que este número en concreto es el identificador único de cada teléfono y que hace las veces de DNI del teléfono, siendo accesible por nuestro operador para realizar diferentes gestiones, entre las que se incluyen el bloqueo del terminal en caso de pérdida o robo, o el desbloqueo, en caso de encontrar o recuperar el terminal perdido o robado.

Conviene señalar además que, si finalmente decides comprar un dispositivo de segundo mano, podrías estar en serios problemas si resulta que ha sido robado previamente. Principalmente, porque la compra conscientemente de un teléfono robado puede llegar a significar pena de cárcel que varía desde los seis meses hasta los dos años, así que hay que estar muy atento antes de proceder con la compra.

Comprobar el IMEI

Por tanto, el primer y mejor indicativo es el IMEI del terminal. Si vamos a comprar un móvil y tenemos la posibilidad de verlo y tocarlo antes de pagar, lo ideal será comprobar este número. En Android y dependiendo del modelo y del tiempo que tenga el móvil, el IMEI pudiera venir en una pegatina en la propia caja en la que venía el dispositivo. De no ser así, debemos pulsar en nuestro teclado la secuencia *#06#. Si el número que aparece en pantalla no coincide con el que aparece en la caja, debemos comenzar a sospechar.

número IMEI movil

Con este número en nuestro poder podremos acceder a la web de la International Numbering Plans, que aloja una base de datos mundial de marcas e IMEIS para poder hacer la consulta. Si el teléfono el IMEI ha sido incluido en una lista negra aparecerá en dicha web. Este proceso nos llevará un par de minutos y podremos hacerlo en el mismo momento de la compra como parte del proceso de verificación del terminal. El vendedor no debería ponernos ninguna pega al respecto, pero lo hiciese ya tenemos otro motivo para sospechar. Por tanto, una vez tengas apuntado el correspondiente identificador del móvil, tendrás que seguir estos pasos para comprobar si es robado o no:

  1. Entra en el análisis del IMEI de International Numbering Plans.
  2. Introduce en el campo de texto el IMEI de tu teléfono Android que vayas a comprar o ya hayas comprado, y pincha en Analyse.
  3. En unos pocos segundos International Numbering Plans te confirmará si está todo correcto o no.

En el caso de que el smartphone que has adquirido sea robado, la propia web te lo hará saber de inmediato confirmándote que la situación del teléfono no es la debida. Así, podrás evitar dicha compra y escapar de futuros problemas. No te preocupes, hay muchos más teléfonos de segunda en mano que sí cumplen con las normas.

¿Y en iPhone?

Si el móvil en cuestión es un iPhone, resulta mucho más sencillo conocer este hecho, puesto que la propia empresa de Cupertino desarrolló una herramienta para verificar el estado del smartphone. De modo que también podremos usar el IMEI para hacer la misma comprobación, que podemos encontrar en Ajustes > General > Información del dispositivo.

Además, podremos usar el número de serie que viene en la misma ruta indicada, la caja o la parte trasera del iPhone. La finalidad es introducirlo en la web de soporte de Apple y comprobar que los datos que nos indica el vendedor, como la fecha de compra o la garantía son las correctas. Si algo no coincide es que el vendedor no nos está contando la verdad.

iPhone IMEI

Usa el sentido común

Ojo, porque no es del todo necesario realizar esta clase de comprobaciones para saber a ciencia cierta si ese smartphone que queremos comprar es robado, puesto que haciendo uso de la lógica podemos intuirlo. Esto es tan simple como desconfiar de esos precios tentadores que establecen los vendedores. Revisa lo que cuesta de segunda mano el dispositivo en cuestión en otras plataformas y compara los resultados. En el caso de que el vendedor sitúe el coste por debajo de manera pronunciada respecto a lo habitual, hay gato encerrado.

Otra opción que tienes a tu alcance es preguntar al vendedor sobre el recibo de la compra del teléfono. Esto no solo te ayudará a conocer si es robado, sino que en caso negativo tendrás un certificado de la garantía del producto. Por último, si por algún casual hay un encuentro físico a la hora de comprar el móvil, puedes verificar tú mismo el estado del terminal introduciendo una tarjeta SIM. De modo que, si no permite utilizar redes móviles para datos, realizar una llamada telefónica o enviar un simple SMS, tendremos la certeza de que lo han robado.

Llama a tu operador

Todos los operadores móviles tienen una base de datos para poder consultar estos identificadores y ver si se encuentran bloqueados o denunciados por robo. No obstante, la política para facilitar información en base a un IMEI, depende mucho de cada operador y en última instancia del operador que nos coja el teléfono. Siempre podemos probar suerte, ya que se trata de un método fiable y rápido.

Del mismo modo, el primer indicador que nos debe hacer sospechar es un precio inusualmente bajo. Si un iPhone X de segunda mano puede comprarse por entre 450 y 700 euros, las primeras alarmas deben saltar al ver que alguien lo vende, por ejemplo, a 200 euros. Así mismo siempre debemos preguntar al vendedor la procedencia del artículo y pedir factura o ticket siempre que sea posible. Las evasivas en este sentido no son buen indicador.

El gran problema del IMEI

El bloqueo por IMEI es una opción con la que se impide a cualquier persona usar ese móvil para poder llamar por teléfono o usar tarifa de datos, el problema es que no sirve en todos los países. Por ejemplo, en España, si contactamos con nuestro operador nos permitirá bloquear el teléfono para que no funcione con ninguno otro más de España. Además, conseguiremos invalidar la tarjeta SIM.

Por ejemplo, un móvil robado en España no va a poder funcionar en Estados Unidos o en otros países de la Unión Europea de nuestro entorno como es el caso de Francia o Alemania. Esto se debe a que los operadores de estos territorios usan el sistema de bloqueo internacional de la GSMA. Estados Unidos tiene la CTIA, donde todos los operadores del país cotejan las bases de datos con la de la GSMA. Por tanto, puede que el smartphone que has comprado o vayas a comprar no esté bloqueado en nuestro país, pero sí han decidido bloquearlo, sí que lo estará en otras regiones.

verificacion imei

Sin embargo, hay más de cien países cuyos operadores no cuentan con estas listas negras. Por lo que se logra que un móvil robado en Estados Unidos funcione perfectamente en un país de América Latina. Como también puede darse el hecho de que uno robado en la Unión Europea pueda funcionar bien en países de África.

Básicamente porque no todos los países forman parte de los acuerdos a nivel mundial. La GSMA creó el estándar de telefonía móvil en 1982, y decidieron formar una base de datos común. Todo esto después de que, en 2015, ya se alcanzasen los 10.000 millones de líneas en todo el mundo. Gracias a esta, los operadores pueden llevar un control de los smartphones que están dentro de su lista negra. Incluso en países distintos a los que operan. Y aquí es donde nos encontramos con el gran problema al utilizar el bloqueo por IMEI, ya que no todos los operadores del mundo utilizan esa base de datos para comprobar los móviles robados.

¡Sé el primero en comentar!