Detecta posibles cámaras ocultas con tu móvil. ¡Qué no te espíen!

Como si fuéramos un aspirante a James Bond, es posible utilizar nuestro smartphone para muchas tareas y una de ellas es descubrir, si es que tenemos la sospecha, si en nuestra casa o en nuestro trabajo hay cámaras ocultas en algún sitio, y sin importar si lo que tenemos es un iPhone o un teléfono Android.

Puede parecer de película de espías, pero lo cierto es que, sobre todo, en el ámbito del trabajo puede que nos estén grabando sin que lo sepamos (aunque hayamos dado autorización para ello). Ya más preocupante es si alguien ha ocultado una cámara en nuestra casa sin que tengamos idea de ello, pero no sería raro el caso de algún ‘mirón’ con ciertos conocimientos que está sacando imágenes de la intimidad de alguien.

Android con cámaras en los ojos

Descubre dónde están

Por suerte, existen diferentes métodos o trucos que nos ayudarán en cualquier momento a encontrar una posible cámara oculta. Por lo que solamente deberemos ponernos manos a la obra para averiguar si de verdad alguien nos está espiando o no.

Búscala con una app

Sea cual sea la casuística, o por simple curiosidad y ganas de enredar con nuestro móvil, tenemos dos formas de descubrir gracias a los terminales si hay una cámara oculta. La primera es detectando los campos electromagnéticos ya que, en la mayoría de las ocasiones, estas cámaras están conectadas a Internet, además de al estar usando electricidad, emiten cierto tipo de radiación. Esto es especialmente útil para descubrir cámaras ocultas en una pared o un objeto (el típico osito de peluche, por ejemplo). El segundo método es detectando la reflexión de la luz desde una lente. Es un método algo menos fiable pero, quizás, sea lo mejor para confirmar nuestras sospechas junto al primero de los mencionados.

Pero vamos al lío, evidentemente, lo que nos van a hacer falta son una serie de aplicaciones. Empezaremos por las que se llaman Hidden Camera Detector, que aunque comparten nombre en iOS y Android no son exactamente la misma, ya que los desarrolladores son diferentes, aunque en ambos casos el software es gratis. Eso sí, en el caso de la app de iOS, dentro sí que tendremos que realizar compras, por lo que no será del todo gratuita.

Ambas funcionan de forma parecida, activamos la aplicación y vamos moviéndonos por la casa o lugar en busca de campos electromagnéticos. Es evidente que si nos vamos cruzando con routers y demás aparatos, la oscilación variará pero el algoritmo de la aplicación está preparado para eliminar aquellas frecuencias que, supuestamente, son otros aparatos. Hay que ir buscando y cuando la cifra en pantalla supere los 100 puntos, hemos dado con una cámara escondida.

La aplicación en Android cuenta con un modo ‘infrarrojo’ (IR Mode) que lo que hace es buscar cámaras escondidas en esta parte del espectro y lo que necesitamos ver es un disco blanco brillante en pantalla, aunque es mucho menos preciso.

Usa la linterna

Después de ver como una aplicación de terceros nos puede ayudar a descubrir si alguien hay instalado una en nuestro hogar o en cualquier lado en el que no nos sintamos del todo seguros… Tranquilo, este segundo método también te podrá sacar de dudas, y lo mejor de todo es que no necesitarás instalar ningún tipo de software en tu dispositivo móvil.

La segunda forma de poder llegar a detectar una cámara oculta no nos exigirá mucho más, es decir, no tendremos que usar algo que no tengamos en cualquier dispositivo móvil. Nos referimos al hecho de dar un uso bastante curioso a la linterna que integrará nuestro smartphone.

sujetando un movil con la linterna

Por ello, lo primero que deberás hacer será apagar la luz de la habitación en la que planeas buscar el dispositivo oculto. En caso de ser un probador o un lugar en el que no cuentes con la posibilidad de apagarla, lamentamos decirte que deberás utilizar únicamente el método anterior que os hemos explicado. En caso contrario, si puedes quitarla, tienes que saber que con la linterna y la cámara del teléfono encendidos, podremos comenzar a examinar las paredes, las estanterías, los objetos, siempre apuntando con la luz. Y es que, es importante inspeccionar las áreas cercanas al techo, así como los enchufes y los interruptores eléctricos, ya que suelen ser los sitios predilectos de aquellos que desean mantenernos vigilados o espiarnos.

En caso de que sí exista una cámara oculta en el lugar que estás buscando, tu lente causará un reflejo en la pantalla del móvil cuando la ilumine la luz de la linterna.

Escanea la red Wi-Fi

En nuestro propio hogar será difícil esta tarea, ya que no podrán utilizar nuestro Wi-Fi tan fácilmente. En cambio, en pisos, casas o habitaciones de hotel que se alquilan online mediante diferentes apps suelen incluir una conexión Wi-Fi gratuita. Esto es algo que podemos aprovechar a nuestro favor, ya que haremos uso de otra aplicaciones de terceros que se llama Fing , disponible tanto para móviles Android como iOS. En los siguientes enlaces podrás descargar dicho software:

Una vez tengamos esta aplicación gratuita, será el momento en el que podremos pasar a escanear la red del lugar en cuestión y ver todos los dispositivos que están conectados, incluso, las cámaras de vigilancia. Para que el truco sea más útil, os recomendamos desconectar el resto de dispositivos. Para comenzar con el escaneo, tan solo tendremos que pulsar sobre el botón de ‘refrescar’ ubicado en el margen superior derecho de la pantalla del teléfono. Eso sí, antes de que comience el análisis es posible que la aplicación nos llegue a pedir permisos para establecer nuestra localización. Después de concederle dicho permiso, comenzará el escaneo.

Tras esto, podremos ver fácilmente todos aquellos dispositivos conectados, así como sus nombres. Esto es algo que deberás tener en cuenta, ya que el nombre será el principal delator. Incluso, saldrá el supuesto dispositivo con un icono que lo identifica. Si tiene forma de cámara, estás en lo cierto, hay alguien te ha estado espiando.

¿Y si la encuentras?

En el caso de que encuentres una cámara oculta, sea ya en tu habitación, oficina o en una habitación que acabas de alquilar, lo más recomendable es no tocarla en ningún momento. Sencillamente, para que quede constancia tendrás que tomar una fotografía del dispositivo que has encontrado.

Después, tendrás que ponerte en contacto con la Policía para denunciarlo y que comiencen a investigar quién es el responsable que la ha instalado. Además, la mayoría de los países cuenta con puniciones severas a la violación de la privacidad.

2 Comentarios